Archivos para el tag ‘22-M’

Andalucía en la encrucijada (22-M)

Fede Durán | 27 de enero de 2015 a las 15:19

Con el adelanto electoral, Susana Díaz ha vuelto a evidenciar su naturaleza de animal eminentemente político, recordándonos no tan levemente a aquella Prusia de Bismarck: el Estado al servicio de un ejército. La comunidad, con todo su aparato institucional, al servicio de un partido.

El norte de su brújula marca objetivos claros: romperle las piernas a Podemos (Enric Juliana), reconstruir el maltrecho edificio socialista desde el emblemático Sur y fortalecer sus opciones de aterrizaje en Madrid, devolviendo de paso la derrota al PP tras la cita de 2012 (47 vs 50 escaños entonces en el duelo Griñán-Arenas).

En la acelerada secuencia de los últimos días, queda clara una premisa ya constatada en los buenos tiempos del Partido Andalucista: el PSOE no hace prisioneros. Pese a su inventiva legislativa, de corte audaz en la mayoría de los casos, IU sale del Gobierno por la puerta de atrás, despreciada por Díaz y sin apenas botín productivo (un par de leyes de las 28 proyectadas en el pacto a dos han visto la luz en tres años), sometida además a la decepción de muchos votantes que vieron en el acercamiento al socialismo una traición a las esencias, los mismos decepcionados que ahora votarán a Podemos y alejarán irremisiblemente a Antonio Maíllo de los 12 asientos parlamentarios actuales. IU ha sido prisionera de sus complejos, creados por Díaz con habilidad rasputiniana: cualquier sobresalto es fruto de su bisoñez a los mandos, decía. Sin ese lastre, tal vez habría tomado la decisión correcta a tiempo. Pudo romper antes el matrimonio de conveniencia, pudo hacerlo desde el momento en que certificó las dilaciones permanentes a sus proyectos, debió leer el carácter depredador de la presidenta, su frialdad y sus elevadas dotes conspiratorias. De haberse ido, habría salvado votos y simpatías, facilitando de paso la convergencia con Podemos.

El reto es fabuloso para el equipo de Pablo Iglesias. La batalla arranca en la plaza menos fértil con permiso de la atomizada Cataluña. La singularidad andaluza no nace de las redes clientelares tejidas por el PSOE desde inicios de los 80 (el PSOE-A, cabría matizar, lo más parecido al PRI que ha existido o existirá en España) sino de los sedimentos más profundos de su idiosincrasia, donde las figuras del terrateniente y el oprimido aún juegan un papel estelar en el reparto de adhesiones y papeletas. Aunque los núcleos urbanos se hayan convertido paulatinamente al PP, la agrorregión colindante, 4,5 millones de habitantes, conserva en formol sus fidelidades. El dilema ha de resolverse con urgencia: por la falta de estructura y el yugo del calendario, o se atacan las grandes ciudades o se apuesta por los pueblos. La primera opción cuenta con la ventaja del caldo de cultivo a favor del cambio. Perderse en aldeas galas implicaría homéricos esfuerzos sin premio garantizado.

Moreno Bonilla (PP) está tan rezagado en las encuestas como en los análisis. El alcance de su impacto es una incógnita. Sin los pertrechos del curtido Arenas ni el cuajo de la aparatista Díaz, su misión se antoja más que complicada. A la espalda tiene el mejor resultado histórico del partido en la comunidad y un pobre impacto mediático. A favor, como siempre que un satélite surca la galaxia en busca de novedades, el factor sorpresa. La consigna dictada desde Génova el día después del 22-M basculará entre permitir un Ejecutivo en minoría de Susana Díaz o abonar el campo a la ingobernabilidad y una posible reedición de las elecciones. Ambas salidas encierran trampas.

En las horas inmediatamente anteriores a la disolución del Parlamento y la expulsión de los consejeros de IU (Valderas, Cortés, Rodríguez), Díaz exteriorizó los tics que han llevado a la España pública al agujero actual del descrédito. Primero blindó a tres ex consejeros señalados en la instrucción de la juez Alaya por el caso ERE (Recio ya estaba en la Diputación Permanente) y después se repartió con el PP el pastel pendiente en la Cámara de Cuentas, un organismo que haría mejor su trabajo si no estuviese politizado. Ya por la tarde, expuso sus razones para desalojar a IU. “Giro radical” fue el titular, y sonó al forcejeo interpretativo de Primera Plana (Billy Wilder, 1974). La presidenta sabe llevar el discurso al terreno del eslogan, y también ha demostrado haberse aprendido el truco pujolístico de envolverse en la bandera, pero convendría olvidar por un momento esos estribillos poco elaborados y analizar con detenimiento su aportación real a Andalucía, la comunidad con mayor tasa de paro de España, la que menos euros por paciente destina del país, una de las que exhibe mayor carga fiscal y peores laberintos burocráticos, y sin duda, de nuevo junto a Cataluña, el vertedero más notable de la corrupción (ERE, Madeja, Merkasevilla, cursos de formación). En campaña, previsiblemente, explotará la metáfora y esquivará el hecho. Es ahí, en su aparente virtud, donde está su gran punto débil.

 

22-M

Fede Durán | 22 de mayo de 2011 a las 23:50

Arrasa el PP, muere por hemorragia el PSOE. Bildu revienta el ecosistema político vasco. Los votantes premian a presuntos corruptos como Camps. Fernández Vara pierde en Extremadura y Monago le da a los populares un castillo histórico del socialismo (al menos simbólicamente… porque FV puede pactar con IU con el 88% del escrutinio). Trias vence en Barcelona, donde el PSC también se marchita. Zapatero comparece con una excelente lección de autocrítica y caballerosidad pero sin intención de abandonar la nave (o el pecio) antes de tiempo. Esperanza y Gallardón son eternos. Zoido destroza a Espadas y ahora flota en el aire la amenaza de una Sevilla rebobinada (no todo ha sido malo en el mediocre mandato de Monteseirín). Sin menciones en TVE a la abstención o el voto en blanco/nulo. Ahora más que nunca, democracia real ya: espero que de este movimiento nazca un partido. El sistema sólo se cambia desde dentro.

Etiquetas: ,

Cómo Ser Javier Arenas

Fede Durán | 18 de mayo de 2011 a las 9:00

JUGUEMOS a la teoría de Mar Moreno e imaginemos que en 1999 Spike Jonze hubiese rodado Cómo Ser Javier Arenas. En la película original, Malkovich se introduce en su propio cerebro a través de un agujero (real y metafórico) del piso siete y medio del edificio Mertin-Flemmer, creando un formidable caos monopolístico: él se convierte en todas las personas que le rodean en ese universo deforme y paralelo. Los camareros, sus amigos, el servicio de limpieza y hasta el apuntador tienen su cara, su voz y una sola palabra por vocabulario: Malkovich. Arenas habría logrado ya algo parecido, aunque su peli no la ruede Jonze sino la menos talentosa Moreno, porque, según la socialista, el líder del PP-A crea confusión en el electorado al parecer “el alcalde de Andalucía”, o sea, de sus 771 municipios. Sería tremendo. Ya no habría ideas, ni insultos, ni proyectos cutres o faraónicos o las dos cosas a la vez, no, únicamente seis letras, tres sílabas, un concepto breve y universal, concreto y polisémico, viejo y nuevo de una tacada. “¿Arenas? Arenas, Arenas”. Qué maravillosa pesadilla.

Etiquetas: ,

Como Harry El Sucio

Fede Durán | 15 de mayo de 2011 a las 13:41

EL PP ha redactado un manual estratégico que incluye una sola palabra. Con una economía de la imaginación sin precedentes, en el panfletito que los candidatos guardan bajo el sobaco como la pistola de Harry El Sucio brilla un apellido: Zapatero. Si la cosa se pone fea, si el rival derrota con ideas, promesas o mentiras la oferta del alcaldable popular de turno, siempre cabrá esa escapatoria mágica. “Zapatero”, dirá justo a tiempo, y esa descarga de balas transfigurará al listillo convirtiéndolo en un pelele balbuciente. Es una fórmula tan efectiva que resta emoción al encuentro. Mou podrá enredar y fanfarronear en las previas, pero cuando el árbitro pita el final quien sonríe es Pep. Mou sería pues un aspirante del PSOE con verbo y gracia hasta que Pep (o PP) recurriese al conjuro. “Zapatero”. Y caerían las alcaldías de Málaga, Córdoba, Cádiz, Almería, Granada, Huelva, Sevilla y hasta Jaén. “Zapatero”. Y los socialistas despertarían bañados en sudor en algún callejón sin nombre de Tánger. “Zapatero”. Y hasta el público electoral, esa mezcla de jubilados y chavales sin conexión posible en cualquier otro contexto, huiría despavorido en busca de un refugio antinuclear.

Etiquetas:

El lobo y el delfín

Fede Durán | 13 de mayo de 2011 a las 9:19

RUBALCABA ha decidido no estresarse, o estresarse con sus otros frentes abiertos (y tiene unos pocos), antes que entrar al trapo sucesorio que la Chacón sí agita cada vez que puede. Carme, que es “medio de aquí” como todo buen charnego, se ha destapado como aceptable mitinera pero dudosa estratega: su ambición, cada día más indisimulada, arranca pronto y obliga a algún compañero (Griñán) a lanzarle piropos que quizás desmonten sus adhesiones sucesorias posteriores. La ministra es un producto de corte zapateril: poco contrastada, ajena al aparato, virtual factor sorpresa en un cara a cara con Alfredo viejo zorro Rubalcaba. Como mínimo, ella es sincera al instrumentalizar las municipales/autonómicas con fines ajenos a la batalla del 22-M, porque utiliza un contexto de segunda para promocionar una ambición de primera, que es mandar en el PSOE y derrotar después a Rajoy. El problema es que se desfonde, que meta la pata, que canse al personal o incluso que acabe pareciendo demasiado predispuesta a besuquear el poder. Cualquiera de esos errores son ventajas para Rubalcaba, que espera paciente como un lobo con canas.

Etiquetas: , ,

Veo, veo…

Fede Durán | 11 de mayo de 2011 a las 12:58

EN realidad, cualquier campaña electoral es un auténtico coñazo. Las generales se salvan sólo por la curiosidad del resultado final, fiel espejo del maniqueísmo hispano. Las autonómicas añaden en algunos lugares -no en Andalucía- el exotismo del factor nacionalista y una variedad de siglas -tampoco en Andalucía- que permite imaginar alianzas más o menos calenturientas. Las municipales, sin embargo, son como El Nota respecto a Jeff Lebowski: aunque ambos personajes comparten nombre y apellidos, uno representa la decrepitud no reciclable y el otro la púrpura aparente y tramposa de los grandes escenarios. Los alcaldes y sus enemigos imitan a pequeña escala las mentiras y estupideces de sus hermanos mayores. Quieren fuegos artificiales pero sólo aportan el serrín previo a la meada. Hablan de amiguismo, mordaza, falsedad y demagogia como si esos u otros defectos fueran imputables sólo a la opción contraria. Les propongo un juego: cierren los ojos y piensen en las frases de los aspirantes a algo de sus respectivos municipios. Sin ver sus caras ni oír sus voces, ¿serían capaces de distinguirlos?

Etiquetas:

Mejor un folletín

Fede Durán | 9 de mayo de 2011 a las 13:05

El recurso al notario es viejo en política aunque se use poco. Esa marginalidad quizás proceda de la honestidad parcial del candidato, quien se sabe incapaz de cumplir lo prometido aunque conste en acta. Juan Ignacio Zoido propone ahora recuperar los fuegos artificiales de la fe pública con un objetivo no tan romántico como el de la palabra dada y materializada. La suya es una ambición más vulgar pero también más realista: asegurar que sólo mande en un ayuntamiento el partido que más votos obtenga, como si el sempiterno e intrigante juego de las alianzas y el transfuguismo no diera a la vida municipal la sal que el día a día de la gestión le quita. En realidad, nadie le hará el menor caso. Un desenlace inevitable (que el PP obtenga más votos que el PSOE en Sevilla, Málaga o Cádiz, por ejemplo) no implica un liderazgo indiscutible. Al ciudadano, desprendido ya de toda esperanza en la estructura del sistema, sólo le queda el consuelo de la coyuntura y su folletinesco devenir: iluminados, chorizos y traidores prudentemente ajenos a los escrúpulos democráticos, como es costumbre.

Etiquetas: ,

Vecino de hecho

Fede Durán | 9 de mayo de 2011 a las 13:02

Muchas cosas diferencian a José Luis y Mariano: la oratoria, las ideas, el periódico que compran o los calcetines que usan. Pero existe también un factor geográfico aparentemente ajeno a cualquier explicación lógica. Uno visita Andalucía de cuando en cuando, según las pautas razonables de todo residente en Madrid; el otro está abonado a la región. ¿Por qué Rajoy viene tanto y Zapatero tan poco? ¿Por qué tendremos a uno hasta en la sopa y al otro con cuentagotas? La respuesta es hoy, dentro del misterio, más obvia que nunca: el PP ve factible ganar en todas las capitales de provincia y el PSOE sabe que para evitarlo es mejor esconder al impopular ZP de la crisis y los recortes. Que José Luis aparezca poco, por proscrito o por pasota, es normal; que Mariano pise esta tierra más que la suya, no tanto, sobre todo porque no deja huella. Al menos física; la huella fotográfica ya es otra historia: le hemos visto, casi siempre con Arenas, disfrazado de casi todo (conservero, científico, capataz). Igual es sólo que Andalucía, como antónimo de Galicia, despierta su desparpajo y anula su retranca.

Etiquetas: , ,

El animal camelado

Fede Durán | 9 de mayo de 2011 a las 13:02

Si el sintoísmo es el nacionalismo japo elevado a la categoría de religión, la política podría ser la mentira como dogma inquebrantable. Porque arranca la guerrilla de las municipales, que son una especie de aperitivo soso de las autonómicas y generales, y retumban los tambores de las promesas imposibles. La crisis, esta vez, será un buen dique: prometer caviar cuando no hay ni para pipas golpea todas las conciencias, incluidas las de los candidatos. Cuando Little Boy acabó de un plumazo con 200.000 vecinos de Hiroshima, Truman se limitó a informar de que un avión norteamericano había lanzado una bomba contra una importante base militar nipona. Perdonen la fealdad del paralelismo, pero ese descaro paradigmático no podrá ser parecido esta vez: sabemos cuánto deben los ayuntamientos y también cuánto despilfarran en endogamia y megalomanía. Conocemos sus escándalos, sus callos judiciales, sus trampas tránsfugas. Y nos suenan todas esas caras aunque ignoremos sus nombres porque llevan grabadas en la frente la palabra poder sin el apellido ética. El votante es el único animal que tropieza dos veces con el mismo camelo.

Etiquetas: