Archivos para el tag ‘compromiso’

No creen a Zapatero

José Aguilar | 28 de enero de 2009 a las 13:02

¿QUÉ hacemos ante las promesas electorales? Ya saben el consejo de los cínicos: las promesas electorales sólo obligan a quienes se las creen. Habría, pues, que vacunarse frente a ellas simplemente mediante el descreimiento. No tomárselas en serio. Si uno no se encanta con lo prometido no tendrá razones para desencantarse.

El lunes, en lo de Milá (el bueno, no la hermana), Zapatero proporcionó a la audiencia una nueva salida, basada en la escolástica. Consistió en aplicar la distinción entre compromiso electoral y objetivo. El compromiso del pleno empleo no era tal compromiso, sino un objetivo a lograr durante la legislatura. ¿Lograr el pleno empleo y, además, un pleno empleo de calidad, nada de precariedades y subtrabajos? Se siente, era un objetivo, no un compromiso.

Por lo tanto, y seguimos con la argumentación televisiva de ZP, no se le pueden exigir responsabilidades al presidente por el hecho de que se haya producido lo contrario de lo que él fijó como objetivo (en lugar de pleno empleo, la mayor destrucción de empleo en muchos años). Sobre todo, si se presenta la peor crisis financiera mundial desde la posguerra y se asegura con rotundidad que su origen se encuentra en Estados Unidos, gobernado por Bush y dominado por la avaricia de unos pocos aventureros.

Lo que no explicó Zapatero -ni habría explicado Rajoy en su mismo lugar- es por qué la situación de España, en empleo y en otros parámetros, es peor que la de los países de su entorno. Algo han tenido que ver su gobierno, el de ahora y el de los cuatro años anteriores, y los gobiernos que los precedieron, en la perpetuación de un modelo de crecimiento que se reveló sustentado sobre pies de barro. Seguramente los gobernantes tienen la obligación de moderar la euforia de los gobernados y arrostrar la impopularidad de decirles que no se sostiene un sector que construye 700.000 viviendas al año, que para competir en el mundo necesitamos menos fracaso escolar y más innovación o que hay que pensárselo dos veces antes de hipotecarse para toda la vida y dedicar a la vivienda el cuarenta por ciento de los ingresos familiares, ingresos que pocos trabajadores tienen asegurado. Y sólo son tres ejemplos de la fantasía que hemos estado viviendo. Nadie quiso contarnos la amarga verdad, y ahora lo estamos pagando.

Por eso no es extraña la actitud generalizada de la España que representaba a las Españas en el plató de TVE y tenía preparada su pregunta para el presidente. En aquellos hombres y mujeres yo no observé indignación y rabia, sino impotencia, fatalismo y escepticismo. A Zapatero no le creían, sencillamente. No es la mejor disposición de ánimo para levantar un país. Otro problema.