Vienen los rusos

José Aguilar | 22 de noviembre de 2008 a las 13:40

Una empresa privada rusa, Lukoil, va a hacerse con un importante paquete de acciones de la petrolera española Repsol, y a través de ella, de Gas Natural. Es un negocio entre particulares, y parece que a los accionistas que vendan les van a pagar bien. ¿Cuál es el problema? Para mí, el problema es que Lukoil no es una empresa cualquiera, sino un instrumento de la política exterior de Rusia, dominada por Putin, que ya ha utilizado otras compañías en sus disputas con Ucrania y Georgia. En mi columna de hoy coincido con Felipe González. Es peligroso que un poder político extranjero pueda decidir sobre el suministro del gas y el petróleo de España. ¿Por qué no ejercer este patriotismo?

  • ABC

    Alega con buen criterio la Sra. Vicepresidenta del Gobierno Central, Sra. de la Vega, que ¿No querran Uds. que el gobierno intervenga en un negocio entre particulares? Por supuesto que no Dª María Teresa. Ni en el caso de Lukoil, ni en ningún otro. Véase el caso Endesa.
    Ahora bien, hay que aclarar que eso de calificar como un “negocio entre particulares” este caso, habría que someterlo, no al criterio del gobierno, que puede ser parte interesada por motivaciones no confesables al día de hoy, pero sí a otra entidad, digamos, y es un decir, más ecléctica. ¿El Parlamento, Tribunal de la Competencia,…?
    ¿Tendría España las mismas posibilidades de inversión en Rusia y al mismo nivel estratégico?
    En fín, echemos las barbas en remojo.

  • Rafael del Barco Carreras

    La CAIXA y la rusa LUKOIL.
    Caja de Pensiones para la Vejez y de Ahorros.
    Isidro Fainé y Antonio Brufau.

    Rafael del Barco Carreras

    22-11-08, Brufau permanecerá en REPSOL si se cierra la venta a la rusa LUKOIL. El alto ejecutivo de la Caja representará la españolidad de la petrolera. Una oscura españolidad, un oscuro ejecutivo y una oscura Caixa. Ni su nombre describe al superbanco de Cataluña. Un negocio, el bancario, para el que no fue creada, ni adecuado a su personalidad y entidad jurídica. Sus “obras sociales”, y hasta lo de pleitear de “pobre”, incluso alguna de las entidades cívico-ciudadanas que forman su consejo, y por ella financiadas, restos de un próximo pasado sin demasiado sentido, y con “mal olor”. El mayor propietario, el acreedor de gran número de sus habitantes y deudor de todos ellos, es el ente más hermético, endogámico, respetado y temido de Barcelona. El indiscutido pilar financiero del Principado es la más desconocida y poderosa de sus instituciones. A las demás, Iglesia, Generalitat, Justicia, Hacienda, etc., más o menos se les condiciona, y algún que otro libelo o web se atreven a criticar, pero sobre los “amos” de la Caixa, ni palabra. Unos perfectos desconocidos. Al igual que en tiempos de Franco, de cuyo Régimen les viene su inmenso Poder, transmitido a dedo. Y el casi monopolio en su feudo o taifa, Cataluña, se convierte en oligopolio de cuatro en España. El sanedrín que en la Profunda Crisis se sienta ante Zapatero, o él ante ellos. Pero su grandeza la hace vulnerable, y metida en todos los bailes locales y nacionales, aparecen sus oscuras aristas. Por ejemplo que el tal Juan Llopart (ver en Internet el currículum), su actual hombre en el tambaleante Grupo Z, fuera directivo de la filial en Montecarlo, al igual que el cuñado de De la Rosa, Alfons Maristany, con cargo en Mónaco y Gran Tibidabo, otro fiasco donde también aparece Brufau. ¿Qué hace la benéfica y seráfica institución por los sospechosos paraísos fiscales del Mundo?

    Sobre esa venta de la petrolera, que nadie se caliente los cascos, no entenderá nada, aunque lo primordial “que buscan dinero” está clarísimo. LUKOIL, ruso del gas y petróleo, privado, o sea, tan público como la Caixa, pues allí y aquí en las altas esferas financiero políticas la distinción entre público y privado es un indescifrable teorema, compra su parte de REPSOL si se añade la de la constructora SACYR VALLEHERMOSO, Luis del Rivero, que pasa de superfuerte a quebrada según quien suelte el chisme, y que compró esas acciones con créditos vigentes entre otros de la propia Caixa, ¿¿??. Hoy te vendo a 5, con mi dinero (las constructoras al parecer nunca ponían un duro), lo que mañana me venderás a 10, o a 2, según interese a mis enjuagues contables. Una broma lo de las “hipotecas ninja o basura” americanas con el negrito comprando su casita en Ilinois. Si las acciones están a 14, el ruso pagará 26´50 por entrar en nuestro país. Para más retruécano según los noticieros europeos la rusa ha debido ser apuntalada por el Estado, y aquí alguien pretende que creamos que los rusos son tan tontos que pagarán el doble por una empresa donde no dominarán. Otra rocambolesca entelequia, pendiente aun la de Gas Natural y FENOSA con la constructora ACS de Florentino Pérez. En juego decenas ¡o centenares! de miles de millones de euros con unas constructoras que endeudadas más allá de toda lógica, y hasta legalidad, las convierte en “hombres de paja” ¡o en presuntos y posibles delincuentes junto a sus financieros!, y que no pueden vender al precio actual porque la gran masa de deuda provocaría una quiebra inmediata y que tampoco pueden retener las acciones porque a las entidades acreedoras les urge ese dinero, o solucionar las extrañas posiciones crediticias en el sector de la Gran Burbuja o Estafa Piramidal. Unos procesos de compraventa fijados sus precios, no por el valor de las sociedades, ni el de Bolsa, sino los saldos deudores y pérdidas a cubrir. Y en la trastienda, sillones para oscuros ejecutivos, los reales multimillonarios actuales. Tenían experiencia con Terra de la Telefónica por los 2000, una macroburbuja con denuncias archivadas. Ahora las cifras se multiplican amenazando, más que al Sistema, a la Sociedad entera.

    Los mismos ejecutivos cuya procedencia cito en “Barcelona, 30 años de corrupción”, pag. 20;

    “Con el papelito de la Diputación (presidida por Samaranch) aprobando el CITA (Centro Integrado de Transportes y Aduanas en el Vallés), la propiedad de los terrenos del Prat, y el pago en negro de 600.000.000, la CAIXA, lidera la emisión de Obligaciones Hipotecarias por 5.000 millones de pesetas. Discutible la fórmula jurídica por lo que de suelo público tuvieran los terrenos expropiados, pero las garantías, el reparto en negro, y los solicitantes lo merecían. Lejos aun cuando la gran entidad de ahorros catalana, con total adhesión popular desde que salvó los ahorros de sus impositores antes, en y después de la Guerra Civil (o eso cuentan ellos), la preside Samaranch, con dirección general de José Vilarasau Salat (ex alto cargo del Régimen, por lo tanto impuesto por Madrid), y sus segundos, Fainé, iniciado en el oficio en Banca Catalana, y Brufau, hombre de Arthur Andersen en España (la auditora desmantelada desde EEUU por connivencia y pactos con las firmas auditadas). Imposible más experiencia en pasteleos, subterfugios, censuras de cuentas corruptas, y mentalidad “especial”. Incorporado a la Caixa, Vilarasau, ofrecerá más crédito al Consorcio”.

    Pero ¡cuidado! con tanto monopoly o burle trilero, algún viejo ya comenta que “ara…ni de la Caixa ens puden fiá”… y retira sus saldos. Ateniéndose a ancestrales miedos su poco dinero volverá al calcetín y baldosa de que hablaban sus abuelos. “Con estos billetes, decía traducido del catalán, tenemos la ventaja de que si quiebran todos, España entera, en Europa los admitirán… son euros”. ¡Vete a saber!