Archivos para el tag ‘Comunidad Valenciana’

Camps, un ‘amiguito’ en apuros

José Aguilar | 7 de julio de 2009 a las 11:33

TAMPOCO a los jueces se les otorga en este país la presunción de inocencia. En cuanto se supo que el instructor de la rama valenciana del caso Gürtel -de presunta corrupción de miembros del PP- iba a ser José Flors, a algunos les faltó tiempo para recordar que era amigo de Francisco Camps y había sido su consejero de Justicia. ¿Cómo iba Flors a empurar a su amigo y ex jefe?

Pues los malpensados, habituados a encasillar a los jueces por sus afinidades y a cuestionar su independencia de criterio, han pinchado esta vez en hueso. El magistrado del Tribunal Superior dictó ayer un auto mediante el cual ni archiva ni sobresee, sino que mantiene abierta la causa contra el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, su número dos en el PP regional, Ricardo Costa, y otros dos altos cargos, al encontrar “indicios racionales de delito” en su actuación. Las partes han sido citadas en el juzgado el próximo día 15.

De este modo, el amiguito del alma que enviaba mensajes telefónicos muy familiares a Álvaro Pérez, El Bigotes, el hombre de la trama corrupta en la Comunidad Valenciana (“Te quiero un huevo”), es ahora un amiguito en serios apuros. Ciertamente, de las diligencias judiciales han desaparecido todas las referencias a financiación ilegal del PP y tráfico de influencias, y el asunto ha quedado reducido a un presunto delito de cohecho (entre tres y seis meses de multa) definido en el artículo 426 del Código Penal: “La autoridad o funcionario público que admitiere dádiva o regalo que le fueren ofrecidos en consideración a su función o para la consecución de un acto no prohibido legalmente”.

A Camps se le investiga, pues, por un delito menor. Cada vez existen más indicios de que al presidente valenciano le regalaron varios trajes. Él los encargaba y se los probaba, pero los pagaban otros que, para su desgracia, eran directivos de empresas que obtenían contratos de su partido. Tal y como yo lo veo -y conste que puedo estar equivocado-, en estas prácticas no hay por parte de Camps un designio de aprovechamiento y delito, sino ese tipo de negligencia que comporta el poder para hacer más cómoda y agradable la vida de quien lo tiene. Quien manda tiende a instalarse en una burbuja en la que una corte de ayudantes y aduladores le resuelve los problemas de la cotidianeidad. No ha de preocuparse de los atascos del tráfico, ni de buscar aparcamiento, ni de llamar por teléfono, ni de guardar cola, ni de hacer la compra. Tampoco tiene que preguntarse el por qué de un regalo o la verdadera intención de alguna amistad sobrevenida o alguna insólita compañía que, al final, puede resultar mala compañía.

Así es fácil olvidar que el presidente de una comunidad debe ser su primer vigilante. Y pagarse sus trajes, siempre.

Que lo explique ZP

José Aguilar | 18 de junio de 2009 a las 11:29

SE ve que Zapatero no es rencoroso. Al menos con los discrepantes que no pertenecen al PSOE. El martes, en Barcelona, saludó con especial efusividad al republicano-nacionalista Carod-Rovira, el aliado que más quebraderos de cabeza le causó en la anterior legislatura:

  • No se te ve por Madrid.
  • Es que no dais nada en Madrid.
  • Pronto, pronto…

De José Luis a Josep Lluís. Zapatero no se quedó ahí. En su discurso inaugural de la Terminal 1 del aeropuerto de El Prat aseguró que el nuevo sistema de financiación autonómica estará listo en una o dos semanas y garantizó que con él Cataluña recibirá una aportación por encima de la media española. Teniendo en cuenta que ya en este ejercicio de 2008 la Generalitat está percibiendo más inversión para infraestructuras que el resto de las comunidades -en aplicación de su Estatuto de Autonomía, aun estando pendiente la decisión sobre su constitucionalidad-, se puede decir que Cataluña va a ver satisfecha su vieja reivindicación de reducir los niveles de solidaridad que como comunidad rica le corresponden. Interesante relectura de la ideología socialista, sin duda.

Pero es que ayer le tocó turno a José Antonio Griñán, presidente de la Junta de Andalucía, que fue recibido en la Moncloa y que salió de la entrevista en estado de euforia. “Andalucía será la comunidad autónoma que recibirá más inversión del Estado en los próximos años. Así me lo ha dicho el presidente del Gobierno y así ha de ser”, dijo. Aunque una cosa son las inversiones públicas y otra los recursos derivados del sistema de financiación, lo que se deduce es que ZP tiene entre sus planes favorecer a Cataluña y Andalucía, curiosamente los dos graneros electorales de los socialistas en periodo de decrecimiento.

¿Cómo se lo van a tomar las demás autonomías? Algunas, mal. No olvidemos que meses atrás ZP recibió a los presidentes de Madrid y la Comunidad Valenciana, Aguirre y Camps, y ambos se declararon igualmente satisfechos de las promesas escuchadas. Da la impresión de que Zapatero le dice a cada uno aquello que quiere oír. Pero la cuadratura del círculo no puede ser, y lo que no puede ser no puede ser y, además, es imposible, según frase redonda que se atribuye a media docena de personajes: si unos ganan más que la media, otros han de ganar por debajo de la media (de lo contrario, no habría media, eso es de cajón).

No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo. Tampoco se puede contentar a todo el mundo. Con los antecedentes que hay y con las perspectivas que quedan apuntadas por ZP parece claro que el nuevo sistema de financiación autonómica no va a ser aceptado por todos. Y los descontentos no van a ser sólo los del PP.