Javier Nart: La Generalitat ha quebrado sola

Fede Durán | 19 de mayo de 2014 a las 12:50

Javier Nart (Laredo, 1947) ha sido muchas cosas pero ha destacado casi siempre por una: su florete dialéctico es apabullante, una rara habilidad para diferir con clase y conceder fragmentos de razón de tamaño variable a discursistas antagónicos. Corresponsal de guerra, abogado, viajero y erudito, el español medio le conoce por su abundancia tertuliana. De su fértil pasado, algo que muchos no saben: militó en el PSOE, y se fue “porque el partido perdió el norte y lo reubicó en el poder y el enriquecimiento”. “Felipe González fue una decepción gigantesca. Y el PSOE una estafa moral”.

–C’s nunca tendría que haber existido. Lo dice usted.

–C’s es la respuesta al hartazgo de la partitocracia. Los políticos del mainstream en su vida han visto una nómina particular. Es el caso de Valenciano, Zapatero o Moreno Bonilla. Si no hubieran sido fieles al aparato durante toda su vida, habrían desaparecido. Al final no hay ideologías sino pragmatismo. Y si los partidos no son democráticos sino oligárquicos, ¿cómo van a gestionar la democracia? Y lo segundo: no conozco un solo partido tradicional que haya jamás presentado a un militante suyo ante un juzgado de guardia por corrupción. C’s existe porque los demás nos obligan a que existamos. Mire el caso ERE: ¿Han hecho PSOE, UGT y CCOO investigaciones para depurar responsabilidades?

–Hubo una comisión en el Parlamento andaluz.

–Eso es una estafa. Jamás una comisión de investigación ha servido para nada. Yo las eliminaría para siempre. Hablo de las suyas internas: ayudar a los jueces para limpiar el partido. ¿Cuál ha sido el comportamiento del PSOE? Ha actuado como un sindicato de protección mutua, creándole a Alaya todas las dificultades de investigación. Y ahora vamos al caso Gürtel: soy abogado criminalista desde hace 45 años y nunca he visto un querellante al que expulsen de la causa por fraude diciéndole que en lugar de investigar actúa como defensor. El querellante era el PP. El fiscal general del Estado dice que no tiene medios. Se los tiene que dar el Gobierno. Es el truco del almendruco: creas unas leyes magníficas, tienes un buen Código Penal, pero luego, para que pase el Guadalquivir, pones una tubería de dos centímetros.

Nart

–Es imposible que los partidos no sean conscientes del barrizal en que se solazan. Luego si persisten es porque se sienten impunes.

–Salir del barrizal significa quebrar los principios del propio partido. En los congresos se habla de quién se come el hueso. Es la lucha por el poder con la agravante del Zapaterato, que fue un Gobierno de socialismo adolescente que negó la realidad y gastó el superávit en estupideces en lugar de hacer frente a la crisis. La responsabilidad de la especulación financiera no es del señor Blesa. Había un consejo donde nadie levantó la mano para decir que las preferentes no se comercializaban. La gloriosa IU tiene el desparpajo de querellarse contra Blesa, o sea, contra sí misma, porque tenía un consejero en Caja Madrid.

–¿Es Cataluña una sociedad enferma?

–Sí. Tenemos una patología que consiste en expulsar nuestro problema hacia un referente externo. Nos dirigimos de una manera ciega y suicida a una separación que va a significar el empobrecimiento de Cataluña, y nadie explica el mañana ni determina que vamos hacia la fractura social y territorial. Si hay referéndum separatista, habrá muchas zonas de Cataluña que votarán que no quieren la separación, y mi pregunta a CiU y ERC es qué ocurrirá entonces. ¿Se respetará el derecho a decidir de Barcelona, el Valle de Arán o Tarragona o vamos a ser obligados por una mayoría del norte de Lérida? ¿Han explicado las consecuencias? Hasta Pujol reconoce que Cataluña saldría de la UE. Y fuera de la UE estamos quebrados.

–Da la sensación de que la aspiración de independencia se rige más por el corazón que por la cabeza.

–Los sentimientos están muy bien para enamorarse incluso de quien no te conviene. Pero no cuando hablamos de economía y fractura social. El mantra permanente de TV3 no se concreta en nada. Para ser Estado de la UE tienes que serlo ya, ahora, y si eres Estado distinto tienes que negociar y te pones a la cola: detrás de Albania, Montenegro y Serbia. A la carta de Mas de noviembre de 2013, en la que se dirigía en un inglés macarrónico a los jefes de Gobierno de la UE, no ha contestado nadie. Casi la mitad del comercio de Cataluña es con el resto de España, con una diferencia enorme: con el mundo Cataluña tiene déficit; con España tiene un superávit descomunal. Si perdemos el 40%-50% de nuestro comercio con España, que es lo que han perdido naciones fraternas como Lituania, Letonia y Estonia, ¿qué pasa con nuestra riqueza? Y esa cuota se perdería seguro porque a los españoles les hemos llamado ladrones, invasores y genocidas culturales. Si la Generalitat está quebrada es por su pésima gestión. Hay un informe anual de la UE que estudia las 199 regiones europeas desde el punto de vista de la transparencia, la eficacia y la corrupción. Cataluña está en el puesto 130. La región peor calificada de España.

–Los medios de comunicación han sido muchas veces de pago, al servicio del poder.

–La Generalitat ha recortado unos 14.000 millones de euros en educación, sanidad y bienestar social, pero ha aumentado un 50% las subvenciones a los medios privados de comunicación. Lo que hace falta es tener una agitación y propaganda controlada. ¿Por qué se gastan 400 millones en la Hacienda catalana? Esa realidad no llega a los ciudadanos porque los medios están perfectamente controlados por la Generalitat.

–Dos de cada tres veces PP y PSOE votan lo mismo en Europa.

–En el Parlamento Europeo están las comisiones de investigación de verdad, no como la pantomima de aquí. ¿PP y PSOE han pedido una comisión que investigue dónde van los fondos europeos destinados a formación que se pierden en fondos fantasmas? Siguen en la higuera, siguen en la pelea por el hueso. Se han ganado a pulso la desafección.

–Los ultraconservadores repuntan en Europa. ¿Corremos el riesgo de repetir viejos errores?

–El economista Thomas Piketty sostiene que la progresiva distancia entre la política y la ciudadanía, unida al empobrecimiento de las clases bajas, traerá como consecuencia unas enormes tensiones nacionalistas que se convertirán en el refugio de los desesperados. Piketty advierte, y yo no estoy de acuerdo, que ése es el antecedente de confrontaciones incluso bélicas.

–Europa es un gigante económico, un enano político y un gusano militar. Himno más vigente si cabe tras lo de Ucrania.

–Europa es una necesidad de paz, progreso y economía. Han pasado los tiempos en que las naciones podían ser protagonistas de algo: España lo fue, igual que Portugal, Holanda, Francia, Alemania y Gran Bretaña. Europa sólo tiene sentido unida. Alemania no estaría hoy en el G-20 porque no tiene potencial económico para estarlo. Alemania necesita a Europa. El tercer bloque mundial después de EEUU y China es Europa. Tenemos una moneda única, nos faltaba la unión bancaria, que es incompleta pero existe, igual que la unión fiscal, pero quizás nos falta algo aún más básico: Defensa y Política Exterior. Un ejemplo fue Kosovo. Tuvimos que esperar a que viniera EEUU a resolver un problema doméstico europeo. Ucrania es nuestra estabilidad, y de nuevo esperamos a EEUU.

–¿Qué opina de Angela Merkel?

–No me gusta lo que hace, pero nosotros hemos permitido que se creen las condiciones para que lo haga. Si debemos mucho dinero, fundamentalmente a Alemania, es porque lo hemos pedido, y lo hemos pedido porque las cajas de ahorros se dedicaron a la especulación financiera. Habrá que hacer auditorías a PP, PSOE e IU para ver por qué aceptaron esa situación. Merkel gestiona nuestra debilidad. Por otra parte, valdría la pena que Valenciano deje de mentir: Merkel gobierna con el SPD, y todo lo que maldice de la Merkel que lo maldiga de sus compañeros. Hemos llegado a un punto en que la indecencia campa libre. Que diga que está en contra de los socialistas alemanes, que actúan indecentemente a favor del capital y contra la clase trabajadora.

Etiquetas: ,

Los comentarios están cerrados.