Archivos para el tag ‘caso Marta del Castillo’

De asesino confeso a encubridor de su hermano

Jorge Muñoz | 28 de mayo de 2013 a las 7:19

La familia de Marta sigue creyendo la nueva versión de Miguel Carcaño, el asesino confeso de su hija. El recurso de reforma que ha presentado la nueva abogada de los padres, Inmaculada Torres, plantea al juez de Instrucción 4 que tome declaración de nuevo a Miguel Carcaño, pero ahora como imputado como presunto encubridor de su hermano Javier Delgado, al que atribuye la autoría del crimen en su séptima versión del asesinato, la que el juez no ha dudado en calificar de “inverosímil y fantasiosa”.

Jurídicamente parece que este recurso tiene poco recorrido, al menos en lo que se refiere a la imputación de Carcaño. Plantear a estas alturas que un joven que ha sido condenado por asesinato por la Audiencia de Sevilla y por el propio Tribunal Supremo es, en realidad, el presunto encubridor de su hermano, no parece tener a priori mucho sentido jurídico, si se tiene en cuenta que la sentencia es firme y que Carcaño está cumpliendo ya su condena, que finaliza en 2030.

La acusación particular ha pedido al juez que practique una docena de diligencias, que incluyen la práctica de declaraciones que pertenecen al juicio ya celebrado y que se encaminan a lo que el instructor ya descartó al considerar que se trataba de “cosa juzgada” porque se relacionaban con la supuesta participación de Javier Delgado en las labores de ocultación del cuerpo, algo que forma parte de los hechos enjuiciados y por los que fue absuelto.

Así, la familia ha pedido que declare de nuevo el taxista cuya declaración presentó por sorpresa en el juicio la Fiscalía y que aseguró que había llevado la misma noche del crimen a Javier Delgado desde una calle próxima al bar que regentaba hasta el piso de León XIII sobre las doce de la noche. La acusación particular quiere comprobar la veracidad del testimonio del taxista, porque “lo más lógico es pensar que la persona más implicada es la que vuelve al lugar de los hechos para ocultar su autoría”.

La abogada Inmaculada Torres defiende la actuación policial y critica la decisión del juez de archivar la causa por homicidio, al entender que ha puesto en evidencia su imparcialidad. “Resulta evidente que un juez instructor que, sin introducir en la fase de instrucción material probatorio de otro procedimiento, y lo examine y valore para fundamental el archivo, excediéndose en dicha valoración de lo que debe ser un juicio indiciario, vulnera su esencial condición de juez imparcial”, precisa el escrito de la acusación.

El juez ha dado tres días al fiscal y a la defensa de Javier Delgado para que se pronuncien sobre el recurso y la próxima semana resolverá. Con toda probabilidad, el juez confirmará su decisión y la familia tendrá que acudir a la Audiencia de Sevilla para tratar de reabrir la causa….

La abogada justifica la reapertura de la investigación contra el hermano en la búsqueda de la “verdad material” en torno al crimen, con la idea de “brindar a la familia de Marta, por razones de humanidad, un merecido descanso”, porque después de las dos sentencias dictadas en torno al caso, la familia “no encuentra consuelo, paz y calma y continúa en su lucha hasta conseguir conocer la verdad y el paradero de Marta”.

Esta investigación no tiene nada que ver con la búsqueda del cuerpo de Marta, que sigue siendo posible y sin necesidad de autorización judicial en el marco de la pieza separada que abrió el juez de Instrucción número 4 de Sevilla para tratar de recuperar el cuerpo de Marta del Castillo, desaparecida desde el 24 de enero de 2009.

Carcaño sigue siendo la clave para hallar a Marta

Jorge Muñoz | 20 de mayo de 2013 a las 21:39

El escrito remitido por el jefe superior de Policía de Andalucía Occidental, Miguel Rodríguez Durán, al juez Francisco de Asís Molina, viene a demostrar que la Policía sigue creyendo la última versión ofrecida por Miguel Carcaño respecto al crimen de Marta en lo que se refiere a las posibilidades de que el cuerpo se encuentre realmente en la finca de La Rinconada señalada por el asesino confeso, a pesar de que ni el instructor del caso ni la Fiscalía den un euro por esta versión.

Después de que el juez pidiera a los investigadores que informaran sobre si quedaba aún pendiente de realizar alguna actuación relacionada con la búsqueda del cuerpo, la respuesta de la Policía no deja lugar a dudas de que el rastreo de la finca Majaloba continuará. Y para ello la Policía no dudará en solicitar de nuevo la excarcelación de Miguel Carcaño, de quien la Policía señala que “podría seguir facilitando datos de interés para la localización, así como otras personas de su entorno y cuyas manifestaciones pudieran ser de utilidad”.

La Policía advierte que hasta ahora “sólo se ha examinado una pequeña parte de las numerosísimas parcelas” y este es precisamente el único obstáculo de la búsqueda, la “excesiva amplitud del territorio a inspeccionar”, por lo que los investigadores buscan los medios técnicos adecuados para su uso en los lugares que resulte de mayor interés.

El divorcio entre los investigadores y el juez del caso es ya insalvable. El escrito de la Policía llega sólo unas semanas después de que el juez acordara el archivo de las diligencias abiertas por homicidio contra Javier Delgado, el hermano de Carcaño, en un auto en el que el juez criticó duramente a la Policía por haberse “extralimitado” en sus investigaciones al haber continuado analizando la posible participación del hermano de Carcaño en las labores de ocultación del cuerpo, algo por lo que ya fue juzgado y absuelto en dos ocasiones.

Ahora la Policía le dice al juez que seguirán buscando a Marta en Majaloba. Los investigadores están en su derecho de hacerlo. El propio juez se lo recordaba en el auto, al poner de manifiesto que no necesitaban ninguna orden ni autorización judicial para continuar esa búsqueda. Y ese es el compromiso que tanto la Policía como el Ministerio del Interior han contraído con la familia de Marta: no parar de buscar el cuerpo de la joven hasta encontrarlo.

Miguel Carcaño tendrá un papel fundamental en los próximos acontecimientos relacionados con la búsqueda, de su frágil memoria depende que los padres puedan hallar el cadáver de su hija y, a partir de ese momento, intentar descansar en parte. Ojalá está sea la última vez que Carcaño cambia de declaración porque, aunque el juez y el fiscal hayan descartado la implicación del hermano usando el sentido común y la lógica, quizás el asesino confeso sí que haya dicho la verdad parcialmente, al menos en lo que se refiere al posible destino final del cuerpo. Y eso es precisamente lo que ha llevado a la Policía a esta nueva investigación emprendida hace un año…

Miguel Carcaño, ahora como hace cuatro años, sigue siendo la clave para recuperar el cuerpo de Marta.

Carpetazo a un año de investigación policial

Jorge Muñoz | 3 de mayo de 2013 a las 14:16

La decisión del juez Francisco de Asís Molina de archivar la nueva línea de investigación en torno al asesinato de Marta no habrá sentado muy bien en la Policía. Los agentes del Grupo de Menores llevaban un año investigando la nueva pista para, en principio, tratar de localizar el cuerpo de Marta del Castillo, desde que en abril de 2012 iniciaron un acercamiento a Miguel Carcaño, con la colaboración de sus abogadas defensoras. Fruto de una docena de entrevistas surgió la nueva declaración de Miguel Carcaño, la séptima que ofrece, respecto al asesinato de la joven y en la que inculpaba directamente a su hermano.

El juez ha rechazado ahora, por su “nula credibilidad”, la nueva versión de Carcaño, quien para el magistrado llega a “fantasear” y a reincidir en una “crueldad” que ya le valió el incremento de su condena por parte del Tribunal Supremo.

Pero el auto va más allá porque en esta resolución el juez critica abiertamente la actuación de la Policía, por haber tomado declaración a Miguel Carcaño, algo que considera “improcedente” con un preso penado por el asesinato de Marta, y por haberse “extralimitado” al haber vuelto a tomar declaración a testigos e investigar la posible participación del hermano, Javier Delgado, en las labores para ocultar el cuerpo, cuando éste no podía ser juzgado de nuevo por haber sido ya absuelto por el delito de encubrimiento, por lo que estaríamos ante un caso de “cosa juzgada” y del principio non bis in idem.

El auto del juez es contundente en este extremo, pero lo cierto es que hay juristas que entienden que Javier Delgado sí que podría ser investigado por el delito de homicidio, puesto que por estos hechos no fue enjuiciado, sólo se le acusaba del delito de encubrimiento.

La resolución de archivo también incluye una argumentación razonable respecto a la credibilidad del asesino confeso. Miguel Carcaño tiene “nula credibilidad” después de siete versiones distintas sobre el crimen y no es creíble que, si de verdad ha querido colaborar, no haya llevado a la Policía al lugar exacto dónde supuestamente habrían enterrado el cadáver…

Entonces, ¿qué ha sucedido? Lo que ha sucedido es que ni el juez ni el fiscal han confiado, desde que conocieron el atestado policial, en que Miguel Carcaño pueda estar diciendo ahora la verdad. Razones no les faltaban. Es como el cuento del lobo y el pastor. Si de verdad Miguel estaba diciendo la verdad, nadie le ha creído ya, sobre todo, después de que no haya sido capaz de llevar a los investigadores hasta el cadáver de la joven, con independencia de que pueda creerse o no que el autor del asesinato fuese su hermano.

Como en alguna ocasión he comentado, quiero confiar en que Miguel decía ahora la verdad, al menos, en lo que respecta al destino que dio al cuerpo de Marta, por el bien de los padres que están sometidos a un continuo sufrimiento desde hace cuatro años. Con este auto, el sufrimiento de la familia sigue, porque los padres estaban esperanzados en este último cartucho que acaba de hacer trizas el juez en sólo 12 páginas, las que contiene el auto de archivo.

Luego vendrán los recursos contra este archivo por parte de la acusación que ejercen los padres, ahora representados por la letrada Inmaculada Torres Moreno -tras haber roto la familia con su anterior abogado, José María Calero, por las “diferencias de criterio” en torno a las últimas actuaciones procesales-, pero mientras Carcaño no se decida a dar más indicaciones sobre el paradero del cuerpo, no habrá descanso para la familia.

Si la nueva declaración de Carcaño hubiese conducido a recuperar el cuerpo de Marta, estaríamos en otro escenario y, entonces, tal vez se podría plantear el juez analizar el resto de las acusaciones que incluye en su nueva declaración.

El juez ha recordado que Carcaño ha mentido tantas veces que no puede darse crédito a esta nueva versión, sobre todo, si se tiene en cuenta lo que ya dijeron los forenses que le examinaron respecto a que posee una “mente manipuladora”. Si realmente Carcaño ha vuelto a engañar a los investigadores, hasta destrozar los pilares en los que éstos cimentaron toda la investigación desarrollada en el caso, estamos ante un joven que, al menos, desde el punto de vista psicológico debe ser objeto de un estudio exhaustivo. Estaríamos ante la figura de un verdadero psicópata….

 

Habrá nueva búsqueda de Marta con o sin orden judicial

Jorge Muñoz | 2 de mayo de 2013 a las 17:34

La polémica está de nuevo servida en torno al caso Marta del Castillo. La familia de la joven va a pedir al juez que ordene el rastreo de la finca Majaloba de La Rinconada con perros adiestrados en la búsqueda de cadáveres y también que se haga una búsqueda aérea “geotérmica”. ¿Pero realmente el juez tiene que autorizar estas nuevas labores?

Fuentes judiciales señalan que no es necesaria dicha autorización y que, en realidad, nunca ha hecho falta. De hecho, cuando la Policía excarceló a Miguel Carcaño en octubre del año pasado -lo que sí requirió una orden del juez para permitir que saliera de la cárcel- no solicitó ningún permiso al juez para emplear máquinas excavadoras en la búsqueda de los restos en dicha finca, labores que desgraciadamente resultaron infructuosas.

Tampoco le pidió permiso la Policía al juez para buscar a Marta en el río Guadalquivir, al inicio de esta investigación, una vez que procedió a la detención de Miguel Carcaño, el 13 de febrero de 2009.

En realidad, el juez Francisco de Asís Molina sólo ha ordenado de motu proprio la búsqueda en el vertedero Montemarta-Cónica de Alcalá de Guadaíra -después de que Carcaño dijera que arrojaron el cuerpo a un contenedor de basura- y también autorizó la búsqueda en la Ruta del Agua cuando se lo pidió expresamente el abuelo de Marta.

Para el resto de búsquedas, la Policía no ha necesitado ni necesita dicha autorización, dado que existe una pieza separada abierta en el juzgado y que no se cerrará hasta que apareciera el cuerpo de la adolescente.

Creo que estamos asistiendo a un nueva discrepancia entre la Policía, que cree o quiere cree a pie juntillas la séptima versión de Miguel Carcaño, y la Fiscalía y el juez instructor, que consideran que el relato del asesino confeso es inverosímil y se trata de una mera y simple versión más.

Pero más allá de esas discrepancias que puedan existir entre los investigadores policiales y el instructor y el fiscal, lo que sí parece claro que esta nueva versión puede estar siendo considerada por la familia como el último cartucho que tiene para poder saber de una vez por todas dónde están los restos de Marta y recuperarlos…

En esta circunstancia, lo que pide el padre de Marta no es ilógico y, además, no tiene por qué suponer ningún desembolso para las arcas públicas, porque no debe costar mucho traer la unidad especial de guías caninos desde Madrid y tampoco el rastreo aéreo geotérmico, porque los perros tienen que entrenarse y los helicópteros de la Policía tienen que hacer horas de vuelo rutinarias, por lo que en una de esas salidas podrían dirigirse a la finca Majaloba.

De hecho, la Policía tiene aparcado en un hangar del aeropuerto de San Pablo un superhelicóptero -modelo eurocopter EC 225- que se adquirió por unos 23,9 millones y que ha sido puesto ahora  a la venta. Este aparato tiene un alto coste de mantenimiento y un consumo muy elevado de combustible. Si hay dinero para un helicóptero de estas características, no se puede negar que con otro aparato de los que están operativos se haga un vuelo en La Rinconada para buscar el cuerpo de Marta.

Si hay una mínima esperanza o indicio de encontrar el cuerpo en La Rinconada, la Policía, el juez y el fiscal deben superar cualquier discrepancia y, por parte de quien sea, que se ordene esa búsqueda que reclama la familia. Cualquiera persona que estuviera en el lugar de los padres de Marta agradecería que se agotara cualquier posibilidad de encontrar el cuerpo. No sé de quien debe partir la iniciativa, pero hay que hacerlo ya porque será muy triste para las distintas autoridades que la familia tenga que echarse a la calle en una búsqueda privada, aunque desde luego voluntarios no le faltarían…

Y Carcaño volvió al juzgado

Jorge Muñoz | 29 de abril de 2013 a las 20:53

Más delgado y con una larga melena. Miguel Carcaño volvió esta tarde a los juzgados de Sevilla para ratificar su séptima versión de los hechos, la que incrimina a su hermano y la que asegura es la verdad de lo que ocurrió.

Carcaño, al que ni la Fiscalía ni el juez creen después de otras seis versiones anteriores, dice ahora que con esta declaración sólo persigue que se localice el cuerpo de Marta. Dice Carcaño que su hermano es la única familia que tiene y que “no quiere hacerle daño, solamente que la familia (de Marta) pueda descansar y que también él pueda descansar, pues esto le está matando por dentro”.

¿Dice ahora Carcaño la verdad? La respuesta a esta pregunta es difícil. Sólo entrando en la mente del asesino confeso se puede conocer si realmente está diciendo o no la verdad. Cuando alguien tiene fama de algo es muy complicado variar esa opinión generalizada y Carcaño tiene fama de mentiroso, de acuerdo con las seis versiones anteriores que ha dado del crimen.

La Policía está completamente convencida de que esta versión es la que, ahora sí, esclarece el puzle del caso y la que da respuesta a “algunas incógnitas” que hasta entonces no habían sido aclaradas, así como las causas que había impedido hasta ahora su confesión: su “dependencia psicológica absoluta respecto de su hermano”. Dice la Policía que el lugar del supuesto enterramiento, una finca en La Rinconada, es una de las posibles opciones que se barajaron durante la fase de instrucción como “posible ruta” para deshacerse del cuerpo y que ambos hermanos dispusieron de “55 minutos” entre que ocurrió el crimen y se ocultó el cuerpo. Y la lectura que hace la Policía de la nueva versión se produce a pesar de que contraviene las máximas policiales que apuntan a que la primera versión que ofrece una persona acusada de un delito es la que más se asevera a la realidad de lo sucedido, pero paradójicamente ahora los investigadores creen no la segunda, sino la séptima versión del acusado.

La familia de Marta también cree, o quiere creer, que Carcaño ahora no está mintiendo. La esperanza en poder recuperar el cuerpo hacen que los padres piensen que Carcaño dice por fin la verdad. Bastante han sufrido ya para pensar que Carcaño puede estar ofreciendo otra versión que puede ahondar en su dolor.

Pero frente a estas opiniones se alzan las de la Fiscalía, que no le da “ninguna credibilidad” al nuevo relato -tan inverosímil lo ve que el fiscal del caso ni siquiera ha planteado una sola pregunta a Carcaño en su declaración-, y la del instructor, que aún no se ha pronunciado pero que podría acordar el archivo del caso -cada vez veo más cercana esta posibilidad- una vez que le tome declaración como imputado a Javier Delgaldo.

La Fiscalía dice que ya hay un caso juzgado y sentenciado en firme, y que esta nueva versión no resulta para nada verosímil, ni siquiera por el inicio de la violenta discusión, que según Carcaño tendría un móvil económico, ni por la utilización de una pistola como arma homicida.

Realmente todas las partes implicadas tienen su parte de razón. ¿Por qué creer ahora a Miguel Carcaño tras siete versiones distintas? ¿Pero por qué va a mentir nuevamente? ¿Por puro protagonismo? No lo sé. Insisto, quiero creer en que Carcaño quiere decir la verdad ahora, al menos en lo referente a la desaparición de Marta, por el bien de la familia de Marta, para que puedan recuperar el cuerpo. El juez y el fiscal tienen una papeleta difícil. Hagan lo que hagan van a ser criticados porque la pelota está ahora en su tejado y la Policía ya ha lanzado….

 

El efecto ‘boomerang’ de la séptima versión de Carcaño

Jorge Muñoz | 23 de abril de 2013 a las 14:25

La Fiscalía y el juez no creen, en principio, la séptima versión ofrecida por Miguel Carcaño sobre el asesinato de Marta del Castillo y la desaparición del cuerpo de la joven. Cuando aún no ha ratificado en sede judicial las acusaciones contra su hermano Javier Delgado, el hecho de que el juzgado aún no le haya tomado declaración indica que no se le otorga mucha o ninguna credibilidad a este nuevo testimonio.

Algunas fuentes apuntan a que, en principio, tampoco era necesario tomarle declaración de manera inmediata ante sus nuevas revelaciones, puesto que Miguel Carcaño está condenado en sentencia firme por el asesinato de Marta. Personalmente considero que no habría estado de más que esa ratificación de la nueva versión se produjera sin tanta demora, aunque desconozco los motivos para no adelantar esta declaración.

Si al final, a pesar de que Carcaño ratifique, el juez Francisco de Asís Molina acuerda el archivo de las nuevas diligencias abiertas por un delito de homicidio, todo ello con el beneplácito de la Fiscalía, que en este caso siempre ha coincidido con el criterio del instructor, el Ministerio Público tendría incluso abierta la posibilidad a perseguir nuevas responsabilidades penales de Miguel Carcaño, al que podría atribuirse un nuevo delito contra la integridad moral, e incluso otro de denuncia falsa.

Como argumento para esta nueva acusación, que podría de prosperar acarrearle una nueva condena de varios años de cárcel a Miguel Carcaño, las fuentes subrayan que precisamente el joven ha sido ya condenado por el Tribunal Supremo por haber hecho precisamente lo que supuestamente estaría haciendo otra vez al ofrecer una nueva versión y un nuevo hipotético paradero del cuerpo de Marta del Castillo. El Supremo condenó a un año y tres meses a Miguel Carcaño por haber aumentado el dolor de los padres, con los continuos cambios de versión y su negativa a decir dónde estaba el cadáver de la joven: primero dijo en el río Guadalquivir, despuñes e n el vertedero, y ahora enterrada en una finca de La Rinconada.

La sentencia del Alto Tribunal destacó, en este sentido, que Carcaño había “instrumentalizado” la causa y también destacó su mente “manipuladora” para justificar la condena por el delito contra la integridad moral, del que inicialmente había sido absuelto por la Audiencia de Sevilla.

Si el juez archiva ahora las nuevas diligencias, la denuncia de Carcaño a su hermano podría tener un auténtico efecto boomerang. 

La ‘verdad’ de Carcaño

Jorge Muñoz | 21 de abril de 2013 a las 9:50

Hace una semana, cuando este periódico desveló en exclusiva la nueva búsqueda de Marta del Castillo en La Rinconada, reflexioné sobre si en esta ocasión nos encontrábamos por fin una versión de Carcaño el arrepentido, en lugar del Carcaño que durante cuatro años ha estado jugando con la Policía, el juez y la Fiscalía, pero sobre todo con la familia de Marta. Hay muchas voces, incluso algunas muy autorizadas y que conocen bien la investigación, que opinan que la séptima versión no es más que una nueva mentira del asesino confeso.
Realmente no sé qué pensar. Yo sigo confiando en que de verdad ésta sea la versión definitiva, no tanto por las nuevas implicaciones que se desprenden de la misma, sino por el hecho de que con este testimonio los padres de Marta puedan recuperar los restos de su hija, algo que esperan con gran frustración desde hace cuatro años, lo que les impide cerrar el duelo y continuar hacia adelante la vida con sus otras dos hijas.
Creo firmemente que Carcaño tiene poco que ganar revelando esta nueva versión. No creo que busque beneficios penitenciarios o adelantar su salida de prisión. El hipotético recurso de revisión de su condena, en el caso de que su hermano fuese enjuiciado y condenado, no le permitiría en principio salir de la cárcel hasta dentro de otros tantos años.

Es lícito pensar que la incriminación ahora de su hermano como autor del homicidio pueda guardar un ánimo de venganza por parte de Miguel, a quien su hermano ni siquiera ha ido a visitar a prisión en estos cuatro años, pero también cabe preguntarse si Miguel se ha cansado de protegerle y ha decidido contar “su verdad” ahora que sabe que su condena ya ha sido confirmada por el Tribunal Supremo y no tiene nada que perder.
El instructor del caso es el que debe resolver todos estos interrogantes y decidir si sigue adelante o no con esta nueva línea de investigación. Al juez y a la Fiscalía le corresponde impulsar esta investigación, para lo cual no deberían dejar que transcurra mucho tiempo entre la comparecencia de Carcaño y las actuaciones que se vayan a desarrollar en relación a su hermano. Pero todo depende en este punto de la partida, insisto, de que Carcaño ratifique la nueva versión en sede judicial.

Javier Delgado se defiende desde el whatsapp

Jorge Muñoz | 20 de abril de 2013 a las 14:07

El hermano de Miguel Carcaño se defiende de las acusaciones de éste, que ahora le sitúan como el verdadero autor de la muerte de Marta del Castillo. Y lo hace no ante la Policía, donde se acogió a su derecho a no declarar, sino en los medios de comunicación. Ante el tribunal de la opinión pública que ya hace tiempo que le condenó, tanto a él como a los otros acusados, a pesar de que dos sentencias dicen que es inocente de encubrir a su hermano. Aunque ahora la acusación es bien distinta, su hermano le sitúa como responsable del crimen, lo que ha desembocado en que el juez haya abierto unas nuevas diligencias por homicidio.

Javier Delgado se defiende inventando un nuevo género periodístico, la pseudoentrevista por whatsapp, el popular programa de mensajería instantánea a través del móvil. Otro invento más de este caso que, después de cuatro años, sigue manteniendo a unos padres en la peor de las incertidumbres en las que pueden encontrarse unos padres jamás: sin saber qué le ocurrió realmente a su hija y, lo que es más importante, dónde están sus restos.

Personalmente me hubiera gustado una entrevista tradicional, cara a cara, pero reconozco que como elemento periodístico resulta de gran interés la versión que ofrece Javier Delgado, a pesar de que al tratarse de respuestas vía mensajes se pierde la espontaneidad. Es como si se le pasaran las preguntas de antemano y dispone del tiempo que él quiera para escribir sus respuestas.

En cuanto al fondo del asunto, el hermano de Miguel Carcaño rechaza cualquier implicación en el crimen. Dice que nunca ha tenido arma ni carné de conducir, lo que por otra parte no implica que no supiera conducir y pudiera hacerlo a pesar de carecer del correspondiente permiso. Esto tiene trascendencia puesto que, según la séptima versión de Miguel Carcaño, habría sido su hermano quien se desplazó hasta el domicilio de su ex mujer para coger el coche de ésta, con el que se habrían desecho del cuerpo en unos terrenos de la finca Majaloba, en la localidad de La Rinconada.

La imputación de Javier Delgado está pendiente de la decisión que pueda adoptar el juez instructor, una vez que Miguel Carcaño preste declaración, el próximo día 29 de abril. Todo dependerá si Carcaño se ratifica en las acusaciones hacia su hermano. Los padres de Marta ya han criticado la fecha fijada por el juez para la ratificación de esa declaración, al considerar que esta citación llega muy tarde. Tienen razón los padres, lo que viene a demostrar que ni la Fiscalía ni el instructor otorgan mucha credibilidad a este nuevo testimonio del hasta ahora asesino confeso.

 

Carcaño el arrepentido

Jorge Muñoz | 14 de abril de 2013 a las 6:27

Quiero creer y deseo de verdad que esta vez Miguel Carcaño esté diciendo por fin el destino que dio al cuerpo de la joven Marta del Castillo. Tras cuatro años entre rejas y con un horizonte carcelario que le privará de libertad hasta 2030, Carcaño ha revelado ahora que Marta del Castillo fue sepultada en un campo de La Rinconada, donde la Policía busca el cuerpo desde hace varios meses.

Después de seis versiones distintas del crimen y con muchos cambios respecto al lugar donde se habría desecho del cuerpo, cuesta creer que ahora no esté mintiendo  nuevamente. Sin embargo, creo que hay algunos elementos que indican que ésta puede ser una buena línea de investigación. Para empezar, ¿qué sentido tiene que Carcaño quiera ofrecer un nuevo paradero del cadáver ahora que ya nada se juega?

La condena de Miguel Carcaño -21 años y tres meses de cárcel- es ya firme, una vez que el Tribunal Supremo confimó e incluso agravó la sentencia que la Audiencia de Sevilla le impuso por el asesinato de la que era su amiga. No estamos ya en la fase de instrucción, en la que Carcaño, cuando aún ni siquiera había sido juzgado, podía jugar con los investigadores ofreciendo pistas falsas para tratar de ocultar qué paso realmente con el cuerpo y tratar de proteger a los otros imputados.

Eso ahora ya no cuenta, no sirve para nada. Que Carcaño pueda querer colaborar ahora, en este momento de la causa, también es posible. Hasta en la mente más criminal cabe el arrepentimiento. Puede que a Carcaño, que precisamente hoy cumple 24 años -nació el 14 de abril de 1989-, le haya llegado ese momento y, de una vez, se haya acordado de todo el sufrimiento causado a los padres de Marta y a sus hermanas. Una familia que no ha podido cerrar su duelo al no haber aparecido el cuerpo de su hija, al no tener un lugar donde acudir siquiera a depositar unas flores. Si alguna vez fue realmente amigo de Marta, quizás Miguel haya pensado ahora que no es justo el destino que le haya dado al cuerpo y que es hora de enmendar esa tragedia.

Es una buena noticia que, al parecer, Carcaño esté por fin colaborando con la Policía, que lleva buscando los restos de Marta sin haber parado ni un instante desde hace cuatro años, desde aquella aciaga noche del 24 de enero de 2009. Son más de un centenar los lugares en varias provincias los que han sido rastreados en este tiempo por los policías del Grupo de Menores (Grume) y de las otras unidades que se han involucrado en la investigación de uno de los crímenes más singulares de los últimos años. Estos policías han tenido que soportar en muchas ocasiones críticas injustas respecto a la falta de eficacia de la investigación por no haber recuperado el cuerpo. Si realmente esta nueva pista es la definitiva y permite llegar hasta el cadáver, no sólo podrá descansar la familia de Marta, también los agentes que se han volcado en este caso.

Ojalá que sea así y que el Carcaño que ha querido colaborar ahora con los investigadores, a los que ha despistado constantemente durante los últimos cuatro años, sea la versión inédita de Carcaño el arrepentido y no la del Carcaño que ha jugado a dar versiones distintas de unos mismos hechos.

Carcaño, preso hasta 2030

Jorge Muñoz | 5 de abril de 2013 a las 9:31

La Audiencia de Sevilla acaba de liquidar la condena de Miguel Carcaño por el asesinato de Marta del Castillo. El joven, que ahora tiene casi 24 años -nació el 14 de abril de 1989-, no podrá salir de la cárcel hasta el 8 de mayo de 2030. Todo ello si no recibe ningún beneficio penitenciario, algo bastante probable dada la gravedad del delito, la repercusión mediática del caso y, en principio, la ausencia de un arrepentimiento claro. En estos más de cuatro años que lleva en prisión, el joven se ha negado a revelar dónde está el cuerpo de la joven, que es lo único que reclaman ya los padres de la joven, Antonio del Castillo y Eva Casanueva.

Desde el punto de vista de los padres, como es lógico, los 17 años que aún le quedan por cumplir a Miguel Carcaño, pueden resultar pocos. Hay que recordar la campaña de la familia demandando la implantación de la cadena perpetua revisable. Pero también hay que tener claro que Carcaño ha sido condenado a la máxima pena que prevé el Código Penal para un asesinato como el que cometió.

Cuando salga de la cárcel, Miguel Carcaño será todavía una persona joven. Tendrá 41 años y media vida por delante para intentar enmendar sus errores. Los que nunca podrán recuperar a su hija son sus padres, sus hermanas y el resto de familiares y amigos.

Estos años en prisión el asesino confeso de Marta del Castillo no lo tendrá fácil, puesto que ya no percibe la pensión que cobraba de su madre, con lo que no maneja dinero como en sus primeros años privados de libertad. Al menos, su tiempo en prisión lo está dedicando en parte a estudiar. Algo es algo hasta para un asesino confeso.

La liquidación de la condena realizada por la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla también incluye la pena de prohibición de residir en la misma ciudad que los padres y las hermanas de Marta durante 30 años, por lo que cuando salga de prisión no podrá vivir en Sevilla hasta el 19 de febrero del año 2043. El asesino confeso tendrá ya 53 años.

Carcaño está actualmente a la espera de que Instituciones Penitenciarias le clasifique en segundo grado penitenciario, lo que posibilitaría incluso que fuese trasladado de cárcel, desde la de Morón de la Frontera en la que se encuentra ahora hasta cualquier otro recinto penitenciario del país.