El refuerzo que Alaya no quiso

Jorge Muñoz | 26 de enero de 2016 a las 6:30

15/06/2015: Entrada de la jueza alaya a los juzgadosFoto; V?-ctor RoAlaya acababa de regresar a su despacho en el juzgado de Instrucción número 6 tras una baja de seis meses. Corrían los primeros días de marzo de 2013. En su ausencia, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) había designado dos jueces de refuerzo –Ana Rosa Curra y Rogelio Reyes– para que el caso de los EREy las otras macrocausas no se estancaran durante la ausencia de la magistrada. Lo cierto es que esos seis meses de la baja de Alaya se perdieron, porque la instrucción apenas avanzó, más allá de algunas actuaciones de trámite, y no fue hasta el retorno de Alaya cuando se impulsó verdaderamente con una nueva operación de la UCO por las sobrecomisiones pagadas en las pólizas de los ERE.
Pero volviendo a la reincorporación de Alaya, dicen que la juez llegó a afirmar en petit comité que los jueces de refuerzo le habían “invadido” su despacho y habían metido mano a sus asuntos.
Nada más tomar de nuevo las riendas del juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, Alaya se reunió con Ana Rosa Curra y con Rogelio Reyes para tratar, supuestamente, la redistribución del trabajo. Tras esa reunión, dela que Ana Rosa Curra salió muy molesta, los tres jueces se reunieron con el presidente del TSJA, Lorenzo del Río, que se había desplazado a Sevilla para intentar suavizar la tensión que se había producido con los magistrados de refuerzo.
La idea del TSJA era que entre los tres jueces se repartieran la instrucción de las macrocausas –entonces Alaya también estaba investigando el delito societario del Real Betis–, pero el presidente del Alto Tribunal se topó con la cruda realidad. Alaya no estaba dispuesta a ceder ninguna de las macrocausas a los jueces de refuerzo.
Al final, el TSJA optó por retirar a Ana Rosa Curra del juzgado de Alaya, quien dos meses después llegó a prometer a Lorenzo del Río que acabaría la instrucción de una de las macrocausas antes del verano (cosa que nunca ocurrió).
Ahora el Alto Tribunal andaluz, una vez amortizada la Alaya instructora, ha logrado imponer finalmente sus planes para tratar de agilizar las macrocausas al diseñar una estructura para este juzgado que incluye la presencia de tres jueces: dos con dedicación exclusiva a las macrocausas y otro para llevar los asuntos ordinarios. Sin Alaya, Lorenzo del Río lo ha tenido más fácil.

  • uno que estaba arando...

    Sr. Muñoz, le propongo una reflexión sobre sus palabras escritas: ” Ahora el Alto Tribunal andaluz, una vez amortizada la Alaya instructora, HA LOGRADO IMPONER FINALMENTE SUS PLANES, PARA TRATAR DE AGILIZAR LAS MACROCAUSAS al diseñar una estructura para este juzgado que incluye la presencia de tres jueces: ”

    Pues bien Sr. Muñoz, ahora compárelas con este titular de hoy, DE SU PROPIO MEDIO : “El nuevo juez de los ERE suspende las declaraciones de Chaves y Griñán : Martín imprime un ritmo aún más lento a la causa y deja sin fecha las comparecencias de cuatro imputados, entre ellos los ex presidentes.” ” Otro parón a la causa de los ERE. Del ralentí al frenazo en seco”.

    Parece que, a pesar de que a Lorenzo del río y al TSJA, se les ha llenado la boca mas de una vez con el concepto ” REFUERZO “, la realidad es tozuda, y el efecto conseguido, parece ser , según Diario de Sevilla, el contrario. ¿ Que tocará anunciar mañana a bombo y platillo para desafectar aun mas si cabe, el interés de los andaluces por este SAQUEO A MANOS DE GENTE DEL PSOE ? Me pregunto : ¿ La Justicia, la Información…A QUIÉN SIRVEN ? Sr. Muñoz. Creo llegada la hora de reconocer la INGENTE Pérdida sufrida por TODOS LOS ANDALUCES con el “cambio” de la Sra, ALAYA al frente de esta OBLIGADA EXPLICACIÓN, QUE EL ESTADO DEBE A LOS CIUDADANOS. A TODOS NOSOTROS.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber