Archivos para el tag ‘ZAPATERO’

El consultorio del miedo

Fede Durán | 14 de febrero de 2012 a las 21:53

Estamos en el centro de una habitación cuadrada, nos han vendado los ojos y ofrecido una silla sobre la que posamos el culo con recelo. Es un experimento. Quien nos acompañaba cierra la puerta desde fuera, clic, pestillo, y una voz académica nos pide desde el techo que prestemos atención a los mensajes que se emitirán a continuación. Escuchamos frases tan parecidas en el fondo que sólo nos cabe diferenciarlas por la forma. Éste es Zapatero, ese otro Rajoy, el de acá Mas, el de allá Urkullu, o Díez, o Lara. Como tenemos memoria histórica, detectamos rápidamente las mentiras ya confirmadas y apartamos en un cajón mnemotécnico las que quedan por confirmar.

Luego nos quitan la venda y nos dan un refresco porque las bebidas alcohólicas están prohibidas. Aparece una psicóloga muy guapa (parece una actriz de Mad Men) y nos anuncia un test de optimismo. El resultado es desalentador: bordeamos la depresión, que es un agujero tramposo y nos puede engullir en cualquier momento, advierte. Se despide sin sonrisas y toma el relevo un psiquiatra muy feo que nos recuerda a Beria. Va a pronunciar una serie de palabras mientras estudia atentamente nuestras reacciones, nuestros ceños, bocas, párpados y corazones encogiéndose o deformándose. Ahí va. Prima de riesgo. Paro. Crédito. Indemnización. Índice de Precios al Consumo. Euríbor. Hipoteca. Efectos de Comercio Impagados. Producción Industrial. Confianza de los Consumidores. Cuando llega a Austeridad, gritamos basta y él para.

Estamos tan alterados que nos regalan un bocadillo, nos dan una palmadita en la espalda y nos dicen que ha sido un placer. Ya fuera, en la calle, el día es espléndido, sol más ligera brisa primaveral más ese olor refrescante de los espacios verdes y la hierba recién regada. Avanzamos sin prisa, despresurizándonos, y nos topamos con un corro de ciudadanos que estrecha el círculo en torno a un tipo con jersey gris y pinta de profesor universitario, cuarenta y pocos años, ojos azules y cabeza rasurada. Afilamos/afinamos el oído. Habla una jerga extraña. Ecologismo, pero no un ecologismo barato. Redefinición del espacio urbano. Comercio de proximidad. Campo. Vivienda. Retenemos una paradoja especialmente retumbante: Hay trabajos sin ocupantes y trabajadores sin ocupación. Cosas que querríamos haber oído en la habitación de paredes marrones bailan entre nosotros, nos golpean con suavidad, silban y sonríen. Escupimos los restos del bocata, las migas que ciegan nuestras bases molares, y tendemos la mano a ese señor tan distinto que nos pide que le conozcamos. Se llama Esteban, informa. Le asignamos un apartamento en el edificio de nuestra memoria y paseamos bulevar abajo, entre músicos y palomas, yonquis y mierdas de perro, fuentes no potables y árboles secos.

Etiquetas: , ,

Veneciano Trichet

Fede Durán | 26 de agosto de 2011 a las 12:20

TODO banquero reproduce en su rostro el ángulo afilado del préstamo. Puede ser una oreja de duende, una barbilla de gladiador o, como en el caso de Trichet, una nariz de veneciano. Cuando el BCE compró deuda soberana española e italiana, el flujo informativo destapó una diferencia de trato tan obvia como improbable. A Italia se le exigieron durísimas condiciones que empujaron al histriónico Berlusconi a aparcar sus payasadas a cambio de una careta ceñuda adaptada a los recortes (alrededor de 45.500 millones) anunciados con timbre de enterrador.

¿Acaso la autopista reformista hispana tenía bula? Cada día está más claro que no. Aunque nadie conoce exactamente el contenido de la carta supuestamente escrita por el veneciano Trichet al leonés (o vallisoletano) Zapatero, los pasillos de La Moncloa son como los de aquel Escorial del Imperio: reacios al secreto de Estado. La obligación de un tope constitucional al déficit, asumida por Alemania en 2009 y reclamada ahora a los demás con ese ademán autoritario del capataz latifundista, es uno de los peajes que España debe pagar en su incierta carrera hacia la credibilidad económica. PSOE y PP negocian al sprint una reforma constitucional que derriba el mito de la urna sagrada. Si los taxidermistas rusos toquetean a Lenin, ¿no va a atreverse el político patrio con unos viejos folios articulados? Muchos detestarán las formas, pero importa analizar el fondo.

Los socialistas quieren un modelo flexible donde el déficit cero quede vinculado a un determinado ritmo de crecimiento (entre el 2% y el 3% del PIB). Un horizonte aún más halagüeño abriría el telón del superávit, mientras que evoluciones artríticas como la actual (0,2% en el segundo trimestre) autorizarían pequeños desfases en las cuentas públicas. Catástrofes naturales, situaciones de extraordinaria emergencia o recesiones como la de ahora también activarían la palanca de la excepción. Los populares, en cambio, apuestan por la disciplina total tipo cinturón medieval de castidad.

Keynes menearía la cabeza. Igual que Krugman. Un país inteligente nunca debería fundir, cierto, las herramientas del estímulo. A la vez, la disciplina fiscal superobligatoria haría a España renunciar a su profunda cultura política del derroche. No es tan descabellado pensar que las administraciones funcionen bajo la lógica de la cuadratura ingresos/gastos. ¿Implica este corsé un recorte de los programas sociales? Implica invitar al gobernante al frondoso terreno de la imaginación (a ver si nos sorprenden y no lo empeñan todo a la subida de impuestos). Implica eliminar duplicidades (al fin). Implica revisar la lógica del Estado autonómico y del bastidor territorial. Pero también implica, en última instancia, abortar la posibilidad de que las generaciones futuras hereden el abultadísimo fardo de unas deudas públicas que en otras partes del mundo (Latinoamérica, por ejemplo) subyugaron a países enteros vía EEUU, Banco Mundial y consultoras como MAIN y Halliburton. Esa historia, ay, da para otro artículo. Continuará.

Los diálogos de nuestros líderes

Fede Durán | 9 de agosto de 2011 a las 19:25

 

¿Qué frases intercambiarían hoy los líderes de la política/economía mundial? Ahí van algunas ocurrencias.

 Sarkozy a Merkel: “Me gusta esa sonrisa”

 Merkel a Sarkozy: “La crisis, Nicolas, la crisis. Y aparta esa mano”

 Intérprete de Sarkozy para sus adentros: “¿Alguien entiende que este tío esté con la Bruni y piense en la Merkel?”

 Zapatero a Rajoy: “No me ayudas ni una mijita”

 Rajoy a Zapatero: “Nos has llevado al desastre. España es una ruina”

 Rajoy a la prensa internacional y las agencias de rating: “España es solvente y no necesita un rescate”

 Cayo Lara a Zapatero y Rajoy: “¿Hola? ¿Hola? Estoy aquí.

 Trichet a Berlusconi: “Se te va a caer el pelo”

 Berlusconi a Trichet: “Pues me lo implanto otra vez”

 S&P a Obama: “Para chulo mi pirulo”

 Obama al mundo: “Siempre seremos un país triple A”

 El mundo a Obama: “Cuéntaselo a China”

 China a Obama: “Vamos a convertir Wall Street en un todo a cien y la Casa Blanca en el mayor karaoke del mundo”

 Salgado a Europa: “Jamás seremos rescatados”

 Salgado a Solbes, alias The Teacher: “¿Jamás seremos rescatados?”

 Espe a los madrileños: “Enséñame la pasta”

 Gallardón a los madrileños: “Tranquilos, seguiré buscando el tesoro”

 Bernanke a Giamatti: “Esta vez podrías comparecer tú ante la prensa…”

 Krugman a S&P: “Pardillos”

 S&P a Krugman: “Lo de Lehman fue una menudencia. Y de Enron ni me acuerdo”

 Lagarde a Carstens: “El FMI es un deporte donde siempre gana Francia”

 Carstens a Lagarde: “Tengo hambre”

 Pulido a la prensa (no podía resistirme al enfoque local): “Cajasol ha demostrado una vez más su magnífica solvencia”

Pildorillas

Fede Durán | 18 de julio de 2011 a las 12:18

Ahí van los enlaces de tres asuntos de actualidad (más un postre).

1. La definitiva caída en desgracia de ZP ante su (segundo) periódico favorito vía durísimo editorial

2. El choque entre Trichet, Merkel y Sarkozy en una cena de octubre de 2010 donde ya se trataron algunas de las claves aún en discusión para abortar la crisis del euro

3. Un breve pero muy directo repaso al escándalo Murdoch por cortesía del New Yorker

y 4. Otra sesión mantra de la mano de zen habits, mi blog no económico predilecto

Rajoy es Jeff Lebowski

Fede Durán | 13 de julio de 2011 a las 18:30

22-M: el PP arrasa con una virulencia sin precedentes en la historia democrática española y asume el mando incluso en comunidades meadas y remeadas por el yugo socialista (Extremadura). En la escena del relevo, varios dirigentes populares, con De Cospedal a la cabeza, insinúan primero y afirman rotundamente después que las arcas públicas de las comunidades ganadas para la causa están hechas polvo. ¿La culpa? Respuesta obvia.

12-J: tras la debacle del lunes negro, Rajoy sale a la palestra para vender la solvencia de España pero sobre todo de su proyecto, que por arte de magia rellenará las arcas y acabará con las telarañas. Zapatero, eso sí, es un impresentable.

La prensa anglosajona, que es la más inquieta del mundo, observa la escena y saca conclusiones. Alguien lanza la pregunta clave (un periodista español que trabaja para el enemigo): ¿Cuántos muertos más (aparte de Castilla-La Mancha) hay en el armario autonómico?

El Gobierno lo hizo fatal por lo que todos ya sabemos: 1. Negó la crisis cuando era una pequeña bola de nieve en la cima de la montaña. 2. La negó también con el ejecutivo rostro completamente embadurnado de mierda. 3. Aprobó medidas (chucherías) que movilizaban recursos públicos que en realidad no teníamos (la burbuja ladrillística, ¿recuerdan?). 4. Nadó en sus contradicciones, se mostró indeciso y trasladó a los mercados una imagen de adolescente pajillero y acomplejado.

Pero ZP reaccionó a base de guantazos internos (Banco de España, empresarios, sí, oh, incluso banqueros de diente de oro) y sobre todo externos (FMI, BCE, Merkel, Merkel, Merkel). Y hoy España es un yonqui de las reformas estructurales que aún necesita el chute de nuevos recortes y mucha más flagelación. A lo largo del proceso, ZP se ha reinventado como un hombre de Estado, un tipo valiente ante el sacrificio y consciente de la reparación histórica que un día llegará como los nietos por navidad. Zapatero, un hombre mangoneado por Rubalcaba, despreciado por la oposición y ridiculizado por la prensa enemiga (y a veces también por la amiga), se ha liberado en el ínterin: ahora se permite hasta cantarle las cuarenta a la Merkel y Sarkozy. Hurra.

Pero vamos con Rajoy, De Cospedal y el PP. ¿Cuántos fiambres guardaban estos sociatas en el armario, cuántos? Quizás los mismos que almacena cuidadosamente, con un estilo más Bonanno/Giancana/Genovese, el ala dura de su propio partido, desde Camps hasta No Tengo Un Puto Duro (en Madrid, no en casa) Aguirre. Retrocedan hasta el Gran Lebowski y a la escena en que El Nota viaja con Walter camino de no se sabe bien qué. Reciben la llamada de los supuestos secuestradores de la señora Lebowski, que habían pactado con EN la entrega de un maletín lleno de pasta a cambio de liberar a la chica, pero escuchan la voz de Walter y amagan con romper el trato porque EN debía conducir solo. El Nota contesta entonces: “¿No querrás que hable por teléfono, cargue con el maletín y sujete el volante con la punta de la polla?” A Rajoy le pasa lo mismo. Quiere hacerlo todo a la vez: desprestigiar al Gobierno mientras alaba a España sin dejar de proclamarse el mesías de la recuperación.

Deutschland über alles

Fede Durán | 12 de julio de 2011 a las 18:53

Un resumen a lo Tony Soprano de lo que deja el segundo asalto mercados vs Estados:

El BCE se ha especializado en comprar deuda soberana subprime. Lo hizo con Grecia, Portugal e Irlanda para no tener que hacerlo con España e Italia. El plan se ha ido a la mierda.

Zapatero es el primer dirigente español que se atreve a darle un par de collejas a Alemania por su insistencia en que el sector privado participe en el segundo rescate griego (medida que no deja de tener cierta lógica).

Alemania es un coñazo de país. La (presunta) perfección no es excusa para torpedear la agenda europea.

Italia ya sabe que la cosa va en serio. Ha visto la pistola de los mercados y procurará alejarla lo antes posible. Su plan de recortes recibirá el ok antes del domingo.

Nadie descarta ya una quita en Grecia.

El viernes a las 18.00 se conocen los test de estrés a la banca europea. Habrá lista negra con entidades españolas incluidas (Banca Cívica retrasa un día su salida a bolsa para “darle más tiempo de reflexión” al inversor).

Vecino de hecho

Fede Durán | 9 de mayo de 2011 a las 13:02

Muchas cosas diferencian a José Luis y Mariano: la oratoria, las ideas, el periódico que compran o los calcetines que usan. Pero existe también un factor geográfico aparentemente ajeno a cualquier explicación lógica. Uno visita Andalucía de cuando en cuando, según las pautas razonables de todo residente en Madrid; el otro está abonado a la región. ¿Por qué Rajoy viene tanto y Zapatero tan poco? ¿Por qué tendremos a uno hasta en la sopa y al otro con cuentagotas? La respuesta es hoy, dentro del misterio, más obvia que nunca: el PP ve factible ganar en todas las capitales de provincia y el PSOE sabe que para evitarlo es mejor esconder al impopular ZP de la crisis y los recortes. Que José Luis aparezca poco, por proscrito o por pasota, es normal; que Mariano pise esta tierra más que la suya, no tanto, sobre todo porque no deja huella. Al menos física; la huella fotográfica ya es otra historia: le hemos visto, casi siempre con Arenas, disfrazado de casi todo (conservero, científico, capataz). Igual es sólo que Andalucía, como antónimo de Galicia, despierta su desparpajo y anula su retranca.

Etiquetas: , ,

Zapatero y el Titanic

Fede Durán | 14 de abril de 2011 a las 18:07

ZP en Singapur

Escena: Zapatero departe amigablemente con la colonia española de Singapur. Hablamos de un grupo de personas, no de una fragancia, aunque posiblemente lo de la colonia exagera el número de compatriotas presentes en la ciudad-Estado asiática. Pero me centro. Su frase es el sujeto de esta noticia: “España es un poderoso transatlántico… estad tranquilos”.

Cualquier otro día concluiríamos que se trata de un brindis más en la borrachera optimista de un presidente calcado en sus debilidades al Dean Martin de la primera mitad de Río Bravo… si no fuese porque precisamente un 14 de abril de 1912, a las 23.40, el poderoso y muy famoso Titanic chocaba con un iceberg en las costas de Terranova.

Esperemos que ZP pierda, además de La Moncloa, sus acojonantes dotes de gafe.

Etiquetas: ,

El efecto Zapatero

Fede Durán | 6 de abril de 2011 a las 10:02

El Financial Times considera un notable acierto que Zapatero haya anunciado un adiós deseado por muchos y celebrado por todos. En realidad, el periódico británico no explica la conexión entre esta renuncia y los destinos económicos de España, alejados del moho pig (ya en singular, porque Spain se libraría con sus sacrificios de caer en el equipo de los pringados: Portugal, Ireland& Greece) por una secuencia de reformas que nada tiene que ver, al menos en apariencia, con la suerte del presidente.

La bendición del rotativo quizás tenga más que ver, siquiera inconscientemente, con la animadversión británica al cacique, que en el fondo no invoca el concepto indígena original sino el apego ibérico (y latinoamericano) a la autoridad, las dictaduras y la permanencia en el cargo. Divertido y contradictorio es recordar que la Thatcher ejerció el poder entre 1979 y 1990, y Tony Blair entre 1997 y 2007, bastantes más años que Suárez o Aznar, aunque unos cuantos menos que González, Fraga, Pujol o Chaves.

La decisión de Zapatero tiene, en cualquier caso, consecuencias económicas. Traslada a los mercados un mensaje positivo: España es un país endiabladamente estoico, ha iniciado una autoenmienda sin retorno a la totalidad y está enjaulado en las bridas que sujeta el dirigente político más austero y responsable de la historia reciente (los mercados nunca han tenido el olfato demasiado fino, claro). Al desvincularse de la lucha electoral de 2012, ZP obtiene además el plus de autonomía necesario para resolver las tareas pendientes. Entre ellas, principalmente, la cuestión salarial que sindicatos y patronal manosean sin éxito en la negociación colectiva y, tal vez, una segunda ronda de reformas laborales para reparar las tuberías de un sistema que aún hace aguas, tal y como recuerdan la EPA y los datos del Ministerio de Trabajo. Desde una perspectiva ya más simbólica, Zapatero ha demostrado cierto grado de independencia respecto al lobby banquero (uno de los culpables de la crisis, al menos desde el ojo anglo) al ignorar las peticiones de Botín respecto a la gestión de su futuro político.

La jugada podría desatar, y este es el tomo malo de la lección, una guerra voraz entre los candidatos a la sucesión que despiste no sólo al equipo de Gobierno sino también al propio ZP, obligado por las circunstancias a actuar como árbitro entre leones. El PP, siempre víctima de esa dualidad esquizofrénica poder a toda costa/sentido de Estado, tampoco colaborará de buena gana en el remate de la gran obra reformista. Si Zapatero lidia bien este toro de múltiples cabezas, quizás su leyenda negra dé paso, como pronostica el FT, a un juicio más benévolo de la historia.

La última fantasía

Fede Durán | 3 de abril de 2011 a las 11:14

Recuerdo un reportaje de Cuatro en el que Jesús Calleja pateaba con Zapatero algunas de las montañas de juventud del aún presidente. Me sorprendió que masticase un kilométrico monólogo sin atención ni interacción alguna con los figurantes montunos. Entonces comprendí que ZP se lo ha creído todo este tiempo. El hombre pensaba que era un crack y que España acabaría rebasando los indicadores de bienestar de perros viejos como Alemania o Francia. Inconscientemente, me acojoné. Deseé que se fuera y dejara paso a gente más sobria o al menos no tan iluminada. Y al final se va, eso sí, en 2012, y con la incógnita de unas primarias y una sucesión que puede encumbrar (a efectos orgánicos, no de Gobierno) a Rubalcaba, otro perro viejo sin las prestaciones, claro, de Francia o Alemania.

El PSOE perderá las próximas generales. Perderá pese a la abúlica incompetencia de Rajoy. Perderá incluso si encuentra un conejo en la chistera de sus desdibujadas siglas en forma de candidato audaz, creativo y soñador. Al presidente le honra imitar a Aznar en lo del tope de las dos legislaturas. Y le revaloriza más aún despreciar la táctica del dedazo y auspiciar unas primarias. Pero, objetivamente asumida la derrota, tal vez hubiera sido mejor (re)presentarse, hacer la estatua sin paraguas bajo la lluvia de mierda y desinfectar Ferraz a posteriori para que el nuevo líder no debute con un gargajo tan horrible en el currículum.

Por resumir sus tres legislaturas en primera línea en apenas un párrafo, diría que ZP arrancó con el encanto de los bobalicones inofensivos, maduró con medidas más simbólicas que efectivas, exageró su sueño de una España primermundista con derroches y guiños sociales mal medidos, y se curtió a base de hostias durante el increíble chapapote de la crisis, primero negada, después rebajada y finalmente aceptada en toda su magnitud y con todas sus consecuencias hasta el punto de que, hoy, la seña distintiva de la política del presidente es el permanente sacrificio económico por el bien de la nación. Despreciado y marginado por la opinión pública, Zapatero, en el fondo, se ve paralelo a Suárez. Será su última fantasía política.

Etiquetas: , ,