La reina de las portadas

Jorge Muñoz | 18 de octubre de 2015 a las 5:30

Una juez de extrema timidez que pasó del anonimato a acaparar las portadas nacionales. Mercedes Alaya Rodríguez (1963) ingresó en la carrera judicial en noviembre de 1988, fecha en la que se incorporó a un juzgado de Primera Instancia de Sevilla. Diez años después, en julio de 1998, Alaya fue destinada al juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla para sustituir al magistrado Ángel Márquez –instructor del caso Juan Guerra– con motivo de su paso a la Audiencia de Sevilla.Screenshot_NormalAppImage(1)
Alaya comenzó a adquirir cierta popularidad en Sevilla en 2008, cuando asumió la investigación del delito societario a Lopera. Se crearon entonces perfiles en las redes sociales con miles de seguidores de la magistrada. Después vinieron los escándalos de Mercasevilla y, sobre todo, el de los ERE fraudulentos, que catapultó a Alaya a las primeras páginas de los diarios, incluso los de tirada nacional, un espacio que hasta ese momento sólo ocupaban los jueces de la Audiencia Nacional que investigaban otros grandes casos de corrupción como la trama Gürtel o la del ex tesorero del PPLuis Bárcenas.
La figura de la juez Alaya fue creciendo a la par que se iban conociendo detalles sobre su particular como de instruir o interrogar a los distintos imputados que desfilaban por su juzgado para someterse a un interrogatorio que algunas defensas no dudaron en calificar de “inquisitorial”.
Su extrema timidez contrasta con su forma de actuar cuando ejerce su labor como magistrada. Las broncas de Alaya a los imputados eran frecuentes. Expresiones como “me aburre”, “me está mintiendo descaradamente”, “me está alarmando” o “deje de andarse por las ramas” forman parte del catálogo que la juez desplegó con muchos de los imputados. Los incidentes eran continuos, como cuando la magistrada reprochó a un ex alto cargo de la Junta que estuviera “haciendo teatro” en su comparecencia.
Para evitar esos altercados, los abogados defensores reclamaron ala juez que grabara las declaraciones, pero Alaya se negó a ello y lo argumentó diciendo que los vídeos serían colgados en internet, contribuyendo a una “morbosidad innecesaria y a convertir el procedimiento en una absoluta comparsa”.
Alaya demostró además en estos años que sabía manejar los tiempos informativos, y de ahí que hiciera coincidir destacados autos con determinados hitos de la política autonómica. El más sonado se remonta al 10 de septiembre de 2013, cuando la instructora dictó el auto en el que preimputaba a los ex presidentes de la Junta Manuel Chaves y JoséAntonio Griñán, una resolución que se hizo publica la misma mañana en la que el nuevo Gobierno autonómico estaba tomando posesión tras la marcha de Griñán, abrumado por el caso de los ERE.
Desde octubre de 2013, Alaya tiene un servicio de escolta, que le fue puesto por la Policía Nacional después de que la magistrada fuese increpada a su llegada a los juzgados de Sevilla por decenas de sindicalistas que le lanzaron insultos de “fea, hortera y pepera” con motivo de la puesta a disposición de varios sindicalistas detenidos en una operación de los ERE.
La renovación de sus votos matrimoniales en marzo de 2014, al cumplir los 30 años de casada con el auditor Jorge Castro; el reportaje en la revista Vanity Fair unos meses después y su inclusión en el ránking de las 100 mujeres líderes de España en 2013 fueron acrecentando la imagen más glamourosa de la magistrada, junto a la ya consagrada de adalid contra la corrupción.
La imagen que Alaya construyó en el último lustro se vino abajo en sólo unos meses, los que han transcurrido desde que en enero pasado lograra una plaza como magistrada de la Audiencia de Sevilla. Alaya luchó por mantenerse al frente de las macrocausas, pero se equivocó al criticar con dureza la preparación e independencia de la juez María Núñez Bolaños, lo que ha acabado por apartarla de los casos que la convirtieron en la juez incansable, la más grande. La reina de las portadas.

Etiquetas:

  • pepe

    No tengo ninguna duda de que ha habido una confabulación de los medios de comunicación, el cuarto poder, para presionar, descalificar, influir, acosar, desequilibrar, etc, etc a esta mujer, para conseguir que escapen del castigo los miembros del PSOE y coleguillas que, unidos en una auténcia MAFIA, han cometido el más REPUGNANTE LATROCINIO que se conoce en este país.

  • ciudadano libre

    Pepe,la Justicia no puede estar años y años para decidir culpabilidades.Con el tema del Betis lleva casi OCHO años y casi te puedo decir que en unos meses lo hubiese resuelto,ya que era vox populi la que se traía entre manos Manuel Ruiz Ávalos,públicamente conocido por “D.Manué”,el que manejó al Betis durante 18 años de oscuridad.Siempre Betis

  • Uno que estaba arando...

    No necesito decir ni MU. Hago mías las palabras de pepe. Te animo a hablar de ello, cada día, con tu entorno, amigos, familias y pedirles que respondan a esta canallada.

  • julio blanco escobar

    Pepe y el que estaba arando son como Franco “inasequibles al desaliento”

  • Uno que estaba arando...

    Sr. Blanco, estoy por asegurar que D. Antonio Machado, pensaba en alguien como usted, cuando escribió el poema ” He andado muchos caminos “, concretamente aquellos versos que dicen :
    ” y pedantones al paño
    que miran, callan y piensan
    que saben, porque no beben
    el vino de las tabernas.

    Mala gente que camina
    y va apestando la tierra…”

  • Luis

    Acapara portadas pero nunca la hemos visto hacer declaraciones a la prensa, tal como ese juez chulo llamado Castro, ni la hemos visto dar entrevistas en su despacho como desde el primer día hizo su sucesora, quién quiera entender que entienda.
    Animos señora Alaya su lucha contra el poder del mal no caerá en saco roto.

  • Javier

    Totalmente de acuerdo con Pepe. Ayer hubo muchos medios de comunicación en la Manifestacion de Apoyo a Alaya. Hoy todos los medios tan solo se hacen eco de la nota de prensa de EFE. No informan, ni opinan, ni critican, ni informan, las fotos más inadecuadas. Da la sensación de que estáis tendenciosamente dirigidos por los cortijeros.
    Jorge Muñoz enemigo público de Alaya.

  • Jorge Muñoz

    No estoy de acuerdo con su opinión. Que hubiera menos de 50 personas significa que la concentración no era representativa. No dudo de que Alaya tiene más apoyos, pero ayer no se vieron en la concentración. Y no creo que haya ningún enemigo público de la juez.

  • "Y no creo que haya ningún enemigo público de la juez" (¿?)

    No hace falta que la jueza Alaya tenga enemigos públicos; ya es bastante con los que tiene institucionales, es decir, con los pagados directa o subvencionados indirectamente con los impuestos de todos los ciudadanos y ciudadanas.
    Se bastan y se sobran.

  • 12V2015

    Ahora, de abrir en Cataluña una Causa General al nacionalismo catalán, nada de nada.
    Como han hecho en Andalucía, alegando que no querían abrir una “Causa General” a la corrupción generalizada en la Junta de Andalucía, lo que suponían que sería el efecto de la instrucción unificada que llevaba a cabo la jueza Alaya, que se trocee la instrucción contra Arturo Más, materia por materia.
    Para empezar, de los institutos que abrieron las puertas para instalar las urnas de las elecciones (excepto el de una directora del instituto Pedraforca de L’Hospitalet de Llobregat) que declaren uno por uno y se investigue uno a uno cada caso los tropecientos institutos catalanes (menos uno); sin establecer generalizaciones ni asignar una culpa general a Más. Y así sucesivamente.
    Como han dispuesto que se haga en Andalucía, así en Cataluña.

  • luis

    Son muchas las zancadillas , muchas las piedras arrojadas para obstruir su labor , muchos importantes y “contaminados” personajes que se pondrían en entredichos ( por decirlo de forma
    suave) si la Sra. Alaya hubiera continuado con su trabajo de desenmascarar a tanta corrupción. Este es el motivo que determinó
    l
    a duración del proceso. Era David contra Goliat (La Junta).


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber