Las “represalias” a la Gepol

Jorge Muñoz | 8 de enero de 2017 a las 5:00

Sev. La disolución del Grupo Especial de Policía Local (Gepol), la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Local de Sevilla, fue una “represalia” por haber investigado los posibles casos de corrupción en el seno del cuerpo, sobre todo el supuesto amaño en las oposiciones, en el que están procesados 37 miembros de la Policía Local. Así de contundentes son las alegaciones que el abogado de dos de los integrantes de esta unidad ha presentado ante el juez de lo Contencioso-Administrativo que debe dirimir el traslado y reubicación de estos dos agentes. Uno de los demandantes ha planteado en los tribunales que fue destinado bajo el mando directo del padre de uno de los imputados, a pesar de que la Fiscalía de Sevilla había advertido de que no podían producirse este tipo de situaciones, sobre todo que ninguno de los ex miembros de la Gepol quedasen bajo la dependencia jerárquica de personas con “interés directo o indirecto” en el resultado del proceso penal.

El alegato no deja lugar a dudas: existen “poderosos indicios de que el cese” de estos agentes y el cierre de la Gepol –que el delegado de Seguridad y Movilidad, Juan Carlos Cabrera ordenó el pasado año tras finalizar la investigación de las irregularidades en las cuentas de la Feria de abril– “es una medida de represalia por el ejercicio con exceso de celo de una función esencial: investigar posibles casos de corrupción policial o funcionarial y comunicar el resultado de esas investigaciones a la autoridad judicial, mal que pese a la imagen de la Policía Local o a su integrantes, compañeros” de estos policías.
Y frente a esta conducta, “los mandos y el sindicato mayoritario y corporativo ejercen la presión que consta documentada para que se ponga en bandeja la cabeza de esta unidad, con la participación del nuevo concejal delegado, al que de forma sumamente misteriosa le han desaparecido las otrora incesantes manifestaciones, denuncias y concentraciones del sindicato SPPMA”.
Para la defensa de los agentes, también está acreditado que el propio concejal Juan Carlos Cabrera “asume las tesis de falta de compañerismo (eufemismo de complicidad con los hechos) para buscar cualquier excusa para el cese, llegando a convertir este cese en una cuestión personal, como se ha reconocido por los testigos de forma contundente”.
De esta forma, la comunicación del fin de unas diligencias por parte de la Fiscalía, que “en modo alguno justifican ese cese ni suponen la pérdida de contenido funcional del Gepol”, se convierte en un “pretexto infundado, para dar alguna apariencia de objetividad al cese fulminante” de los agentes.
Las alegaciones se han presentado ahora por escrito en el juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 13 de Sevilla, después de la vista celebrada en octubre pasado, en la que declararon el propio delegado de Seguridad Juan Carlos Cabrera y el superintendente de la Policía Local Gabriel Nevado. En esas alegaciones, el abogado de los agentes señala que la Gepol ha investigado “hasta donde ha llegado al poder de la endogamia del cuerpo, lo que les ha valido la enemistad de buena parte” de la plantilla de la Policía Local de Sevilla.
La defensa recuerda que está probada la “fuerte contestación en el seno de la Policía a la labor” realizada por esta unidad de Asuntos Internos, especialmente por el “caso de nepotismo en el desarrollo de las oposiciones que supuso el acceso al cuerpo de un alarmante número de familiares de miembros destacados del mismo o del sindicato mayoritario”.
La “agresividad” del sindicato ha sido” más que evidente y añadía un segundo elemento de “presión hacia la superioridad” para apartar a la Gepol. A la llegada del nuevo concejal, añade, Cabrera manifiesta una “afinidad con el sindicato, habiendo reconocido incluso que su acto de juramento lo hizo con el pin” de esta organización sindical, y además “debuta en junio de 2015 con la intención premeditada de cesar al Gepol”, al afirmar en una reunión con sindicalistas que no estaba de acuerdo con las “policías políticas”.
Los testigos también aseguraron en el juicio que el delegado manifestó que iba a mandar a los agentes de esta unidad “a regular el tráfico a 50 grados en el distrito sur”, una frase literal que Cabrera negó pero asumió parcialmente cuando dijo que esta “molesto” porque habían aparecido algunas noticias en prensa y admitió que “si estuvieran dirigiendo el tráfico” no tendrían tiempo para estas cuestiones. Con independencia de cómo acabe este juicio, lo que sí está claro es que había muchos interesados en cargarse a la Gepol.

 

VISTO PARA SENTENCIA

 

*La anécdota ocurrió recientemente, en el transcurso de una de las muchas conversaciones que mantienen abogado y cliente. En este caso, el cliente había telefoneado al letrado con motivo de una citación que había recibido para que acudiera al edificio de la Audiencia de Sevilla, donde hacía unos meses había sido juzgado junto a otros miembros de un clan familiar. El cliente le explicó al abogado lo que había ocurrido y que le había llevado a realizarle esa conducta telefónica:

–Me ha llegado una citación de la Audiencia. Tengo que ir el día….. ¿Para qué me han citado? –pregunta desde el otro lado del auricular el miembro del clan.

–Supongo que será para notificarte el auto… –responde el letrado sin darle mayor importancia.

–¡Ah! por el auto no te preocupes, yo tengo alguien para que me lleve. –contestó el cliente rápidamente y dejando sin palabras al letrado.

Y es que, aunque parezca mentira, todavía hay muchos ciudadanos que no controlan la terminología jurídica. En este caso, el cliente, aunque se confundió en relación con el “auto” en cuestión, sí que tenía claro que debía comparecer ante el tribunal que lo había enjuiciado.Esta anécdota ocurrió realmente en esa conversación entre abogado y cliente.

Hay otras muchas situaciones divertidas que se dan en los interrogatorios de un juicio, aunque en algunos casos la anécdota va creciendo en intensidad cuando se va transmitiendo de boca en boca. Dicen que un fiscal estaba preguntando lo siguiente en un antiguo juicio de faltas:

–¿Es cierto que usted el día de los hechos se cagó en los muertos del denunciante, en toda su puta familia, en la perra de su madre y en el hijo de puta de su padre, al igual que en toda la corte celestial? –señaló el representante del Ministerio Público con el tono acusador que emplean los fiscales…

–No. Eso es completamente falso. –respondió tajantemente.

–Yo estaba tranquilamente trabajando en la fundición y entonces le dije:Antonio, por Dios, ¿no te das cuenta de que me has echado todo el acero fundido por la espalda y que es una sensación muy desagradable? –añadió.

Lo dicho. A veces la anécdota se distorsiona algo, pero sigue manteniendo toda su gracia.

  • Jose Maria

    Que verguenza de policia local tenemos que soportar.

  • Abm1965

    Parece que sólo entran familiares, amigos y miembros del sindicato. Sólo tienen derecho a un trabajo digno en Andalucía los enchufados, el resto al extranjero a buscarse la vida. Qué pena.
    Por cierto, quiero mostrar mi agradecimiento como ciudadano a los policías represaliados.

  • el devorador

    Vergonzoso, qué asco.

  • el devorador

    ¿Cuántos años hace que no oyen ustedes unas Oposiciones al Ayuntamiento de Sevilla? ¿y a LIPASAM-UGT? ¿y a TUSSAM? ¿y a EMVISESA? ¿y a …? Mientras que se pueden ofertar unas pocas plazas entran por la puerta de atrás cientos y cientos. Todos los partidos políticos y sindicatos están pringados, incluidos los nuevos salvadores como Ciutdadan´s y Podemos, y todos callaaaadiiiitoooosssshshshshshsssss€€€€€$$$$$ … ¿Dónde está el (in)defensor del Ciudadano? ¿y el (in)defensor del Pueblo Andaluz? (los anteriores y los actuales). Vergonzoso, triste y vergonzoso. ¡Bah! Y efectivamente, mi hijo se ha tenido que ir fuera de España por culpa de éstos impresentables.

  • Uno q estaba arando...

    De esos impresentables y de los que a cambio de pan duro, les eligen …


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber