Cinecracia: romper la barrera temporal de la sala de cine

Jesús Ollero | 9 de septiembre de 2017 a las 5:34

Youfeelm.com – Cine
Si se sueña con proyectar una película que uno no pudo ver en pantalla grande, o que la vio pero quiere volver a hacerlo, organizarlo en esta plataforma y vender un número suficiente de entradas es lo único necesario para eliminar el riesgo del exhibidor, dar un salto en el tiempo y hacerlo realidad. Esta iniciativa ya cuenta con más de 200 eventos organizados por todo el país.

Raúl Díez y Esperanza Moreno.

Raúl Díez y Esperanza Moreno.

QUIÉN no ha pensado alguna vez en poder ver en una pantalla de cine una película que, por cuestiones de edad pero también por circunstancias personales, no pudo apreciar en una sala grande, en su pase de estreno. De este anhelo surge una plataforma que pretende desterrar el impedimento temporal para disfrutar de ese clásico que nos enamoró en la tele o ese thriller que nunca nos pudo impactar en su totalidad en el televisor de casa. Y, además, permite que uno mismo sea quien plantee qué película reprogramar en una sala de estreno, qué sueño cinéfilo pretendemos hacer realidad.

Eso es Youfeelm, una plataforma de cine bajo demanda pero en pantalla gigante cuyo funcionamiento sólo implica vender un número mínimo de entradas por adelantado para proceder a la proyección de la película y cubrir gastos. Para ello, esta solución cuenta ya con una amplia red de salas por todo el país que encajan en su programación la proyección planteada en la fecha y hora en la que se plantee.

La casualidad, y la causalidad, llevó a dos jóvenes andaluces a soñar con lo que llaman cinecracia. Raúl Díez y Esperanza Moreno coincidieron en Melbourne, al otro lado del mundo, con una beca Talentia. Él estudiaba un máster de gestión de industrias creativas y culturales. Ella, periodismo y relaciones internacionales. Ella había trabajado en el festival de cine latino de Chicago; él no tenía experiencia previa pero el sector le encantaba. “Con las distancias, en Australia se estila mucho fletar aviones si no se pierde dinero. Ahora se ha extendido más, pero hace cinco años el crowdfunding parecía la panacea. Y estaba el cine. Se nos apelotonaron los conceptos en torno a estas tres cosas”, resume Raúl Díez, cofundador.

Cierto que todas las salas no están siempre llenas precisamente, y que en ocasiones la asistencia a algunos pases es testimonial. Así que esta propuesta cubría una necesidad de las salas y una carencia del público, en ocasiones más interesado en un título concreto de años atrás que en uno de estreno.

“Los exhibidores a veces no arriesgan porque una película no tenga el suficiente interés, pero así se garantiza que sino un aforo mínimo el pase no se hace y se elimina el riesgo”, explica Díez, quien insiste en que los usuarios “plantean la película que quieren ver y cuándo, se realiza una precompra y si es viable, se proyecta”.

El “cine bajo demanda en salas” cuenta ya con una red de 85 salas en 42 provincias, realizando más de 200 eventos desde que comenzaron en junio de 2015, y pretenden organizar proyecciones, que a veces incluyen coloquio o mesa redonda posterior, en todo el país. Ahora hacen entre 5 y 6 por mes: “La idea es al menos duplicar en un año, rondar los 12-15, y nos parece una perspectiva realista”.

¿Dónde está el negocio? “Nos llevamos un porcentaje de las entradas. Prevendemos (el cobro de la entrada es automático una vez el evento se confirma) y al llegar al aforo mínimo el evento avanza; el precio de las entradas varía, depende también de los costes y los distintos acuerdos con distribuidoras y exhibidores”. Así, el riesgo se convierte en cero.

La inversión ha sido propia, sumada a un microcrédito de la Fundación Cajasol. Luego llegó una subvención del Ministerio de Cultura. “Hemos hecho una apuesta importante en recursos tecnológicos. Ha habido momentos en los que la estructura era muy pequeña pero hemos ampliado plantilla y nuestra evolución ha variado. Estamos en el camino correcto”, apunta con apreciable convicción.

Una nueva salida para distribuidores y salas

Reconoce Díez que se les ha recibido de forma desigual y valora a distribuidoras “que han entendido que es otra forma de rentabilizar su catálogo y reponer títulos”. Curiosamente los documentales es lo que mejor está funcionando, por tener nichos muy marcados y haberse quedado prácticamente fuera del circuito de exhibición tradicional. “Nacido en Siria se estrenó en pocas ciudades y se añadieron 16 ciudades más bajo demanda. Ha pasado con más títulos. Fueron 300 personas en Murcia a ver un documental del Síndrome de Rett, cuya proyección sumó en total más de dos mil espectadores, y 4.000 el de Siria”. Datos que hablan del potencial de la iniciativa.

Presumen de haber llenado una sala en pleno agosto sevillano y estiman entre sus grandes aportaciones poder hacer eventos privados, minifestivales de cortos e incluso actividades escolares.  Han estrenado web con muchas funcionalidades y acaban de firmar con Warner, “la primera de las majors en dar el paso. Y negociamos con cadenas de cine grandes”.

 

 

El cuestionario
-¿Qué innovación histórica le parece más relevante?
Cualquier invento o innovación que tenga que ver con la mejora de nuestra calidad de vida (eso no incluye el palo selfie), me parecen relevantes. Desde la rueda, hasta la impresión 3D de órganos vitales.

-¿Qué capacidad/es, habilidad/es cree necesarias para gestionar el mundo que viene?
La capacidad de trabajar (y vivir) a varios niveles, poder mantener varios focos de atención en diferentes dimensiones y tareas. Para ello, va a ser imprescindible dominar las nuevas herramientas y saber gestionar eficientemente el conocimiento y la información (en un mundo infoxicado) y todo ello, sin volvemos locos.

-¿Qué libro recomendarías para entender el futuro inmediato?
Un mundo feliz (Aldous Huxley) ya que creo que nos adentramos en un mundo en el que reina la búsqueda de la felicidad fácil, instantánea, y todo lo que ello significa.

-¿Decisión empresarial de mayor peso?
Las empresas son personas. Todo lo que tenga que ver con la gestión de los recursos humanos es crucial. Captar y retener talento y cuándo/cómo hacerlo son decisiones clave.

-¿Una empresa (relativamente) poco conocida que crea que revolucionará su sector o impactará en la vida de millones de personas?
Moviepass está revolucionando el sector cinematogrático.

-¿Qué serie está viendo ahora?
Leftovers.

-¿Un afición al margen del trabajo?
Una afición que mantengo desde pequeño y que, gracias a la tecnología me llevo en el bolsillo a todos lados, es el ajedrez. Ahora tengo partidas abiertas con siete personas de diferentes países.

-¿Qué redes sociales utiliza?
Las tengo todas aunque no les dedico mucho tiempo. Por saber qué se cuece a nivel personal y profesional.

-¿Perfil interesante que recomiende seguir en redes?
Si te gusta el cine recomendaría aparte de @youfeelm a @elchicomorera o al realizador José Ortuño (@jose_f_ortuno).

-¿Coche, moto o bicicleta?
Sin dudarlo: bicicleta.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber