Silvio Berlusconi cada vez se parece más a Jesús Gil

Ignacio Martínez | 12 de septiembre de 2009 a las 12:05

 

Ya he escrito otras veces sobre el parecido extraordinario entre Jesús Gil y Silvio Berlusconi, salvo en la estética personal: el uno era un gordo en bermudas y el otro un pretendido dandi. En todo lo demás son idénticos, incluida su ideología o ausencia total de ideología. Es un consuelo para Marbella: si un país como Italia se ha dejado seducir por un patán como Berlusconi, que avergüenza incluso a los suyos, qué podemos reprochar a los marbelleros. Su rueda de prensa con Zapatero del jueves merece ser editada en DVD y comercializada: se llegó a autocalificar como el mejor primer ministro italiano en 150 años.

Por cierto, que el presidente del Gobierno español cayó en una trampa de este truhán: lo llevó a tomar un café a la famosa finca sarda en la que organizaba sus fiestas con velinas y prostitutas. Este encuentro se mantuvo en secreto, pero un diario propiedad del primer ministro italiano no ha tardado ni 24 horas en rentabilizar la sorprendente visita. Lo que no quisieron contar el jueves fuentes gubernamentales españolas lo contó ayer en exclusiva el diario Il Giornale, propiedad de Berlusconi, en primera página, con el título El mito de los progresistas legitima Villa Certosa. Según fuentes diplomáticas españolas, ambos líderes viajaron en un helicóptero militar desde La Magdalena hasta la mansión, situada a unos 20 kilómetros. La visita duró media hora y Zapatero estuvo acompañado por el malagueño Bernardino León Gross, secretario general de Presidencia, y por personal de seguridad, pero no por los ministros que participaron en la cumbre bilateral.

Il Giornale mete su puñal hasta el fondo: “¡Qué golpe para la izquierda italiana, que desde hace meses pinta Villa Certosa como un estudio del Satyricon de Fellini! ¡Qué golpe descubrir que quien ha visitado este lugar de perdición sea el líder más amado de la izquierda europea, uno de los más morigerados, uno que se ha ganado el apodo de Bambi y que como máxima transgresión sueña con ir a escuchar a su mujer a cantar en el coro!”.

Toda una burla de Berlusconi al presidente español.

  • Pep

    Querido Ignacio, de tu artículo totalmente de acuerdo en que Il Cavalieri parece un truhán, un patán y añado un hombre de irrefrenables calenturas de entrepierna.Mal educado. No obstante, hay cosas que ni se perdonan ni se dan por saldadas.

    Hay que recordar que Bambi,apodo que no me gusta, tuvo el desdichado deslíz de proclamar que los ratios económicos de España habían superado los de Italia y que se andaba a la zaga de Francia.Monumental metedura de pata, a nivel de impertinencia,como lo fueron sus penosas palabras en el seno de la ONU.
    Y España, aunque duela entenderlo, sigue siendo la chica de los recados de Europa que, por cierto, los hechos acreditan a estas alturas de la crisis internacional.España, bastión de ineptos prepotentes, zafios y mediocres.Ojo, y envidiosos.

    Berlusconi se ha saltado las normas y las formas que en toda relación de mandatarios se debe mantener.Pero ¡Ai! España es lo que és, y así nos va.Mendigando poltronas en los clubes elitistas del mundo político y económico.

    Un abrazo.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber