Con los folios puestos

Jorge Muñoz | 30 de julio de 2014 a las 5:30

El cartel que recibe a los usuarios en un juzgado de Sevilla

Se acabaron las fotocopias gratis en algunos juzgados. El papel es un bien escaso, también en los juzgados. Si usted es abogado o procurador debe saber que hay determinados juzgados de Sevilla en los que, a partir de ahora, tendrá que llevar sus propios folios cuando quiera hacer fotocopias. No es una cuestión de cuidar el Medio Ambiente, sino de falta de medios.
Así lo explica un cartel colgado en la puerta de uno de los juzgados de Instrucción de Sevilla, donde literalmente puede leerse el siguiente anuncio:“Ante la escasez de papel para fotocopias y hasta tanto no se suministre por la Delegación de Justicia de la Junta de Andalucía, todos aquellos profesionales que quieran hacer fotocopias deberán traer el papel necesario”.
La singular advertencia a los profesionales de la Justicia se vuelve a repetir ya una vez dentro del juzgado, justo frente a la máquina fotocopiadora. A pesar de los anuncios todavía son muchos los abogados y procuradores que, ajenos a la precariedad de medios de la Justicia, llegan a los juzgados pensando que van a poder hacer fotocopias del sumario que afecta a sus clientes. Y es que la situación que refleja el cartel a la puerta del juzgado de Instrucción es bastante cutre, casi de miseria. Se supone que cuando el profesional acude al juzgado para hacer fotocopias éstas serán pocas.

En caso contrario, cuando se trata de una causa voluminosa, lo normal es que el sumario haya sido escaneado –la mayoría de los juzgados cuentan ya con dispositivos informáticos para digitalizar los documentos– y se le facilite una copia del mismo en una memoria usb que, eso sí, lógicamente debe aportar el propio letrado o procurador.
No es la primera vez que un juzgado llama la atención a los usuarios de la Justicia con un anuncio de este tipo. Hace unos meses, cuando la carencia de medios era aún mayor debido a la crisis económica y los recortes presupuestarios, ya se vivieron situaciones surrealistas. Así, en la localidad de Écija, los abogados y procuradores tuvieron que “regalar” papel a los juzgados para que este órgano pudiera prestar el servicio público e imprimir sus resoluciones.
En los juzgados de Sevilla, la falta de algunos materiales –papel, tóner para las fotocopiadoras, bolígrafos, grapas y otro material fungible–, contrastaba la abundancia de otros elementos, como las gomillas. Ante estas contradicciones, los funcionarios de los juzgados recurrieron a una solución ingeniosa: la vuelta al trueque. Los funcionarios de un juzgado cambiaban a los de otros órganos sobres por folios o aquellos otros materiales que le sobraban por los que no tenían. Una situación lamentable que seguro que sólo se da en la Justicia. No me imagino que pase algo parecido en la todopoderosa Agencia Tributaria.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber