Archivos para el tag ‘Twitter’

El juego de la silla

Jesús Ollero | 18 de junio de 2016 a las 6:25

Estábamos algo huérfanos de imaginación en esta (re)campaña electoral cansina y sosa, flojuna y perezosa, en la que ya se habla descaradamente del día después y no de qué piensa hacer cada uno. Si el concepto del heteropatriarcado de Garzón va camino de convertirse en la gran memez del curso, el vídeo que ha sacado Podemos sobre los sillones bien podría merecer el reconocimiento de ser el tiro mejor dado de toda la carrera presidencial de este 2016.

Largo, y hasta con razón, se le ha reprochado a Podemos su indisimulado interés en lo que se vendría a llamar tocar pelo. Ganar. Y con ello, mandar. Están deseando mandar, como todos, y al final han transformado esa crítica en un leit motiv de campaña. Bravo. Si dicen que sólo les preocupan los sillones, pues hablemos de sillones. Y así repasan en dos minutos largos todos los sillones que afectan a nuestras civilizadas vidas y en cuáles se deciden lo que nos influye y cuáles son los sillones de las cosas que nos deberían importar. Partiendo de que hay aseveraciones que se hacen en el vídeo de un trazo grueso que puede resultar hasta estomagante, con ejemplos llevados al extremo de la negatividad en lugar de asumirlos como excepciones a corregir, las altísimas dosis de populismo no esconden que el mensaje está perfectamente hilado. Para el votante propio o para aquel que puede llegar a identificarse con ellos, absolutamente. Pero también muy bien orientado a quienes desconfían de Podemos y su troupe. Hay sillones, sillas y demás muy incómodos, algunos incluso con tres patas por lo forzadas que están, y otras incontestables. Repetimos: hay partes del vídeo (bastantes) de brocha gorda pero el resultado es brillante en cuanto al efecto que provoca. Y ahí reside su gran valor y su gran acierto.

Por estrategia o por lo que sea, Podemos retiró el vídeo de Youtube pocas horas después de lanzarlo y lo dejó subido directamente en Twitter y Facebook.

snoopy

El momento más tierno del vídeo muestra un fragmento de Snoopy, el favorito de Unai Emery, con la chavalería en pleno juego de la silla. Seguro que lo recuerdan. Es muy propio de cumpleaños y fiestas infantiles. Se ponen unas cuantas sillas, una menos que participantes en el juego, formando un círculo o un rectángulo; se pone música y todos dan vueltas alrededor de las sillas hasta que el sonido cesa y hay que buscarse las habichuelas para poner el culo a salvo. El que se queda de pie está eliminado y vuelta a empezar con una silla menos y un competidor menos hasta que gana uno. Uno. En esto se ha convertido la campaña, en una competición de eliminación hacia un pacto muy complejo. Como en Los Inmortales: There can be only one! Y ese será presidente.

 

Tuits de campaña

Hablemos de ‘eso’

Jesús Ollero | 16 de junio de 2016 a las 6:22

Seguir o no seguir la campaña. He aquí la cuestión. Si ha optado por la segunda opción, aparte de no culparse en exceso, sepa que encontrará multitud de información y reflexiones sobre qué se está tratando en esta (re)campaña electoral. En este periódico, sin duda. Y en su web, también. Si se da un paseo por ella encontrará con facilidad las gráficas de datos que está ofreciendo este diario con la colaboración de la startup andaluza Opileak. Esta vez nos detendremos en qué se está hablando sobre los candidatos. Hablan y no paran, candidatos y particulares, hágase cargo, pero si se agrupa todo lo que se dice y se organiza por temas de interés, hay conclusiones llamativas.

temas_graficas1

Resulta particularmente interesante comparar cuánto se habla de cada tema cuando se cita a los candidatos, aunque quede todavía una semana larga de circunloquios. No es ninguna tontería que el candidato que menos se asocia hasta ahora con el empleo -preocupación máxima de todo hijo de vecino- sea Pablo Iglesias, máxime cuando se sitúa casi en la mitad de los otros tres, que alcanzan un nivel de recurrencia en el tema muy similar. Tampoco es baladí que el único candidato al que no se cita con otro tema más que el empleo sea Mariano Rajoy. A saber: Pedro Sánchez transmite al usuario pacto, mientras los emergentes se vinculan con lo que dicen de la corrupción. La sanidad ha quedado completamente relegada aunque a quien más se saca el tema es a Rivera, y queda en último término en general el nacionalismo salvo para Ciudadanos, como no podía ser de otra forma, siendo además el partido naranja el que menos aristas presenta entre los temas que sugiere. Su gráfica dibujaría un triángulo equilátero de no ser por el acento en la corrupción. El líder de Podemos, por ejemplo, ha sido mencionado el doble de veces tratando la corrupción que el empleo, tema que en su caso se sitúa al nivel del pacto y la educación. En el caso de Rivera la educación va un paso por delante de sanidad y dos por detrás del pacto, mientras con Sánchez incluso se habla más de educación que de corrupción, mucho menos de sanidad y casi nada de nacionalismo. Con Rajoy aparecen pacto, educación, sanidad y nacionalismo en niveles similares (y en este orden), focalizando su atención en empleo y corrupción.

Ver los datos agrupados ahonda en estos datos. En el lado de la corrupción destaca Rivera, por encima de Iglesias, Rajoy y Sánchez. En el de la educación y pacto, Sánchez aventaja a Rivera, Iglesias y Rajoy. En nacionalismo Rivera tiene escaso margen sobre Rajoy, Iglesias y Sánchez, igual que ocurre en sanidad. En empleo, empate entre Rajoy y Sánchez, por delante de Rivera y muy atrás Iglesias.

 

Tuits electorales

Cuestión de números

Jesús Ollero | 15 de diciembre de 2015 a las 6:29

Siguiendo los efectos de la afinada organización de su campaña digital de Podemos, resulta interesante cotejar los datos que ofrece el panel de Redlines.es, donde tienen una participación principal dos respetados analistas políticos (César Calderón y Ana Salazar).

En cantidad, Podemos es imbatible, y superó a finales de semana el millón de likes en Facebook para situarse en un millón dos mil, cuando al comenzar la campaña partía de 985.000. Casi dos mil nuevos al día, lo cual no está nada mal teniendo en cuenta que ya tienen una comunidad enorme. Por detrás no, a años luz, encontramos a Ciudadanos, que ha pasado durante la campaña de 219.000 a 225.000 me gusta. Un crecimiento relativo teniendo en cuenta que estamos en plena vorágine electoral y que ha suscitado una tremenda atención (a favor y en contra). No tan lejos ya se sitúa IU (Unidad Popular en el 20D), que ha pasado de 170.000 a 184.000, con un crecimiento similar al de Podemos teniendo una comunidad infinitamente más reducida. PP y PSOE crecen menos (cinco mil el primero y cuatro mil el segundo) para un total el lunes de 113.000 y 107.000 respectivamente.

Siguiendo con la cantidad, en followers de Twitter vemos otro tanto de lo mismo. Podemos manda cómodo y su cuenta principal ha ganado ya en la campaña 28.000 seguidores (de 809.000 a 837.000), ganancia muy superior al resto. El PP ha pasado de 405.000 a 419.000, el PSOE de 318.000 a 328.000, IU de 256.000 a 272.000 y C’s de 239.000 a 252.000.

Cerrando con el volumen, la media de interacciones que logra Podemos en cada post de Facebook es tremenda: 10.500 ahora, cuando al comenzar la campaña estaba en 6.461 (que ya está bien). La maquinaria, a tope. C’s se ha venido abajo en esto, pasando de 4.230 a 2.885, superado así por IU, que ha evolucionado de 2.878 a 3.315. PSOE y PP cierran, los primeros creciendo de 1.353 a 2.046 y los segundos de 876 a 1.164. Nada que ver.

Pero en temas más cualitativos, e incluso abstractos, la cosa se abre. El Klout que encabeza la lista es del PSOE con 87,13 (comenzó la campaña con 86,73), seguido de C’s con 82,49 (82,24), Podemos con 79,06 (78,91), el PP casi igualado con 78,94 (78,81) y sólo IU creciendo con fuerza y pisando los talones con 77,88 (72,01).

Tomando otro dato, la capacidad de generar engagement (concepto abstracto donde los haya), todos se desploman pero sigue mandando IU con 8,53% (23,91% antes de la campaña), seguido del PP con 7,49% (18,89%), el PSOE está en 8,69% (5,77%), Podemos apenas en 3,51% (6,59%) y cierra C’s con 2,1% (5,52%).

 

 

Periscope y la entrevista ‘mobile’

Jesús Ollero | 13 de diciembre de 2015 a las 7:09

PARAFRASEANDO a Guerra, a la campaña electoral no la reconoce ni la madre que la parió. El esfuerzo digital ya es enorme, tan importante como la capacidad para patear el país con actos repletos de los más calurosos abrazafarolas y palmeros, y empieza a tener complementos muy interesantes.

Twitter ha organizado esta semana dos sesiones de Q&A (pregunta y respuesta en inglés) a través de su herramienta Periscope con un formato tremendamente dinámico, absolutamente adaptado a los dispositivos móviles (indispensable a estas alturas) y con unas características muy a considerar, pues cada respuesta se ciñe automáticamente a 30 segundos (lo que exceda de ese tiempo no sale en el streaming) y es el propio invitado quien maneja el dispositivo que hacer de cámara (en plan selfie pero de vídeo), en este caso un tablet.

Este formato se estrenó en España en la campaña de mayo con Cristina Cifuentes y tras Rivera este viernes intervino Manuel Campo Vidal, moderador del debate entre Rajoy y Sánchez del lunes. Fuera ha tenido momentos pintorescos como la recordada intervención de Donald Trump el pasado septiembre, cuando los memes más grotescos inundaron la red a colación de las controvertidas respuestas de este magnate de lengua suelta. Twitter organiza Q&A desde 2011, pero la inclusión de una retransmisión en vídeo a través de Periscope le aporta su auténtica dimensión.

#AlbertResponde era la primera tendencia en Twitter antes de comenzar. Bueno, es que si Twitter no consigue aupar un hashtag de un evento organizado por ellos sobre un tema de máxima repercusión, pues… Si Podemos repite de forma machacona cinco cosas que hará en cuanto lleguen al poder, Rivera destacó dos: reforma del modelo laboral y pacto nacional por la educación. Habló de todo un poco y poco de todo. Por supuesto, no todo fueron flores. Twitter ardía con ataques de todo pelaje hacia el candidato de pasarela, que para zurrar los círculos se organizan como nadie.

 

Y Celia eclipsó a Bertín

Jesús Ollero | 4 de diciembre de 2015 a las 6:41

HAY que reconocer que la noche salió redonda a la tele pública y el fútbol hizo un notable arrastre al esperado cariñito de Bertín a Rajoy, que de por sí mezclaba interés y curiosidad. Entre calificativos más o menos gruesos, muchos con connotaciones genuflexas y versallescas, no faltaban quienes a golpe de realidad se encargaban de recordar lo que es esta campaña: aún más de tele que de redes.

Y, como bien recordaban varios (entre ellos la analista financiera María Muñoz, @mariadelamiel), la jugada iba dirigida a los millones de españoles que además de no usar Twitter viven absolutamente tranquilos lejos del ajetreo y, a veces, hostilidad de las redes. ¡Fuera de Twitter! ¡Qué antigüedad! ¡Casta pura!

Total, que la humanización del candidato propulsó el pasteleo máximo. Claro que los políticos, los hábiles y los trompos, los eficaces y los aparatich, tienen familia, amigos y tal, y la nueva era trae nuevas fórmulas de persuasión, y no la hay mejor que pillar cacho de share, con o sin Bertín.

Pero, entre las miles de menciones más o menos irrespetuosas hacia el todavía presidente, se coló bien temprano (mucho antes del CIS), el rififí (Caneda dixit) Celia Villalobos-Pablo Iglesias, con hasta veinte mil menciones de la ex alcaldesa de Málaga y ex ministra del caldo de pollo a primera hora de la tarde, las mismas que la esperada macroencuesta.

Y el tema, teniendo claro que Twitter surgió con dominantes tonos rojizos que han ido virando a amoratados, provocó una catarata de reacciones entre los que veían un zasca en toda regla de la Villalobos a un zangolotino engreído y los que, mayoría, celebraban el aguante y el contraatque del profesor emérito a la clásica persona de edad (y coñazo, of course) que dice que fumar es malo y los vicios acechan. Todo grabado, televisado y tuiteado porque el candidato del blanco y negro (camisa un día blanca, al siguiente negra y así) visitaba el Congreso. Momentazo de campaña. Y los tuits, aunque Rajoy diga que en España la gente es estupenda, la despellejaban en general. Como al pollo de la sopa.

 

Un debate mezclado y sin recorrido fuera de cámaras

Jesús Ollero | 23 de mayo de 2015 a las 6:02

No fue mala, fue malísima la idea utilizar la misma etiqueta para todos los debates provinciales, grabados pero simultáneos en emisión, la ya madrugada del viernes. Canal Sur cubrió eficazmente todos los frentes de las capitales andaluzas pero en redes era imposible seguir adecuadamente cada uno. De entrada, no se distinguían las conversaciones; y luego porque, al menos a mí me pasó, la etiqueta se encontraba fácilmente en Twitter pero no se veía en pantalla. Encontrar montañas de mensajes sobre candidatos concretos de otras provincias y no ver casi nada de otros subraya este desajuste. Al menos, sirvió para ver que las quejas sobre la escasa inversión de la Junta son generales. En algún sitio invertirá, ¿no?

Así, el grueso de la muchachada respectiva abrió fuego cruzado con las etiquetas del candidato o del partido, no del evento, así que difícilmente se abrirían debates, y ya aspirar a encontrar comentarios de usuarios que no actuaran de parte se hacía casi imposible. Ver un tuit y a continuación una catarata de retuits de todo el entramado respectivo. Nada que decir al respecto, pero evidencia el escasísimo interés que despertó entre los votantes dominicales, algo que sí parece más preocupante que la falta de mensajes de valor alrededor de la emisión.

Y mira que se tocaron temas delicados (sobres de Zoido, Torreblanca –votos y ambulatorio–, vivienda pública, ayudas de la Junta, chiringuitos, un concejal que rompía cristales en huelgas generales…), pero ni aun así el debate fue capaz de salir del cascarón de los compartimentos estancos que han supuesto las campañas respectivas. Si acaso, con los power points de Zoido y el hecho de que el alcalde reprochase a Daniel González no haber vivido la transición. Los niños de la transición ya tienen 40 años, pero en fin…

 

Las frases del día:

@FelipeAlcarazM
“En la antigüedad los candidatos se abrían la túnica para que se vieran las cicatrices de sus vivencias”

@InvasionGaditaSVQ
“Que pena, falta un candidato cadista a la alcaldía de Sevilla con la camiseta de Mágico en #DebateCanalSur”

La actividad de los candidatos: cómo, cuándo y cuánto

Jesús Ollero | 21 de mayo de 2015 a las 5:56

Pilar Távora y Daniel González se están disputando el honor (dudoso o no) de ser los que más tuitean entre los candidatos a la alcaldía, mientras curiosamente los emergentes (Susana Serrano y Javier Millán) son los menos participativos hasta el momento. Juan Ignacio Zoido y Juan Espadas están en la zona templada, si bien el candidato socialista lideró el último domingo de campaña por sus respuestas pendientes de #1TuitparaVd.

Zoido y Espadas presentan proporciones de actividad muy similares. Según la medición de Opileak, los mensajes propios suponen un 30% del total de los realizados desde la cuenta del alcalde y un 31% en el caso del principal aspirante a la sucesión. Zoido ha realizado un 13% de retuits y Espadas un 18%, mientras el líder del PP presenta un 57% de menciones y respuestas por un 52% del cabeza de lista del PSOE.

opileak_sevilla

Espadas gana claramente en retuits totales a sus mensajes (camino de los 2.000 durante la campaña) y Zoido se dirige a los 1.500. Por encima de 700 se sitúa Daniel González (IU) y de 500 Esteban de Manuel (Equo). Távora (PA) superó los 300 mientras Susana Serrano (Participa Sevilla) y Javier Millán (Ciudadanos) no llegan a 200.

Javier Millán es el retuiteador. Su actividad se divide entre mensajes, digamos, convencionales (apenas 13%) y retuits (¡el 87% restante!). Nada de menciones. Otros grandes retuiteadores son Susana Serrano (68% de su total de mensajes), Pilar Távora (67%) y Daniel González (60%). A Esteban de Manuel le ocurre todo lo contrario, sus retuits apenas suponen un 7% mientras que los mensajes propios se van al 80%, una cifra altísima y que contrasta fuertemente con el resto de candidatos (digamos) secundarios, pues Daniel González se queda en el 23%, Susana Serrano y Pilar Távora en el 20% y Javier Millán en el referido 13%. En las menciones prácticamente coinciden todos: Daniel González 16%, Pilar Távora 14%, Susana Serrano y Esteban de Manuel 13%, más el 0% de Millán.

opileak_horas

¿A qué horas tienen los candidatos mayor actividad? Zoido y Serrano coinciden en las 10 de la mañana, Daniel González (el único con De Manuel en cubrir todas las franjas horarias entre las 7 de la mañana y la 1 de la madrugada) destaca igual que Millán a las dos de la tarde. De Manuel es el más madrugador (7 de la mañana) y Távora (22 horas) y Espadas (23 horas) los más tardíos, por el tuiteo de sus debates en el primer caso y sus respuestas atrasadas de #1TuitparaVd en el segundo.

 

La frase del día:

@2imori
“PSOE pide a ciudadanos que no voten a partidos que secuestran resultados de las andaluzas. En sala de prensa del Parlamento”

Zoido gana en usuarios y Espadas en comentarios totales

Jesús Ollero | 17 de mayo de 2015 a las 10:20

Si tiene a bien darse un paseo por la web del periódico, eche un vistazo a la medición de la actividad de los candidatos en Twitter que ofrece Opileak para Diario de Sevilla. Sacará conclusiones. De entrada, el PSOE cree que hay partido y está intentando mitigar la lógica repercusión del alcalde (Zoido casi dobla a Espadas en usuarios que los mencionan) con una actividad frenética (Espadas gana amplísimamente en comentarios totales).

Lo que está dejando clara esta medición es la bipolaridad que se da en Twitter, al contrario de las Andaluzas. Si Teresa Rodríguez convirtió en trío la atención en redes, en las Municipales la dualidad Zoido-Espadas no deja espacio para nadie. Contando con el lógico cruce de usuarios (los que mencionan a más de un candidato), el 55% del total ha hecho algún comentario sobre Zoido y un 30% lo ha hecho sobre Espadas.
De Zoido, llama la atención el elevado porcentaje de usuarios puntuales (más del 80%) y el escaso de asiduos (4%), muy bajo teniendo en cuenta la estructura de partido y el seguimiento que de sus actos realiza todo su equipo, lo cual señala a su condición de alcalde. Espadas sitúa a sus asiduos casi en el 10% y a los puntuales por encima del 70%, cuando su número de usuarios es muy inferior al de Zoido y el de comentarios muy superior. De hecho, sólo este viernes, y por un evento con Zoido como protagonista en un momento valle de la campaña, el alcalde ha conseguido superar en menciones al aspirante.

Atrás, pero muy atrás, está Daniel González, a pesar de su notable visibilidad previa como @rojosevillano. De él hablan el 15% de usuarios y genera mucho menos de la mitad de comentarios que Zoido y mucho menos de un tercio que Espadas. Eso sí, casi dobla en comentarios a Pilar Távora (PA) a pesar de la pesadilla que está suponiendo seguir las dos cuentas de la andalucista más la del propio PA, máquinas del retuit en los tres casos. O el hiperactivo Esteban de Manuel, autor de un porcentaje abrumador de los mensajes sobre Equo. Távora reúne al 6% de usuarios y De Manuel al 5%. A cola, Susana Serrano, a quien la indefinición de siglas y alguna cosa más ancla en el 3% y en una cifra tan irrelevante de comentarios como los dos anteriores. De los partidos sin representación (aún), Javier Millán es que se posiciona mejor (8% de usuarios), pero sin mucha ventaja. Y en todos los casos, menos Zoido, los que más mencionan al candidato son de un círculo cercano.

 

La frase del día:

@estebandemanuel
“No apostamos por la #Igualdad porque sean cosas de mujeres sino por todo lo contrario: ¡es de todos!”

¿Son auténticos los seguidores de los candidatos?

Jesús Ollero | 10 de mayo de 2015 a las 2:58

Seguramente su tiempo es lo bastante valioso para no emplearlo en ver cómo son los seguidores de los candidatos que esperan su apoyo para gobernar o, en su defecto, para participar de las decisiones del Ayuntamiento de Sevilla. Pero sepa que en Twitter no siempre son fiables y que cada vez se considera más potente tener una red más reducida pero de alto valor que llenar el casillero con usuarios inactivos y que simplemente se abrieron la cuenta y nunca volvieron.

Y puede ser peor. Las aplicaciones de software que analizan cómo son tus seguidores indican qué volumen de fakes o usuarios falsos tenemos entre nuestra concurrencia. Partiendo de mi propia cuenta, TwitterAudit me otorga un 94% de seguidores buenos y 6% de malos; Fakers separa los inactivos de los óptimos y señala un 68% de seguidores válidos, un 28% de inactivos y un 4% falsos.

Pasemos, pues, a los candidatos a la alcaldía de Sevilla. Con toda la lógica, tener muchos seguidores implica aumentar las cifras sobre todo de inactivos, pero hay que ver cómo se reduce el volumen de seguidores buenos: A Zoido (@zoidoalcalde), con más de 58.000 seguidores, TwitterAudit le otorga hasta un 37% de usuarios falsos, por un 14% de Fakers, que como hemos visto separa los inactivos de los buenos: nada menos que un 53% de inactivos para el alcalde y sólo un 33% buenos.

De los casi 12.500 de Juan Espadas (@juanespadassvq), TwitterAudit señala sólo un 11% de falsos; Fakers marca 7%, más 32% inactivos y un 61% buenos.

El tercero en seguidores, Daniel González (@rojosevillano), ya queda lejos (unos 3.200) pero TwitterAudit sólo le da un 5% de fakes y Fakers apenas un 3% más un 15% de inactivos y nada menos que 80% de buenos.

Los emergentes no salen mal parados, pero ni de lejos lo bien que se analiza a Daniel González aun teniendo Susana Serrano y Javier Millán menos de la mitad de followers. El líder de Ciudadanos (@fjmillan69) presenta un 2% de falsos en ambas mediciones, más un 17% de inactivos (81% de buenos) en Fakers. Serrano (@_russiandolls) tiene un 4% de falsos en las dos, pero sube a 22% de inactivos (74% de buenos) en Fakers.

TwitterAudit otorga al líder de Equo, Esteban de Manuel (@estebandemanuel, casi 2.800 seguidores), un 6% de fakes y a Pilar Távora un 8% para su cuenta personal (más de 2.700 seguidores) y un 5% para la cuenta de campaña que el PA le ha abierto.

La conveniencia de afinar los lemas de la campaña digital

Jesús Ollero | 9 de mayo de 2015 a las 5:55

SI usted tiene la determinación (incluso el atrevimiento) de seguir en Twitter las cuentas de los alcaldables, sepa que algunos van a ser más densos que otros y que en general conversan poco fuera de sus parroquianos y colaboradores más directos. Hay excepciones, claro, pero en la campaña el tiempo escasea y el poco que queda para el Social Media en general se dedica a intentar viralizar mensajes e impactos en prensa, no a conversar.
Dicho lo cual, no deja de ser una herramienta muy a considerar el uso de etiquetas para agrupar las conversaciones y facilitar las búsquedas. Los famosos hashtags de lo que probablemente ha oído hablar.

El repaso, rápido y posiblemente variable, viene a ser así: #Sevillaaúnmás en el PP; #Espadastualcalde en el PSOE; #ParaSevillaIU en Izquierda Unida; #Sevillapidecambio en Ciudadanos; #HablaSevilla en el PA; y #RenuevaSevilla en Equo. “¡Oiga! ¿Y Podemos?” Pues resulta que Podemos, o lo que sea la mezcla de Podemos, Ganemos, la gente en general y el que toma café en particular… no está usando ninguno. Ni la formación (asamblea ciudadana, ente, como lo quieran llamar), ni la candidata, Susana Serrano, utilizan de momento una etiqueta que englobe la campaña y sugiera una idea fuerza. A lo más que llegan es a #Sevillahoy y a #TDSActualidad, que son otra cosa completamente distinta pero que, indiscutiblemente, tiene un alcance muy superior.

Resulta que lo que parece un grave error de planteamiento que muchos achacarían a la bisoñez de sus miembros etcétera, etcétera, pudiera ser la mejor manera de introducirse en las conversaciones de los usuarios sevillanos, los cuales, téngase en cuenta, están poco o nada interesados en los discursos de los candidatos.

No quiero decir, ni sugerir, que Serrano acierte y los demás se equivoquen –apuesto (me puedo equivocar) a que su caso es fortuito–, pero en el punto medio está la virtud y sería mucho más eficaz añadir a la etiqueta propia una genérica (como #Sevillahoy) que centrarse exclusivamente en la que cada partido plantea.

Y otro detalle, ya que estamos. Juan Espadas, es el único que no incluye la palabra Sevilla en su hashtag, término clave en cualquier búsqueda. Y uno más. El de Zoido fue el primero en meterse en las tendencias de Sevilla, básicamente por un acto en el que toda su artillería logró impusarlo.

Meter en los mensajes #24M ya parece auténticamente de nota. ¿24M? ¿Qué será eso?

 

La frase del día:

@Pilaresdiferent
“El interés general es que disminuya el paro, que los jóvenes no emigren… Las aventuras electorales no son interés general”