La ayuda más picante de Invercaria

Jorge Muñoz | 11 de mayo de 2017 a las 2:00

aceitunastatis

El catálogo con la “línea erótica” de aceitunas Tatis

Sueño fálico, metrosexual mulata y metrosexual nórdica, lengüetazos, dulces cuernos, polvazos, polvitos y polvazos picantes… ¿Quién diría que una crónica judicial pudiera empezar de esta forma? Pero no se alarmen… Todo o casi todo tiene explicación. Estos nombres aparecen en el sumario de una de las piezas separadas relativas a la investigación de las ayudas y préstamos concedidos por Invercaria, la empresa andaluza de capital riesgo, y forman parte de una innovadora “línea erótica” que la empresa Aceitunas Tatis comercializaba y cuyo catálogo, que aparece en la imagen adjunta, ha sido incorporado a la causa judicial para sorpresa, y por supuesto también cachondeo, de muchos. Y es que Invercaria acabó concediendo un préstamo participativo de 100.000 euros a esta empresa, cuyo catálogo de “banderillas” tampoco tiene desperdicio: desde la banderilla malagueña, vasca, pasando por los rollitos de boquerón o las delicias de pepino.
La defensa de la que fuera administradora de Aceitunas Tatis, con domicilio social en La Carolina (Jaén), ha presentado en el juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla, que investiga las presuntas irregularidades de Invercaria, un escrito en el que justifica que el proyecto para el que se concedió ese préstamo participativo “reunía las características de innovador y se incluía dentro de un sector estratégico dentro de la comunidad autónoma de Andalucía”.
El documento aporta cifras macroeconómicas sobre el sector de la aceituna de mesa y destaca la “innovación incremental” que introdujo aceitunas Tatis, al crear un “valor agregado sobre un producto ya existente, agregándole cierta mejora”. Aceitunas Tatis, prosigue la defensa, elaboraba productos totalmente innovadores por su calidad, modo de elaboración, presentación y mercado objetivo. Todos eran productos “gourmet ecológicos” basados en la aceituna y elaborados de modo artesanal, con 60 variedades distintas y la “mayor selección de especialidades con respecto a cualquier otra empresa similar”.
En el marco de esa innovación, añade lo siguiente: “Un aspecto muy importante a tener en cuenta es la presentación de los productos con la creación, incluso, de una novedosa línea erótica que tuvo una magnífica acogida en el mercado nacional e internacional”. “Adjuntamos como prueba gráfica de todo ello, para una mejor comprensión de todo lo dicho, documentos 2 y 3 con los catálogos publicados por Aceitunas Tatis”, añade el escrito aportado por la defensa.
Los productos de Tatis se distribuían, entre otros, en el “hotel Ritz, Hotel Villamagna, Hotel Palace, Asador Donostiarra, cadena Cinco Jotas” y en los mercados gastronómicos San Miguel de Madrid, La Boquería de Barcelona y la Lonja del Barranco de Sevilla.
En la nueva pieza abierta dentro de la macrocausa de Invercaria por la ayuda concedida a aceitunas Tatis –que es la número 15 que se abre–, el juez ha imputado a instancias de la Fiscalía Anticorrupción a cinco personas, entre ellas el ex presidente de Invercaria Tomás Pérez-Sauquillo, los directivos Isabel de Haro y Antonio Nieto Garrido, el ex director de la agencia Idea Jacinto Cañete, y la representante de Aceitunas Tatis, Gracia Rodríguez Cortés.
En el auto en el que se abre esta nueva pieza, dictado en marzo pasado, el juez recuerda que la empresa aceitunera se constituyó el 27 de septiembre de 2004 en La Carolina, con un capital social de 3.060 euros, pero ya en las cuentas anuales de 2006 y en el balance de situación del ejercicio 2008 aparecía un resultado negativo y estaba en “causa de disolución, con una deuda a corto y largo plazo de 450.000 euros”.
A pesar de esta situación, por decisión del presidente de Invercaria se concedió un préstamo participativo de 100.000 euros en junio de 2009, pero “el destino del capital no fue sino el pago a acreedores, sin que respondiera a ningún fin de capital riesgo”. Esta decisión, prosigue el instructor, se tomó por Tomás Pérez-Sauquillo “sin tramitar la ayuda por el procedimiento establecido en la normativa de referencia ni el plan director de la entidad, especialmente el análisis técnico”.  
El juzgado de lo Mercantil de Jaén declaró el 16 de diciembre de 2010 el concurso voluntario de Aceitunas Tatis y ahora el juez que investiga las irregularidades en Invercaria considera que los hechos pueden ser constitutivos de delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos. De todas las ayudas investigadas por el instructor en las distintas piezas separadas, Tatis es, sin duda alguna, la más picante.

  • JL

    Qué extraño que un anuncio claramente sexista y claras tendencias machistas no sea denunciado por ninguna asociación feminista. ¿Tendrá algo que ver que lo subvencionan los socialistas?
    ¿Dónde están tantos colectivos por la igualdad?

  • Xxx

    Interesante noticia. Estaria de lujo ver una peli xxx comiendo un buen lote de estas aceitunas.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber