¿Entrañables o detestables?

José Aguilar | 24 de diciembre de 2007 a las 8:00

¿Son entrañables estas fiestas navideñas o son odiosas?

¡Menuda papeleta! Pocas cosas de la vida cotidiana concitan una división de opiniones tan radical.

Algunos las defienden a muerte porque permiten la reunión con la familia, afloran los mejores sentimientos, se come y se bebe como nunca, hay paga extra, las calles se iluminan y la gente parece más contenta y amable (el famoso espíritu navideño).

Otros las atacan casi por los mismos motivos: hay que aguantar el coñazo de la familia, hartarse de comer y beber hasta sin ganas, gastar mucho dinero y soportar un derroche de sentimentalismo barato y artificioso.

Algo digo yo en mi columna de hoy en el periódico, pero me interesa conocer la opinión de ustedes. ¿La viven como tormento o como felicidad? ¿Entrañable o detestable, la Navidad?

  • Miguel

    Yo, por una parte perdí a familiares por esta época del año y no se, desde que me hice mayor la veo con tristeza. Aunque este año tiene que ser diferente por que tengo un niño pequeño con 15 meses y quiero que difrute de toda esta fiesta. Tambien creo que hay mucha hipocrecia en estas fiestas, ahora son todos amigos y todo el mundo es muy buena persona.

  • Angel Rodriguez Alvarez

    La Navidad, cuando en una ciudad como Jerez de la Frontera se reduce a un período durante el cual, diariamente, mañana, tarde, noche y madrugada, con un intervalo de dos minutos, se producen exlosiones de gran potencia, (como militar estoy sorprendido), producidas por los petardos con los cuales celebran los energúmenos estas fiestas, es un tormento.
    ¡Malditas Navidades!. ¡Malditas sean!.
    Jamás pensé que llegaría a odiarlas, pero en Jerez las odio con toda mi alma, y mis comentarios hacia la Alcaldesa y su equipo de Gobierno no son reproducibles en un medio público, so pena de acabar ante un juez. No me imaginaba que fuera un Ayuntamiento tan inútil frente a la protección a sus ciudadanos.
    Esto es insoportable e indigno de una ciudad medianamente civilizada, pero Jerez, al parecer no lo es.
    Puesto al habla con la Policía Local, me comentaban su impotencia, y cómo una mujer lloraba al ver el agujero que le habían hecho en el techo de su automóvil.
    Sra. Alcaldesa: Métase sus Navidades por donde le quepan.
    Así no. Así no Feliz Navidad. Así ¡Maldita sea la Navidad!.
    La impresentable Navidad jerezana.

  • Angel Rodriguez Alvarez

    Parece que el Ayuntamiento está tomando cartas en el asunto de los petardos, por lo que, en justicia, debo dedir “Diego” donde anteriormente dije “digo”, pues de lo contrario sería injusto, y odio serlo.
    Se han producido denuncias por parte de las autoridades contra los desaprensivos que venden indiscriminadamente y sin autorización este material peligroso, así como la incautación de la nada despreciable cantidad de 10.000 petardos, lo cual ha bajado la frecuencia de las explosiones de manera sensible.
    Parece que sí preocupa este problema, y el Ayuntamiento piensa que las denuncias de los ciudadanos en este tema, son de gran importancia para controlar este desaguisado.
    A ver si entre todos acabamos con esta “guerra de Irak casera” y los aprendices de terroristas se van al monte a hacer sus cafradas, y nos dejan en paz de una vez.
    Que sólo el Ayuntamiento esté autorizado a realizar actividades pirotécnicas en el momento y el lugar adecuados.
    El Ayuntamiento no ha hecho oidos sordos, y éso es de agradecer.

  • Sebastián Conde

    Sin duda entrañables si consideramos la verdadera esencia de estas fiestas. Destestables si nos hacemos partícipes de toda la parafernalia comercial que nos van introduciendo poco a poco y que vamos asumiendo sin más.