Segundos retroactivos

Jesús Ollero | 17 de junio de 2016 a las 6:18

El debate fue el lunes, lunes noche hasta el comienzo de la madrugada, pero no ha sido hasta el jueves cuando el runrún sobre el escasísimo, por no decir prácticamente nulo, tiempo dedicado a la violencia de género en el esperadísimo cónclave televisivo que tan poquito ofreció y del que tanto se ha hablado y escrito. Desde esa noche, y con cuentagotas, periodistas y usuarios de todo tipo han destacado el desinterés mostrado por los cuatro candidatos hacia una cuestión sin resolver y con un calado social a la altura de cualquier preocupación con mayúsculas del conjunto del Estado.

machismoY no fue hasta este jueves cuando se coló en las conversaciones de redes. Discretamente, lo justo para competir por el horario con la mamarrachada tronista de turno hasta que la Eurocopa, con duelo británico de campanillas, le dio la vuelta a todo. Sorprende, sobremanera, el escaso impacto general de las acciones de los partidos en esta campaña. Apenas un par de detalles de Podemos, que ya se sabe lo bien que maneja el muy artificial y dudosamente rentable arte del trending topic. El partido morado lanzó #PatriaEresTú aprovechando el inicio de la campaña, y hasta ahora apenas algunos programas televisivos con contenido (coyunturalmente) político han asomado a esta peculiar clasificación. #LaGentedelSí del PSOE al menos se dejó ver (poco) por sí mismo, mientras el público en general descubrió el #AFavor de Rajoy con el patinazo en la traducción para hacer campaña enEuskadi.

26 segundos. Ése fue el tiempo dedicado en el debate a la violencia contra la mujer. #26segNobastan recordó y subrayó que 120 minutos de charla más 30 (básicamente) de publicidad se antoja ridículo ante la magnitud de esta lacra social, aunque tampoco se puede dejar de lado que hubo bastantes cosas al margen.

#PartidoDeVuelta (usado por Ciudadanos y Podemos), #LaSonrisaDeUnPaís o #UnSíPorElCambio han sido algunos de las consignas más relevantes de estos días, pero parece que el tedio ha llegado incluso a esta herramienta que en algunos casos ha conseguido remover conciencias y abrir (en serio) debates. No está siendo esta campaña tan intensa como la anterior en este aspecto, así que contando con que era el #DíaMundialDeLaTapa, y ya sabemos lo que gusta en el ruedo ibérico este tema –Rajoy tomando helado no cuenta–, al menos #26segNobastan se fabricó en redes el hueco que los candidatos no le dieron en el debate, aunque a raíz de esto el PSOE sí intentó que se hablara del tema. Luego llegó el mazazo del asesinato de la diputada laborista Jo Cox y se esfumaron las ganas de debates, de campaña, de política y hasta de tapas.

 

Tuits de campaña

Hablemos de ‘eso’

Jesús Ollero | 16 de junio de 2016 a las 6:22

Seguir o no seguir la campaña. He aquí la cuestión. Si ha optado por la segunda opción, aparte de no culparse en exceso, sepa que encontrará multitud de información y reflexiones sobre qué se está tratando en esta (re)campaña electoral. En este periódico, sin duda. Y en su web, también. Si se da un paseo por ella encontrará con facilidad las gráficas de datos que está ofreciendo este diario con la colaboración de la startup andaluza Opileak. Esta vez nos detendremos en qué se está hablando sobre los candidatos. Hablan y no paran, candidatos y particulares, hágase cargo, pero si se agrupa todo lo que se dice y se organiza por temas de interés, hay conclusiones llamativas.

temas_graficas1

Resulta particularmente interesante comparar cuánto se habla de cada tema cuando se cita a los candidatos, aunque quede todavía una semana larga de circunloquios. No es ninguna tontería que el candidato que menos se asocia hasta ahora con el empleo -preocupación máxima de todo hijo de vecino- sea Pablo Iglesias, máxime cuando se sitúa casi en la mitad de los otros tres, que alcanzan un nivel de recurrencia en el tema muy similar. Tampoco es baladí que el único candidato al que no se cita con otro tema más que el empleo sea Mariano Rajoy. A saber: Pedro Sánchez transmite al usuario pacto, mientras los emergentes se vinculan con lo que dicen de la corrupción. La sanidad ha quedado completamente relegada aunque a quien más se saca el tema es a Rivera, y queda en último término en general el nacionalismo salvo para Ciudadanos, como no podía ser de otra forma, siendo además el partido naranja el que menos aristas presenta entre los temas que sugiere. Su gráfica dibujaría un triángulo equilátero de no ser por el acento en la corrupción. El líder de Podemos, por ejemplo, ha sido mencionado el doble de veces tratando la corrupción que el empleo, tema que en su caso se sitúa al nivel del pacto y la educación. En el caso de Rivera la educación va un paso por delante de sanidad y dos por detrás del pacto, mientras con Sánchez incluso se habla más de educación que de corrupción, mucho menos de sanidad y casi nada de nacionalismo. Con Rajoy aparecen pacto, educación, sanidad y nacionalismo en niveles similares (y en este orden), focalizando su atención en empleo y corrupción.

Ver los datos agrupados ahonda en estos datos. En el lado de la corrupción destaca Rivera, por encima de Iglesias, Rajoy y Sánchez. En el de la educación y pacto, Sánchez aventaja a Rivera, Iglesias y Rajoy. En nacionalismo Rivera tiene escaso margen sobre Rajoy, Iglesias y Sánchez, igual que ocurre en sanidad. En empleo, empate entre Rajoy y Sánchez, por delante de Rivera y muy atrás Iglesias.

 

Tuits electorales

Wifi para el post-it

Jesús Ollero | 15 de junio de 2016 a las 6:20

Con audiencias propias de un partido grande de la selección o de la Liga de Campeones, ocurre que el debate lo emitían a la vez tantas cadenas en eso que se ha venido a llamar desde siempre pool (vaya, lo de los anglicismos es vintage), con lo que tampoco es que fuera como para sacar pecho, como ya le recordó Rivera a Rajoy sobre la calidad de los contratos. No es difícil coincidir con el periodista Arsenio Escolar en que el batiburrillo de datos y papeles provoca que en medio minuto los hayamos olvidado, con lo que al final lo que ha trascendido es la más que deficiente ejecución técnica, que la vida sigue igual y un par de curiosidades.

Por ejemplo que Albert Rivera llegara al plató animándose escuchando el himno del Sevilla, el del Arrebato. O que un tipo de la experiencia de Rajoy llenara su atril de post-it a modo de chuletas. Las deficiencias técnicas comenzaron con las observaciones sobre el maquillaje y se recrudecieron con el escenario hasta que la caída de un foco desvió por completo una atención completamente volcada en las redes –“Ha caído algo de las alturas en el plató. Creo que ha sido un contrato fijo”, escribió la periodista Cristina Pardo–, con el espectador casi más pendiente de las ocurrencias que se publicaban de lo que pudiera aportar lo que César Calderón definió con tino como “campeonato de monólogos”.

El debate generó nada menos que 1,8 millones de tuits durante el tiempo que duró la emisión del programa, con picos según el propio Twitter de 13.000 mensajes por minuto. Según los datos de Twitter, Mariano Rajoy lideró las menciones con nada menos que 135.093 menciones, por encima de Pedro Sánchez (113.153), Albert Rivera (75.372) y cerrando con Pablo Iglesias (67.197), siendo el candidato de Ciudadanos el que más seguidores sumó a su cuenta durante la emisión del debate.

Twitter observó también los emoticonos asociados a los candidatos: durante el debate, curiosamente el más utilizado para Rajoy fue la rosa y para Iglesias la naranja. Para Sánchez la risa. Ahí ya no hubo sorpresa.

emoticonos

Mención aparte merece la segmentación que las distintas cadenas hicieron durante el debate, proponiendo cada una un hashtag propio que sumar al genérico #debate13J, que superó el millón de mensajes durante la noche. Algunos ciertamente difíciles, como ese #deb4te13J que algunos asociaron a una clave de wifi, pero en general con la sensación de que los medios, en este caso las teles, han aprendido todavía menos que los políticos sobre cómo concitar la atención de una audiencia tan brutal (diez millones de espectadores y ese 1,8 millones de mensajes en Twitter).

 

Tuits sobre el debate

Salpicar en el desierto

Jesús Ollero | 14 de junio de 2016 a las 6:25

Aspiraciones territoriales al margen, la realidad española invita a que los partidos intenten mimar de manera expresa el multilingüismo y el carácter pretendidamente plurinacional del Estado, de forma que no se le toque la moral a quien no tiene al concepto de España entre su devocionario, sector de la sociedad española cada vez más amplio por otra parte. Votos son amores y no buenas razones, con lo que los guiños idiomático-territoriales se suceden, solo que no se reciben de igual manera en función de la procedencia y las pifias se castigan de manera inmisericorde, en particular si te llamas Mariano y te apellidas Rajoy.

alde1 podemos_euskadi1

Del mismo modo que el hecho de que Andrea Levy pronunciara en catalán una parte de su alegato final en el debate a 4 femenino del día 9 sin ser recibido con palmas y ovaciones entre quienes profesan la defensa a ultranza del catalanismo, que la campaña de Rajoy en Euskadi presente un error gramatical de magnitud mayúscula ha recibido toda clase de chanzas, risotadas e incluso apoyos.

Sí, apoyos. El intento de traducir el lema A favor al euskaldún se ha convertido en un tiro en el pie de propociones bíblicas. Alde, así sin más, significa Fuera o Largo, con lo que unido a Rajoy en la publicidad publicada en la prensa vasca inundó las redes de peticiones para que, efectivamente, se vaya. Según me explica con gran conocimiento del tema Reyes Prados (periodista sevillana y presentadora de televisión en Euskadi), se debe declinar ese Alde para que obtenga el significado pretendido por el PP: Rajoyen Alde significaría A favor de Rajoy y Rajoy Alde como sugiere el cartel sería Fuera Rajoy, que viene a ser lo que propugnan todos y cada uno de los partidos que concurren a las elecciones del 26J bajo unas siglas distintas a las del PP. Añade la compañera que allí arriba esto está al alcance de cualquiera con conocimiento del idioma, con lo que, ¿de dónde viene semejante tiro en el pie?

Y ojo, que a Podemos le pasó algo similar en pleno lanzamiento de la precampaña para las elecciones anteriores. Quiso propagar como lema No más corrupción en euskera traduciendo como Korrupzio gehiagorekin, cuando significa Con más corrupción. Aunque Bildu mostró gran interés por difundir este error –a nivel local son aliados pero en las Generales ceden muy a su pesar muchos votos por la mayor influencia podemita en Madrid– la repercusión del patinazo amoratado es, por descontado, virutilla al lado del cachondeíto antiRajoy. Pero parece mentira lo fácil que les resulta a algunos meterse en un charco en medio del desierto y saltar encima.

 

El secundario Rajoy

Jesús Ollero | 13 de junio de 2016 a las 6:24

Si tiene tiempo y le queda ánimo después de esta interminable carrera electoral en la que se fueron encadenando una tras otra las elecciones andaluzas, municipales, catalanas, generales y generales por duplicado tras seis meses de blablablá, dése una vuelta por la web del periódico y compruebe dónde está ahora mismo la atención (se podría decir incluso la escasa atención) del debate político español. Los datos que ofrece Opileak en colaboración con este diario son muy interesantes, y vayamos con uno muy claro.

Por increíble que parezca, o quizás no de forma tan increíble pero desde luego es llamativo, el candidato con menor repercusión en redes sociales ahora mismo es el que tiene el 99,9% de las posibilidades de ser el más votado el 26J. Mariano Rajoy, presidente interino mientras se decide qué demonios hacer con la Moncloa, ha pasado de ser el más citado el pasado diciembre entre los presidenciables al que menos mensajes suma de los ahora cuatro candidatos registrados, toda vez que en invierno Garzón aún no era aliado de Podemos y existía UPyD.

Curiosamente, o no tan curiosamente pero de manera también llamativa, la lucha por la supremacía en la izquierda ha aupado a Pablo Iglesias como el más mencionado y progresivamente a Pedro Sánchez por delante de Albert Rivera. Se subraya dónde está el debate ahora mismo otorgando un papel extraño por secundario a quien, de nuevo, se supone que tendrá la principal responsabilidad de formar gobierno.

opileak1

El tema va así: Pablo Iglesias ronda el 30% de las menciones analizadas, Pedro Sánchez y Albert Rivera el 26% cada uno y Rajoy un escaso 21%. A diferencia, también, de diciembre, las conversaciones sobre los candidatos son, de momento, excluyentes. Si suman los porcentajes actuales (102%), no parece muy significativo el volumen de mensajes que menciona a más de un candidato. En diciembre la cosa iba por encima del 115%…

Son entre 8 y 10 puntos porcentuales los que vienen separando aquí a Iglesias de Rajoy, más de los que ofreció el CIS la víspera de comenzar la carrera electoral. Incluso sorprende la notable distancia que mantienen sobre el todavía presidente tanto Pedro Sánchez (en pleno hundimiento del PSOE según el CIS) como Albert Rivera (a cuyo partido se atribuía un bajón por su anterior pacto con los socialistas que no se atisba aún).

Recurriendo a un horrible cliché (lo reconozco), o el PP no está poniendo toda la carne en el asador con su candidato o los demás van dos pasos largos por delante en cuanto a estrategia y plan de acción. O la gente pasa de Rajoy, que igual…

‘Hoax’ en propia puerta

Jesús Ollero | 12 de junio de 2016 a las 6:05

Seguro que, por mal del WhatsApp o el correo electrónico, ha recibido un mensaje muy alarmista de un amigo, conocido o medio pensionista que ha terminado siendo un bulo más de los cientos que circulan por internet. No hace falta que sea algo tan gráfico como aquello del perro y la Nocilla. Basta con que alguien con menos luces que un callejón intramuros mande el archivo equivocado a la persona correcta.

Con lo bien que pintaba el sábado, con la UEFA ofreciendo de balde por internet los partidos que nadie ha comprado de la Eurocopa como gran atídoto contra el calor vespertino, el otro Pablo, el del PP, no tenía nada mejor que tragar con un hoax en toda regla. Hoax es un término anglosajón (ya saben que en el digitalismo militante no se puede vivir sin anglicismos everywhere) que identifica estos bulos y manipulaciones.

Está bien que Pablo Casado rectifique e incluso que inunde su timeline (anglicismos y tal) con ejemplos reales de vídeos que ilustran la pobreza y la tensión en Venezuela tras publicar un vídeo antiguo y de Congo. También está fenomenal que se tome conciencia de qué pasa allí por mucho que lo que esté en juego es lo que pasa aquí. Pero ya no mola tanto que la cabeza visible de la comunicación del partido aún en el gobierno se trague un hoax tan grueso, por mucho que hoax suene a delantero suplente de la aguerrida Albania.

 

Flojita y botando

Jesús Ollero | 11 de junio de 2016 a las 6:18

Partiendo de la base de que Podemos no sólo lo aprendió pronto sino que hace de ello una de sus principales bazas, los partidos los suelen ganan los que no cometen errores. Y no, normalmente los voceros podemitas no los cometen y aguardan la cagada de rigor de los demás. El debate de mujeres, como concepto de por sí cuestionable y además con la mitad de participantes fuera de las listas del 26J, se recordará apenas por un fallo. Un despiste, una desaplicación que diría Vicente Cantatore. No parece que ganara Bescansa, que concede poco margen de patinazo –aún menor que el resto de cabecillas de su partido–, en general se asume que ganó Arrimadas –salvo en los círculos de Podemos, obvio–, hubo bastantes coñas sobre si Levy era un robot y se llamaba Andrea o Androide y había interés en ver en la arena a una jurista de prestigio y larga trayectoria: Margarita Robles.

Robles, salvo juventud, lo tenía todo. Respeto, experiencia en gobiernos, formación impecable, carrerón judicial… No extrañaría que, a priori, las demás guardaran cierta distancia con ella para no meterse en un jardín, pero en el jardín se metió una persona que se ufanó de haber abandonado la cúspide judicial para ayudar a su país. A hacer puñetas todo lo que pudiera decir Robles y aportar (es un decir) las demás. La magistrada resbaló de manera torpe y diletante. Y de forma absurda e inocua, por la obviedad del fallo. Pero en esta era digital donde se reflexiona entre poquísimo y nada, no se perdona nada y si a la gente, en general, les estaban disgustando Levy y Robles, el resbalón fue la puntilla de la mujer del PSOE. Nada de lo expuesto en Antena 3 trascendió lo suficiente para tapar el error de Robles y las risas de Arrimadas. Decir que el PSOE no ha colaborado con la justicia cuando se quiere nombrar al PP es perdonable, pero a falta de audiencia (12,7% por 26,7% de Supervivientes), en Twitter se huele la sangre como en pocos lugares. Igual Robles, que la puso flojita y botando, tendría que replantearse si compensa dejarlo todo para salvar a un país así.

 

Tuits de campaña

 

Botellines ‘on the road’

Jesús Ollero | 10 de junio de 2016 a las 6:22

garzon1

Con pocos recursos pero bastante ingenio, con una repercusión limitada pero una ejecución fantástica, Izquierda Unida empieza la campaña del 26J abducida por Podemos en ese Unidos Podemos que suena casi a fiesta colegial y con un golpe de efecto extraordinario en cuanto a su aportación audiovisual, algo por otra parte bastante habitual. Con un estilo moderno, televisivo y muy americano, Alberto Garzón no va a capitalizar debates pero sí a protagonizar una campaña distinta, fresca y cercana.

Lo de fresca y cercana va también por su abrazo con Pablo Iglesias y sus botellines con el candidato de las confluencias en un teaser con el que promocionó ayer el estreno de la web de campaña más llamativa de esta monumental bostezo en el que se ha convertido la eterna carrera presidencial: Garzón on the road se estrena este viernes para realizar un seguimiento muy particular del político malagueño pero ya ha deslizó algunas perlas, como convertir en tendencia el término abrazo gracias a la coincidencia con el histórico saludo entre Maradona y Pelé –que para todo hay que tener un poquito de suerte– o mantener a los gatos en la campaña aprovechando el infumable spot del PP en el que una joven pide 70 kilos de pienso para gatos ante la estupefacción del dependiente porque tiene 122 gatos –tantos como diputados del PP en el simulacro de diciembre– sin que le gusten porque está totalmente en contra de los perros. Perros y gatos, una disputa superoriginal, que el PP utiliza para pedir que no se vote a la contra (a la suya, claro). Total, un buen fondo con una ejecución manifiestamente mejorable.

En eso el On the road de Garzón es impecable. Web moderna, sencilla y dinámica. Y los vídeos prometen incluso aunque se basan en imágenes reales. Oiga, que igual tener imágenes de verdad en las que un político se desenvuelve sin transmitir vergüenza ajena y sella su pacto con un botellín fresquito (“No ha querido besarme”, le dice Iglesias) resulta mucho más efectivo que engatunarse.

 

Tuits de campaña

Busca que algo queda

Jesús Ollero | 20 de diciembre de 2015 a las 7:05

Finalizó la campaña, se reflexionó sobre si era diciembre o vivimos en una permanente primavera y hoy, lejos de acabar nada, en realidad empieza todo. Otra vez. Como nunca antes. Incluso la red se llenó de tretas para regatear la ley electoral y seguir publicitando sondeos con naranjas, berenjenas, fresas e incluso agua en un stock market tan genial como delirante. Pero Google, que sí dejó de añadir datos el día 15, nos ofrece cosas que sí que nos deberían hacer reflexionar a los españoles en general. Si qué buscamos nos define, España, señores, lo tiene complicadillo…

busquedasgoogle

En el tramo principal de la campaña, Rajoy acaparó el 35% de las búsquedas, por delante de Pablo Iglesias, con un 24%. Más lejos Pedro Sánchez (19%) y Albert Rivera (17%), y testimoniales Alberto Garzón (4%) y Andrés Herzog (1%).

Más allá de que lo más buscado del año sea GH16, Eurovisión y Supervivientes, pues en el cuarto puesto aparece Elecciones y el décimo las Municipales, si miramos lo que se ha buscado en plena campaña sobre el reducido cuarteto que aspira a gobernar este país, pues igual es mejor empezar todo otra vez…

google_candidatos

Debates al margen, puesto que los dos cónclaves televisivos de la campaña han tenido una repercusión tremenda, es de destacar que la gente se interese sobre si cobra más Rajoy o Pablo Iglesias y no sepan cuántos años lleva gobernando el todavía presidente. Preguntar la tardanza de Pedro Sánchez en salir al debate (problema con el micro) o de qué se reía no deben tranquilizar al candidato del PSOE que digamos. Y que lo más buscado sobre Albert Rivera sea quién es su ex mujer denota que este país tiene unos dejes irreconducibles. Para qué nos vamos a interesar en comparar los programas económicos si podemos intentar averiguar datos personales de los candidatos.

Apenas Pablo Iglesias sale indemne en las búsquedas, seguramente por la fuerza de su comunidad, aunque escarbando seguro que aparecen preguntas más personales con una rubia y una morena de fondo. España es así. Podemos reflexionar lo que queramos pero asumámoslo.

 

El factor Garzón

Jesús Ollero | 18 de diciembre de 2015 a las 22:47

Momento para balances de campaña y con Opileak ofrecemos en todos los portales del Grupo Joly datos sobre las conversaciones alrededor de los candidatos durante estas dos semanas de carrera presidencial.

datos1

Rajoy ha remontado empujado por la asquerosa agresión en Pontevedra, rebajando el gran esfuerzo de los círculos de Podemos por aupar a su líder al primer lugar de los candidatos más citados. Comenzando la noche del viernes, Rajoy superaba ampliamente las 111.000 menciones directas distintas y su usuario estaba presente en el 37% de los mensajes. Iglesias iba por encima de 107.500 con una presencia del 36%, a cierta distancia de Rivera, con más de 94.300 y un 32%. Lejos Sánchez (78.200 y 26%) y no tanto Garzón (66.400 y 22%). A cola Herzog (UPyD) con un digno 18.000 y 6%. El flojo resultado de Sánchez apoya lo que señala en estas páginas El Mirón: la campaña en redes del PSOE no ha sido todo lo eficaz que necesitaban. En contraste, muy meritorio comportamiento de Garzón, mucho más cerca de todos (en particular de Sánchez) de lo que el apoyo en las urnas le otorgaría.

Nótese que suman casi 160%, lo cual indica que en cada mención se nombra de media a más de candidato y medio.

datos2

Desglosando esas menciones, las más numerosas sobre Rajoy se refieren a la corrupción, por delante de nacionalismo, impuestos, educación, sanidad y vivienda. El tema corrupción se acentúa en el caso de Iglesias, por delante en este orden de educación, vivienda, sanidad, nacionalismo e impuestos. Esta coincidencia en el tema más votado no quiere decir que en el caso de Rajoy sólo sean comentarios contrarios, aunque por estretegia de campaña ajena habrá muchos más que sobre el líder de Podemos.

La corrupción es también el principal tema alrededor de Albert Rivera y Pedro Sánchez, y es de imaginar que en sus casos con referencias cruzadas respecto al PP. Sobre el líder de Ciudadanos aparecen en este orden Educación, nacionalismo, impuestos, sanidad y vivienda, mientras en el caso del candidato del PSOE a educación le siguen impuestos, sanidad, vivienda y nacionalismo.

Alberto Garzón es el único líder que no tiene a la corrupción como principal tema, sino la educación. Muy significativo esto. Corrupción es el segundo pero a mucha distancia, por delante de vivienda, sandidad, impuestos y nacionalismo. Curiosamente es Herzog el que tiene más diferencia entre corrupción y el resto de temas: educación, nacionalismo, impuestos, sanidad y vivienda.