Peón

Manolo Ruiz | 9 de marzo de 2016 a las 8:30

 

Capi

El hombre que ven en la imagen es algo más que conocido por muchos de los que habitamos la fauna cofradiera. Para la gran mayoría, sólo pasará por ser un tipo  con  su ropa de trabajo el día de la mudá de los fantasmas, donde ya vimos algún que otro costal “alternativo”. Éste hombre es un peón. Un gran peón. Tendrá como todos sus cositas, pero a honrado le empatan, complicado será que le ganen.

No se siente importante por nada de lo aportado desde la sencillez y la humildad a la Semana Santa de Sevilla. Peón de oficio y beneficio. Crucero abnegado y respetado, porque sólo el ego de los torcidos pesa más que los kilos del exceso y la desmedida. Discreto, sencillo, humilde, amable, alegre, leal, sincero, amigo y hermano. Sabe que le va llegando su hora del adiós, pero nadie le va a invitar a marcharse. Sabe a lo que vino y cuándo debe dejarlo, pese a que tiene un físico poderoso andandonamá. Está preparando su salida disfrutando de lo vivido, también de lo sufrido cuando había espantás  en cuadrillas que trabajaban cofradías de mármol a mármol Pero hasta para recordarlo, tiene gracia. Y una sonrisa que regalarte y un abrazo sincero que ofrecerte.  Capi: costalero, crucero, cariñoso, cercano, amigo y hermano.

¡Que viá llamá!

 


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber