9-N: The Walking Dead

Fede Durán | 10 de noviembre de 2014 a las 17:55

JORNADA DE PARTICIPAICÓN

A veces un conflicto se reduce a un asunto de perspectiva. Siempre obsesionada con Europa, Rusia ha despreciado históricamente su extremo oriental, apenas poblado por 27 millones de habitantes y aislado por la inmensa cuña siberiana. El San Petersburgo de los zares miraba a París y Berlín, igual que el Moscú comunista, que también tiraba de luces largas para atravesar el Atlántico y enfocar a Washington. Sólo hoy los rusos comienzan a entender que el futuro, sin dejar de estar cerca del Viejo Continente, quizás pase a la vez por explotar la zona económicamente más potente del planeta, compuesta por Tokio, Seúl, Pekín, Shanghái y Hong Kong. Vladivostok debería incorporarse a esa liga.

La Cataluña política y cada día más la Cataluña civil –un tercio actualmente– han preferido mirar hacia dentro, ensimismarse y construir un fabuloso relato de heroicidades propias y culpas ajenas, gracias en gran parte a los medios de comunicación, trajeados de cipayos; a un sistema educativo que poco a poco ha olvidado su mandato transversal; y a una masa social asqueada con la crisis y dispuesta a comprar ceguera a cambio de atardeceres ámbar.

Por sus propios flujos de poder, esa Cataluña política propiedad de CiU se ha decantado por facilitar las mayorías precarias de PSOE y PP en el Congreso a cambio de conquistas competenciales y silencios judiciales (caso Pujol), pero nunca ha ensayado una fórmula de verdadera implicación en la agenda global del país. Esa vía, cuyo éxito o fracaso es corresponsabilidad del Gobierno central, era el Vladivostok catalán.

Las cosas han seguido otro camino. España, sin matices, es el enemigo. Cataluña ansía “la libertad”, la democracia, una realidad sin techo donde desaparecerán el paro, la corrupción y todos esos otros vicios tan hispanos. Para lograr el objetivo, ha optado por sortear las leyes, enarbolar un contrato ya cerrado, culpar a Rajoy de inoperancia, presionar a sus ciudadanos para que salgan a la calle, ahondar en el manual del buen catalán y aclarar que se saldrá con la suya caiga quien caiga. El resto simplemente observa, entre perplejo y hastiado, un relato que corta lazos sentimentales y en cierta forma asusta. Una tierra donde los matices son marginales, la autocrítica pobre y el clamor popular tan unívoco es una tierra zombi.

Iñaki Anasagasti, senador y cromo clásico del PNV, comentaba hace años a un observador internacional el modus operandi del nacionalismo vasco. Empezamos pidiendo, y un día nos dieron, así que seguimos, y siguieron dándonos, y entonces vimos lo fantástico que era todo esto. El problema es que CiU se ha saltado varias paradas y ha aparecido directamente en la estación final, envalentonando a ERC, anulando por acomplejado al PSC y empujando a muchos dirigentes no secesionistas a un rocambolesco juego de equilibrios dialécticos para no parecer enemigos de la tribu (Duran Lleida, Herrera). Lo que en adelante debe plantearse España –incluidas las Españas extrapolítica y catalana– es si merece la pena insistir en la unión teniendo en cuenta que este pulso es tendencialmente infinito. Aun integrándose transitoriamente, aun con más protagonismo en Madrid, el ex nacionalismo catalán –verdadero capo de esta historia– encontraría tarde o temprano exigencias no atendidas cuyo corolario serían de nuevo las islas utópicas unilaterales. Lo que piense la mayoría de Cataluña sólo importará cuando coincida con el guión oficial. Qué pena. Y qué estafa.

Coda 1: 1,8 millones de catalanes sobre un censo de 6,2 han votado sí (a un Estado propio) y sí (a la independencia). No llega al 30% del total. Pese al panfletismo. Pese a la maquinaria. Mas debería dimitir. Ya debió hacerlo en 2012, cuando perdió 12 escaños. Pero el hombre es terco.

Coda 2: complejidades. CiU secuestra la vida política catalana, teledirigiéndola hacia donde más le conviene, y la sociedad difiere de su última apuesta pero sigue votando soberanismo cuando llegan las elecciones. Eso significa que el PSC ha muerto por ambiguo y sólo resucitará si recupera su discurso integrador y plural sin miedo al qué dirán. Una parte importante de Cataluña anhela terceras vías. Fiel a su tradición marciana, el PP sigue fuera de juego, incapaz de tejer seducciones más allá del binomio Madrid-Valencia.

  • zalillo

    A esta gente ya no hay quien les aguante, desde tiempo inmemorial siempre han sido unos conflictivos y fuleros, a través de toda su historia, desde la creación por parte de Francia de los condados catalanes, que luego pasaron a depender del Reino de Aragón pues con ellos tampoco fueron leales, y cuando Martín el humano dejo sin descendencia tal reino, el Conde de Urgel mando a un propio a matar a un contrincante de tal conde.