Carcaño no pierde su moto

Jorge Muñoz | 19 de noviembre de 2013 a las 8:00

La diligencia de la Audiencia

La diligencia de la Audiencia de Sevilla que ordena devolver el ciclomotor a Carcaño

Hay veces que las decisiones judiciales simplemente no se entienden. No son comprensibles para la mayoría de los ciudadanos. La Justicia debe dar siempre una respuesta razonada a los litigios que se le plantean. O eso es lo que se espera de la Justicia.

La Audiencia de Sevilla acaba de dictar una resolución que se enmarca dentro de esas decisiones que no casan con el sentido común, al dejar sin efecto el embargo de la moto de Miguel Carcaño, el asesino confeso de Marta del Castillo. Dice la Audiencia en una diligencia que el levantamiento del embargo se produce por el “ínfimo valor” del valor del ciclomotor que fue intervenido al asesino confeso (320 euros a fecha de julio de 2009) en comparación con las responsabilidades pecuniarias pendientes de pago -que superan ampliamente los 616.3189,27 euros, el coste de la búsqueda del cuerpo en el río y el vertedero de Alcalá de Guadaíra-.

Tiene razón el padre de Marta, Antonio del Castillo, cuando considera “chocante e ilógica” esta decisión del tribunal y pone ejemplos muy claros: Tráfico es capaz de embargar la cuenta de un conductor que no paga una multa de 100 euros. ¿Y qué pasa con Hacienda si uno no cumple?  Pues igual, que te embargan por el importe que sea, aunque la deuda sea muy superior a la cantidad de la que dispones.

Que con esos 320 euros que hipotéticamente podrían recuperarse no se pagar ni el pico de la indemnización está clarísimo. Que puede costar más el collar que el perro -si hay que sacar el bien a subasta-, también. Pero lo que no puede hacerse es dejar de intentar que Miguel Carcaño, a quien el Supremo ha considerado responsable del asesinato de Marta y de un delito contra la integridad moral, por sus continuos cambios de declaración, que han seguido aumentando el dolor de esta familia martirizada desde hace cuatro años.

Es una cuestión más de imagen que de otra cosa. Es como lo de la mujer del César. Aquí la Justicia también debe estar a la altura, y si al final de los 616.319,27 euros sólo se le puede cobrar el pico, pues bienvenido sea.

El único consuelo que tiene la familia es que Carcaño no va a poder disfrutar de sus paseos en moto durante muchos años… O en ese confían…


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber