Dando la cara

Jorge Muñoz | 14 de diciembre de 2017 a las 2:00

 

COMIENZA JUICIO DE LOS ERE CONTRA 22 EX ALTOS CARGOS GOBIERNO ANDALUZ

Nadie les ordenó que se sentarán en primera fila. Podían haber optado por tratar de pasar más desapercibidos ocupando la segunda o la tercera fila, pero no quisieron. A muchos se les vino a la cabeza la comparación de la imagen del banquillo de los ERE con la del juicio por el caso Nóos, con la Infanta Cristina en las últimas filas, compartiendo banco con los otros acusados.
Los ex presidentes Chaves y Griñán entraron ayer los primeros en la sala de vistas, acompañados de sus abogados, y de motu proprio ocuparon el lugar central del banquillo, en la primera fila. La que acapara todas las fotografías del pool que ofreció la agencia Efe, fijado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), y de las imágenes institucionales que difunde Canal Sur televisión. Chaves y Griñán no se ocultaron, mostraron su valor al exponerse, una vez más, como la diana en cuyo centro los situó la incansable juez Mercedes Alaya aquella mañana del 10 de septiembre de 2013. Ese día, en pleno acto de toma de posesión del gobierno de Susana Díaz, la instructora hizo público el auto en el que preimputaba a los ex presidentes en la macrocausa de los ERE, iniciando de esta forma el peculiar calvario de Chaves y Griñán y del resto de procesados que ayer asistieron a un nuevo episodio de este tortuoso proceso judicial que se prolonga desde hace ya casi siete años.

COMIENZA JUICIO DE LOS ERE CONTRA 22 EX ALTOS CARGOS GOBIERNO ANDALUZ

Los ex presidentes estuvieron escoltados en el banquillo, cual fiel guardia pretoriana, por cinco de sus más estrechos colaboradores, todos ex consejeros: Zarrías, Viera, Aguayo, Álvarez y Vallejo. Sólo quedó fuera de ese exclusivo club –la verdad es que tampoco había más sillas en la primera fila–, el ex consejero Antonio Fernández, otro de los sospechosos habituales que Alaya primero y luego María Núñez Bolaños fueron imputando sucesivamente en cada una de las 200 piezas en las que se troceó la macrocausa de los ERE, hasta que la Audiencia de Sevilla acordó un salvoconducto procesal y decidió que los ex altos cargos sólo se someterán a un único juicio, en aplicación del principio legal non bis in ídem. Fernández se situó en la segunda fila, muy próximo a los ex presidentes, y al que fuera su estrecho colaborador Javier Guerrero, el principal imputado del caso, que se situó justo detrás de Chaves. El juicio aumentará en interés una vez que acaben las cuestiones previas y comiencen las declaraciones de los acusados.

  • que me lo creo

    Uf, qué tufillo partidario tiene el artículo.

  • Miguel

    Lo que tiene no tufillo, sino auténtica peste, son los comentarios de Alaya en Valencia, posicionándose como juez y como parte en todo el caso, y además, cometiendo errores técnicos tan burdos que desacreditan totalmente a esta supuesta “estrella” que va a terminar completamente estrellada.

  • Uno q estaba arando...

    Sr. Muñoz, mirando la foto que ilustra su parrafada… que le parecería como titular : … ” ¿DANDO LA CALVA ?”. O tal vez… una TONSURA de 875 millones, casi religiosa, en las Cuentas públicas…


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber