Por la amnistía

José Aguilar | 20 de abril de 2010 a las 13:00

HAY argumentos serios para defender que Baltasar Garzón no prevaricó cuando quiso quedarse para sí la investigación de los crímenes del franquismo. Y hay uno insostenible porque reescribe torticeramente la historia de la transición democrática y manipula la amnistía política que la consagró.

La tesis de algunos incondicionales de Garzón es ésta: la Ley de Amnistía de octubre de 1977 fue una especie de ley de punto final mediante la cual el franquismo se autoabsolvió de sus crímenes imponiéndosela a unos demócratas que tuvieron que aceptarla por falta de fuerza para lograr la ruptura democrática. Por lo tanto, hay que revisarla para alcanzar la verdadera democracia y terminar con los residuos franquistas.

No puedo estar más en desacuerdo con este revisionismo que ya no sabe uno si viene del rencor o de la ignorancia. La amnistía de los presos políticos fue durante muchos años una reivindicación fundamental de los que militábamos contra la dictadura. Personalmente la viví como una liberación. Salieron a la calle muchos demócratas, sobre todo de izquierdas, que penaban con años de cárcel su oposición al franquismo (y numerosos etarras con delitos de sangre). No se hizo para consolidar al fascismo, sino para poner en libertad a los antifascistas. Todo lo contrario.

Lo definió bien Marcelino Camacho, el máximo dirigente de Comisiones Obreras: “La amnistía es una política nacional y democrática, la única consecuente que puede cerrar ese pasado de guerras civiles y cruzadas (…) Nosotros, los comunistas, que tantas heridas tenemos, que tanto hemos sufrido, hemos enterrado nuestros muertos y nuestros rencores (…) Pedimos amnistía para todos, sin exclusión del lugar en que hubiera estado nadie [en el 36, se entiende](…)”. También Antonio Carro, en nombre de Alianza Popular, dio su opinión: “Me temo que la amnistía que nos proponéis, en lugar de contribuir a la reconciliación nacional, se traduzca en un fermento de inseguridad social, en la institucionalización del desconocimiento del Estado de derecho y en una profunda erosión de la autoridad”.

Recordemos, también, para poner las cosas en su sitio, que Camacho y Carro no eran procuradores que hablaban en las Cortes franquistas, sino diputados elegidos en las primeras elecciones libres que se celebraban en España desde la República. La Ley de Amnistía fue respaldada por más del noventa por ciento del Congreso, con sólo dos votos en contra y 18 abstenciones: las de Alianza Popular, el grupo más íntimamente vinculado al franquismo. Y de este modo se abrió paso el periodo de paz, libertad y prosperidad más largo de la historia de España. A ver si no mienten más.

  • Degades

    Es un mal camino el emprendido por la izquierda española en la defensa del juez Baltasar Garzón, más exactamente en la forma de ejercerla, en los discursos, en los mensajes empleados y en el tono utilizado para criticar duramente al Tribunal Supremo por sentar en el banquillo al superjuez por un supuesto delito de prevaricación, ante el cual unos se han expresado a favor y otros en contra. Yo no voy a entrar en si, efectivamente, ha prevaricado o no, pues entre otras cosas no soy ningún experto en esta clase de asuntos judiciales, pero lo que sí me parece un tremendo error y una provocación las barbaridades que se dijeron en el acto de la Complutense de Madrid, en el que participaron los sindicatos mayoritarios de este país, el ex-fiscal anticorrupción, incomprensiblemente algún miembro del Gobierno y otros grupos afines. Qué necesidad hay de reabrir las viejas heridas de nuestra historia reciente, que, como se ve, no han cicatrizado del todo. Este revisionismo histórico que se ha instalado en algunos sectores de la izquierda española, al igual que en los partidos nacionalistas, probablemente una de las causas de la Ley de Memoria Histórica, es un paso atrás que no beneficia al conjunto de la sociedad española. Hay otros problemas mas acuciantes en España como para estar una y otra vez mirando hacia el pasado, tratando de reescribirlo.

  • ALEJANDRO

    Muy señor mio, los delitos de lesa humanidad son imprescriptibles según la legislación internacional (a la que españa se adhiere) con lo que es posible, Y NECESARIO, que las desapariciones forzosas, asesinatos sistemáticos por motivos ideológicos y las violaciones de derechos humanos, sean juzgadas.
    españa aceptó un modelo de transición entre sables y obvió el derecho de las víctimas, hoy décadas después se hace necesario reparar esa injusticia, los que reescribieron la historia fueron los políticos de la transición decidiendo, por el bien de todos eso sí, olvidar los crímenes.
    No se trata de cuestionar la transición sino de consolidar la democracia y juzgar a los que tengan las manos manchadas de sangre GENOCIDA.
    Usted es el único que miente aquí caballero cuando nos hace ver lo negro blanco olvidando las responsabilidades de los criminales que sojuzgaron este país durante casi cuarenta años (y todo ello en nombre de la democracia, que manda huevos)

  • juan guerrero vazquez

    no importa nada si fue carrillo y tampoco importa si fue respaldada por el 90% del parlamento. Es una ley injusta ,no puede haber libertad para criminales y asesinos ,es lo que se llama justicia ,senor Aguilar, ademas los familiares de los asesinados quieren saber donde estan sus cuerpos o los restos de ellos ,una cosa muy legitima.El senor Garzon tiene razon y el parlamento ya deberia estar reunido para cambiar esa ley tan injusta para muchos espanoles.

  • Jose Antonio

    No está del todo desacertada su interpretación de los resultados de la amnistía del 77, pero si lo está el empeño en considerar su revisión como único proposito de la iniciativa de Baltazar Gazón.
    ¿Acaso iba el juez a encarcelar a franco, o a quienes en octubre de 1939 (ya terminada la guerra), se llevaron a mi abuelo de su pueblecito de los montes de Tuilla en Asturias, hasta la playa de Salinas en Avilés, y ahí mismo, bajo la “acusación” de dar pan a los maquis, le hicieron cavar su tumba y lo fusilaron?
    El reconocimiento de la verdad y su divulgación, traducidos en reparación moral y honra de la memoria de las personas injustamente ejecutadas o encarceladas, es una causa sobradamente merecedora de que un juez se preste a llevarla adelante.
    Quienes a ello se oponen demuestran un tremendo déficit democrático amén de un indudable interés por silenciar la verdad. Así lo demuestra la filiación ideologiga de quienes han “salido al quite” de la iniciativa de Garzón

  • Alatrasto

    …y aquí no ha pasado nada. Hemos visto bien que se “limpiaran”, o al menos se intentara, las casas de Argentina y de Chile, a pesar de tener también autoexculpaciones como aquí, pero la nuestra no, que es la más limpia del mundo ¿De verdad que no huelen? Quizás sea el olor de los muertos que aún están desaparecidos en una cuneta o al lado de una tapia de cementerio. Los crímenes de guerra y de lesa humanidad no prescriben y las Convenciones de Ginebra permitirían su persecución, por mucho perdón “político” que se quiera aplicar. El perdoón político no permite exculpar a los autores de semejantes delitos ¿Cabría un perdón político para los etarras con delitos de terrorismo? Sería difícil de aceptar. Sobre todo por las víctimas.
    Por otra parte, hacen mal las fuerzas políticas en tratar de mermar la fuerza del poder judicial con sus ataques personalizados a jueces y Magistrados por cuestiones que exceden de lo meramente judicial y por aferrarse en el control de los altos tribunales. Ponen de manifiesto lo que les importa la Constitución.

  • KIMERA

    Ley 46/1977, de 15 de octubre, de amnistía.
    De conformidad con la Ley aprobada por las Cortes, vengo [Juan Carlos, rey] en sancionar:
    Artículo Primero.
    I. Quedan amnistiados:
    a). Todos los actos de intencionalidad política, cualquiera que fuese su resultado, tipificados como delitos y faltas realizados con anterioridad al día 15 de diciembre de 1976.
    b). Todos los actos de la misma naturaleza realizados entre el 15 de diciembre de 1976 y el 15 de junio de 1977, cuando en la intencionalidad política se aprecie además un móvil de restablecimiento de las libertades públicas o de reivindicación de autonomías de los pueblos de España.
    c). Todos los actos de idéntica naturaleza e intencionalidad a los contemplados en el párrafo anterior realizados hasta el 6 de octubre de 1977, siempre que no hayan supuesto violencia grave contra la vida o la integridad de las personas.
    – – – – – – – – –
    Veamos, Sr. Aguilar:
    El 20-abril-2010 dice Vd. en «Por la amnistía»: “No se hizo [la ley de Amnistía] para consolidar al fascismo, sino para poner en libertad a los antifascistas. Todo lo contrario”. ¿Seguro, Sr. Aguilar? Analice el párrafo a) del Art. 1º de dicha ley.
    ¿Fue un acto de intencionalidad política el golpe de estado militar de 1936 contra la República? ¿Decimos que sí? Sí.
    Así, de esa forma y de un plumazo: ¡Amnistiados todos los GOLPISTAS! (CUALQUIERA QUE FUESE EL RESULTADO de aquel acto golpista.
    ¿Incluimos en el “RESULTADO”, el genocidio posterior y los crímenes de lesa humanidad cometidos entre 1936 y 1977? Claro que sí; ¿no?).
    Observe, Sr. Aguilar, lo que dice el párrafo c) en referencia exclusiva a lo que dice el párrafo b):
    “…siempre que NO hayan supuesto violencia grave contra la vida o la integridad de las personas.” Traducido quiere decir que si han supuesto VIOLENCIA GRAVE, NO SON AMNISTIADOS.
    Entonces… ¿A quiénes NO SE AMNISTÍA? ¿A los antifascistas con las manos manchadas de sangre? Porque, observe lo que dice el párrafo b): “…cuando en la intencionalidad política se aprecie además un móvil de restablecimiento de las libertades públicas o de reivindicación de autonomías de los pueblos de España.”
    Mire, Sr. Aguilar, no sé si la ley de Amnistía se hizo para poner en libertad a los antifascistas; lo que si veo es que el redactado de dicha ley no deja duda alguna: Los fascistas con las manos ensangrentadas… AMNISTIADOS. A los antifascistas NO les alcanza dicha amnistía. Ésa, y no otra, es la interpretación de la letra de dicha ley de amnistía de 1977. ¡Como para no revisar su letra y su espíritu!
    Escribió Vd., Sr. Aguilar, en octubre de 2008: “… El juez está para juzgar delitos, no para revisar la historia. En este caso los delitos han prescrito, quedaron cubiertos por la ley de amnistía de 1977.”
    Mire, esa ley de 1977 es PRE-Constitucional. No olvide eso. Tampoco olvide que el Derecho Internacional está por encima de cualquier legislación nacional. Sobre todo cuando esa legislación nacional intenta ¿burlar? al Derecho Internacional.
    ¡Y tanto que cualquier otro juez, a parte de Garzón, pudo haber iniciado lo que él ha intentado enjuiciar (crímenes de lesa humanidad! Quienes hablen y acusen a Garzón de prevaricador… demuestran, como mínimo, su desconocimiento jurídico. Y quienes intentan, como Vd., Sr. Aguilar, en este tema, otorgarle a los jueces un mero papel de desenterradores/buscadores de cadáveres, lo único que consiguen es ponerse en evidencia. Y soy benévolo al utilizar semejante afirmación. De nada.

  • jose maria morillas ruiz

    Amigo Aguilar, el anteponer a tu comentario “los que militabamos contra la dictadura…”, es un intento de darle “más credibilidad a lo que escribes”;no me parece correcto en absoluto; yo fuí juzgado por el TOP nº 1 y condenado a carcel, donde pocos,y tu obvio, no estabais,los que hoy se menifiestan en favor del Juez Garzon, mas divo de un programa basura de tele 5, que de un juez imparcial,ni lucharon contra la dictadura, ni conocieron la guerra..¿porque, y que esconde, el removerla despues de 74 años?,que intereses electorales encierra?….hubo una amnistia arrancada, nunca generosamente dada, arrancada a los que como tu dices se opusieron, los de AP, pero no olvidez de donde venia Suarez, y lo que arriesgo al frente de su partido UCD por la reconsiliacion de este Pais, que de nuevo por mezquinos intereses, se vuelve a dividir…..el resentimiento social, amigo Aguilar, es el primer paso para un nuevo enfrentamiento civil, que ya lo hay: por favor tu eres de izquierda como yo, y vives, es decir, te pagan por ello, yo soy de izquierda, no cobro por ello, y desde el exilio, que es donde estoy, solo deseo Paz para mi Pais, y estos seudoizquierdistas aburguesedos se empeñan en no consedersela.

  • Inma.A

    Este asunto de Garzón lo está usando el PSOE y sus medios para distraer la atención de lo mal que va el país y lo mal que les va en las encuestas.Vuelven a sacar el fantasma del franquís
    mo queriendo identificar PP con los franquístas.
    El PP hizo lo mismo cuando resucitó el caso GAl, para que Felipe Gónzalez no volviera a ganar las elecciones, en ese caso, las encuestas estaban a favor del PSOE.
    Resumiendo, a éstos les importa un pito los electores y lo que quieren es ganar las elecciones, sin importarles los medios que empleen. Creo que los herederos de las victimas del franquismo tienen derecho a saber donde están sus familiares, pero eso se está haciendo a través de los juzgados provinciales y Garzón se atribuyó unas competencias que no tenía, además tiene otras dos causas pendientes, una por las escuchas telefónicas a los abogados de el caso Gürtel y otra por aceptar una Beca del Banco Santander cuando estaba investigando su Presidente Emilio Botín, por cierto salió libre de causa.

  • FCO LOBATO

    Si algo funciona, mejor no tocarlo. Y una cosa es enterrar en condiciones a los familiares caídos durante la Guerra Civil, a lo que no creo que se oponga nadie. Y otra iniciar juicios inútiles contra el franquismo, que sólo servirían para resucitar a las Dos Españas, con el resultado que ya conocemos. Si hay ganas de juzgar a dictadores, empecemos por FIDEL CASTRO, que aún sigue vivo. Luego podemos seguir con dictadores muertos

  • anna martinez muñoz

    tengo 75 años alos 2 años perdi en pozoblanco a mi padre y 4 familiares muy allegados y no se donde estan fue desaparecido juan martinez zuñega 20 b m megustaria,saber a donde estan sus restos nacidos en puertolumbreras murcia

  • Batelglass

    No entiendo ¿el por qué? A la mayoria de los periodistas, escritores, tertulianos y mercanchinfles de la opinión.. tan amantes de la verdad y tan ecuánimes a la hora de dar las noticias y explicar los temas sean tan reacios a aclarar por ejemplo.. la verdad de lo ocurrido sobre el asesinato de Blas Infante por ejemplo (que ha sido lo que me a traido a este apartado) Yo y casi todo mi entorno estamos a favor del Juez Garzón y en contra de su exilio provocado por sus mismos compañeros y de la restitución de la memoria a todos los asesinados por el régimen Fascista y sus complices.. Queremos que a esas pobres criaturas se les de una sepultura digna oiga y no nos importa nada que un dia salten de sus tumbas y señalen con nombres y apellidos a sus asesinos a los que estaría encantado de conocer. ¿tanto cuesta entenderlo? y otra cosa. Si los criminales tienen la conciencia tranquila ¿A que tanto temor de que la verdad salga a la luz? La historia es implacable y ya da igual que pasen 70 o 100 años. seguro que se irán de rositas pero tambien lo es que algún día saldran sus nombres a la luz pàra ser maldecidos por el pueblo español para toda la eternidad.