Archivos para el tag ‘Mariano Rajoy’

El almacén del ‘youtuber’ y el síndrome de Buzz Lightyear

Jesús Ollero | 25 de junio de 2016 a las 6:25

Sepa, paciente lector, que la vida no acaba en internet pero hay mucha vida dentro y un concepto llamado youtuber que arrastra a las masas como si no hubiera mañana. Uno de esos peculiares especímenes responde por Rush Smith y tiene tal predicamento que ha conseguido que los candidatos a la presidencia participen con él de un experimento en vídeo la mar de interesante y que responde por El almacen de los juegos.

Han pasado los cuatro salvo Rajoy, quien por cuestiones generacionales y por un buen criterio de mandar a quien pueda hacerlo correctamente optó por Pablo Casado. Al jefe de comunicación del PP, antes de jugar en una tablet con aplicaciones de habilidad y coordinación –muy bien hilados para metáforas sobre política–, le preguntaron por las medidas de su programa respecto a dos industrias punteras: videojuegos y cine de animación. Casado reconoció lo que todos temen: no sabe al detalle el contenido de su programa electoral. Entre juegos hablaron de temas ligeros además de explicar la cerrazón para someterse a la investidura en el anterior proceso, justificado en no sumar más que con el PSOE, partido que según Casado bloqueó toda opción. Habló de la oferta al PSOE, que incluía respaldar a los gobiernos locales y regionales donde pudieran perder el apoyo de Podemos y las conclusiones del análisis de propuestas comunes con socialistas y con C’s: educación, empleo, pensiones, unidad nacional y lucha contra la corrupción.

 

 

El segundo en orden fue Pablo Iglesias. Con el líder de Podemos realizó un Heads Up Challenge, juego de avidinar palabras y conceptos que mostró a un candidato suave y colaborador. Un chollo de vídeo, para qué engañarnos. Como en todos los casos menos con C’s, hizo un alegato final con auriculares y eco, que en su caso parecía Matías Prats padre. Rush Smith le hizo una entrevista emitida por Periscope para el canal de política de Twitter de la que seleccionó un par de preguntas sobre cuotas de autónomos y el concepto de rentas altas, que Iglesias consideró a partir de 60.000 defendiendo una progresividad en el IRPF entre el 45 y el 55%.

 

 

Con Albert Rivera completó un día de campaña incluso desde el autobús de prensa, donde cantaron una versión de Enrique Iglesias y asistieron a un acto en la muy cervantina Almagro (Ciudad Real). Se metió en el coche del equipo de Rivera, donde coincidió con la otra Rivera, Marta, envuelta en una agria polémica en los comicios de diciembre. La entrevista con Rivera, con una breve aparición de Inés Arrimadas, se hace en Barcelona coincidiendo con el España-Turquía de la Eurocopa, ambos políticos vistiendo la camiseta de la selección tras el pulso con la alcaldesa Colau por las pantallas en la calle.

 

 

Pedro Sánchez supone la única entrevista convencional. Hablan del famoso vídeo con el que se le intentó tildar de racista y que éste vincula con la guerrilla de Podemos. Afirmó que Pablo Iglesias no será presidente, que nunca vetó a Podemos y que simpatiza con muchos de sus votantes. Rush Smith le descerraja que sufre el síndrome Buzz Lightyear –“crees que puedes volar pero luego te das cuenta que las alas son de cartón”–, y aunque el youtuber le comenta estar en la disyuntiva de votar a Podemos o al PSOE, la opción elegida para Pedro Sánchez no le favorece respecto a las otras, más naturales y frescas. Los constantes gestos le presentan inseguro y el hecho de ser el que menos duda en su alegato final con el eco en los auriculares indica que tiene la lección de su discurso perfectamente aprendida y cero improvisada. Iniciativa brillante, eso sí.

 

 

Vótame, Albert

Jesús Ollero | 24 de junio de 2016 a las 6:26

Reconozco que el arreón final del PP pidiendo a Albert Rivera que vote a Rajoy para no fragmentar el voto ante los extremistas y los radicales es de lo más surrealista que recuerdo. Han hecho un vídeo y todo con ello, y un hashtag: #AlbertVotaPP. Ajenos ya a cualquier posibilidad de asombro, porque la política española ya no está ni para eso, desde luego consigue arquear las cejas. Como poco eso.

Y además va vinculado a un vídeo de la anterior campaña en la que pedía al votante no jugar al billar con el voto, ejemplificado en una bola naranja lisa que apartaba a una azul también lisa para meter en la tronera una roja rayada, y que el tiempo no les había dado la razón sino Albert Rivera al firmar su pacto con Pedro Sánchez. Este mismo jueves, lanzaba el PP un vídeo animado en el que se advierte de la, según ellos, inutilidad de apoyar a Ciudadanos mientras unos votos de más pueden dar diputados en varias provincias a Podemos. Ojo que esto puede ser un arma de doble filo, pues igual que puede alarmar a gente también puede movilizar a otros.

Lo que está claro es que, agotado el choque con el PSOE y después de haber intentado desgastar a Podemos (con éxito escaso), la fricción con Ciudadanos ha ido creciendo hasta convertirse casi en obsesión. Y eso que la web de campaña del PP –www.ahoramasquenunca.es, reutilizada del 20D–, extravagancias al margen, está bastante bien diseñada y estructurada, y si cada partido no tuviera la comprensible manía de subrayar lo malo de los demás y exagerar lo bueno de su opción, el comparador por temas sería muy ilustrativo. Pero claro, si los brindis al sol de Podemos se acompañan en varias ocasiones con un emoticono con cara de payaso, la credibilidad se reduce un tanto. Hay varias categorías aquí: 100% viable (o sea, todo lo que propone el PP), probable, poco convincente, insuficiente, perjudicial e imposible de realizar (aquí sale el payaso).

De los cuatro principales partidos, tanto PSOE como Ciudadanos tienen todo su arsenal electoral integrado en la página web oficial de la entidad (www.psoe.es y www.ciudadanos-cs.org), no así podemos, que lanzó lasonrisadeunpais.es con un cariz mucho más convencional (quién lo diría) que la web del PP, dentro de que visualmente el partido morado va por delante del resto en general. PP y PSOE no traducen sus webs de campaña, al contrario que los emergentes. Si no bastara tener versiones en inglés, gallego, catalán y euskera, Podemos incluye entre las opciones el asturiano y el aragonés y C’s el valenciano. Y en andaluz, ¿para cuándo? Nos estamos volviendo completamente locos, oiga…

 

Tuits de campaña

Valoraciones de candidatos

Jesús Ollero | 23 de junio de 2016 a las 6:25

Sitúense en el 6 de junio. Dos semanas y poco. El estudio de la valoración de los cuatro candidatos que realiza Opileak para la web de este diario en función de que reciban mensajes positivos, negativos o neutros, daba este ranking: Rivera (7,34 sobre 10), Rajoy (7,30), Sánchez (6,77) e Iglesias (6,43). Resulta muy interesante la evolución de dos cabezas de lista: Mariano y Pablo. El primero pierde más de un punto (6,19). El otro se ha disparado (7,27 este martes; 7,07 el miércoles). Rivera aguanta (6,76), Pedro se hunde (6,10). En resumen, Pablo empezó la campaña siendo el político peor valorado de los cuatro y a poco de comenzar la campaña ya era el mejor y sus rivales se desplomaban. ¿Qué ha pasado? Veamos.

Da toda la impresión de que en los últimos días de la precampaña la artillería morada ha cargado duro contra Rivera y Rajoy, puesto que el mismo día 10 ya habían cedido bastante en cuanto a valoración: 6,32 Rivera (un punto menos que cuatro días antes) y 6,60 Rajoy (0,7 de merma). Sánchez, por contra, igualaba (6,78 y 6,77) e Iglesias incluso cedía (6,32 y 6,43) seguramente por acción del agua y la naranja del recuperado mercado andorrano.

Desde ese punto de arranque, el líder de C’s ha ido recuperando, sin aristas, como si ya no fuera el foco de la presión de la actividad de Podemos, y Rajoy ha seguido bajando tras recuperar un poco hasta el debate a 4 del lunes 13 (se situó en 6,74). Ese día, Iglesias se situó en cabeza por encima del 7 de valoración, y así hasta hoy. Rajoy bajó al tercer lugar el día del debate, y hasta hoy.

Caso peculiar es el de Sánchez. El mejor valorado en el inicio de la campaña sin variar su cifra de los días precedentes, bajó al segundo el día del debate tras marcar su máximo en este período (6,93 el día 12). Desde entonces, cuesta abajo constante que le deja un punto debajo de Iglesias. Mirando que en la recta final de la campaña se percibe un pulso Rajoy-Iglesias sin perjudicar a Rivera, la artillería de Podemos parece centrar su actividad en su rival progresista aparcando la hostilidad hacia los naranjas, que ya se están encargando de hostigar a Rajoy por el mismo motivo.

Viendo el tipo de mensajes, Iglesias y Rivera reciben el mismo porcentaje a favor (28,53% y 28,12%), muy lejos de Rajoy (25,64) y Sánchez (23,38). En los adversos sale airoso el candidato de Podemos (11,95), por delante de C’s (13,45), PSOE (14,97) y PP (15,78). Teniendo en cuenta que Sánchez ha remontado hasta recibir tantos comentarios como Iglesias con un 35% menos de usuarios y su valoración en picado, todo indica que la estructura morada ha atizado duro al candidato socialista mientras sus bots daban el adecuado cariño a su líder.

 

Tuits de campaña

Moderación

Jesús Ollero | 21 de junio de 2016 a las 6:24

Significativo que el partido todavía en el poder base la recta final de esta (re)campaña en la versión siglo XXI de aquel vehemente ¡que viene la derechaaaaa! del Alfonso Guerra de los 90. El discurso del miedo, convenientemente tuneado con un halo casi purificador que han venido a llamar la moderación (ante el extremismo), tiene un doble efecto que puede no surtir el resultado esperado: el votante tradicional del PP, con un perfil de edad no precisamente bajo según el CIS, quizás acepte la idea de no asumir riesgos en un momento particularmente delicado para el futuro económico y social de España, pero al votante más joven, incluso al neófito, precisamente al que el CIS sitúa más cerca de Unidos Podemos y que con mayor determinación parece decidido a provocar un giro político en el país, ese discurso del miedo y los extremismos puede acabar reforzando el concepto, muy extendido en ciertos sectores y tramos de edad, de dejar hacer a otros a ver qué tal.

La moderación, no se puede negar, suena a beber y a comer, incluso a fumar. A placeres vitales, en definitiva. Pero aplicado a la política actual, a muchos les huele a catenaccio y les sabe a rancio. Y el esmero, ciertamente encomiable, de toda la artillería pepera en explicar que es el momento de pasos firmes y cautos y no de poner en solfa toda la estructura socioeconómica del país no hace sino reforzar la idea de Podemos como alternativa y envalentonar el ingenio de quienes quieren a Rajoy lejos del poder.

Está por ver que Podemos logre el cacareado sorpasso en lo que sería, tanto en su caso con para el preconizado descalabro del PSOE, un ejemplo estupendo de profecía autocumplida. Pero lo que sin duda ha logrado es darle la vuelta al discurso político a través de internet y este lunes volvió a dar un golpe de efecto con un vídeo puro guiño a la cultura y a su industria, uno de los sectores históricamente más alejados del partido conservador y que peor tratado se ha sentido con el plan económico de Rajoy. Detrás de #YoNoMeLoPerdería, Podemos articula un enunciado sentimental y ñoño, pero impecable audiovisualmente (Felipe Vara de Rey) y bien llevado por la actriz María Botto. Lo han vuelto a hacer. De gobernar vaya a saber, pero en esto son unos máquinas. Y a partir de ahí, de la enésima metáfora de entregar el protagonismo a la gente (aunque luego suben al escenario ellos, claro), ponen en marchha toda su estructura para convertir el hashtag en tendencia gran parte del día y lograr un impacto aún más claro que la consigna del PP, pues #LaEspañaModerada también se vio salpicada de una corriente amplísima de mensajes a la contra. ¿O era #AFavor?

 

Tuits de campaña

Los términos que se asocian a partidos y candidatos

Jesús Ollero | 20 de junio de 2016 a las 6:25

Enfilando el último tramo de la (re)campaña, resulta francamente interesante comprobar, con los suficientes días de carrera electoral, qué términos se han ido asociando a los distintos horarios. En la web de este diario podrá comprobar, por tramos de horas en cada día, qué palabras y temas han estado vinculados a Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera, así como a los partidos a los que representan.

tags

Enfrentados, los tags que ofrece Opileak en la web del periódico se acumulan en el centro, de manera que es fácil cotejar qué se habla cuando se menciona al candidato y al partido durante todo el día, todos los días. Cuanto más tradicional es el partido, más se refuerzan las ideas sobre él. Lo mismo pasa con los candidatos. En ambos casos, hay varias ideas-fuerza muy marcadas. En particular, con el PP y con Rajoy el término que ha aparecido destacado más veces durante la campaña es, de largo, españoles. En el caso de Rajoy, además destacan presidente y gobierno, mientras su partido se ha asociado a empleo, gobierno y pensiones. Se han colado estos días temas tan llamativos como mundo rural con Rajoy y Venezuela con el PP.

A Pedro Sánchez y al PSOE les ocurre algo muy parecido. La palabra cambio es la que más ha venido apareciendo en distintos tramos de horas y días, con muchísimo margen sobre socialismo. Junto al candidato se ha repetido presidente, catalán o españoles, y junto al partido izquierda y propuestas. Como curiosidad, Iglesias ha aparecido junto a Sánchez y junto al PSOE, donde también destacó youtuber. Modelneces

Con los partidos emergentes y sus candidatos, el tema se desordena absolutamente y de manera muy marcada. Los temas se repiten muy poco y el abanico se abre en exceso. Baste decir que el más repetido con Pablo Iglesias es foto y con Rivera euros. El candidato de Podemos recibe también cambio, 26J y gente, y ahí coincide con su partido, en el que gente es el término más usual con bastante diferencia sobre país, cambio, 26J o euros. En Ciudadanos ha aparecido mucho país, candidato y cambio, y fútbol el día de la pantalla gigante el Barcelona que en redes unió a Rivera con Noche grande. A Iglesias le han asociado temas tan dispares como el corredor mediterráneo, pena o actitud, y a Rivera pinchazo, Iglesias (como a Pedro Sánchez) y homosexual. En Iglesias y Podemos coinciden miedo y sonrisa, y son los únicos en los que aparecen de forma destacada aspectos concretos de la carrera electoral como pegada de carteles o spot de campaña. A Rivera y Ciudadanos les une casa, futuro (término muy destacado con todos menos con Iglesias) y el propio nombre del partido: C’s.

 

Tuits de campaña

Hablemos de ‘eso’

Jesús Ollero | 16 de junio de 2016 a las 6:22

Seguir o no seguir la campaña. He aquí la cuestión. Si ha optado por la segunda opción, aparte de no culparse en exceso, sepa que encontrará multitud de información y reflexiones sobre qué se está tratando en esta (re)campaña electoral. En este periódico, sin duda. Y en su web, también. Si se da un paseo por ella encontrará con facilidad las gráficas de datos que está ofreciendo este diario con la colaboración de la startup andaluza Opileak. Esta vez nos detendremos en qué se está hablando sobre los candidatos. Hablan y no paran, candidatos y particulares, hágase cargo, pero si se agrupa todo lo que se dice y se organiza por temas de interés, hay conclusiones llamativas.

temas_graficas1

Resulta particularmente interesante comparar cuánto se habla de cada tema cuando se cita a los candidatos, aunque quede todavía una semana larga de circunloquios. No es ninguna tontería que el candidato que menos se asocia hasta ahora con el empleo -preocupación máxima de todo hijo de vecino- sea Pablo Iglesias, máxime cuando se sitúa casi en la mitad de los otros tres, que alcanzan un nivel de recurrencia en el tema muy similar. Tampoco es baladí que el único candidato al que no se cita con otro tema más que el empleo sea Mariano Rajoy. A saber: Pedro Sánchez transmite al usuario pacto, mientras los emergentes se vinculan con lo que dicen de la corrupción. La sanidad ha quedado completamente relegada aunque a quien más se saca el tema es a Rivera, y queda en último término en general el nacionalismo salvo para Ciudadanos, como no podía ser de otra forma, siendo además el partido naranja el que menos aristas presenta entre los temas que sugiere. Su gráfica dibujaría un triángulo equilátero de no ser por el acento en la corrupción. El líder de Podemos, por ejemplo, ha sido mencionado el doble de veces tratando la corrupción que el empleo, tema que en su caso se sitúa al nivel del pacto y la educación. En el caso de Rivera la educación va un paso por delante de sanidad y dos por detrás del pacto, mientras con Sánchez incluso se habla más de educación que de corrupción, mucho menos de sanidad y casi nada de nacionalismo. Con Rajoy aparecen pacto, educación, sanidad y nacionalismo en niveles similares (y en este orden), focalizando su atención en empleo y corrupción.

Ver los datos agrupados ahonda en estos datos. En el lado de la corrupción destaca Rivera, por encima de Iglesias, Rajoy y Sánchez. En el de la educación y pacto, Sánchez aventaja a Rivera, Iglesias y Rajoy. En nacionalismo Rivera tiene escaso margen sobre Rajoy, Iglesias y Sánchez, igual que ocurre en sanidad. En empleo, empate entre Rajoy y Sánchez, por delante de Rivera y muy atrás Iglesias.

 

Tuits electorales

Wifi para el post-it

Jesús Ollero | 15 de junio de 2016 a las 6:20

Con audiencias propias de un partido grande de la selección o de la Liga de Campeones, ocurre que el debate lo emitían a la vez tantas cadenas en eso que se ha venido a llamar desde siempre pool (vaya, lo de los anglicismos es vintage), con lo que tampoco es que fuera como para sacar pecho, como ya le recordó Rivera a Rajoy sobre la calidad de los contratos. No es difícil coincidir con el periodista Arsenio Escolar en que el batiburrillo de datos y papeles provoca que en medio minuto los hayamos olvidado, con lo que al final lo que ha trascendido es la más que deficiente ejecución técnica, que la vida sigue igual y un par de curiosidades.

Por ejemplo que Albert Rivera llegara al plató animándose escuchando el himno del Sevilla, el del Arrebato. O que un tipo de la experiencia de Rajoy llenara su atril de post-it a modo de chuletas. Las deficiencias técnicas comenzaron con las observaciones sobre el maquillaje y se recrudecieron con el escenario hasta que la caída de un foco desvió por completo una atención completamente volcada en las redes –“Ha caído algo de las alturas en el plató. Creo que ha sido un contrato fijo”, escribió la periodista Cristina Pardo–, con el espectador casi más pendiente de las ocurrencias que se publicaban de lo que pudiera aportar lo que César Calderón definió con tino como “campeonato de monólogos”.

El debate generó nada menos que 1,8 millones de tuits durante el tiempo que duró la emisión del programa, con picos según el propio Twitter de 13.000 mensajes por minuto. Según los datos de Twitter, Mariano Rajoy lideró las menciones con nada menos que 135.093 menciones, por encima de Pedro Sánchez (113.153), Albert Rivera (75.372) y cerrando con Pablo Iglesias (67.197), siendo el candidato de Ciudadanos el que más seguidores sumó a su cuenta durante la emisión del debate.

Twitter observó también los emoticonos asociados a los candidatos: durante el debate, curiosamente el más utilizado para Rajoy fue la rosa y para Iglesias la naranja. Para Sánchez la risa. Ahí ya no hubo sorpresa.

emoticonos

Mención aparte merece la segmentación que las distintas cadenas hicieron durante el debate, proponiendo cada una un hashtag propio que sumar al genérico #debate13J, que superó el millón de mensajes durante la noche. Algunos ciertamente difíciles, como ese #deb4te13J que algunos asociaron a una clave de wifi, pero en general con la sensación de que los medios, en este caso las teles, han aprendido todavía menos que los políticos sobre cómo concitar la atención de una audiencia tan brutal (diez millones de espectadores y ese 1,8 millones de mensajes en Twitter).

 

Tuits sobre el debate

El secundario Rajoy

Jesús Ollero | 13 de junio de 2016 a las 6:24

Si tiene tiempo y le queda ánimo después de esta interminable carrera electoral en la que se fueron encadenando una tras otra las elecciones andaluzas, municipales, catalanas, generales y generales por duplicado tras seis meses de blablablá, dése una vuelta por la web del periódico y compruebe dónde está ahora mismo la atención (se podría decir incluso la escasa atención) del debate político español. Los datos que ofrece Opileak en colaboración con este diario son muy interesantes, y vayamos con uno muy claro.

Por increíble que parezca, o quizás no de forma tan increíble pero desde luego es llamativo, el candidato con menor repercusión en redes sociales ahora mismo es el que tiene el 99,9% de las posibilidades de ser el más votado el 26J. Mariano Rajoy, presidente interino mientras se decide qué demonios hacer con la Moncloa, ha pasado de ser el más citado el pasado diciembre entre los presidenciables al que menos mensajes suma de los ahora cuatro candidatos registrados, toda vez que en invierno Garzón aún no era aliado de Podemos y existía UPyD.

Curiosamente, o no tan curiosamente pero de manera también llamativa, la lucha por la supremacía en la izquierda ha aupado a Pablo Iglesias como el más mencionado y progresivamente a Pedro Sánchez por delante de Albert Rivera. Se subraya dónde está el debate ahora mismo otorgando un papel extraño por secundario a quien, de nuevo, se supone que tendrá la principal responsabilidad de formar gobierno.

opileak1

El tema va así: Pablo Iglesias ronda el 30% de las menciones analizadas, Pedro Sánchez y Albert Rivera el 26% cada uno y Rajoy un escaso 21%. A diferencia, también, de diciembre, las conversaciones sobre los candidatos son, de momento, excluyentes. Si suman los porcentajes actuales (102%), no parece muy significativo el volumen de mensajes que menciona a más de un candidato. En diciembre la cosa iba por encima del 115%…

Son entre 8 y 10 puntos porcentuales los que vienen separando aquí a Iglesias de Rajoy, más de los que ofreció el CIS la víspera de comenzar la carrera electoral. Incluso sorprende la notable distancia que mantienen sobre el todavía presidente tanto Pedro Sánchez (en pleno hundimiento del PSOE según el CIS) como Albert Rivera (a cuyo partido se atribuía un bajón por su anterior pacto con los socialistas que no se atisba aún).

Recurriendo a un horrible cliché (lo reconozco), o el PP no está poniendo toda la carne en el asador con su candidato o los demás van dos pasos largos por delante en cuanto a estrategia y plan de acción. O la gente pasa de Rajoy, que igual…

Busca que algo queda

Jesús Ollero | 20 de diciembre de 2015 a las 7:05

Finalizó la campaña, se reflexionó sobre si era diciembre o vivimos en una permanente primavera y hoy, lejos de acabar nada, en realidad empieza todo. Otra vez. Como nunca antes. Incluso la red se llenó de tretas para regatear la ley electoral y seguir publicitando sondeos con naranjas, berenjenas, fresas e incluso agua en un stock market tan genial como delirante. Pero Google, que sí dejó de añadir datos el día 15, nos ofrece cosas que sí que nos deberían hacer reflexionar a los españoles en general. Si qué buscamos nos define, España, señores, lo tiene complicadillo…

busquedasgoogle

En el tramo principal de la campaña, Rajoy acaparó el 35% de las búsquedas, por delante de Pablo Iglesias, con un 24%. Más lejos Pedro Sánchez (19%) y Albert Rivera (17%), y testimoniales Alberto Garzón (4%) y Andrés Herzog (1%).

Más allá de que lo más buscado del año sea GH16, Eurovisión y Supervivientes, pues en el cuarto puesto aparece Elecciones y el décimo las Municipales, si miramos lo que se ha buscado en plena campaña sobre el reducido cuarteto que aspira a gobernar este país, pues igual es mejor empezar todo otra vez…

google_candidatos

Debates al margen, puesto que los dos cónclaves televisivos de la campaña han tenido una repercusión tremenda, es de destacar que la gente se interese sobre si cobra más Rajoy o Pablo Iglesias y no sepan cuántos años lleva gobernando el todavía presidente. Preguntar la tardanza de Pedro Sánchez en salir al debate (problema con el micro) o de qué se reía no deben tranquilizar al candidato del PSOE que digamos. Y que lo más buscado sobre Albert Rivera sea quién es su ex mujer denota que este país tiene unos dejes irreconducibles. Para qué nos vamos a interesar en comparar los programas económicos si podemos intentar averiguar datos personales de los candidatos.

Apenas Pablo Iglesias sale indemne en las búsquedas, seguramente por la fuerza de su comunidad, aunque escarbando seguro que aparecen preguntas más personales con una rubia y una morena de fondo. España es así. Podemos reflexionar lo que queramos pero asumámoslo.

 

Ondas de ida y vuelta

Jesús Ollero | 17 de diciembre de 2015 a las 6:45

Mañana cargadita de intervenciones en radios, televisiones y todo lo que se ponga a tiro. Mariano Rajoy y Pablo Iglesias en la SER, Pedro Sánchez en Onda Cero, Susana Díaz en Antena 3 y así todo. Del enorme menú sobresalió de manera muy notable la intervención del todavía presidente, que causó una extraña mezcla de sorpresa y estupor por algunas de sus respuestas, esquivas o directamente inexistentes. De manera poco comprensible, cada intervención presidencial está haciendo crecer el número de estupefacciones por segundo en un país donde la estupefacción parece ya una situación superada.

Rajoy incluso recomendó a la presentadora, Pepa Bueno, hablar de economía y de su programa cuando la periodista insistía con la corrupción, algo que lógicamente indignó a la gran masa contraria al PP en redes, con algunos highlights tuiteros verdaderamente notables, como el holograma en sustitución del plasma para las comparecencias públicas del dubitativo candidato a la reelección, algo oportunísimo con el inminente estreno de la última entrega de la saga.

Susana Díaz dudó bastante menos que Rajoy, entre otras cosas porque tenía bastante claro hacia dónde orientar el tiro y tampoco tenía nuevos marrones de los que defenderse. Aprovechó para atirzar de lo lindo a Podemos, que ocupó una parte muy importante de su tiempo, justo en un momento en que la formación de Pablo Iglesias ha virado definitivamente y se entretiene en golpear a Ciudadanos, con toda la artillería socialista en redes repartiendo a su antojo y recordando por ejemplo cuando el emérito candidato llamó “indecente” a la lideresa andaluza.

Pedro Sánchez estuvo en Onda Cero con Alsina y, a decir verdad, salvo la intendencia de su partido no le hicieron caso en Twitter ni los bots. Podemos está completamente volcado en el candidato de pasarela y está ignorando en general al ex baloncestista, con lo que al menos lo poco que se hablara de él esta vez fue con la corriente a favor. Y las ondas.