El derrotismo hispano

Fede Durán | 18 de junio de 2008 a las 12:02

Estos días sigo la Eurocopa a trancas y barrancas. Si juega España, me fabrico el hueco como puedo; si no, una minitele cortesía de la sección de Economía nos permite espiar las evoluciones del resto de equipos. La tortícolis es lo de menos.

Me quedo, obviamente, con los partidos de La Roja. Cierto que provocan una elevada cuota de tensión en su doble vertiente euforia-depresión, pero no me viene mal reencontrarme de cuando en cuando con el adormecido yo visceral. Describamos la escena. Salón de casa o de algún amigo, cervezas frías y productos basuriles. Televisión de tamaño respetable (como no entiendo de pulgadas no me arriesgo a dar una cifra), aire acondicionado y volumen a tono con el ambiente. Y, la clave, concentración fluctuante. El seguimiento del duelo es a la vez una sesión de psicoanálisis. Afloran alternativamente los miedos y las esperanzas edulcoradas. Te ves fuera a las primeras de cambio. Te ves en cuartos, en semis, en la final. Planeas tu promesa ante un supuesto triunfo. Y vuelves a empezar.

Ayer lo hablaba con un amigo. Entre la ensalada de sensaciones destaca un ingrediente: el pesimismo. Ganamos a Suecia con ese gol de Villa que nos hace desgañitarnos y regresar cinco minutos después a la normalidad algo avergonzados e irrumpen las cábalas, puntuales y tenaces, taladradoras. ¿Nos toca Francia? ¿Italia? No, por favor, mejor Rumanía. Es el primer síntoma de nuestro proverbial complejo futbolístico de inferioridad. Lo escribe Pedro Barthe en La Vanguardia. Para ser los mejores hay que ganar a los mejores. Suena perogrullesco y sin embargo no lo asimilamos.

El caso es que bailaremos con Italia. Ya sabemos lo que nos espera. Nada de danzas delicadas como el vals sino más bien algo de la salvaje sensualidad del tango. El problema es que Piazzola es argentino de origen italiano. Mal comienzo.

¿Qué pasará el domingo? Seguro, que se disputará el partido. En cuanto al resultado, tengo una teoría. Entre aficionados y jugadores se crea un campo de fuerza mental. Somos vasos comunicantes. Si España se caga de miedo, sus futbolistas también. Por eso algunos se compran la camiseta y deciden sudarla, para amplificar así la sintonía, ensanchar la moral y disipar las dudas. Por eso otros transmiten la serenidad que nadie tiene. Vamos a ganar. Lo escribo y por tanto lo proclamo. Somos mejores. Es mi humilde contribución contra ese bucle histórico que nos amarga y sacude. Sería injusto eternizar el problema. Mi generación, o la de mis hijos, o más allá aún la de mis nietos se merece unas semis. Nuestra salud mental depende de ello.

Etiquetas: , ,

  • Fendit

    OLE OLE Y OLE. La única arenga medianamente educada que se me ocurre es: “con dos cohones y un palito!”

    Espero gente que se sume al barco, que cada vez somos más…

  • Piarpa

    ¿Qué Pedro Barthe lo ha escrito? ¿El nacionalista español de TVE o el nacionalista catalán post-TVE?

    Por mi parte, sólo espero que se gane de una puñetera vez, que ya toca. No creo que España sea inferior a Italia, más bien lo contrario. El problema está en la mentalidad, pero la confianza aumenta cuando pienso en nuestras virtudes, algunas aún no explotadas del todo en esta Eurocopa: la mentalidad ganadora de Villa, la potencia de Torres, la serenidad de Xavi, la suave verticalidad de Iniesta, la contribución defensiva de Senna, la furia de Sergio Ramos, la garra de Puyol, la pertinencia goleadora de Capdevila o la tendencia al heroísmo de Casillas cuando más se le necesita.

    Gora Espanya!

  • Dani

    Vamos a ganar! Nos lo merecemos, así de claro. La historia nos debe muchas cosas y esta es una de ellas. Será jodido que nadie espere lo contrario pero este año vamos a disfrutar. Tanto nosotros como este pais lo necesita. Hoy y por siempre, A POR ELLOS!!!!!!!!

  • pep

    Estimado tocayo,el tema,por recurrente y manoseado,si le soy sincero me produce un cierto hastío,casi desgana. Le doy toda la razón acerca del Govern. No son impostores,porque les ampara la legalidad,pero estamos sufriendo un largo período de despropósitos,equívocos y errores de bulto. Tiempo perdido para afrontar los grandes retos de futuro, que son muchos y de gran entidad. Han contribuido a aniquilar el poco prestigio y respeto con que nos sentíamos adulados.
    Los sucesivos Gobiernos de España con su “solidaridad” despótica,nos han vaciado las arcas,nos han aplazado infraestructuras básicas y no han mantenido las existentes,con el mínimo rigor exigible. Es un colectivo—¿Un pueblo?—cansado y desmotivado. Y odiado,ojo.

    Los de la periferia,como usted dice, acumulamos vejaciones centralistas desde tiempos remotos. Sin embargo,nuestras quejas son tildadas, a veces con razón, de victimismo. Otros, con su viejo argumento de pobres, no salen de la sala de máquinas presionando la rueda instigadora de la solidaridad. Pero solidaridad ¿Hasta cuando? ¿Eternamente?

    Dice que Madrid,Madrid es el ombligo de España,nunca ha sabido explicar la existencia de las cuatro lenguas en activo. Yo creo que no lo ha querido jamás. Le molestan. Los periféricos piensan que su idioma está amenazado. Más que amenazado diría que le queda la generación de mis nietos para extinguirse. Justo,justo. Dejando a un lado las exageraciones que uno lee por ahí, sí que se han cometido errores en la educación infantil,pero también he de decir ,que el modelo de integración existente en Catalunya es de las pocas cosas serias que se han hecho a nivel docencia y que no hizo éste gobierno,precisamente. Yo le invito a comprobarlo in situ. Chinos,árabes,castellanos,rumanos, etc.,simultanean las dos lenguas sin problema algúno. Por cierto, quien pide enseñanza en castellano, se le da. Ya hay quien se ocupa de reflejar en primera página algún problema puntual que genera un eco brutal. Mire, en el fondo no es más que un problema de integración. Recuerda usted los tiempos de la emigración a Alemania y a la vendimia francesa, pues se pueden contar con los dedos de la mano las personas que volvieron con elementales conocimientos idiomáticos. Los de larga duración,claro. No es más que una cuestión de actitud. Si por circunstancias de la vida yo hubiera tenido que emigrar a Suecia o a Euskadi, no le quepa duda que en mi interés propio hubiera aprendido la lengua del lugar. El asunto no es si Catalunya es España y otros subterfugios baldíos. Es más sencillo,me quiero integrar en esa sociedad para mejorar mi situación personal ¿O no?Sin obviar que el conocimiento enriquece.

    Por mi talante hubiera sido un mal político. Me gusta estar bien con todos y nunca he tenido problemas por adecuarme a las circunstancias, por extrañas que me hayan sido. Ya sabe usted de dónde procede mi consorte y la estima que siento por toda persona de bien,prescindiendo de origen,idioma,credo,sexo o profesión. Seguiré feliz,atento y expectante del próximo “Escéptico”.

    Un abrazo.

  • pep

    Discúlpeme,el comentario iba para el Supervasco.

  • Catódico

    Mi tele será siempre suya, compañero del metal (ji, ji). Total, paso más horas aquí que en casa…

    Firmado: el de Economía

  • Sera

    Pues mire usted, ni una cosa ni la otra…

    Igual de malo es esa corriente de “podemos”, o “a por ellos” o “no vuelvas sin ella” (o cualquiera de los eslóganes que se han ido sucediendo), que la de “no pasamos de cuartos”, “son unos mercenarios”, “no sienten los colores” y demás.

    Que el equipo necesita apoyo es obvio. Que no hemos hecho nada importante en mucho tiempo, también. Vayamos con los pies en el suelo contra Italia, y Dios dirá. Porque si te sitúas a un lado de la línea eres un derrotista. Pero si te colocas en la otra te puedes pegar un buen tortazo.

    Un abrazo.

    PD: Catódico, eres un figura! :Þ (metal!)

  • Gafas

    ¿Pero alguien ha creído alguna vez, por Dios, que con las pintas que tienen los españoles van a ganar algo? Y Ramos con el flamenquito de los huevos en el vestuario. Venga ya!
    Que rule, a la turca, a la turca.
    PD.- Catódico, no te cabe ná. Saludos.

  • Ju

    Este puto opio del pueblo no puede desaparecer y ya me he resignado a ello, pero mientras antes se vaya a tomar por culo la selección española antes acabará todo este puñetero monopolio. Fútbol en todas las conversaciones, fútbol en todos los bares, fútbol en todas las cadenas de televisión….es triste ver como el fútbol empobrece a la sociedad cerrando el abanico de opciones en todos los ámbitos de la vida a sólo uno.
    Evidentemente si desapareciera ese deporte que emborrega a toda la civilización y la vuelve estúpida (pese a los miles de años de evolución humana), estaríamos ante una escalada de violencia y por qué no, una guerra, porque el encefalograma plano de millones de personas necesita de esta droga para descargar adrenalina y evitar que aflore su psicopatía en la más violenta de sus facciones.

    Evidentemente todo lo anterior no es óbice para que yo alce mi voz y proclame: ¡ME CAGO EN EL PUTO FUTBOL, ME CAGO EN LA SELECCIÓN ESPAÑOLA, Y ME CAGO EN TODOS LOS FUTBOLISTAS UNO POR UNO!

    Sé que paradójicamente he salido de mi aislamiento para hablar de fútbol, cosa que ya anticipo no haré en lo sucesivo, así que si les va bien despelléjenme a gusto.

    Un besico.

  • Fede Durán

    Estimado señor Ju,

    No parece que de momento su comentario haya generado la polémica deseada, pero permítame que desmonte al menos parcialmente su teoría con mi propio ejemplo y el de otros buenos amigos. Nos gusta el fútbol de calidad, no el seguimiento exhaustivo de cada partido celebrado en éste u otros países, como admiramos cualquier otra expresión de talento deportivo o de otra índole. No conceda al balón tantísimo poder entontecedor. Hay grandes nombres adscritos al amor futbolero (no sé por qué, me viene a la cabeza uno por encima de todos: Manuel Vázquez Montalbán. La lista podría ser infinita). Nombres de la literatura, del cine, de la música. Del arte en general. Uno es libre de administrar la oferta. Puede dosificarla a su antojo, reservar su interés para los grandes acontecimientos, sumergiendo la mediocridad cotidiana en el pozo negro de la indiferencia. Es legítimo que aborrezca este juego, pero permita al resto saborear los momentos que lo merecen.

    PD: los visitantes de este foro destacan habitualmente por su exquisita educación. Nadie le despellejará.

  • Reinhold Messeguer

    @Ju. El sadismo no entra en los planes de la mayoría de la gente, que no traga por ahí aunque alguien le pida que lo despelleje. Sin llegar al desolle, me temo que es usted otro caso de niño -por su tono, usted es un macho- sin talento ni redaños para el fútbol, ese deporte que tiranizaba los recreos y tantos complejos ha creado a gente que acaba sintiendo un odio cerval por este bello deporte. Relájese, ahora vienen las olimpiadas, y siempre le quedará el tiro con arco. O si todo el deporte le hace daño, puede acudir a Vigorra o Imedio en Canal Sur o al porno en C47.