Vallas

Manolo Ruiz | 16 de marzo de 2016 a las 11:02

Escuchando a The Refrescos

Si no es poco el tiempo que pasan secuestradas las cofradías para el público de a pie – lo que ha venido en llamarse El Pueblo de toda la vida de Dios- desde que ponen su Cruz en el perímetro Duque-AlfonsoXII-Velázquez, hasta que dejan el de Placentines-Plaza del Triunfo, más madera o hierro en éste caso, con la obsesiva y compulsiva manía de poner vallas al campo de la fe, que son las calles por donde contemplar y disfrutar las cofradías. Tanto regular, tanto prohibir, tanto privatizar, tanto aforar. Tiramos piedras contra nuestro propio tejado para protegernos de nosotros mismos, no sabiendo separar el trigo de la paja. Quizás la apertura de espacios alternativos para quienes no gustan de la fiesta religiosa, y oferta de ocio adecuada, podían centrar los esfuerzos de la Administración para no dar una sensación de  ser un ente represivo y con poco tacto a la hora de pensar en quienes no acceden al PPV de la Carerra Oficial

¡Vallas, vaya! Aquí no hay playa con lo que solucionaría buena parte del problema…

toalla


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber