Majaloba no era el final de la pesadilla

Jorge Muñoz | 23 de marzo de 2014 a las 9:30

La nueva búsqueda de Marta del Castillo en CamasOjalá que la Policía encuentre por fin los restos de Marta del Castillo. Después de estar investigando desde hace más de un año la pista de la finca Majaloba, la Policía ha vuelto a sorprender al trasladar el escenario de la búsqueda a una escombrera de Camas, muy cerca del puente desde el que hace cinco años Miguel Carcaño dijo que había arrojado el cuerpo de Marta, una versión que fue inicialmente corroborada por sus amigos Samuel Benítez y el Cuco.

La nueva zona cero de la búsqueda se encuentra cerca de los escenarios que se inspeccionaron hace cinco años, pero la novedad estriba en que la prueba del Potencial Evocado Cognitivo (PEC), P-300 o test de la verdad que se realizó al asesino confeso, ha dado un alto positivo cuando se le mostró a Carcaño una de las imágenes de la mencionada escombrera. El lugar era además muy conocido por Carcaño, que lo utilizaba con frecuencia cuando iba a la casa de la que era su novia, Rocío, cuando vivía con ella en Camas, por lo que tampoco es de extrañar que la P-300 alertara sobre este punto.

Varias reflexiones pueden extraerse de la nueva búsqueda. Esta nueva línea de investigación destroza la hipótesis de Majaloba, con lo que Carcaño, el supuesto arrepentido, habría vuelto a engañar  y a manipular a la Policía, porque su séptima versión, la que sitúa en Majaloba el cadáver, no sería más que otra mentira más de un joven que sabe que no va a abandonar la cárcel durante muchos años. Su supuesto “deseo” de colaborar y de que aparecieran los restos de Marta, no serían más que otro engaño más, el enésimo, pero con unas consecuencias que siguen siendo terribles para una familia que vive una pesadilla continua desde hace cinco años.

La posición de los responsables policiales de la investigación tampoco saldría bien parada, a pesar del ingente trabajo que durante estos años han realizado y cuyo esfuerzo nadie pone en cuestión. Es cierto que la Policía tiene claro que su objetivo fundamental es la recuperación de los restos de la joven, porque ése es el compromiso que han adquirido con la familia los responsables policiales y políticos, pero después del aparente nuevo engaño de Carcaño queda entredicho la fe ciega que mostraron con la versión de Majaloba y que les llevó a un duro enfrentamiento con el juez del caso, ante el retraso de los agentes en facilitarle la información sobre las labores de búsqueda.

Tampoco tiene sentido que, si la Policía llevaba buscando varios días a Marta en Camas, enviara un patrullero a custodiar la finca Majaloba, en un claro intento de despistar a la prensa, como prueba el hecho de que poco después ese vehículo fuese retirado de esos terrenos. Cabe preguntarse si era necesaria esta maniobra, que más bien viene a corroborar la obsesión que tienen los investigadores con la prensa, lo que les ha llevado a registrar estos días  incluso a los ciclistas que pasaban por la zona para ver si ocultaban cámaras de foto. La Policía ha pedido el traslado de nuevo de Miguel Carcaño hasta la cárcel de Sevilla-I, lo que anticipa su posible salida para ser conducido a la escombrera de Camas, para ver si es capaz o quiere recordar si los restos de Marta están enterrados en este escenario.

Y con la nueva pista, parece que cobran de nuevo protagonismo las declaraciones que en su día realizó Rocío, la que fuera novia de Miguel Carcaño, a la que nadie creyó en el juicio después de que hubiera cambiado tres veces de versión. En el juicio, Rocío sostuvo que Carcaño y su hermano, Javier Delgado, golpearon a Marta, y añadió que ocultaron el cuerpo en una arboleda de Camas, próxima a su domicilio. Rocío afirmó que Carcaño abandonó de madrugada la vivienda porque tenía que “arreglar un problema con su hermano”, añadiendo que tenían que “borrar pruebas” y se refirió a un “charco de sangre”. Según la joven, Miguel habría golpeado a Marta en un arrebato con el cenicero y una vez que ésta cayó al suelo, entre los dos hermanos se “liaron a golpes con ella”.

La línea de investigación de Camas parte del replanteamiento de la investigación que el comisario jefe de la Brigada Provincial de Policía Judicial, José Martínez de Mandojana, realizó tras el fracaso de la búsqueda en Majaloba, lo que le llevó a remitir un informe el pasado 26 de noviembre al juez de Instrucción número 4 de Sevilla Francisco de Asís Molina. En ese informe, Mandojana exponía que los investigadores estaban “revisando profundamente toda la investigación practicada hasta la fecha (localización de llamadas de Miguel Carcaño y declaraciones prestadas por las diferentes personas que figuran en la investigación relacionada con él) por si se pudiera relacionar tal posicionamiento con el lugar de enterramiento que se busca”. No es la única pesquisa que la Policía afirmaba que está llevando a cabo, dado que también se estaban haciendo consultas en la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir sobre las obras de canalización que se realizaron en numerosas fincas del valle del Guadalquivir y que “reúnan las mismas características que la zona descrita de forma inconcreta” por Miguel Carcaño donde pudiera hallarse el cuerpo.

La Policía estaba realizando además “entrevistas con personas del entorno de Miguel Carcaño y su familia -en alusión a su hermano, Javier Delgado- al objeto de poder determinar la relación de Miguel Carcaño y su familia con la zona en la que se está centrando la búsqueda”, precisaba el comisario Mandojana, que también indicaba que se estaba consultando a “empresas privadas” que poseen imágenes de vuelos aéreos de la finca Majaloba de La Rinconada para realizar “comparativas del estado actual de los terrenos y fincas de interés, con el que tuvieran en la fecha en la que se produjeron los hechos a la búsqueda de zanjas, acequias, etcétera, similares a la descrita por Miguel Carcaño” que pudieran orientar a los agentes sobre el lugar concreto del enterramiento.

Pero en atención al nuevo vuelco de la investigación, sólo hay una cosa clara: Majaloba no era el final de la pesadilla.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber