Engaños de bulto

Ignacio Martínez | 20 de mayo de 2012 a las 11:05

El presidente de la Junta ha dicho esta semana en una amable entrevista en Canal Sur que ha hecho un ajuste en el presupuesto andaluz por imperativo legal. Hombre, no. En diciembre hizo aprobar con su mayoría absoluta unos presupuestos que contenían un engaño de bulto: que el PIB andaluz crecería un 1% en 2012. Pero va a decrecer más de un 2%. La diferencia pueden ser 5.000 millones en la economía regional. Y los impuestos correspondientes, cedidos y no cedidos, superarían los mil millones. Esa parte del recorte en los presupuestos del Estado y en los de Andalucía no es imperativo legal, sino poner los pies en la tierra. Sobre eso no hubo pregunta, ni mención alguna.
El presidente se queja, con razón, de que Montoro es más severo con Andalucía que con otras autonomías. Pero no puede esconder su responsabilidad detrás de ese argumento. Ofrece consenso, pero no es creíble; sus allegados sacuden al PP como a una estera. El viernes Griñán convirtió un foro civil en Málaga en un acto de partido, para apoyar al secretario del PSOE malagueño. Era el día en que se empezaba a elegir delegados al congreso regional de junio y al provincial de julio, proceso que termina el miércoles. Y la Junta apoya al aparato socialista, como de costumbre.
Curioso el calendario: los delegados al congreso malagueño se eligen con dos meses de antelación. Se pasa lista; todo ocurre antes de que la Junta nombre sus propios delegados, coordinadores, jefes de gabinete… en la provincia. Decenas de designaciones que desgraciadamente no hace el Gobierno andaluz, sino los jefes locales del partido. Mezclando Junta y partido, elección de delegados al congreso y nombramientos del Gobierno regional, Griñán da un respaldo insuperable a Miguel Ángel Heredia. Una opción contradictoria con aquella abandonada idea del mérito y la capacidad, dicho sea de paso. El PSOE necesita reflexión, discurso y liderazgo. Pero ante su jefe, Heredia se dedicó en exclusiva a atacar al PP por tierra, mar y aire. Oyéndole, cualquiera diría que el PSOE necesita renovación y este país reclama consenso.
La nomenclatura socialista anda ensimismada. Ayer, sin ir más lejos, Griñán celebraba en su blog que sigue en el poder: “Agradecer a los andaluces y andaluzas que hayan confiado, una vez más, en el proyecto socialista”. Pero es una pequeña exageración; el 25 de marzo le votó uno de cada cuatro electores. Se repite uno tanto los engaños, que acaba creyéndoselos. Así estamos.

Etiquetas: ,


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber