Archivos para el tag ‘Podemos’

Valoraciones de candidatos

Jesús Ollero | 23 de junio de 2016 a las 6:25

Sitúense en el 6 de junio. Dos semanas y poco. El estudio de la valoración de los cuatro candidatos que realiza Opileak para la web de este diario en función de que reciban mensajes positivos, negativos o neutros, daba este ranking: Rivera (7,34 sobre 10), Rajoy (7,30), Sánchez (6,77) e Iglesias (6,43). Resulta muy interesante la evolución de dos cabezas de lista: Mariano y Pablo. El primero pierde más de un punto (6,19). El otro se ha disparado (7,27 este martes; 7,07 el miércoles). Rivera aguanta (6,76), Pedro se hunde (6,10). En resumen, Pablo empezó la campaña siendo el político peor valorado de los cuatro y a poco de comenzar la campaña ya era el mejor y sus rivales se desplomaban. ¿Qué ha pasado? Veamos.

Da toda la impresión de que en los últimos días de la precampaña la artillería morada ha cargado duro contra Rivera y Rajoy, puesto que el mismo día 10 ya habían cedido bastante en cuanto a valoración: 6,32 Rivera (un punto menos que cuatro días antes) y 6,60 Rajoy (0,7 de merma). Sánchez, por contra, igualaba (6,78 y 6,77) e Iglesias incluso cedía (6,32 y 6,43) seguramente por acción del agua y la naranja del recuperado mercado andorrano.

Desde ese punto de arranque, el líder de C’s ha ido recuperando, sin aristas, como si ya no fuera el foco de la presión de la actividad de Podemos, y Rajoy ha seguido bajando tras recuperar un poco hasta el debate a 4 del lunes 13 (se situó en 6,74). Ese día, Iglesias se situó en cabeza por encima del 7 de valoración, y así hasta hoy. Rajoy bajó al tercer lugar el día del debate, y hasta hoy.

Caso peculiar es el de Sánchez. El mejor valorado en el inicio de la campaña sin variar su cifra de los días precedentes, bajó al segundo el día del debate tras marcar su máximo en este período (6,93 el día 12). Desde entonces, cuesta abajo constante que le deja un punto debajo de Iglesias. Mirando que en la recta final de la campaña se percibe un pulso Rajoy-Iglesias sin perjudicar a Rivera, la artillería de Podemos parece centrar su actividad en su rival progresista aparcando la hostilidad hacia los naranjas, que ya se están encargando de hostigar a Rajoy por el mismo motivo.

Viendo el tipo de mensajes, Iglesias y Rivera reciben el mismo porcentaje a favor (28,53% y 28,12%), muy lejos de Rajoy (25,64) y Sánchez (23,38). En los adversos sale airoso el candidato de Podemos (11,95), por delante de C’s (13,45), PSOE (14,97) y PP (15,78). Teniendo en cuenta que Sánchez ha remontado hasta recibir tantos comentarios como Iglesias con un 35% menos de usuarios y su valoración en picado, todo indica que la estructura morada ha atizado duro al candidato socialista mientras sus bots daban el adecuado cariño a su líder.

 

Tuits de campaña

Moderación

Jesús Ollero | 21 de junio de 2016 a las 6:24

Significativo que el partido todavía en el poder base la recta final de esta (re)campaña en la versión siglo XXI de aquel vehemente ¡que viene la derechaaaaa! del Alfonso Guerra de los 90. El discurso del miedo, convenientemente tuneado con un halo casi purificador que han venido a llamar la moderación (ante el extremismo), tiene un doble efecto que puede no surtir el resultado esperado: el votante tradicional del PP, con un perfil de edad no precisamente bajo según el CIS, quizás acepte la idea de no asumir riesgos en un momento particularmente delicado para el futuro económico y social de España, pero al votante más joven, incluso al neófito, precisamente al que el CIS sitúa más cerca de Unidos Podemos y que con mayor determinación parece decidido a provocar un giro político en el país, ese discurso del miedo y los extremismos puede acabar reforzando el concepto, muy extendido en ciertos sectores y tramos de edad, de dejar hacer a otros a ver qué tal.

La moderación, no se puede negar, suena a beber y a comer, incluso a fumar. A placeres vitales, en definitiva. Pero aplicado a la política actual, a muchos les huele a catenaccio y les sabe a rancio. Y el esmero, ciertamente encomiable, de toda la artillería pepera en explicar que es el momento de pasos firmes y cautos y no de poner en solfa toda la estructura socioeconómica del país no hace sino reforzar la idea de Podemos como alternativa y envalentonar el ingenio de quienes quieren a Rajoy lejos del poder.

Está por ver que Podemos logre el cacareado sorpasso en lo que sería, tanto en su caso con para el preconizado descalabro del PSOE, un ejemplo estupendo de profecía autocumplida. Pero lo que sin duda ha logrado es darle la vuelta al discurso político a través de internet y este lunes volvió a dar un golpe de efecto con un vídeo puro guiño a la cultura y a su industria, uno de los sectores históricamente más alejados del partido conservador y que peor tratado se ha sentido con el plan económico de Rajoy. Detrás de #YoNoMeLoPerdería, Podemos articula un enunciado sentimental y ñoño, pero impecable audiovisualmente (Felipe Vara de Rey) y bien llevado por la actriz María Botto. Lo han vuelto a hacer. De gobernar vaya a saber, pero en esto son unos máquinas. Y a partir de ahí, de la enésima metáfora de entregar el protagonismo a la gente (aunque luego suben al escenario ellos, claro), ponen en marchha toda su estructura para convertir el hashtag en tendencia gran parte del día y lograr un impacto aún más claro que la consigna del PP, pues #LaEspañaModerada también se vio salpicada de una corriente amplísima de mensajes a la contra. ¿O era #AFavor?

 

Tuits de campaña

Salpicar en el desierto

Jesús Ollero | 14 de junio de 2016 a las 6:25

Aspiraciones territoriales al margen, la realidad española invita a que los partidos intenten mimar de manera expresa el multilingüismo y el carácter pretendidamente plurinacional del Estado, de forma que no se le toque la moral a quien no tiene al concepto de España entre su devocionario, sector de la sociedad española cada vez más amplio por otra parte. Votos son amores y no buenas razones, con lo que los guiños idiomático-territoriales se suceden, solo que no se reciben de igual manera en función de la procedencia y las pifias se castigan de manera inmisericorde, en particular si te llamas Mariano y te apellidas Rajoy.

alde1 podemos_euskadi1

Del mismo modo que el hecho de que Andrea Levy pronunciara en catalán una parte de su alegato final en el debate a 4 femenino del día 9 sin ser recibido con palmas y ovaciones entre quienes profesan la defensa a ultranza del catalanismo, que la campaña de Rajoy en Euskadi presente un error gramatical de magnitud mayúscula ha recibido toda clase de chanzas, risotadas e incluso apoyos.

Sí, apoyos. El intento de traducir el lema A favor al euskaldún se ha convertido en un tiro en el pie de propociones bíblicas. Alde, así sin más, significa Fuera o Largo, con lo que unido a Rajoy en la publicidad publicada en la prensa vasca inundó las redes de peticiones para que, efectivamente, se vaya. Según me explica con gran conocimiento del tema Reyes Prados (periodista sevillana y presentadora de televisión en Euskadi), se debe declinar ese Alde para que obtenga el significado pretendido por el PP: Rajoyen Alde significaría A favor de Rajoy y Rajoy Alde como sugiere el cartel sería Fuera Rajoy, que viene a ser lo que propugnan todos y cada uno de los partidos que concurren a las elecciones del 26J bajo unas siglas distintas a las del PP. Añade la compañera que allí arriba esto está al alcance de cualquiera con conocimiento del idioma, con lo que, ¿de dónde viene semejante tiro en el pie?

Y ojo, que a Podemos le pasó algo similar en pleno lanzamiento de la precampaña para las elecciones anteriores. Quiso propagar como lema No más corrupción en euskera traduciendo como Korrupzio gehiagorekin, cuando significa Con más corrupción. Aunque Bildu mostró gran interés por difundir este error –a nivel local son aliados pero en las Generales ceden muy a su pesar muchos votos por la mayor influencia podemita en Madrid– la repercusión del patinazo amoratado es, por descontado, virutilla al lado del cachondeíto antiRajoy. Pero parece mentira lo fácil que les resulta a algunos meterse en un charco en medio del desierto y saltar encima.

 

Ondas de ida y vuelta

Jesús Ollero | 17 de diciembre de 2015 a las 6:45

Mañana cargadita de intervenciones en radios, televisiones y todo lo que se ponga a tiro. Mariano Rajoy y Pablo Iglesias en la SER, Pedro Sánchez en Onda Cero, Susana Díaz en Antena 3 y así todo. Del enorme menú sobresalió de manera muy notable la intervención del todavía presidente, que causó una extraña mezcla de sorpresa y estupor por algunas de sus respuestas, esquivas o directamente inexistentes. De manera poco comprensible, cada intervención presidencial está haciendo crecer el número de estupefacciones por segundo en un país donde la estupefacción parece ya una situación superada.

Rajoy incluso recomendó a la presentadora, Pepa Bueno, hablar de economía y de su programa cuando la periodista insistía con la corrupción, algo que lógicamente indignó a la gran masa contraria al PP en redes, con algunos highlights tuiteros verdaderamente notables, como el holograma en sustitución del plasma para las comparecencias públicas del dubitativo candidato a la reelección, algo oportunísimo con el inminente estreno de la última entrega de la saga.

Susana Díaz dudó bastante menos que Rajoy, entre otras cosas porque tenía bastante claro hacia dónde orientar el tiro y tampoco tenía nuevos marrones de los que defenderse. Aprovechó para atirzar de lo lindo a Podemos, que ocupó una parte muy importante de su tiempo, justo en un momento en que la formación de Pablo Iglesias ha virado definitivamente y se entretiene en golpear a Ciudadanos, con toda la artillería socialista en redes repartiendo a su antojo y recordando por ejemplo cuando el emérito candidato llamó “indecente” a la lideresa andaluza.

Pedro Sánchez estuvo en Onda Cero con Alsina y, a decir verdad, salvo la intendencia de su partido no le hicieron caso en Twitter ni los bots. Podemos está completamente volcado en el candidato de pasarela y está ignorando en general al ex baloncestista, con lo que al menos lo poco que se hablara de él esta vez fue con la corriente a favor. Y las ondas.

Cuestión de números

Jesús Ollero | 15 de diciembre de 2015 a las 6:29

Siguiendo los efectos de la afinada organización de su campaña digital de Podemos, resulta interesante cotejar los datos que ofrece el panel de Redlines.es, donde tienen una participación principal dos respetados analistas políticos (César Calderón y Ana Salazar).

En cantidad, Podemos es imbatible, y superó a finales de semana el millón de likes en Facebook para situarse en un millón dos mil, cuando al comenzar la campaña partía de 985.000. Casi dos mil nuevos al día, lo cual no está nada mal teniendo en cuenta que ya tienen una comunidad enorme. Por detrás no, a años luz, encontramos a Ciudadanos, que ha pasado durante la campaña de 219.000 a 225.000 me gusta. Un crecimiento relativo teniendo en cuenta que estamos en plena vorágine electoral y que ha suscitado una tremenda atención (a favor y en contra). No tan lejos ya se sitúa IU (Unidad Popular en el 20D), que ha pasado de 170.000 a 184.000, con un crecimiento similar al de Podemos teniendo una comunidad infinitamente más reducida. PP y PSOE crecen menos (cinco mil el primero y cuatro mil el segundo) para un total el lunes de 113.000 y 107.000 respectivamente.

Siguiendo con la cantidad, en followers de Twitter vemos otro tanto de lo mismo. Podemos manda cómodo y su cuenta principal ha ganado ya en la campaña 28.000 seguidores (de 809.000 a 837.000), ganancia muy superior al resto. El PP ha pasado de 405.000 a 419.000, el PSOE de 318.000 a 328.000, IU de 256.000 a 272.000 y C’s de 239.000 a 252.000.

Cerrando con el volumen, la media de interacciones que logra Podemos en cada post de Facebook es tremenda: 10.500 ahora, cuando al comenzar la campaña estaba en 6.461 (que ya está bien). La maquinaria, a tope. C’s se ha venido abajo en esto, pasando de 4.230 a 2.885, superado así por IU, que ha evolucionado de 2.878 a 3.315. PSOE y PP cierran, los primeros creciendo de 1.353 a 2.046 y los segundos de 876 a 1.164. Nada que ver.

Pero en temas más cualitativos, e incluso abstractos, la cosa se abre. El Klout que encabeza la lista es del PSOE con 87,13 (comenzó la campaña con 86,73), seguido de C’s con 82,49 (82,24), Podemos con 79,06 (78,91), el PP casi igualado con 78,94 (78,81) y sólo IU creciendo con fuerza y pisando los talones con 77,88 (72,01).

Tomando otro dato, la capacidad de generar engagement (concepto abstracto donde los haya), todos se desploman pero sigue mandando IU con 8,53% (23,91% antes de la campaña), seguido del PP con 7,49% (18,89%), el PSOE está en 8,69% (5,77%), Podemos apenas en 3,51% (6,59%) y cierra C’s con 2,1% (5,52%).

 

 

Los círculos y la (re)valoración

Jesús Ollero | 14 de diciembre de 2015 a las 7:02

valoracion

Opileak está ofreciendo en la web de este diario algunos datos interesantísimos… si los queremos ver. Que ya se sabe que todo es voluntad y perspectiva. Les invito a que accedan a ElecciOnline y analicen lo que a continuación les desgloso, que no es otra cosa que el grado de valoración de los candidatos, que este fin de semana ha dado un giro sospechosísimo.

Alberto Garzón, cuya campaña digital es ciertamente meritoria y, sobre todo, muj limpia, lidera este ranking de notoriedad con casi un 29% de comentarios favorables y apenas un 15,23% desfavorables para una valoración general de 6,55. Pablo Iglesias quedaba a cierta distancia a principios del fin de semana con un 6,16 y un 26,2% de mensajes a favor y 16,32% en contra, pero hasta la noche del domingo ha pegado un estirón y se sitúa en 6,50, con 28,01% a favor y sólo 15,08% en contra. La diferencia de menciones entre ambos es similar a la detectada entre Rajoy y Sánchez. En tercer lugar encontramos a Andrés Herzog (UPyD), de muy largo el menos nombrado pero con una nota más que aceptable (6,15) además de un 24,56% de comentarios favorables y un 15,40% desfavorables.

Albert Rivera era el siguiente, el cuarto, el viernes al límite del seis (6,01) y con una posicionamiento favorable muy similar a Iglesias (25,88%), pero más alto en contra (17,16%), solo que durante el fin de semana parece haber caído en desgracia: 5,49 de valoración con 24,86% a favor y 20,46% en contra.

A cola el viernes, los dos candidatos de los partidos tradicionales. Rajoy supera el 25% de comentarios a favor (25,50%), no así Sánchez (24,89%), mientras ambos lideraban las menciones en contra con 17,38% y 16,91% respectivamente, hasta el repentino descenso de Rivera.

¿Repentino? Lo repentino que los círculos digan: evidente influencia en el extraño ascenso de Iglesias y el aún más extraño descenso de Rivera. El enemigo de Podemos ya no es el PSOE. Es el candidato de pasarela. De eso no hay la menor duda.

 

Periscope y la entrevista ‘mobile’

Jesús Ollero | 13 de diciembre de 2015 a las 7:09

PARAFRASEANDO a Guerra, a la campaña electoral no la reconoce ni la madre que la parió. El esfuerzo digital ya es enorme, tan importante como la capacidad para patear el país con actos repletos de los más calurosos abrazafarolas y palmeros, y empieza a tener complementos muy interesantes.

Twitter ha organizado esta semana dos sesiones de Q&A (pregunta y respuesta en inglés) a través de su herramienta Periscope con un formato tremendamente dinámico, absolutamente adaptado a los dispositivos móviles (indispensable a estas alturas) y con unas características muy a considerar, pues cada respuesta se ciñe automáticamente a 30 segundos (lo que exceda de ese tiempo no sale en el streaming) y es el propio invitado quien maneja el dispositivo que hacer de cámara (en plan selfie pero de vídeo), en este caso un tablet.

Este formato se estrenó en España en la campaña de mayo con Cristina Cifuentes y tras Rivera este viernes intervino Manuel Campo Vidal, moderador del debate entre Rajoy y Sánchez del lunes. Fuera ha tenido momentos pintorescos como la recordada intervención de Donald Trump el pasado septiembre, cuando los memes más grotescos inundaron la red a colación de las controvertidas respuestas de este magnate de lengua suelta. Twitter organiza Q&A desde 2011, pero la inclusión de una retransmisión en vídeo a través de Periscope le aporta su auténtica dimensión.

#AlbertResponde era la primera tendencia en Twitter antes de comenzar. Bueno, es que si Twitter no consigue aupar un hashtag de un evento organizado por ellos sobre un tema de máxima repercusión, pues… Si Podemos repite de forma machacona cinco cosas que hará en cuanto lleguen al poder, Rivera destacó dos: reforma del modelo laboral y pacto nacional por la educación. Habló de todo un poco y poco de todo. Por supuesto, no todo fueron flores. Twitter ardía con ataques de todo pelaje hacia el candidato de pasarela, que para zurrar los círculos se organizan como nadie.

 

Cachondeíto ‘on tour’

Jesús Ollero | 12 de diciembre de 2015 a las 7:14

Vídeo: Discurso de David Bravo en Almería

Youtube, entre otras muchas cosas, es uno de esos termómetros casi infalibles con el que comprobar que los sesudos vídeos de campaña suelen tener una repercusión escasa. Crujen las cabezas para rascar reproducciones que en la mayoría de los casos salen por una pasta y son en general usuarios afines.

Pero hete aquí que, dentro de la renovación política que abandera Podemos, hay quien intenta alejarse tanto de la llamada vieja política que se salta cualquier guión de campaña. Al abogado sevillano David Bravo lo quieren en Almería casi tanto como en una discográfica, y cambió la tradicional pegada de carteles (sus líderes fueron a un pueblo de Zamora) por una arenga en vídeo (de Youtube, of course) con un pestazo a lata que denotaba escasísimo interés por comerse 400 kilómetros de carretera un jueves de diciembre. Pegada de carteles virtual, le llamaron. Ahí lo llevas. Aun considerando que le fuera imposible viajar por temas profesionales (el trabajo no está para descuidarlo, oiga, y David Bravo no es emérito de nada sino profesional liberal), no resultó demasiado oportuno por su tremendo simbolismo.

Otra cosa es el tinglado que montó esta semana en Almería. Un monólogo viral, lo han llamado. 80.000 reproducciones desde el propio usuario de David Bravo es una cifra considerable, muy buena viendo que iguala al vídeo de campaña de su partido, habitualmente exitoso en la plataforma, aunque el spot electoral de Podemos esté por detrás de los de PSOE y C’s y tenga tres veces menos reproducciones que el del PP.

Bravo, cierto, tira de ingenio al repasar los principales objetivos de su formación. Muy adecuada la traducción para sordos, aunque da la impresión de que España, aunque la intervención del cunero haya sido muy celebrada por sus seguidores, está para pocas bromas y no digamos para cachondeítos, por mucho que en Internet funcionen divinamente los cachondeítos. Uno ya no sabe si está viendo a un candidato o a Manu Sánchez, y repensando qué cartera dar al Gran Wyoming….

Vídeo: 'Pegada de carteles virtual' de David Bravo



 

Constitución y Venezuela, dos ‘mantras’ después de Rajoy

Jesús Ollero | 7 de diciembre de 2015 a las 7:13

ES de respetar que hay quien prefiera la supervivencia a costa de que le afeen la cobardía y quien elija minimizar daños no tiene necesariamente que ser visto como alguien medroso sino como quien gestiona la situación. Amarrategui, si se permite el término tan usado en fútbol. Dicho lo cual, el grisáceo transitar de Rajoy por ese territorio comanche para el PP que se llama La Sexta deja aún más a las claras que el todavía presidente no pinta nada toreando con los rookies y seguramente hoy veremos cómo los tres adversarios se cuidan muy mucho de echar el pulso a la subalterna centrándose casi en exclusiva en el ausente y en la marca de partido.

Pasó la prueba Rajoy, como comentaba en Twitter la periodista Lucía Méndez con escasa empatía, contestando a las claritas. Pero fue a La Sexta, allí donde Iglesias forjó buena parte de sus popularidad entre quienes siguen a medias la política. Y como pasó la prueba Rajoy, pues también pasó el día y llegó el siguiente, y ese siguiente hacía coincidir la campaña con el Día de la Constitución, lo cual era terreno abonado para hablar de si cambiarla ya y tal.

Siendo Podemos el partido que menos trata en su propuesta (en la escrita, nada de arengas tuiteras ni mítines de manual) la reforma constitucional como escribía en nuestro compañero Pedro Ingelmo –contando con que el PP ni quiere oír hablar del tema–, resulta cuanto menos curioso que el partido morado volcara toda su artillería en proclamar a los cuatro megabytes la caducidad de la Carta Magna y redoblar esfuerzos durante el día para que el tema se mantuviera vivo, desde el #Gracias1978Hola2016 al #UnaConstituciónContigo pasando por toda una catarata de actos por las principales capitales para reivindicar la necesidad de abrir la lata constitucional, todo ello adobado con consignas por doquier tanto de sus elementos más visibles como del último de sus parroquianos.

Mientras presentaban su proyecto de reforma constitucional Twitter seguía hirviendo con Venezuela. Pero bueno, Venezuela es el ejemplo ya y tal…

 

Apuntes sobre Participa Sevilla y la cuenta de su candidata

Jesús Ollero | 11 de mayo de 2015 a las 4:07

Entre el fin de semana y el accidente aéreo, la campaña electoral lleva dos días  casi parada. La real, la de la calle, por lo que se hace más visible aún los reducidos esfuerzos que algunos candidatos pueden permitirse para hacerse visibles en internet.

Con este panorama, me ha llamado particularmente la atención la plataforma ciudadana que representa a Podemos, parte de Ganemos, etc. En los carteles se llama Participa Sevilla, pero ya he visto en varias ocasiones referirse a la formación como Sevilla Participa. Bien harían en poner de acuerdo a unos y a otros sobre cómo referirse a este aspirante a entrar en el Ayuntamiento, porque si el hecho de tener la marca Podemos va a confundir a muchos, que ni siquiera en el nombre elegido haya unanimidad resulta descorazonador. Y consta que ya de por sí el nombre me ofrecía serias dudas, no por el significado (que está claro que es una llamada a la reacción del ciudadano) sino porque coincide con el nombre (no el usuario o nick) que tiene la cuenta oficial del Ayuntamiento de Sevilla, la cual ha venido siendo utilizada por el equipo de Zoido como un canal de información y de atencion al cliente indiscutiblemente útil. Aquí, como en todo, aparece la duda de si la repetición favorece o perjudica. Como opinión personal, en cualquiera de los dos casos, chirría. Participa Sevilla todo junto tiene 16 letras, una más de las que permite Twitter para el usuario, de ahí @participasvq.

En esta formación (interesantísima en conceptos y movimientos tanto si se está de acuerdo como si no), hay que detenerse en el usuario de Twitter de la candidata Susana Serrano: @_russiandolls.

Cuestiones: Primera; sin el molesto guión bajo, ya hay otra cuenta con esa nombre, lo cual es terrible para búsquedas. Segunda; remite a las famosas matrioshkas, las muñecas rusas, lo cual como concepto me parece políticamente terrible, porque no deja de ser una muñeca que guarda dentro un sinfín de muñecas en escala de tamaño. Tercero: el nombre le viene a Serrano de un blog cultural de notable interés sobre cultura abierta, creative commons, etc.

Dicho todo esto, creo sinceramente que la candidata, como han hecho otros en su lugar en cierto momento, ha debido o bien cambiar el nombre de su cuenta o crear una específica para su perfil político que le permitiera mantener sus inquietudes culturales sin interferir en la imagen que proyecte en la campaña.

Ojo, que es mi opinión, que lo de russian dolls… como que no.

 

PS: Durante la mañana de hoy (11 de mayo), Susana Serrano ha cambiado su nombre de usuario a @susana_serrano_. Mucho mejor.

 

La frase

@jdsmedina
“Acaba de dar @JavierArocaA en el clavo: ‘estamos ante el bipartidismo del futuro’ de nuevo enfrentamiento (y sin tocar pelo aún)”