Archivos para el tag ‘Debate’

La muerte del periodismo

José Aguilar | 5 de marzo de 2008 a las 12:00

 

LOS partidos han alcanzado tal estado de paranoia a cuenta del debate Zapatero-Rajoy que llegaron a negociar hasta los espejos de ¡la sala de maquillaje! de cada candidato, lo cual tendrá una influencia decisiva, seguro, en el voto de los españoles. ¿Se puede ser más cretino?

No es para tomárselo a broma. Todo lo que ha rodeado la preparación de los dos debates televisivos ha venido a confirmar que el periodismo entendido como ejercicio de la libertad de expresión, pluralismo y crítica está a punto de fallecer. Los políticos lo han cercado y las empresas editoras y los periodistas lo hemos aceptado. Así están las cosas.

Los debates, en efecto, se han negociado en función de los intereses y las conveniencias de PSOE y PP. Ellos lo han decidido todo sobre el formato del programa y sus circunstancias colaterales, han pactado los asuntos a tratar, han vetado a los periodistas que les ha venido en gana, han encorsetado el debate hasta asfixiarlo, han convertido a los moderadores en vigilantes del cronómetro… Nada que ver con un genero periodístico al servicio de los ciudadanos. Simplemente, la moderna tecnología de la comunicación al servicio de los partidos.

No se trata de un fenómeno aislado. Es congruente con toda esta campaña electoral, que ha llevado al extremo los vicios -desde el punto de vista informativo- ya apuntados en las anteriores. Por ejemplo, las caravanas de informadores que siguen a los candidatos por toda España. Yo lo he hecho varias veces aquí en Andalucía y puedo asegurarles que lo interesante y noticioso nunca estaba en los mítines ni en las ruedas de prensa, sino en los contactos oficiosos con los candidatos y su entorno, los alcaldes de los pueblos y los militantes de base; en los restaurantes y cafés, en las calles y plazas, antes que en la tarima o el polideportivo. De ahí se aprendía más y, por eso, se contaban a lectores y oyentes historias más auténticas y percepciones más ajustadas a la realidad.

¿Qué pasa ahora? Pues que los enviados especiales de los medios informativos “empotrados” en las caravanas no tienen ninguna relación con los líderes, que viajan aparte y a los que no ven más que en las tediosas ruedas de prensa y en los abortivos mítines, precisamente los ámbitos en que lo único que puede registrarse son los mensajes que en cada momento interesa difundir a los partidos, mensajes que con frecuencia constituyen la parte de la historia menos conectada con el periodismo. Los periodistas son, así, correas de transmisión de la política, altavoces de estrategias ajenas, receptores de platos cocinados por los gabinetes de imagen.

Si tienen paciencia, mañana seguimos con el tema. Gracias.

¿Ganó Chaves o ganó Arenas?

José Aguilar | 3 de marzo de 2008 a las 11:17

El debate entre Chaves y Arenas estuvo bien, aunque más centrado en los reproches mutuos que en las propuestas de futuro (salieron a relucir hasta De Juana Chaos y la guerra de Iraq). No fracasó tampoco en audiencia: lo vieron 539.000 andaluces, según unas fuentes, y 780.000 según otras.

Arenas domina mejor la escena y tiene más reflejos para el regate en corto, y eso se hizo patente en los bloques de tiempo dedicados a las infraestructuras y al papel de Andalucía en el Estado de las Autonomías. En los dos anteriores, sobre economía y políticas sociales, Chaves se defendió con firmeza.

¿Como lo vieron ustedes? ¿Ganó el presidente o ganó el candidato? Otra cosa me interesa: ¿hay alguien que pensando que triunfó uno de ellos crea, sin embargo, que las elecciones las ganará el otro?

Etiquetas: , ,

¿Quién ganó el debate?

José Aguilar | 26 de febrero de 2008 a las 0:28

Lo mejor que se puede decir de los protagonistas del cara a cara de anoche es que no se hizo largo. Lo peor, que los aparatos de los dos partidos encorsetaron tanto el formato que acabaron transformando el debate en una sucesión de monólogos tasados.

Zapatero y Rajoy estuvieron a gran altura, con la lección bien aprendida acerca de las cuestiones que a cada cual interesaba destacar y de las trampas que había que sortear. Ambos fueron conscientes de que su necesidad más perentoria era no meter la pata: ni excesivamente agresivos, pero firmes, ni demasiado solemnes, pero graves.

El debate ratificó que a Zapatero le quieren más las cámaras de televisión. Rajoy evidenció un punto de mayor nerviosismo, y Zapatero, más desenvoltura. El presidente ganó a los puntos en la puesta en escena de sus mensajes, y el aspirante a sustituirle ofreció algo más de contundencia.

No hubo novedad en los contenidos. Zapatero eludió la confrontación más directa en los ámbitos en los que su gestión flaquea (educación, inmigración, estatutos) y Rajoy rehuyó los fiascos de su trayectoria (11-M, Iraq, políticas sociales). La tensión se disparó, como era previsible, en la lucha contra el terrorismo y el proceso de paz con ETA. En cuanto al otro gran asunto, la economía, hicieron tablas usando trucos: Zapatero se refirió a los datos de toda la legislatura, y Rajoy a los datos de los últimos meses. Había materia para uno y para otro.

Una conclusión: queda partido que jugar antes del 9-M.
Esta es mi opinión a bote pronto. ¿Y la suya?