Un sistema para rescates en el agua con garantías de salir

Jesús Ollero | 9 de junio de 2017 a las 19:08

Punto Naranja. Una tragedia en el mar rebeló a Antonio Barrero, quien con su hermano José y con Iván García ha desarrollado un aparato que permite afrontar el rescate de una persona que se ahoga en unas condiciones de seguridad muy altas. De hecho, la Malagueta fue escanario recientemente de un salvamento real que debe suponer un aldabonazo al crecimiento de esta startup 100% andaluza.

Telediario: tres policías nacionales muertos en Galicia intentando salvar a un Erasmus eslovaco que se hundía en la playa del Orzán tras una larga noche de juerga. Es el terrible arranque de un proyecto pensado para que un rescate en el agua (costa, río, lago…) se realice con la suficiente seguridad y no termine de la peor manera. Es final de enero de 2012 y Antonio Barrero, impactado, empieza a dar forma a su idea junto a su hermano José. “Si llega a entrar un cuarto policía, tampoco habría salido. No puede ser”. El resultado es Punto Naranja, un sistema que permite a quien se adentra al auxilio de otra persona volver en pocos segundos a la orilla, y que el 30 de mayo permitió salvar a un nadador lastimado y a su espontáneo rescatador en Málaga capital, de quien nada se sabe, por cierto.

Un doble problema que suele ser hasta triple

Las cifras hablan solas. En 2016 se ahogaron en España 415 personas (8 por semana), más de la mitad (226) en playas. En el mundo, 372.000, a 40 cada hora. Andalucía está en el trágico podium nacional. Sólo Canarias (71) y Galicia (69) superaron en 2016 las 66 muertes en el sur. Hasta este mayo, ya son 140 en todo el país, 24 aquí. Y llegan las vacaciones…

De entrada, había que resolver un doble problema que, cuando no hay vigilancia (sólo la hay ciertas horas de la temporada veraniega), se convierte en triple. La falta de nociones básicas, la necesidad de alcanzar a la víctima con más de la mitad de la capacidad física disponible (se suele llegar agotado) y la dificultad de evitar que la persona en problemas se agarre a ti a la desesperada. “Pensamos en el socorrista cachas, pero no siempre hay. No se pretende sustituirlo, sino complementarlo, y funcionando 24×7 mantener a salvo a quien se lanza. Un profesor en Marbella entró a por dos alumnos y se ahogaron los tres”, relata Barrero. “El dispositivo garantiza flotar, y la víctima se agarra al flotador, no a ti”. En unos segundos se alcanza la orilla al pulsar el botón y dar por finalizado el rescate.

El funcionamiento del punto naranja

Una anilla da acceso al material guardado en el interior, acción que emite un aviso automático al 112. Se coloca un arnés y se lleva un flotador para la víctima, y antes de entrar en el agua se pasa una eslinga (cuerda plana del estilo de las usadas en las grúas) por una estructura anclada necesaria para el regreso. Para ser remolcado hasta el punto de partida se pulsa un botón del arnés, tanto si se ha alcanzado el objetivo como si no se ha conseguido.

Disponible en varios puntos de la costa andaluza mediterránea, las pruebas se han realizado en la costa de Málaga tras completar la investigación de desarrollo de producto en el Centro Jovellanos de Gijón, una vez que el diseño inicial tomó forma en el Instituto Andaluz de Tecnología.

La segunda generación del producto evolucionará hacia un punto naranja móvil para solventar las diferencias de distancia que la marea genera en Cádiz o Huelva. “Por eso hemos hecho todas las pruebas en Málaga, pues la diferencia es escasa. Galicia, costa cantábrica y oeste de Francia es donde más diferencia hay entre marea baja y alta de todo el mundo. Un auténtico reto”. Para entonces, ya estará funcionando una aplicación móvil que indica dónde están colocados y cómo utilizarlos.

La templada frialdad de los números

Las cuentas son así. Barrero considera que instalando estratégicamente 500 aparatos se cubriría todo el litoral de playa andaluz. “Calculo que los muertos se podrían reducir en un 85%. Cada aparato cuesta 15.000 euros y su vida útil es indefinida. Un motor trabajaría 12 horas diarias todos los días y este lo haría cinco minutos de forma puntual”. Las baterías se cambian por protocolo cada dos años, como las placas solares que incluye. “Con un mantenimiento adecuado, 20 años de duración perfectamente”.

Hablar de dinero cuando hay víctimas suele parecer duro y frío, pero… Las 500 unidades que estima Punto Naranja costarían 7,5 millones mientras se calcula el coste directo de cada muerte en el agua en 150.000 euros, carga emocional al margen. Nueve millones al año. No es comparable pero Barrero recuerda que el Plan Andaluz de la Bicicleta costará “420 millones”. Tomando como válida esa duración indefinida, el coste no debe ser impedimento para captar inversores para su expansión internacional.

El estudio que les hizo la Cámara de Comercio de Sevilla marcó como preferentes a EEUU, México, Japón, Australia, Dinamarca e Italia. “Con Extenda hemos ido a Miami y nos están preparando agenda para México e Italia”.


EL CUESTIONARIO

–¿Qué innovación histórica le parece más relevante?
Internet
–¿Qué capacidad/es, habilidad/es cree necesarias para gestionar el mundo que viene?
La habilidad de extrañamiento, tenemos que empezar a cuestionarnos las cosas.
–¿Qué libro recomendarías para entender el futuro inmediato?
Si ese libro existiera y yo lo hubiera leído, habría vendido mis acciones del banco Popular hace un mes.
–¿Decisión empresarial de mayor peso?
La de dar el primer paso.
–¿Una empresa (relativamente) poco conocida que crea que revolucionará su sector o impactará en la vida de millones de personas?
Aspiro a que sea Punto Naranja.
–¿Qué serie está viendo ahora?
El patrón del mal.
–¿Un afición al margen del trabajo?
El flamenco.
–¿Qué redes sociales utiliza?
LinkedIn y WhatsApp.
–¿Perfil interesante que recomiende seguir en redes?
Recomiendo no seguir a nadie, hay que empezar a pensar por uno mismo; ya vale de que nos digan qué tenemos que opinar, qué tenemos que ponernos, cómo tenemos que ser…
–¿Coche, moto o bicicleta?
Me gusta caminar… hasta el coche.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber