La muerte del proceso catalán

Fede Durán | 20 de octubre de 2014 a las 19:21

ORIOL JONQUERAS

El proceso catalán está muerto. O más concretamente su dinamo política. Rajoy se ha revelado el mejor especialista por omisión, y en este caso la fórmula ha sido óptima. El posnacionalismo ha construido un castillo que parecía imponente al recortarse contra el horizonte de esta España mórbida, pero el castillo era netamente español (cimientos de plastilina) y se ha desbaratado solo, a lo bonzo.

Artur Mas lo ha hecho todo: reinventarse, proyectarse, endiosarse, ridiculizarse y suicidarse. La no consulta del próximo 9 de noviembre es una derrota mayor que cualquier prohibición, pero CiU ya sabía a lo que jugaba: ningún país del mundo ha sido capaz de organizar unas elecciones sin un margen razonable de tiempo. El cromo que se exhibía en los quioscos de la propaganda no era una victoria de la democracia (tal y como ellos la entienden) sino un amago sin convicción, un mal simulacro. Pese a todo, casi hasta el final, el president ha contado con un respaldo inaudito a la izquierda y a la izquierda de la izquierda. Ha sido un activo dilapidado del que quizás no vuelva a disfrutar.

Cataluña no tiene aliados fuera de Cataluña. Bruselas niega carrete a la independencia si no media pacto con el Estado (y aunque medie). Las cartas de Mas a la diplomacia explicando su causa han acabado como aquellos papeles de Enron. 

Siempre nos quedará Junqueras, Oriol, pensábamos. Un tipo auténtico, un verdadero idealista. Pero tampoco. Un político que solloza en un programa de radio es un político que se autodestruye. Un político que se ausenta del intento de juicio parlamentario a Pujol a cambio de la mercancía metafísica es un político indigno. Un político que acude a Sevilla y muestra semejante debilidad de argumentos es un político incapaz (Jordi Évole, Salvados, 19/10/14).

Ahora a la secesión le queda una bala, que es la que acaricia ERC en las noches de luna llena para protegerse del hombre lobo hispano, tan feo y tan peludo: victoria electoral con la independencia como programa (país zombi, podría ser la definición) y declaración unilateral de divorcio. Rajoy, probablemente contrariado al principio, no tendría más remedio que actuar, supongo que inhabilitando a Junqueras como president y suspendiendo determinados atributos de la Generalitat hasta tanto las aguas volvieran a su cauce con (por ejemplo) una gran coalición de aroma germano con CiU y el PSC y apoyos en la sombra del PPC (no se escandalicen, eso ya ocurría sistemáticamente bajo el Pujolato). Por si no se habían dado cuenta, CiU es inmortal.

En toda esta tira cómica (raíz: cómic), Cataluña ha demostrado ser una hipérbole de España. Más corrupción, más ridículo, más mentiras y mucha más fantasía. Esto último no sería pésimo si no se basase en la idea, cincelada a fuerza de repetición, de que la independencia abre las aguas y limpia el ingreso al paraíso, un paraíso que los catalanes se han negado desde la política autonómica, no desde la opresión estatal.

  • zalillo

    Siceramente Udes. creen que los catalanes normales se van a sentir atraidos por estos congéneres que aparecen en la fotografía, uno representante de ERC en el Congreso de los diputados en Madrid, y el otro el que hasta ahora sostenía al Sr. Mas, ambos tienen en la mirada algo raro, el primero tiene ojos claros, frios y poco definidos en la direciión que dá a sus pupilas, el segundo ya es más explícito, su estravismo no puede hacerlo mirar hacia ningún sitio definido, asi que si nos basamos en eso, poca claridad tendremos con éstos en el poder aquí en Cataluña, pues no sabremos nunca si miramos hacia la izquierda o hacia la derecha.