Toros en Cataluña

José Aguilar | 29 de julio de 2010 a las 11:54

NO soy capaz de dilucidar si en la decisión del Parlamento catalán de prohibir las corridas de toros desde el 1 de enero de 2012 ha pesado más la iniciativa de los enemigos del maltrato animal o el oportunismo de los enemigos de la pertenencia de Cataluña a España.

Es una de esas cuestiones que llamamos transversales para significar que los posicionamientos sobre ella atraviesan las ideologías y no se fijan automáticamente en función de las adscripciones políticas. Hay un debate ético, sí, relacionado con la tortura y muerte del toro bravo, pero conviene preguntarse por qué la prohibición ha triunfado en Cataluña y no en cualquier otro sitio. Pues porque es allí donde el nacionalismo ha encontrado en esta iniciativa la coartada perfecta para arremeter contra algo que considera una seña de la identidad nacional española. Si no hubiera sido por este conflicto identitario postsentencia del Constitucional, la movida de la plataforma antitaurina hubiera quedado en ruido sin consecuencias.

Un ruido de corto alcance porque los argumentos animalistas carecen de consistencia. Deberían explicar por qué prohíben la tradición de los toros en la plaza y salvan la tradición de los correbous en los pueblos catalanes, con reses acosadas y con fuego en los cuernos, por qué no prohíben la caza (se conocen casos de toreros heridos o muertos por cogida de toro, pero ninguno de cazador herido o muerto por perdices o conejos) y por qué, ya puestos, no impiden que se inflen las ocas para extraerles el paté o se exterminen ignominiosamente cerdos, vacas y gallinas para alimentar a los humanos opresores. Animales son todos ellos, aunque el toro bravo al menos puede defenderse de la agresión y ha sido criado para embestir en vez de para ser degollado en el matadero.

Con todo, más grave que este pretexto inane es que la mayoría de los representantes del pueblo catalán hayan subido un peldaño más en la senda del prohibicionismo. Todo lo quieren reglamentar, desde los letreros de las tiendas a los paneles de los ambulatorios y desde el doblaje de las películas al idioma de la enseñanza. Hay en esta obsesión de la nomenclatura de Cataluña un renuevo del despotismo ilustrado (ellos deciden, con su superior criterio, lo que la sociedad debe hacer y lo que no debe hacer) y un desprecio ostensible a la madurez de los ciudadanos y a su condición de individuos adultos y libres que eligen sus opciones vitales sin coacción ni paternalismo.

Por el amor de Dios, dejen a los ciudadanos la libertad de asistir a una corrida de toros si creen que es un arte, una fiesta o un patrimonio cultural y la libertad de no asistir si piensan que los toreros son unos matarifes. Lo firma uno al que no le gustan los toros.

  • Antonio

    De la prohibición de los toros en Canarias desde hace 20 años, usted no dice nada. ¿También son separatistas los canarios?..¿Sabe usted que la propuesta la hizo el actual portavoz del PP señor Cabrera?…que jartible siempre con atacar todo lo que viene de catalunya, pués que sepa usted que somos mucho en el resto de españa que admiramos a los catalanes, mas de los que usted se cree. Ha sido la región mas avanzada en todo, en defensa de las libertades, ha marcado el camino a otras muchas regiones de españa en lo que a su autonomía se refiere.

  • Batelglass

    Bueno algo de tauro-fobia si que hay en una buena parte del pueblo catalán y como es mi caso del andaluz.. Yo me acuerdo de como y cuando cerraron la plaza de toros de Cádiz (en los años sesenta creo recordar) y de la ruinosa existencia de la plaza de toros del vecino pueblo de San Fernando, que ha quedado para celebrar un par de festivales flamencos al año y poco más.
    Y eso don Antonio, que no pasa nada porque no hayan corridas de toros. Lo que si es verdad que cierto grupo catalanista, ya la emprendió con los inocentes toros de Osborne como lucha contra lo “extrajero” en este caso lo español.. Pero hasta por aquí en andalucia, hay otras sensibilidades y muchos de nosotros ,tampoco nos creemos que la tortura de un pobre animal sea una fiesta nacional y mucho menos, que la pantomima del torero y del la lidia, que son los despojos de una cultura medieval que incluso fue prohibido en tiempos de Alfonso X (que es todo un muestrario de tortura pura y dura) tenga nada que ver con el arte. El aficionado a los toros, señor mío es un bárbaro insensible al arte y a la belleza, aunque finja y disfrace “sus apetencias” como arte y toda su filosofía es bárbara y se conservará bárbara mientras la chusma necesite pan y circo para apaciguar sus resabios. De todas las maneras celebro pertenecer a una capital, Cadiz, donde mis conciudadanos y yo por supuesto, le dimos definitivamente y sin ruidos puerta a “la fiesta” por falta de clientela.