Nervión cierra la cuaresma

Manolo Ruiz | 22 de marzo de 2013 a las 20:42

Juan Antonio Cuevas dejó escrito:

Cristo se hizo obediente, hasta la muerte de Cruz. (Letra de las coplas al Stmo. Xto. de la Sed)

Nervión acoge hoy Viernes de dolores el piadoso ejercicio del Vía Crucis con el Cristo de la Sed. Tras recorrer las calles de la feligresía, el crucificado de Álvarez Duarte que estrenará corona de espinas, será subido al paso. Un emotivo y entrañable acto cuidado y mimado con sumo gusto y sencillez .

Las coplas de culto al Señor, que sirvieron posteriormente para ejecutar   la soberbia marcha de Gámez Laserna, marcan el compás de la emoción en un acto verdaderamente emotivo y entrañable.

Etiquetas:

Podcast del primer RadioBlog en El Humilladero

Manolo Ruiz | 21 de marzo de 2013 a las 20:18

Ya está disponible el podcast del radio Blog El Humilladero, primer programa realizado en directo desde la Taberna Cofrade El Humilladero. Alojado en la parrilla de El-sevillista.net el #RadioBlog  ya a la carta, con Mario Daza, Nacho Baratillero, Fernando Ollero, Alejandro González y ManoloRuiz.

Etiquetas:

Estrenamos RadioBlog en El Humilladero

Manolo Ruiz | 19 de marzo de 2013 a las 22:34

 

Este miércoles a  las 20H, desde la Taberna El Humilladero C/ Hernando Colón 9, estrenamos nuestro espacio de radio-cofrade en directo. Entre otros temas hablaremos del cartel de la campaña de Lipasam para la Semana Santa y del pregonazo de Francisco Javier Segura Márquez ; daremos una pincelada al recordar el cartel de Nuria Barrera Bellido y todo aquello que está por venir a la vuelta de la esquina. Conducirá Mario Daza (Blog de Pascua a Ramos en El Correo de Andalucía) y contaremos con Fernando Ollero (blog Amargura y Silencio en Diario de Sevilla), el equipo de @HCCofradias, El Costal y por supuesto tu presencia, por si te apetece intervenir en la experiencia del #BlogBar desde tu pc, tablet , dispositivo móvil o entrar en directo…El programa se encuadra en la programación de la emisora  de ElSevillista.net

Te esperamos!!!

El hábito y la papelera

Manolo Ruiz | 19 de marzo de 2013 a las 3:06

Edith Wharton dejó escrito:

El hábito es el mortífero proceso de hacer lo mismo de la misma manera a la misma hora día tras día, primero por negligencia, luego por inclinación, y al final por inercia o cobardía.

El cartel que Lipassam ha editado con motivo de la inminente Semana Santa, ha logrado su objetivo desde el minuto cero. Llama poderosamente la atención desde la provocación, tanto como “instaurar”la fiesta del solsticio de invierno…

Es curioso que desde el Ayuntamiento, tan sensible hasta hace poco con todas las cuestiones referentes a la salvaguarda del interés emocional colectivo, se rompa con esa tendencia editando un cartel tan agresivo.

El respeto al hábito penitencial y a las providencias de cada cofradía, no debiera de usarse con tanta ligereza.

La Semana Santa empieza en la intimidad de cada uno, en un ritual personal e intransferible que nos guía por la senda de la fe. Y no se debería frivolizar con ello…

El cartel es para coger el mismo y dirigirse solo y por el camino más corto, sin detenerse ni tan siquiera aunque fuese para ver otro ejemplar,  y arrojarlo directamente  a la papelera. Y para ello no hace falta disfrazarse de nazareno. De nazareno, se revisten los cofrades  con su hábito penitencial única y exclusivamente,para hacer estación de penitencia.

—–*—–*—–*—–

Lectura recomendada.

En 1965 el doblemente pregonero de la Semana santa gaditana D. José Luis de la Rosa, publicó un interesante artículo sobre el hábito nazareno*:

El hábito nazareno: es una de las cosas que mejor define a nuestras Cofradías y que es como un compendio de todos los sentimientos religiosos, pródigos en profundos misterios y bellos simbolismos. El hábito nazareno, la túnica de que se reviste el penitente para acompañar al Señor y a Santísima Virgen en su estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral, como símbolo de Comunión con el Pastor de la Diócesis, y en memoria de las primeras comunidades cristianas que se dirigen de un lugar sagrado en procesión para finalizar en el primer Templo celebrando la gran fiesta del cristiano, la Eucaristía.

Aunque la túnica nazarena o el hábito penitencial no goza del carácter de verdadero ornamento litúrgico, sin embargo para el cofrade todo lo que dice relación con el culto externo debe adquirir un simbolismo singular y hondo significado religioso, y de tan alta elevación y espiritualidad, que debe estar en su apreciación al borde mismo de lo sagrado.

El hermano penitente se debe considerar como parte importante y principal de la liturgia procesional; como el elemento personal y necesario de un acto religioso y de culto tan extraordinario y solemne como es la procesión; procesión que de un lado representa una exaltación y glorificación de Cristo y de la Virgen Santísima, y de otro significa la aceptación y apropiación de esos méritos por el hombre, por el pecador, que, para hacerlos suyos, quiere vivir total e íntegramente la propia vida del Señor, seguir sus pasos, padecer y sufrir como El en su propia carne sus dolores y renunciamientos, y hasta crucificar sus vicios y pasiones en la cruz invisible de su penitencia pública.

El cofrade nazareno, el penitente, va a esta penitencia pública voluntariamente, sin ninguna coacción externa y con espíritu de total entrega a Dios, para abrazarse con la Cruz, y seguir al Señor en su Pasión y a la Virgen Santísima en sus dolores y amarguras, cumpliendo en sí las palabras del Maestro por medio de San Mateo: “Si alguno quiere venir en pos de Mi, niéguese a sí mismo, tome su cruz, y me siga”.

PRIMER REQUISITO: La voluntariedad, dice el Evangelista, “Si alguno quiere”, porque Cristo no desea que nos abracemos a la cruz ni con animadversión, ni siquiera con resignada aceptación, sino que la cruz, aunque es condición universal de la vida humana, y nadie puede sustraerse a ella, es libre, podemos abrazarla o no; pero si lo hacemos, debemos tomarla como amigos y no como esclavos de Cristo, como discípulos voluntarios del Señor, y no como cautivos o impelidos por la fuerza; con voluntad y alegría, y hasta con gozo, como Cristo se abrazó a la Cruz Redentora tan pronto como la vio en el Pretorio.

SEGUNDO REQUISITO: La negación de sí mismo, ¿a qué debemos renunciar? ¿Cómo hemos de negarnos a nosotros mismos? Como Cristo nuestro ejemplar y modelo; como El, que siendo Dios y poseyendo la mayor dignidad de los cielos y de la tierra, toma el hábito y naturaleza humana, revestida de dolores, humillaciones y sufrimientos; como El, que renuncia visiblemente a todas las consideraciones, a todos los consuelos, y a todos los honores que le son debidos; como El que sacrifica todos los bienes y hasta la misma vida, siendo El el autor de la vida. Y eso es lo que debe practicar el penitente nazareno antes de empezar el seguimiento de Cristo, que es la procesión. Se niega a sí mismo; deja a un lado su nombre, su oficio, su profesión, sus títulos y honores, renuncia a su propio juicio, a su voluntad, a sus deseos, a sus afecciones e inclinaciones, aunque sean justas; mortifica sus ojos, sus oídos, su palabra, su lengua y todo su cuerpo, para no ver, ni oír, ni gustar, ni hablar, ni hacer otra cosa que la voluntad de Dios, manifestada por los responsables de la procesión y ordenada por la Junta de Gobierno de la Hermandad. Renuncia a todo para convertirse en el anonimato de un número, con una sola aspiración, hacer por nuestro bien lo que Cristo hizo tan sólo por nuestro amor, para que cuantos le vean en el cortejo penitencial y sacrificado de Cristo, le llamen con el mismo apelativo del Señor “nazarenos”.

Pero para que el ejemplar y modelo de Cristo sea más perfecto, el cofrade, después de acceder voluntariamente a la invitación de Cristo, y de renunciar a todo, y de negarse a sí mismo, siguiendo las palabras y el consejo de San Pablo a los Romanos, se viste de Cristo, “Revestíos del Señor Jesucristo”

A pesar de la riqueza con la que vestimos a Cristo en nuestras procesiones, y que también está basado en el Antiguo Testamento, el Evangelista Juan, con gran cariño nos describe como tantas cosas intimas del Maestro, que la túnica del Señor no era como los mantos antiguos, que constaban de cuatro pedazos y partes, cosidas y unidas entre sí, sino que era sin costura y de un solo tejido, de un solo hilo, que, entretejido con cierta combinación por una misma mano desde arriba hasta abajo, figuraba el cuerpo en todas sus proporciones. Esta era la túnica del Salvador, obra sin duda admirable, salida de las castas manos de la Virgen María. Dice San Juan “La túnica no tenía costura, sino que era toda tejida desde arriba. “

El cofrade ha querido seguir a Cristo en todo, y por eso para acompañar debidamente a Jesús en su Pasión, en su dolores y en su Muerte, ha hecho suyas las palabras de San Pablo a los Romanos, “Vestíos del Señor Jesucristo”, y así como todo lujo, honor y fantasía le ha parecido poco para la túnica del Señor, escogió la túnica penitencial del cofrade nazareno, que, sin renunciar al decoro y magnificencia de quien sirve con ella una función sagrada, llevara el sello y cuño de Cristo.

Por ello la túnica del cofrade nazareno debía reflejar la humildad. Cristo para servir al Decreto del Padre, siendo Dios, vistió humildemente la naturaleza humana. Se vistió de hombre, con sus sacrificios, con sus penalidades, con sus sufrimientos, con sus dolores y hasta con la muerte. El cofrade nazareno en cambio, humildemente se despoja, por el contrario, de todo lo que es humano, sus pasiones, sus dignidades, sus nombres, sus títulos, de todo, para convertirse en hombre de Cristo, en hermano del Señor, en cofrade penitente.

Por todo ello la túnica que viste es la misma túnica del Señor, la túnica de la gracia, la túnica tejida por las benditas manos de la Virgen, la que llevó El por los duros caminos de su Pasión, por las vías de Jerusalén, y por la calle de la Amargura, aquella de la que fue afrentosamente despojado en el Calvario, para que pudiera ser recogida por nosotros sus hermanos; aquélla, sobre la que echaron suerte los soldados romanos, porque no querían dividirla ni partirla; aquélla que todo cristiano tiene que recoger al pie de la cruz en que está Cristo desnudo, con desnudez humillante, expuesto a las miradas insolentes de todo un pueblo deicida.

Esta es la túnica de gracia que nos dejó el Señor, enriquecida con los méritos infinitos de su pasión. Esta en la túnica que representa la gracia santificante, que nos permite vestirnos de Cristo y adornarnos con El como con una vestidura preciosa, porque ya dijo San Pablo “los que estáis bautizados, estáis vestidos de Cristo” Esta la túnica de la gracia que un día recogimos en el Bautismo. Esta es la túnica, que llevamos con santo y noble orgullo por las calles de la Ciudad en los días de la Semana Santa, acompañando al Señor, y dejándonos acompañar por El. El hábito nazareno es la túnica que un día nos dejó Cristo, como la más rica herencia al pie de la Cruz en el calvario. Esta es la túnica que el cofrade debe recoger y guardar con profundo cariño y como la más rica joya en lo más sagrado de su casa. Esta el túnica con la que ansiamos ir investidos el día, que despojado de todo y hasta de la vida, iniciemos la última procesión, que partiendo de la tierra, tiene proyección de eternidad.

Este es el verdadero ornamento sagrado, de que se reviste el cofrade nazareno penitente, para convertirse en ministro y casi sacerdote de este extraño rito y singular acto de culto, que es la procesión de penitencia.

El cofrade nazareno penitente es el mejor comentario sensible de la sentencia de Cristo en el Evangelio: “Si alguno quiere venir en pos de Mi, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame.”

*http://universogaditano.es/

 

Etiquetas: ,

Judas

Manolo Ruiz | 18 de marzo de 2013 a las 1:51

Jean Yves Leloup dejó escrito:
(…) Sin embargo, los personajes bíblicos no son sólo históricos: también son imágenes interiores y universales del hombre. Judas es un personaje histórico, pero también es el arquetipo del traidor y del hombre decepcionado. También existe en Judas otro aspecto del arquetipo: el del suicida.

 

 

Oro en el Compás de la Laguna

Manolo Ruiz | 15 de marzo de 2013 a las 0:01

La Hermandad de Jesús despojado de sus vestiduras se encuentra  inmersa en el proyecto de restauración y dorado del paso de misterio que hace más de 40 años tallase Antonio Martín para la cofradía del viejo Compás de la Laguna. El año pasado se finiquitó el dorado de la canastilla que no pudo verse en la calle por mor de las inclemencias meteorológicas. Para el presente y conforme al plan de actuación previsto por la corporación del Domingo de Ramos, la siguiente fase de ejecución corresponde a los respiraderos delanteros y traseros, estando previsto rematar el conjunto en el venidero 2014,con el estreno de los laterales. Cambia de forma radical la apariencia de un paso elegante…

La foto es cortesía del Grupo Joven de la Hdad. cedida desde su cuenta oficial en Twitter.

Recuerdos: 1ª estación de penitencia de San Pablo a la Catedral

Manolo Ruiz | 14 de marzo de 2013 a las 2:30

La primitiva Cruz de Guía de la Hdad. de San Pablo, a punto de entrar en la Catedral para su Estación de Penitencia del Lunes Santo de 2008, en su estreno como cofradía  dentro de  la Semana Santa de Sevilla.

François Mauriac dejó escrito:
Escribir es recordar, pero leer también es recordar.

Son días de alimentar el disco duro de la memoria…de ver cómo “la humilde” nos abría paso;estampa, seña y santo de una época.

La que se avecina

Manolo Ruiz | 13 de marzo de 2013 a las 0:01

Entre las numerosas entregas que nos dejan los amigos del #BlogBar @ElHumilladero, y en la medida de lo posible, trataremos de compartir desde la modestia de nuestro espacio algunas de las mejores imágenes y/o vídeos sobre la #Cuaresma13 que se nos está escapando como agua de las manos.


Vídeo Promocional sobre la Semana Santa de Sevilla 2013.
Creado por @YiyiMoya_

Y otro más:

Creado por @Baldo11292

Ya queda menos…

Nota: Si quieres colaborar puedes dejar tus fotos y/o vídeos en las cuentas de Twitter @ManoloRL @ElHumilladero o en nuestro canal @HCCofradias.también en la dirección de correo que aparece en la pestaña de contacto, en el Blog.

El coche cofrade

Manolo Ruiz | 10 de marzo de 2013 a las 10:20

¿Falta de control o de previsión? ¿Despiste o inconsciencia?¿Emergencia o urgencia? Durante el Vía Crucis extraordinario que el Cristo de la Salud de San Bernardo presidió ayer, se pudo ver un vehículo atravesando las filas de hermanos de luz de la cofradía del Refugio de María. No más publicarse la foto en la red Twitter, muchos usuarios aludieron a falta de previsión y se preguntaban por el CECOP, pidiendo directamente explicaciones en la cuenta de Zoido Alcalde que no se actualiza desde el 8 de Marzo.

Un botón (por no extendernos sin saber qué ocurrió realmente) tras la foto denuncia de Israel Caballero:

Muy bien el CECOP o a quien le corresponda… Via Crucis de San Bernardo por Santa María la Blanca… @zoidoalcalde pic.twitter.com/emjwRRt9gk

  1. @Israel_1977 @zoidoalcalde @HCCofradias Esto no es de recibo ¿donde esta policía local ? Señor alcalde que pasa…

  2.  @Israel_1977 @zoidoalcalde @HCCofradias vaya verguenza de organizacion del ayuntamiento con las cofradias !!!!!!

    realmente lamentable dicha imagen

1979 En vídeo, primera salida del palio de la Hdad.de la Sed

Manolo Ruiz | 9 de marzo de 2013 a las 14:38

En el año de 1979 la Hermandad del Stmo. Cristo de la Sed realizaba su primera Estación de Penitencia a la SIC de Sevilla, incorporándose a la nómina de las cofradías del Miércoles Santo. En vídeo la salida de Santa María de Consolación, Madre la Iglesia.