Caso de los ERE: Culpa compartida

Jorge Muñoz | 28 de enero de 2018 a las 2:20

TERCERA JORNADA DEL JUICIO DE LA PIEZA POLITICA DE LOS ERE

Hace unos años un juez tomó declaración como imputado (los ahora llamados investigados) a un corredor de fincas con pocos escrúpulos que había sido imputado una estafa. El imputado había vendido reiteradamente la misma propiedad a diferentes personas e incluso con distintos precios. Una auténtica estafa de libro.
–Entonces, ¿no es verdad que usted vendió la finca a esta persona y por este dinero? –preguntó el juez aportándole datos sobre la venta de la propiedad.
–Correcto. –admitió.
–Más tarde, ¿no volvió a vender la misma propiedad a otra persona y por este otro importe?
–Así es, señoría –contestó de nuevo.
–¿Es cierto que posteriormente vendió nuevamente la finca a otra persona por esta cantidad?
–Sí, señoría.
–¡Pues usted me dirá cómo arreglamos esta situación! –exclamó con vehemencia el magistrado.
Eso mismo digo yo, señoría. ¡A ver si encontramos un juez con dos cojones que nos diga cómo arreglamos esto! –aseveró con espontaneidad y gracejo el imputado.
Esta anécdota bien podría ilustrar la esperpéntica situación que se está viviendo en el caso de los ERE, donde la Fiscalía Anticorrupción y la Audiencia de Sevilla están en plena bronca dialéctica, con reproches mutuos sobre quién ha cambiado las reglas y ha provocado el lío que llevó a los magistrados de la Sección Séptima a fijar el criterio de que los ex altos cargos que están siendo enjuiciados en el “procedimiento específico” de los ERE no podrán ser juzgados posteriormente en ninguna de las 270 piezas en las que se separó la macrocausa.
Para enredar aún más la situación, la propia Sección Séptima ha aprovechado un reciente auto para responder a la cuestión previa planteada por el Ministerio Público en el juicio a los ex presidentes Chaves y Griñán, donde los fiscales han pedido al tribunal que realice una delimitación del objeto de este juicio a raíz de la decisión de la Sección Séptima de aplicar a los ex altos cargos el principio non bis in ídem.
Los jueces de la Sección Séptima consideran que el “procedimiento específico” se ha visto “desbordado” por la decisión de la Fiscalía y de las demás acusaciones de introducir el delito de malversación en este primer juicio donde se juzga la supuesta creación y mantenimiento de un sistema para la concesión de las ayudas que eludía los controles de la Intervención y empleaba de forma inadecuada las transferencias de financiación de la Consejería de Empleo al IFA/IDEA para el pago de las ayudas.
Y tienen razón en este argumento, pero esta Sala también tiene parte de culpa en el desaguisado. Es cierto que el instructor del Tribunal Supremo, cuando investigó la causa contra Chaves y Griñán y otros aforados, concluyó que en esta pieza de la macrocausa no apreciaba el delito de malversación, dado que sólo propuso continuar la causa por prevaricación y advirtió que aunque la cuantía de las ayudas pueda ser nula por haberse infringido el ordenamiento jurídico –en cuanto a los requisitos de las ayudas–, eso “no significa que todo el dinero concedido con cargo a ese programa presupuestario haya sido defraudado en perjuicio del erario público”.
¿Entonces, por qué Anticorrupción y las demás acusaciones introdujeron la malversación en el procedimiento específico? Pues hay quien dice que lo hicieron para no arriesgarse a sufrir otro descalabro en el juicio, que les ocurriera como sucedió posteriormente con el caso de la venta de los suelos de Mercasevilla, donde hubo un pleno de 10 acusados absueltos.
Decía que los magistrados de la Sección Séptima, los que llevan siete años resolviendo los recursos de la macrocausa de los ERE, también tienen su parte de culpa en este auténtico galimatías jurídico que entre unos y otros han montado. Durante años, esta Sala estuvo avalando, auto tras auto, la expansiva instrucción y las tesis de Mercedes Alaya, quien de otro lado siempre se opuso a una división en piezas sin la que hubiera sido posible que este juicio se iniciara. La división de la causa no se produjo hasta la llegada de María Núñez Bolaños al juzgado, y desde luego no se puede culpar de lo ocurrido a esa separación en piezas que llevaba tiempo pidiendo la Fiscalía.
La Audiencia, la Fiscalía, la propia Mercedes Alaya…. todos tienen su parte de responsabilidad en la maraña jurídica sin precedentes en la que se ha convertido este proceso. Culpa compartida.
Quizás la solución más garantista para todas las partes sea la de estimar la cuestión previa de la Fiscalía Anticorrupción, pero no en el sentido por el que apuesta el Ministerio Público, sino la primera opción: la devolución del caso al juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla para que Bolaños dicte un nuevo auto de procedimiento abreviado, en el que delimite expresamente el objeto de este juicio para despejar cualquier duda.
Y ojo, que la Junta ha llevado el caso al Tribunal Constitucional, que todavía no se ha pronunciado. La verdad es que en este caso a lo mejor habría que encomendar el destino de la causa a un juez como el que solicitaba el estafador de la mencionada anécdota.

  • fjas

    ¿Que podía esperarse de una intrucción a la medida delZoido y del PP?

  • Nazareno

    ¡Vaya, una cosa está clara!. Ni la Junta es culpable de nada y que los dineros quedan en los mismos bolsillos. ¡Cómo no iba a salir el nombre de la malvada Alaya y que la instrucción de Núñez es impecable y no ha tenido controversia alguna que reflejar!

  • Pepe Gürtel

    A los del “Alayazo”, esos que para gobernar tienen que recurrir a la ayuda del Constitucional, les va a salir el tiro por la culata. ¡Más les valdría empezar pidiendo perdón a todos los Españoles como ha hecho Ricardo Costa!.

  • barquero

    …..que panda de trileros,…ahora se ve claramente porque se cambio de juez en la mitad de la carrera…..y los aplaudidores jaleando….

  • fjas

    Ya, será la larga mano del Psoe (será el unico sitio donde tenga mano actualmente, porque mas bajo mínimos no se puede estar), pero es el Tribunal el que está sopesando devolver el sumario para que sea instruido de nuevo

  • Antonio Javier

    Ya esta bien de hacernos incultos, tontos y catetos a la fuerza, desde que existe la Autnonomía no ha habido otro color politico que el del PSOE, es su cortijo, es su casa, y han hecho y siguen haciendo lo que les da la gana….., ponen y quitan jueces como quieren para no perjudicarse y que al final todo se quede en una pequeña tonteria que cometieron unos pobres infelices y a Chavez, Griñan y demás ni tocarlos…. que verguenza de ser Andaluz con lo que nos han quitado esta panda de inutiles, cuando deberiamos ser los que mandasemos en España por población, extensión y arte….. que lo unico que hacian bien era irse a comer gambas…..

  • Fjas

    El juez que se suponía que podía haber sido proclive al Psoe, fue apartado del tribunal antes de comenzar el juicio. De los otros que están juzgando el caso no se nada, aunque parece que más de uno, ya los ha etiquetado

  • uno q estaba arando

    Imposible soslayar las calvas indecentes de Chaves y Griñan. Ellos planearon el golpe. Eso queda y quedará en la memoria de los Andaluces. El aroma Montpensier… Nunca engaña al Pueblo Andaluz, por muchos medios y plumillas que lo intenten. Calvas indecentes…


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber