Barça-Inter: El odio sobra

Ignacio Martínez | 28 de abril de 2010 a las 10:40

Gerard Piqué, defensa central del Barça y la selección nacional, ha declarado que espera un apoyo incondicional de los aficionados culés en su partido de esta noche contra el Inter. Hasta aquí, perfecto. Pero para calentar el partido pretendía lo nunca visto y ha ido más allá de lo razonable. Ha pedido al público que apriete desde el principio para que los jugadores del Inter entren al campo y “odien la profesión de futbolista durante 90 minutos”. Para que luego se hable de hecho diferencial catalán. Nada. El hecho diferencial catalán no resiste su paso por el ámbito del balompié. Hay poco seny en la propuesta de Piqué.

No es un asunto doméstico español. Por la televisión ya vimos las caras de hinchas milaneses, fuera de sí, ¡protestando al árbitro en el partido de ida! Que ya había que ser fanático para reclamarle más favores al bueno de Olegario Benquerença, que fue un referee más que casero, cariñoso en extremo con su amigo Mourinho. Pero allí tienen a Umberto Bossi reclamando el hecho diferencial de la Padania, que comprende en origen el valle del Po, y en la actualidad ocho regiones del norte de Italia, entre ellas la Lombardía milanesa, para las que la Liga Norte sueña con la independencia. Pues nada, mal que pese a Bossi, los hinchas del Inter-Barça parecían del mezzogiorno italiano. No sólo la crisis, el fútbol también nos iguala a todos, nos nubla las entendederas de igual manera.

En todo caso, la propuesta de Piqué es una buena sugerencia para otros aspectos de la vida. Podemos coger ese rábano por las hojas, sacado del contexto futbolístico. En un régimen democrático es fundamental el peso de la opinión pública. El rechazo inequívoco de los ciudadanos ante comportamientos deplorables haría mucho por su erradicación. La corrupción, la violencia doméstica, cualquier tipo de abuso sería muy difícil que ocurriera si hubiese una conciencia social que apretara a sus protagonistas hasta hacerles odiar su actitud. El cubano Nicolás Guillén cerraba su muralla al sable del coronel, al alacrán, el ciempiés, al veneno, el puñal y el diente de la serpiente. Cada cual puede hacer su particular lista de males e injusticias modernas y hacer lo posible para que quien abusa llegue a avergonzarse de su comportamiento. Es evidente que los medios de comunicación, los poderes públicos, los líderes sociales pueden marcar pautas, dar ejemplo. Pero para conseguir la presión adecuada es necesario el concurso de todos los ciudadanos. Sin partidismos: un corrupto no tiene valores, ni decencia. Tampoco ideología, no se engañen.

A los jugadores del Inter hay que desearles que jueguen bien, se diviertan y amen su profesión esta noche. Y también, que el Barça lo haga mejor y se clasifique para la final de la Champions. El único equipo español en liza hace un fútbol excelente. El odio, en este caso, sobra.

  • Pep

    Querido Ignacio, una inmisericorde afección gripal acompañada de una superlativa contractura dorsal me ha mantenido alejado de las “canchas” durante demasiados días. Y si a alguien de la prensa española debo pedir disculpas por mi incumplimiento es a Ignacio Martínez. Así es. (Te repito por enésima vez que no es adulación, por una sencilla razón: No hay otro blog, para mí).

    Dicho esto –como diría Fraga—he de disentir del argumento. Piqué no es más que un crio de metro noventa que con la exaltación del momento arrea, previa presencia de cámaras, un exabrupto de los que tan agradecidos están los medios escritos deportivos. Es una estúpida soflama hija del jolgorio entre camaradas jóvenes y sin problemas de bolsillo. Una memez. Como lo fue en su día aquello de “ a éstos ni agua” que no sé quien dijo.

    Odio, corrupción, violencia doméstica, hecho diferencial catalán, caramba Ignacio, que te aseguro que no hay para tanto. O así lo veo yo.
    He visto de refilón títulos de tus últimos posts con mucha más enjundia a los que , si puedo, me gustaría meter el hocico. Procuraré.
    Un abrazo.

  • ferran

    “El hecho diferencial catalan”. Cualquier comentario intrascendente dentro del deporte de competicion sirve para censurar lo del “catalan”. No creo que esto sea un motivo especial de critica, en tanto se estan produciendo en los campos de futbol acciones de violencia fisica y verbal que si nos tendrian que preocupar. El apedreamiento de autobuses en los que llega el rival al campo del equipo local. Los gritos xenofogos a algunos jugadores de color en ciertos campos de futbol. La exhibicion de banderas españolas preconstitucionales.Los grupos radicales de cariz neonazi Etc. Esto si que son motivos de preocupacion. Las declaraciones del Pique, forman parte del jolgorio no menos contundentes a la que esta habituado el entrenador del Inter Mourinho.Todo es del color del cristal con que se mira. Quizas su cristal destaca mas lo “catalan”

  • Ignacio

    Querido Pep:
    Cuatro cosas. La primera y más importante, bienvenido; se te echaba de menos. La segunda es que mantengo lo dicho, que con un juego tan elegante tu Barça (que hoy también es el mío) no puede invocar odio. Así que coincidimos que ha sido una torpeza de Piqué, que algo más que un niño de 1,90, es un estupendo defensa central. La tercera es que en punto a bobadas y fanatismo el fútbol nos iguala a todos. No hay hecho diferencial. Si quieres añadir que son minorías, iniciaríamos una larga batalla dialéctica. A veces pienso que lo peor del fútbol son los públicos. Aunque siempre recuerdo que cuando nos ganasteis la final de Copa en el Bernabeu en 1997 (Betis 2 Barça 3, con Guardiola en el campo) me pareció de mucha categoría que los seguidores barcelonistas nos dedicaran aquello de “mucho Betis, mucho Betis eh”. Y cuarto, ¡nada tiene que ver Piqué con el párrafo de la violencia y el abuso! Se trataba de utilizar la ‘doctrina Piqué’ para otras cosas más prácticas de la vida diaria que un conjuro contra el Inter. Intentaba explicar a quiénes hay que hacer odiar su ‘profesión’ y comportamiento. Al Inter sólo hay que ganarle, jugando mejor a ser posible. Suerte esta noche.

  • Pep

    Gracias Ignacio. Débil y desarmado este pobre barcelones, las huestes azulgrana han alcanzado sus penúltimos objetivos en la semifinal de la Champions.El camino a la final a empezado.Barcelona,28 de Abril de 2010.
    (Aunque eres más joven, te suena el símil?).

    Doble abrazo y doble agradecimiento..

  • Pep

    ¡Sorry! Mi frustrado parte de guerra futbolero ha sido neutralizado por las fuerzas alpinas.

    Bona nit !

  • Ignacio

    Nada. El Inter ha sido superior en el conjunto de los dos partidos. Lo lamento de veras. Veo al Barça cansado. Y el árbitro de ayer estuvo casero, aunque no tanto como Benquerença. Creo que lo de Motta no era de roja y el gol de Piqué me pareció en fuera de juego. Y al final, encima, hubo que aguantar el numerito de Mourinho…

  • Jotaeme

    De acuerdo, don Ignacio, pero me quedo con el numerito de los aspersores. Muy elegante.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber