Archivos para el tag ‘terrorismo’

¿Acabaremos con ETA?

José Aguilar | 10 de diciembre de 2008 a las 18:17

La pregunta se las trae. Nos hemos contestado tantas veces que sí, que el terrorismo será vencido, que ya nos entran dudas. Porque el caso es que siguen. Cada vez son menos, están más aislados socialmente, se hunden sus coberturas políticas una detrás de otra, los comandos caen antes y hasta los dirigentes, como acabamos de comprobar, son capturados casi antes de ejercer su liderazgo criminal. También se están viviendo abajo los mitos sobre ETA, sobre su invulnerabilidad y su valentía (ver mi columna de hoy en el Grupo Joly).

Pero el escaso es que continúan matando y extorsionando. Tengo una teoría: ETA sólo acabará del todo cuando los vascos se le enfrenten abiertamente. Ya sé que es difícil y arriesgado, pero el Estado democrático no terminará con la banda mientras haya vascos que callen ante sus desmanes, les dediquen calles y den dinero para los “pobres” presos.

¿Se acerca el final de ETA o estamos ante un espejismo más, sólo por lo mucho que lo deseamos?

Etiquetas: , , ,

¿De qué van los obispos?

José Aguilar | 2 de febrero de 2008 a las 8:00

Los obispos piden a los católicos que no voten a partidos que hayan negociado con terroristas. Vale. ¿Se refiere sólo al PSOE de Zapatero o también al PP de Aznar? Los dos han intentado negociar y los dos han fracasado, por culpa de los terroristas. La doctrina debe ser la misma en los dos casos, ¿no?

Segundo aspecto: la paja y la viga. ¿Le han dicho eso mismo a su colega José María Setién, que estuvo muchos años de obispo -aún lo es, emérito- y se mantuvo equidistante entre las víctimas de ETA y sus verdugos? Todavía en noviembre último hablaba del sufrimiento causado por ETA y del sufrimiento que padece ETA. Éste no sólo negocia con terroristas, sino que los comprende.

Y tercero, los obispos le han dado al PSOE el mejor pretexto para movilizar a los indecisos y defraudados de la izquierda y apelar al voto útil con el argumento de que viene la derecha montaraz y confesional y Zapatero es el único que puede pararla.

Recomiendo las columnas de Alejandro V. García y Pilar Cernuda, hoy, en los periódicos del Grupo Joly, y las mías de hoy y de mañana. Y espero opiniones.

ETA y los vascos

José Aguilar | 10 de enero de 2008 a las 8:00

La detención de los dos angelitos etarras que pusieron la bomba en el aeropuerto de Barajas y se disponían a poner otra en un centro comercial y financiero de Madrid ha servido también para desnudar a ciertos personajes.

¿Cómo es posible que el Gobierno vasco acepte sin más las sospechas de que ha habido torturas a uno de los detenidos y se cargue la presunción de inocencia… de los guardias civiles que lo detuvieron? ¿Acaso es más creíble la habitual consigna de ETA de denunciar torturas que la versión de los servidores del Estado democrático?

Todavía hay algo que me preocupa más: que vecinos del detenido herido y el pleno municipal se manifiesten contra la detención sin ni siquiera insinuar que, hombre, el muchacho se ha dedicado durante años a facilitar armas y explosivos a otros para que matasen y se preparaba para a matar él mismo?

¿No creen que hay una patología moral en un sector de la población vasca, indiferente ante el sufrimiento de quienes padecen la violencia terrorista y propicia a comprender, si no  a proteger, a los que la ejercen?

Etiquetas: , ,

Remeros del mal (sobre ETA)

José Aguilar | 21 de diciembre de 2007 a las 11:04

EL contento generalizado de todos los amantes de la libertad por la sentencia de la Audiencia Nacional que ha levantado el velo a la parte del conglomerado terrorista que pretendía quedar oculta tiene, cómo no, una excepción cualificada: Ibarretxe y todo el Gobierno vasco han rechazado la sentencia. Según ellos, “hiere la democracia” e impone el encarcelamiento de personas por sus ideas.

No vale la pena indignarse. Después del paréntesis que supuso el liderazgo de Imaz, el nacionalismo democrático vasco, y sus comparsas de IU, vuelven por donde solían: a condenar el terrorismo etarra… y a lamentarse de que el Estado democrático emplee todas sus armas legítimas para acabar con esa lacra. No otra cosa es lo que la sentencia significa.

No se manda a la cárcel a nadie por sus ideas, por descabelladas que sean –que lo son–, sino por militar en una organización terrorista. Lo que los magistrados de la Audiencia han establecido, mediante una instrucción llena de rigor y abundosa de pruebas, es que las organizaciones y sociedades a las que pertenecían los imputados no coincidían con ETA sólo en sus planteamientos: es que formaban parte de ETA, tanto como los que empuñan las armas –y mandan en los demás–, aunque se dedicaban a otros frentes de actividad (financiación, relaciones internacionales, propaganda…).

Esto viene de cuando, en 1993, se requisó a un dirigente de ETA el documento que detalla el plan de actuación de todas las estructuras de la llamada izquierda abertzale –mal llamada, al menos en el sustantivo– bajo la dirección de “la vanguardia” (los pistoleros). Tomemos el ejemplo del periódico Egin. Su director y directora adjunta habían sido designados por ETA en una reunión celebrada en un hotel francés, en 1992; ETA transmitía sus consignas sobre el funcionamiento del diario a través de un sistema de claves y controlaba los nombramientos de los miembros de su consejo de administración; Egin, por su parte, avisaba públicamente de las redadas policiales para alertar a otros presumibles detenidos y que se dieran a la fuga, y publicaba dos secciones de anuncios que eran utilizadas por los terroristas y sus cómplices para mantener contactos y enviarse mensajes.

Si eso no es integración en una banda armada, que venga Dios y lo vea. Y tres cuartos de lo mismo valen para Ekin, Xaki y toda la sopa de siglas con las que se ha querido disfrazar una única realidad de terrorismo organizado en diversos frentes. El boletín 69 de ETA lo aclara del todo: la portada la ocupa el dibujo de una trainera patroneada por un etarra con capucha y fusil en la que otros individuos –éstos, con boinas– con camisetas con las distintas siglas de la trama reman a las órdenes del encapuchado. Remeros del mal.

Etiquetas: , , ,