Vamos detrás de Grecia

Ignacio Martínez | 30 de mayo de 2012 a las 11:55

Vamos detrás de Grecia. Detrás, en economía sumergida. Ningún otro país europeo defrauda tanto al fisco como España. Siempre superados por los griegos, por supuesto. Y este es el primer problema de nuestras cuentas públicas. Eminentes ciudadanos, conocidos banqueros, prohombres empresariales son evasores fiscales sin que se les caiga la cara de vergüenza. Pero en prima de riesgo ya vamos delante de Grecia. A ellos se les intervino cuando la rentabilidad exigida por los inversores por su bono a diez años era un 5% más alta que la deuda alemana. España ayer llegó a 515,7 puntos básicos: Grecia fue intervenida cuando llegó a 500, Portugal en 517 e Irlanda en 544. Todavía vamos detrás de dos.

El Gobierno lo fía todo a la infinita benevolencia del Banco Central Europeo. A que compre deuda española para calmar a los mercados. Pero los inversores cada vez desconfían más de la realidad de las cuentas de España, de la salud de su banca, de la verdad sobre su déficit público y del cumplimiento de los números de su presupuesto. Ayer se dijo que la exposición al ladrillo de Bankia era de 40.000 millones de euros. Hagan una regla de tres: si Bankia es el 10% del sector financiero español, el riesgo inmobiliario de los bancos españoles rondaría los 400.000 millones. También en la densa jornada del martes se supo que el déficit de la Administración General del Estado en el primer cuatrimestre fue el triple de lo que el rigor presupuestario le permitía. Todo eso genera incertidumbre entre los acreedores del país.

Y como no salen las cuentas, hay a quien se le ha ocurrido cobrarle el IBI a la Iglesia. Aquí de nuevo vamos detrás de Grecia. Allí tampoco la Iglesia ortodoxa pagaba impuestos y en España se pretende que lo haga la Iglesia católica por todos sus bienes que no cumplen una función social. No es mala idea que pisos, locales comerciales o garajes en explotación comercial paguen impuestos como todo hijo de vecino. Y siendo esta una iniciativa razonable, que no hay que desdeñar, estamos pasando por alto otras fuentes de ingresos mucho más rentables: las multinacionales. La semana pasada causó escándalo saber que Apple facturó en España 1.775 millones de euros y liquidó impuestos por valor de 2,5 millones, en vez de los casi 500 que supondría tributar al 30%. Pero no sólo Apple hace estas cosas. Lo hacen todas. La legislación europea les permite crear un entramado que les lleva a pagar impuestos en Irlanda, con un tipo teórico del 12,5%. Y con estructuras societarias que facilitan que los beneficios acaben en paraísos fiscales. Todo legal.

Todas estas cuestiones están minando Europa y recreando desconfianzas antiguas. Sin unión fiscal no habrá eurobonos. Y sin eurobonos no habrá descanso. Vamos detrás de Grecia.

  • María

    La cuestión es que tenemos casi el doble de paro que Portugal y un 15% más de paro que Grecia. Así que aparte de la crisis y los bancos hay algo más que hemos hecho mal.

    ¿Qué? Pues que tenemos una administración tremendamente engordada por el disparate autonómico que multiplicó por 17 la gestión y el gasto y eso es insostenible. Esa administración improductiva (que nos cuesta 86.000 millones al año) necesita muchos recursos (impuestos, recortes y menos servicios sociales) y eso retrae la economía y crea paro. Pero además son recursos que se tiran a la basura (bueno a pagar las nóminas de enchufados, de políticos y de los empleados que mantienen los 17 miniestados)

    Ya está bien. Yo también lo estoy pasando.. no te calles, pásalo por email, facebook, foros… los políticos no van a mover un dedo pero entre todos podemos intentarlo… nos llevan a la ruína.. o las autonomías o nosotros.

    http://elProblemaSonLasAutonomias.wordpress.com


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber