Archivos para el tag ‘anécdota’

El lapsus del fiscal de los ERE

Jorge Muñoz | 26 de mayo de 2018 a las 2:00

COMIENZA JUICIO DE LOS ERE CONTRA 22 EX ALTOS CARGOS GOBIERNO ANDALUZ

La anécdota ocurrió en la última sesión del juicio por el denominado “procedimiento específico” de los ERE. El fiscal Juan Enrique Egocheaga interrogaba a un testigo que había trabajado como director del área de Planificación y Seguimiento de la Consejería de la Presidencia de la Junta. Al inicio del interrogatorio, el fiscal suele preguntar por la formación y el cargo que el testigo ha ocupado en la Administración andaluza.
Después de presentarse como director de esta área de la Presidencia, el testigo explicó que se encargaba de realizar las labores de “atención al ciudadano”, con lo cual recibía las cartas que, como ocurre en el caso de los ERE, podían enviarles ex trabajadores o prejubilados afectados por esas situaciones de crisis empresariales, con la idea de que sus peticiones llegaran hasta el presidente de la Junta.
El lapsus se produjo cuando el fiscal preguntó al testigo por una de sus funciones de “atención al cliente”. El testigo rápidamente corrigió al ilustre representante del Ministerio Público y le recordó que su departamento se encargaba en realidad de la “atención al ciudadano”. Vamos que no era un servicio de los que habitualmente disponen las operadoras telefónicas u otras empresas similares. El desliz del fiscal provocó las risas en la Sala de los ERE, que alivia de esta forma la inevitable tensión y cansancio que se genera después de varias horas de comparecencias.
Aunque la expresión del fiscal fue un lapsus, a algunos se les vino a la mente uno de los términos que se asocian a la instrucción de las macrocausas, el de la “red clientelar” supuestamente establecida en la concesión de las ayudas públicas para la prejubilación de los EREo los cursos de formación.
Pero no fue la única anécdota que se produjo en la última sesión del juicio de los ERE. La otra está relacionada con la citación “telefónica” de los testigos para acudir a declarar al juicio, dado el interés del tribunal en agilizar todo lo posible estas comparecencias para evitar que el juicio se eternice.
Así, en la sesión del miércoles, el tribunal llamó a declarar por la mañana a dos ex trabajadores de la empresa Bilore de Lucena (Córdoba), que tuvieron que desplazarse esa misma mañana a toda prisa para declarar. Cuando el presidente del tribunal le hizo a uno de estos testigos la advertencia de que debían decir la verdad, dado que el falso testimonio es un delito contemplado en el Código Penal, el testigo, un hombre campechano, respondió con una sencillez tremenda:“No he mentido en mi vida y no voy a mentir aquí”, contestó a la pregunta de si prometía o juraba decir la verdad.
Cuando la declaración terminó y el magistrado le dio las gracias por su presencia, el testigo se dirigió al magistrado para rogarle que, la próxima vez que le citen, “por favor que lo hagan con tiempo”, porque había tenido que buscar un coche para poder desplazarse desde la localidad cordobesa hasta Sevilla, y todo ello en la misma mañana. Se trata de una petición razonable del testigo, que no estaba al corriente de las pretensiones del tribunal para agilizar la comparecencias. Quien no ha accedido a la premura del tribunal es el ex consejero de Empleo Manuel Recio, que fue convocado telefónicamente pero que pidió ser citado formalmente.

La famosa juez Alaya

Jorge Muñoz | 9 de noviembre de 2017 a las 2:00

 

La juez Mercedes Alaya, con la toga, presidiendo un juicio con jurado.

La juez Mercedes Alaya, con la toga, presidiendo un juicio con jurado.

¿Serían ustedes capaces de hacer más de 200 kilómetros para conocer a la “famosa” juez Mercedes Alaya? Pues hay quien sí está dispuesto. La anécdota ocurrió el pasado martes en el juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, donde su titular, María Núñez Bolaños, seguía con el calendario de declaraciones de personas investigadas en una de las piezas relacionadas con las supuestas irregularidades en la concesión de ayudas a la formación.
La juez Bolaños había citado a declarar a la ex directora general de Formación Profesional para el Empleo María José Lara, pero por un error en la identificación el juzgado la citación llegó a una vecina de Málaga que comparte nombre y apellido con esta ex alto cargo de la Junta. La citación se había producido con una antelación de al menos dos meses, pero la mujer citada, en lugar de dirigirse al juzgado para subsanar el error, no dijo nada y acudió puntualmente el pasado martes a la hora citada por el juzgado, haciéndolo además acompañada de una abogada, tal y como se le había requerido.
Antes de entrar en la Sala para prestar supuestamente declaración por unos cursos de formación de los que evidentemente esta mujer no tenía ni idea, en la secretaria del juzgado se aclaró el error, por lo que se le comunicó que no iba a ser necesario que pasaran a la sala de vistas donde Bolaños toma habitualmente las declaraciones a los imputados.
En ese momento y para asombro de los presentes, la letrada exclamó: “¡Total, que me voy a quedar sin conocer a la famosa Alaya…!”.
La cosa no quedó ahí, porque una vez ya dentro de la Sala, el fiscal recordó la situación producida y le dijo a la letrada, con cierta retranca, que para conocer a la famosa Alaya “viene usted un poco tarde”, puesto que hace más de dos años que Mercedes Alaya se marchó a la Audiencia y fue sustituida por María Núñez Bolaños. “Hay que leer el Hola y ver el Sálvame para estar al tanto de la actualidad judicial”, continuó bromeando el representante del Ministerio Público.
Un letrado defensor de otro investigado se sumó a la conversación para decir que “todos los periódicos no hay que leerlos”, en alusión a los últimos acontecimientos que han rodeado a la titular del juzgado, que ha inadmitido una recusación del PP contra ella. “Hay que leerlos todos”, concluyó el fiscal con el mismo tono jocoso.

La juez María Núñez Bolaños

La juez María Núñez Bolaños