Chris Ware y la burbuja vital

Fede Durán | 4 de julio de 2010 a las 19:44

cowles-big

Este fin de semana he aprovechado la tregua forzosa del levante para darle un poco al último cómic de Chris Ware publicado en España: Catálogo de Novedades Acmé. Ya he hablado del autor otras veces, y, aunque quisiera, tampoco descubriría la pólvora si dijese que es uno de los grandes de este arte. Lo suyo en realidad es el metacómic, una propuesta donde cuentan las historias pero también el formato en que se despliegan ante el lector, de forma que una suerte de todo estético-filosófico-creativo escala hasta la parte alta de tu cerebro y te deja medio tocado, sorprendido, bastante angustiado a veces, sonriente otras. Las historias de Ware, aparte de transmitir un importante poso cultural, inyectan una melancolía muy bruta, muy pura, muy penetrante, que refleja a la vez la sordidez de esas infinitas carreteras secundarias del sueño americano, tan venido a menos cuando uno mira debajo de la alfombra. Especialmente sucias, y tiernas, y condenadamente tristes, y muy conectadas estilísticamente con su gran obra maestra (Jimmy Corrigan), son las tiras de Big Tex, el hijo indeseado y retrasado del típico blanco poliperturbado del medio oeste. Rocketsam tampoco está nada mal: mezcla romanticismo y crueldad en arrebatos tan aleatorios que al final sólo puedes tenerle miedo. Está Rusty Brown, el coleccionista freaky de juguetes; pulula por ahí el ratón Quimby; menudean los recortables, los panfletos, la mordaz visión del ayer y el mañana… Échenle un ojo a este libro rojo, inmenso, enorme, un libro que te obliga a abrazarlo, que te pide paciencia, que te mete en la cama o te tumba en el sofá con una espina en el corazón porque ves, a cuatro o cinco palmos de tu frente, todo esos sentimientos que procuras mantener alejados, desterrados, confinados, aunque sepas que existan, de tu burbuja vital.

  • Paco Cerrejón

    ¿Esto no debería considerarse intrusismo entre blogs…?
    Me alegra no ser el único que habla de tebeos por aquí.
    Y coincido en todo, Chris Ware es espectacular, duro, difícil, denso, con una calidad apabullante. Hay que leerlo poco a poco.

  • Fede Durán

    Ostras, Paco, espero que aceptes la intromisión. Y viva el mundo del cómic.

    PD: totalmente de acuerdo. Ware es para administrarlo con cuentagotas. El placer de la paciencia.