De arrepentido a insolente

Jorge Muñoz | 4 de mayo de 2014 a las 5:00

Dice Michael Connelly en su novela policíaca El Veredicto que un juicio es un concurso de mentiras, en el que todo el mundo miente, los policías, los abogados, los testigos y, por supuesto, los acusados. Miguel Carcaño, el asesino confeso de Marta, desde luego que ha seguido a rajatabla ese patrón. Más de cinco años después del crimen, el joven le ha dicho al juez en una carta que ya no quiere participar más en las labores de búsqueda, sea cual sea su naturaleza, porque ya ha dicho todo lo que tenía que decir.
Cierto es que el acusado, que cumple una condena de 21 años y tres meses de prisión, ya ha dicho muchas cosas, en realidad demasiadas, tantas que han dado lugar a ocho versiones distintas respecto a cómo se produjo el crimen, quién o quienes participaron en el mismo y en las labores para ocultarlo, y sobre todo dónde se deshizo/deshicieron del cuerpo de la desdichada víctima. Realmente esto último es lo único que de verdad le importa ya a la familia de Marta, a la Policía y al juez Francisco de Asís Molina, el magistrado que aún tiene abierta una pieza separada con la esperanza de que algún día puedan devolverle a los padres de Marta los restos de la joven.
Miguel Carcaño ha pasado de presentarse a la sociedad como un delincuente arrepentido, el mismo que hizo creer a la Policía que el cuerpo fue enterrado en la finca Majaloba de La Rinconada y que incluso pidió someterse de forma voluntaria al test de la verdad, a mostrar su verdadera cara: la del delincuente insolente, soberbio y desvergonzado que sólo quiere que le dejen cumplir en paz su larga condena, recluido ahora en la prisión de Herrera de la Mancha (Ciudad Real).
Si Carcaño no quiere participar en la práctica de nuevas diligencias policiales nadie puede obligarle a ello, como tampoco nadie podía someterle por la fuerza a la Prueba del Potencial Evocado Cognitivo(PEC), la P-300, la misma que ha puesto en evidencia su enésima mentira y ha dirigido a los investigadores hacia una escombrera de Camas como posible tumba de Marta.
Y si Carcaño no quiere que le excarcelen más para participar en las labores de búsqueda, también puede hacerlo, pero su actitud y su falta de arrepentimiento deben ser tenidas en cuenta en lo que se refiere al cumplimiento de su condena y los posibles beneficios penitenciarios a los que pudiera tener derecho conforme vaya cumpliendo la pena. El reconocimiento del delito y el arrepentimiento son precisamente uno de los factores que las juntas de tratamiento de las cárceles tienen en cuenta a la hora de conceder permisos.
El asesino confeso de Marta, Miguel Carcaño, en ZaragozaCarcaño quiere que le dejen tranquilo cumplir su condena, pues que así sea. Pero que la cumpla íntegra, sin beneficiarse del sistema del que lleva años burlándose de una forma tan grosera que causa vergüenza ajena.
Y para colmo, el ex jefe Superior de Policía de Andalucía Occidental Miguel Rodríguez Durán se descuelga, tras su jubilación, diciendo que han faltado“ilusión y medios” en la búsqueda de Marta. Como responsable del Cuerpo, Rodríguez Durán lo era a su vez de esta búsqueda, por lo que estaba en su mano haber tratado de poner esa ilusión y esos medios. Lamentable.

  • Juan

    Lo único que se puede pensar y decir de este caso es lo que, piensa y cice todo el mundo, que no es sino, lo difícil que es digerir que un niñato que no tiene ni media guantá pueda (porque quiere) burlarse de todo el mundo, he dicho de todo el mundo. Con todo lo que ya hemos visto de terrible e indignante, quizas nos quede por ver la guinda del pastel y es que, dentro de nada empiecen los regalitos de todo tipo que todos conocemos. Cada regalito de estos será una puñalada más para la familia y lla lleba unas cuantas, y tambíen para toda la sociedad. Yo sé que este comentario no sirve para nada, es algo personal y solo sirve para que la bilis no se altere demasiado.
    Les habló Juan-Málaga

  • miguel

    Como un sinvergüenza que es se comporta de esa guisa.Al igual que su hermano y cuñada. Un trío que no merece vivir en sociedad. La justicia que se dice garantista lo debe ser también para la sociedad y no permitir que individuos como esos, hienas diría yo, convivan con personas. Y al asesino confeso, que lo pongan ya en el módulo de los comunes, sin protección, que sepa lo que es bueno. Criminal!

  • Las consecuencias dolorosas, pero menores, de la Justicia en el Régimen del 78: Que no interesa que funcione para que no estorbe a la corrupción.
    En este caso les da igual que los toree Carcaño y sus amigos, son muchos y tocan a poco; aunque lleve cinco años haciéndolo.
    A lo más, algunos jueces contados con los dedos, hacen su trabajo casi heroicamente, solos, escrachados en la puerta del trabajo por el Partido o por el Régimen Nacional en su propia casa, y en la propia mesa por los imputables, denigrados por los políticos, ninguneados por las administraciones públicas, estorbados desde dentro (200 recursos va a reunir Alaya) muchos de ellos por los que tenían que combatir la corrupción, que ya adelantan el juicio a la instrucción.
    Según el carácter de cada uno así les va. Garzón y Elpidio más temperamentales pierden el talante y por ahí los apuñalan. Castro, que podía haberse jubilado, imperturbable. Alaya una máquina de trabajar a contrapresión y de aguantar callada. (Alaya ¡Que no se te sobrepase ni uno! ¿eh? que nos sobrepasa a todos)
    Aláez, el del tren de Galicia, imputo políticamente incorrecto al Poder, pues la Audiencia se lo tumbó, y cogió puerta.
    Los condenados salen triunfantes haciendo declaraciones.
    Mientras se roba dinero público a dos manos por todos. Hoy dice en otro lado que la situación social en Cádiz es como la dela franja de Gaza. Para muchos pensionistas es un lujo comprar el periódico y reciben una carta de la ministra de que les suben 8 (ocho) euros al año, digo año. Y ¿para qué seguir?

  • Paco

    Carcaño está condenado por que se declaró asesino confeso. No hay pruebas en su contra. Posiblemente ni él siquiera la haya matado. Digo posiblemente porque hasta ahora se sabe bien poco del caso. Unos chavales, amigos de la víctima, no pueden, sin planearlo siquiera, cometer un crimen perfecto. Puede ser que Carcaño esté más seguro dentro de la cárcel que fuera. Está claro que algo sabe. Pero me temo que sabe qué pasó con Marta. Tal vez este yo equivocado. Pero la Investigación hasta el momento (y han pasado muchos años) NO ha estado acertada. Caso abierto. Muy abierto.

  • francisco

    Estamos seguro que este :hombre a sacado del piso a la muchacha y si no a sido el no puede saber donde esta el cuerpo aunque lo torturaran y si han sidos los otro?

  • antonio

    de la carcel al corredor de la muerte , y no hablemos de derechos humanos , Marta tambien tenìa derecho a vivir y le han quitado la vida

  • Juanito

    En mi opinión que busquen el cuerpo pero de ninguna manera dando el bombo y platillo que le dan a la busqueda. Y este tiparrafo. Por favor que se nos olvide su cara que caiga en el olvido mediatico. Y que se le cobre el coste de las busquedas

  • Marian

    Cómo pueden permitir que éste asesino confeso se siga riendo de la justicia y sobre todo de la familia de Marta ? Este país de europeo NO tiene nada es más bien tercer mundista.

  • Soraya

    Juanito, deben seguir buscando, pero por lo que parece va a ser muy dificil que lo encuentren, han pasado ya 4 años, y no creo que sea para que se hable de despilfarro, hay que hacer lo imposible para que los padres puedan enterrarla y saber donde está.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber