Una estampa repetida

Manolo Ruiz | 29 de marzo de 2017 a las 9:22

XXV aniversario de la bendición de Ntro. Padre Jesús Cautivo y Rescatado, titular de la Hdad. de San Pablo. Luis Álvarez Duarte (1992) El Señor vistió la túnica de las guardillas de Ntro. Padre Jesús del Gran Poder, como hace 25 años.

FOTO MANUEL GOMEZ

***************************************************************************

(…) Pero no es fácil… Por supuesto que no. Las cosas que valen la pena no suelen serlo. (El Legado- Christopher Paolini; 1983)

 

Sabíamos que no lo era; por supuesto que no era fácil. A nuestro favor no es que se sumaran grandes cosas, pero eran de una calidad de sacrificio y una confianza inquebrantable. Teníamos la fe, la ilusión, las ganas. Teníamos las cosas claras, sabíamos qué queríamos y fuimos capaces de convencer y sumar. Sabíamos que merecería la pena. Por eso llegó. Por eso fuimos a quién fuimos a contarle nuestra locura. Por eso pudo el maestro contagiarse de nuestro deseo: tener a quién rezarle en su presencia, más allá de la magna y augusta presencia del Dios Eucaristía de nuestra capilla sacramental .El pilar que cautivase nuestra fe. Que se hiciese preso por los hijos de un entorno complicado y en  una comunidad parroquial espiritualmente dirigida por los redentores de  los cautivos de nuestra sociedad. Era el momento y siempre fuimos de momentos. Un Cristo catequesis en las calles que vivimos y jugamos. En las calles en las que nos juramos un primer amor que en muchos dura. En las calles que soñábamos vestir la túnica de la hermandad de nuestro barrio. Por que somos de barrio, del nuestro. Un vecino más y una comunidad más como el colegio, la galería y  la guardería; el médico, el centro cívico,la peña sevillista o la de la tercera edad. Como lo fue el Bicine o Benito, o lo son Elías y  Casa Pedro. Como lo es Eduardo el de las flores o Manolito el ferretero:¡Tengo de todo, niño!. Tan de barrio como  los serranitos del Tiki Taka o un cervezón en  La Pará. Tan de barrio como la residencia de los abuelos a la que ahora no nos dejan llevarte (cosas de curas de fuera del barrio, y es raro, porque desde Ulpiano hasta Pedro, nuestros curas siguen siendo uno más entre nosotros, ¿verdad Jesús Calles? Te debemos confesión y propósito de enmienda por algunos goles que te metimos. Cosa de jóvenes. O de locos.

Y  aquí nos vemos vecino, y cada uno tenemos 25 más aunque por ti no pasa el tiempo. ¿Sabes? Hoy te visto con el guapo subío, como en mi álbum de Dihor, con tus clavelitos coloraos, o la morá lisa. ¿Me pareció verte guiñar un ojo cuando estaba sentada en tus pies la nieta de Paco? Tú  ya sabes Jesús que vamos a seguir viniendo y a seguir pidiendo a diario por los nuestros. Y por lo que nos marca una sonrisa o nos arranca un beso. Por lo que nos llega dentro lo de nuestra gente; por las cosas bonitas de vivir en paz. Por esa manita o ese empujoncito que nos arrimas cuando nos hace falta.

IMG_20170328_221405

A Ti venimos con amor y confianza

deseoso de ofrecerte lo que tenemos,

y pedirte cuanto necesitamos.

Recibe nuestros trabajos,

nuestros sufrimientos

nuestros deseos e ilusiones.

Enséñanos a convivir en paz

Guiados por tu amor.

Bendice nuestras familias,

nuestra Hermandad,

a todas las mujeres y hombres.

Guíanos siempre por el camino de la verdad,

de la justicia y del amor,

Y así seremos felices contigo, en el Cielo.

f. Jesús Calles Fernández. O.ss.t

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Más fotos:
Galería Web Hdad

Galería Manolo Ruiz


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber