¿Qué entiende Alaya por “breve”?

Jorge Muñoz | 2 de mayo de 2014 a las 5:00

La juez Mercedes Alaya llega a los juzgados de Sevilla.Alaya, la incansable, ha vuelto a pedir esta semana tranquilidad a las masas. A todos los que llevan meses reclamándole, no sin buena parte de razón -todo hay que decirlo-, que cierre el capítulo de los ERE fraudulentos, al menos, el que se refiere a los aforados que ella misma preimputó: los ex presidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán y cinco ex consejeros autonómicos.

Pero, ¿qué entiende Alaya por breve? Esa es la clave. Hace cinco meses, a finales de octubre pasado, Alaya ya afirmó en un auto que no enviaría por el momento la causa al Tribunal Supremo. En ese auto, en el que la juez pidió expresamente “calma”, ya precisó que el final de la instrucción “no está lejos, sino más bien todo lo contrario”. Decía la instructora que, no obstante, todavía quedaba “un trecho de importancia capital” y apuntaba que para agotar la instrucción aún debían entregarse una serie de atestados, entre ellos el referido a las ayudas a la Sierra Norte de Sevilla. En ese mismo auto, la instructora afirmaba que quería culminar “con dignidad” el trabajo que “unos pocos incasables”, entre los que se autoincluía ella misma, iniciaron hace tres años.

Si Alaya entiende por “breve” lo mismo que la Guardia Civil, a la causa le quedan todavía algunos años de espera para cerrarla. No olviden que a principios de 2012 los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) ya anunciaron que el atestado relativo a la participación del ex consejero de Empleo José Antonio Viera en la concesión de las ayudas a la Sierra Norte se entregaría en breve.  Pero ese atestado no ha llegado al juzgado hasta hace poco tiempo, dos años después del anuncio realizado.

Tampoco hay que olvidar que a principios del año pasado, cuando Alaya se reincorporó tras su baja por enfermedad, le aseguró al presidente del TSJA que su intención era cerrar el caso de los ERE, o alguna de las macrocausas, antes de que finalizara 2013. Pero esa fecha tampoco se ha cumplido.

Al ritmo que va la causa, parece que queda ERE para rato. De momento y aunque el interés por las elecciones europeas para el electorado sea escaso, a buen seguro que Alaya dará todavía algunos golpes de efecto, a modo de auto, fianzas, citaciones, etc….  La Fiscalía ya ha pedido en más de media docena de escritos los riesgos de prescripción y de dilaciones indebidas por el retraso de una investigación que acumula ya más decenas de miles de folios (van casi 70.000) y no menos de 171 imputados.

Mientras tanto, seguiremos asistiendo al enfrentamiento que desde hace meses vienen protagonizando la juez y la Fiscalía Anticorrupción, que ha pedido la división de la causa en piezas y elevar la parte que afecta a los aforados al Supremo. La Fiscalía está dispuesta a recurrir todas y cada una de las declaraciones que la juez siga convocando en este procedimiento, y Alaya seguirá rechazando estos recursos. La última palabra la tendrá la Audiencia de Sevilla, que pronto hará pública su decisión sobre el recurso de la ex consejera de Economía y Hacienda de la Junta Magdalena Álvarez contra su imputación.

  • No están solos en el mundo

    El Banco Europeo de Inversiones tiene en su web una página donde reportar las conductas presuntamente delictivas o carentes de ética relacionadas con miembros de esa institución. No es necesario decir que están altamente sensibilizados con la integridad ética, no solamente con las declaradas delictivas, de las personas que componen su gobierno y de las instituciones que se relacionen con ellas de cualquier forma.
    Aunque está en inglés y francés entienden el español y admite copiar y pagar noticias de los periódicos.
    Don Jorge Muñoz ¿Cree usted que las instituciones de la Justicia española lo saben? No vendría mal un artículo o comentario sobre ello. Permaneceremos atentos.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber