Archivos para el tag ‘Unicaja’

Cajas, inversores y Bolsa

Fede Durán | 16 de junio de 2011 a las 13:55

Dos interesantes reflexiones comunes del combo matutino de invitados a la UIMP (Medel, Egea, Menéndez y Franco): las cajas están muy preocupadas por el precio dispuesto a pagar por los inversores a los que necesitan captar + el Banco de España debería retrasar el plazo de salida a Bolsa por lo apretado de los calendarios (y por facilitar una negociación más favorable en la captación del capital). Problemón: ¿Quién garantiza que dentro de equis meses las cosas estén mejor que ahora?

Capítulo de notas: sobresaliente para Medel (Unicaja), notable para Egea (BMN), bien para Menéndez (Cajastur) y suficiente para Franco (Ibercaja).

Etiquetas: , , ,

… And Medel for king

Fede Durán | 16 de junio de 2011 a las 11:17

Braulio Medel impacta en sus oyentes de una forma radicalmente distinta al efectismo de Fainé. De menos a más, con sobriedad inicial y creciente ironía, el presidente de Unicaja ha estado imperial en su clínic UIMP: conciso, preciso, solidérrimo, prudente: “En esto de la economía sólo hay tres verdades absolutas: Dos más dos casi siempre son cuatro; la ley de la oferta y la demanda lo explica prácticamente todo; nada es gratis”.

Resumen (mañana tendréis la versión extendida en la edición impresa):

La historia de Europa es una sucesión de dificultades superadas.

Si los bancos tuvieran una exigencia de capital del 10% necesitarían 16.700 millones (lo mismo que requieren las cajas).

Falta un debate ligadísimo a las finanzas, el del futuro de la construcción.

Unicaja NO está interesada en la CAM. La integración con Caja España-Duero progresa adecuadamente, pero serán necesarios recortes de plantilla que en cualquier caso se aplicarían con o sin fusión porque el sector estaba laboralmente anabolizado.

En España no sobra sentido de Estado últimamente.

Claro que el capital privado quiere entrar en las cajas (también algunos fondos soberanos): el problema es a qué precio.

Si España tuviera que rescatar a alguna administración (autonómica o local), sería bueno pedirle a la rescatada unas condiciones similares a las que se exigen a Grecia porque de lo contrario, sin el factor amenaza, nos enfrentaríamos al temible efecto Osasuna (¿recuerdan aquel episodio de fraudulento saneamiento futbolero?).

Se supone que a las cajas les ofrecían cuatro modelos de estructura (aquello del traje a medida), pero al final “nos están cosiendo un uniforme militar” donde serán iguales: negocio financiero vía banco + obra social.

¿Fainé for president? Medel for king.

Etiquetas: , ,

Medel quiere más

Fede Durán | 28 de enero de 2010 a las 0:25

La fusión es la figura más golosa de la actualidad financiera española, una especie de quiniela futbolera donde los analistas cruzan alianzas posibles o descabelladas con el subliminal propósito de convertir el microcosmos de las cajas en una especie de segunda crónica política (PSOE y PP no dan para más). Pero hay vida más allá de las uniones frías o calientes. La renovación de la presidencia de la CECA, por ejemplo, un asunto de clara naturaleza institucional que podría deparar alguna sorpresa en los próximos tiempos. Juan Ramón Quintás cumple su segundo mandato en mayo, suma ocho años en el cargo y debe dejar paso al siguiente por imperativo estatutario.
Apunten un nombre bien conocido. Braulio Medel, presidente de Unicaja, también hoy vicepresidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorro y antaño (1991-1998) ocupante del sillón que ahora libera Quintás. Su candidatura goza de salud en el sector no sólo por la efectiva gestión de la entidad malagueña, sino por el triángulo amoroso que cerrará en Andalucía con Cajasur y Caja de Jaén justo cuando otros coleccionan divergencias en sus trayectos hacia operaciones similares.

Así se monta el proceso sucesorio: Quintás propondrá una candidatura al consejo de administración, integrado por él mismo y otros 24 miembros. La unanimidad ha sido hasta ahora la tradición, pero valdría una mayoría simple. Si el aspirante fuera rechazado, caben dos salidas: que el presidente busque otro nombre o que uno de los integrantes del consejo se postule. ¿Requisitos para llevarse el gato al agua? Sólo uno: presidir o ser director general de una caja de ahorros -Quintás, de hecho, no presidía ninguna, pero era director general de la CECA antes de su nombramiento, y esta institución sí tiene la consideración de caja-. No existen incompatibilidades ni exigencias de renuncia. El puesto tiene un marcado carácter representativo que no impediría a Medel -o a quien sea- conservar el timón en Unicaja.

Alternativas haylas, aunque con escaso ascendente. De la planta noble de la casa, ninguno de los restantes vicepresidentes suena: Isidro Fainé (La Caixa) no buscará veleros -ya maneja un portaaviones-; Miguel Blesa cuelga las botas -Rodrigo Rato le sustituye mañana- y José Luis Olivas (Bancaja) permanece en un discreto segundo plano. Queda José Antonio Olavarrieta, director general de la CECA, por el que nadie da extraoficialmente un duro.

Lo perverso de un país atomizado

Fede Durán | 18 de agosto de 2009 a las 19:11

En circunstancias normales, lo obvio no debería ser noticia. Obvio es que la sede de la futura gran caja andaluza esté en Málaga al ser malagueña Unicaja, la entidad que comandará la operación con Cajasur y Caja de Jaén. El consejero de la Presidencia de la Junta, Antonio Ávila, debe verlo de otra forma cuando ayer empalmó una sarta de obviedades. Pero él no tiene la culpa. Un solo hombre no forja una idiosincrasia. Y la idiosincrasia andaluza se basa en la atomización.

Éste es un país de ciudades, y si se extrema el concepto, incluso de pueblos, aldeas y barrios. No existe la fuerza colectiva. El lastre fomenta situaciones de corte kafkiano como la intrincada subdivisión orgánica a la que se someterá Unicajasur (¿dónde encaja Jaén en este feo juego de palabras?). Durante un tiempo, las marcas diferenciadas coexistirán. También se respetará la singularidad de cada obra social. Las cuotas serán la filosofía. Buen retrato de la colmena andaluza, buen prólogo para una ristra de cuestiones tan molestas como inalterables: ¿Por qué ningún Gobierno andaluz, es decir, ningún Gobierno del PSOE, ha batallado en Madrid espoleado por la fuerza demográfica de la comunidad y su importancia en el mapa electoral? ¿Por qué una multinacional de la tierra no es andaluza en vez de gaditana, sevillana o almeriense? ¿Por qué es directamente implanteable contar con una cabecera única en la región al más puro estilo de La Vanguardia? Tal vez porque aquí no existe una auténtica sociedad exigente, ambiciosa y dinamizadora. Los matrimonios entre cajas, sus negociaciones entre bastidores no responden para la Junta a un objetivo verdaderamente estratégico, salvo que la estrategia consista en consagrar la pátina de la politización en todos los ámbitos posibles. El discurso de Ávila, que es el mismo de Griñán ahora o Chaves y Zarrías antes, ahonda en nuestra perenne estupidez autonómica. Y abusa, por cierto, del supuesto halo de objetividad con que el Ejecutivo socialista dice afrontar la reestructuración financiera que tanto requiere el país. Pero ésa no deja de ser una obviedad como la copa de un pino.

¿Qué dos torres?

Fede Durán | 30 de marzo de 2009 a las 11:16

Lo de las dos torres (Unicaja y Cajasol) suena ahora gracioso. La sensación es que Solbes y MAFO intentaron deslizarle a los malagueños un timo aparatoso y muy peligroso. Una de las cajas del top ten se haría con otra de las del bot three (al menos en términos de rating) como paso previo a la eternidad y los diamantes. Todos quieren parecerse a La Caixa. Está bien pensado, pero ejecutar el sueño a costa de la salud propia es idiota. Medel lo ha visto a tiempo. Al principio parecía convencido. Los medios dieron por hecha la operación. Qué bien. Andalucía conquistando la Península desde el sur. Pero los días pasaron y las dudas crecieron. Estos tíos no son solventes. Estos tíos erraron sus inversiones (ladrillo, traidor amigo). Estos tíos se hunden. Sálvense quien pueda. Y pueden los de siempre (atentos a la foto que El País publica de Hernández Moltó, el presidente de CCM, ayer: sale de una sucursal risueño, casi festivo).

Tenemos pues un nuevo motivo para desconfiar del Gobierno, finalmente forzado a una intervención bancaria. Recelan los grupos parlamentarios y quizás también ahora las entidades financieras. España tiene pinta de thriller. Nadie conoce a nadie. Todos contra todos. Y el país en caída libre, ajeno a la velocidad de la refundación capitalista, confiado en que la construcción resurja de sus cenizas y rellene arcas públicas y bolsillos privados. Yo me quedo con Portugal, vecino discreto, silencioso vecino que ahora no sufre la humillación del prepotente desmantelado porque jamás lo ha sido.

Etiquetas: , ,