Archivos para el tag ‘Aguirre’

Aguirre y el ‘hijoputa’

José Aguilar | 3 de febrero de 2010 a las 13:56

NOS fijamos en lo secundario y no en lo fundamental. La cáscara llamativa de las cosas no nos deja ver su esencia. Somos superficiales: nos parece escandaloso que una dirigente política, Esperanza Aguirre, llame hijoputa a un correligionario que no le agrada ni mucho ni poco, pero eso, realmente, ¿qué importancia tiene? Con un micrófono traicionero abierto cualquiera puede ser sorprendido en el uso de expresiones semejantes.

Todos procuramos distinguir el lenguaje íntimo o coloquial del lenguaje que se utiliza en público o en las relaciones sociales convencionales. Que levante la mano quien no haya llamado hijoputa o cabronazo a un tercero, e incluso al propio interlocutor, y a veces más como admiración que como insulto. Lo grave no es lo que dice Aguirre en el ámbito de una conversación privada con un amigo. Lo grave es lo que Aguirre hace en su actividad pública. Lo que viene haciendo desde hace mucho tiempo.

Fijémonos en el resto de la frase, no en el zafio sustantivo que ha servido para tapar lo sustancial: “Hemos tenido una inmensa suerte de poder darle un puesto a IU quitándoselo al hijoputa”. Lo que la lideresa madrileña reconoce, y así está grabado contra su voluntad, es que en las negociaciones para la renovación de cargos en Caja Madrid ha maniobrado con éxito para entregarle un cargo relevante a Izquierda Unida, que se encuentra en sus antípodas ideológicas, a costa de otro candidato de su propio partido, pero, ay, del sector hijoputa, que viene a ser el que está enfrentado a Aguirre y encabeza Alberto Ruiz-Gallardón.

El incidente revela como pocas veces ha sido revelada la gran verdad de que en la vida existen amigos íntimos, amigos, conocidos, adversarios, enemigos y… compañeros de partido, ubicándose estos últimos, obviamente, en el máximo grado de animadversión y odio posibles. No hay peor contrincante que el que se sienta en tu mismo pupitre, comparte tu misma ideología y milita en el mismo partido. Hasta prefiere favorecer a un rival político antes de que pueda salir ganando el compañero que le disputa el poder interno. Que es lo que enfrenta a Aguirre y Gallardón. Con razón se habla del cainismo de los partidos.

Una segunda reflexión: lo de Caja Madrid es sólo una muestra más de cómo las cajas de ahorros se encuentran perfectamente politizadas. Se han convertido en un botín más de la lucha partidista que se reparte entre los prohombres de los partidos -y de las distintas facciones de cada partido, ya se ve- y un instrumento más de control del sistema financiero y de la sociedad civil por parte de la política. Así se entiende que sus gestores sean tan reacios a las fusiones necesarias. Con ellas se pierden puestos, prebendas y poder.

Que lo explique ZP

José Aguilar | 18 de junio de 2009 a las 11:29

SE ve que Zapatero no es rencoroso. Al menos con los discrepantes que no pertenecen al PSOE. El martes, en Barcelona, saludó con especial efusividad al republicano-nacionalista Carod-Rovira, el aliado que más quebraderos de cabeza le causó en la anterior legislatura:

  • No se te ve por Madrid.
  • Es que no dais nada en Madrid.
  • Pronto, pronto…

De José Luis a Josep Lluís. Zapatero no se quedó ahí. En su discurso inaugural de la Terminal 1 del aeropuerto de El Prat aseguró que el nuevo sistema de financiación autonómica estará listo en una o dos semanas y garantizó que con él Cataluña recibirá una aportación por encima de la media española. Teniendo en cuenta que ya en este ejercicio de 2008 la Generalitat está percibiendo más inversión para infraestructuras que el resto de las comunidades -en aplicación de su Estatuto de Autonomía, aun estando pendiente la decisión sobre su constitucionalidad-, se puede decir que Cataluña va a ver satisfecha su vieja reivindicación de reducir los niveles de solidaridad que como comunidad rica le corresponden. Interesante relectura de la ideología socialista, sin duda.

Pero es que ayer le tocó turno a José Antonio Griñán, presidente de la Junta de Andalucía, que fue recibido en la Moncloa y que salió de la entrevista en estado de euforia. “Andalucía será la comunidad autónoma que recibirá más inversión del Estado en los próximos años. Así me lo ha dicho el presidente del Gobierno y así ha de ser”, dijo. Aunque una cosa son las inversiones públicas y otra los recursos derivados del sistema de financiación, lo que se deduce es que ZP tiene entre sus planes favorecer a Cataluña y Andalucía, curiosamente los dos graneros electorales de los socialistas en periodo de decrecimiento.

¿Cómo se lo van a tomar las demás autonomías? Algunas, mal. No olvidemos que meses atrás ZP recibió a los presidentes de Madrid y la Comunidad Valenciana, Aguirre y Camps, y ambos se declararon igualmente satisfechos de las promesas escuchadas. Da la impresión de que Zapatero le dice a cada uno aquello que quiere oír. Pero la cuadratura del círculo no puede ser, y lo que no puede ser no puede ser y, además, es imposible, según frase redonda que se atribuye a media docena de personajes: si unos ganan más que la media, otros han de ganar por debajo de la media (de lo contrario, no habría media, eso es de cajón).

No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo. Tampoco se puede contentar a todo el mundo. Con los antecedentes que hay y con las perspectivas que quedan apuntadas por ZP parece claro que el nuevo sistema de financiación autonómica no va a ser aceptado por todos. Y los descontentos no van a ser sólo los del PP.