Archivos para el tag ‘preimputación’

La semana fantástica de Alaya

Jorge Muñoz | 19 de mayo de 2014 a las 5:00

La juez Mercedes AlayaComo si fuera un anuncio de unos grandes almacenes ávidos de captar nuevos clientes. Alaya arranca hoy la semana fantástica del caso de los ERE, en plena recta final de las elecciones europeas. No lo olviden, porque no es la primera vez que la juez hace coincidir eventos políticos con el dictado de sus resoluciones.

Después de haber protagonizados varias madrugadas de trabajo, con el dictado de autos a primera hora de la mañana del día siguiente a su llegada a los juzgados -recuérdese la noche del pescaíto de hace dos años cuando envió a prisión al ex consejero Antonio Fernández o con algunas de las operaciones realizadas en 2013-, Alaya ha programado esta semana cargadita de declaraciones. En cinco días tiene previsto tomar declaración a 25 imputados, o al menos eso entiende la juez, puesto que mucho me temo que sean muy pocos los que no se acojan a su derecho a no declarar. Algo que quizás la propia juez haya tenido en cuenta a la hora de fijar cinco declaraciones diarias, porque si todos declaran nos metemos en la noche seguro…

Lo sorprendente es que nunca, hasta ahora y desde que comenzó esta macrocausa en 2011, Alaya la incansable había programado un calendario tan intenso de declaraciones y con tan poco espacio de por medio. El auto que ampliaba la imputación a los vocales del consejo rector de Idea entre 2001 y 2008 lo dictó la semana pasada y, en menos de una semana, espera que los imputados -hay 16 nuevos que no conoce la causa-, se empapen para poder ejercer adecuadamente su derecho de defensa de una voluminosa instrucción que supera ya los 200.000 folios de extensión.

El nuevo calendario revela que Alaya está acelerando el final de la instrucción. Posiblemente porque se vea presionada por la Fiscalía Anticorrupción, que no hace más que recordarle que, a su juicio, ya no es competente para seguir instruyendo el caso, ante la preimputación de aforados y la aparición de indicios contra otras personas que gozan de esa misma condición. Son tres los avisos que desde el pasado 3 de abril el Ministerio Público ha dado ya a la juez recordándole que debe apartarse de la causa y enviar las actuaciones al Alto Tribunal, al menos la parte que afecta a los aforados previa división en distintas piezas del procedimiento.

Y Alaya está acelerando la instrucción porque ya ha reiterado, hace poco, que la investigación judicial, al menos en el ámbito de su competencia, acabará “en breve plazo”, aunque hace seis meses que ya dijo lo mismo. Hay quien apunta a que antes de este verano podría remitir el caso al Supremo y entrar de lleno a investigar otros macroprocesos, como el que recientemente le ha enviado la Fiscalía respecto a las ayudas de 49,5 millones que recibió la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe), que otros entienden que fue un auténtico nido de enchufismo, de colocaciones a dedo, con el que la instructora no va a parar de dar nuevos titulares, a cual más escandaloso.

La semana fantástica de Alaya vendrá precedida de un nuevo auto en el que, al igual que hizo recientemente con la declaración de los empresarios de la Sierra Norte de Sevilla, la juez rechazará la petición de la Fiscalía de suspender las declaraciones. La Fiscalía Anticorrupción tendrá que decidir entonces si, como si en ese caso, presenta un recurso ante la Audiencia contra esta negativa de la juez a suspender las declaraciones.

Por el juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla pasarán esta semana importantes personalidades del mundo económico andaluz, banqueros y personas de destacados sectores empresariales tendrán que acudir a un juzgado, para muchos por primera vez y marcados por el estigma de la imputación en uno de los procesos más mediáticos de los últimos años.

Una semana interesante y estresante la que arranca hoy…

Una salida para Alaya

Jorge Muñoz | 1 de abril de 2014 a las 5:00

La juez Mercedes AlayaLa Fiscalía Anticorrupción le ha dado una salida a la juez Alaya, la incansable, para que envíe al Tribunal Supremo la causa contra los ex presidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán y contra los cinco ex consejeros a los que la instructora preimputó de forma tan extraña. Tan fácil, según el Ministerio Público, como dividir en tres grandes bloques: las piezas separadas de cada expediente de ayuda sociolaboral o de ayuda directa a empresa -salvo los casos en los que haya conexidad por identidad de los beneficiarios-; otra pieza separada por las sobrecomisiones pagadas de las pólizas de los ERE; y otra pieza relativa al denominado “procedimiento específico” de concesión de las ayudas, o lo que es lo mismo, el sistema que permitió el fraude durante una década -ya sea mediante los convenios individuales de Empleo y el IFA, el convenio marco de 2001, o la encomienda de gestión de 2010-.

Llevábamos muchos meses hablando de la inhibición al Tribunal Supremo y el debate jurídico estaba muy abierto. Había quienes opinaban que la juez tendría que remitir la totalidad de la causa al Alto Tribunal y otros que apostaban sólo por enviar la parte que afectaba a los aforados. Ahora parece que la Fiscalía Anticorrupción ha abierto el camino para que la juez acceda a inhibirse de parte de la causa.

Ha sido un camino tortuoso, que aún no ha acabado. Todo comenzó en agosto pasado, cuando la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla, dictó un auto, en el que al resolver un recurso de una de las defensas, señalaba a la instructora que podía “apurar y depurar” la investigación antes de realizar la exposición razonada para elevar la causa al Tribunal Supremo.

Tras este auto, Alaya sorprendió a todo el mundo con el auto que dictó el 10 de septiembre de 2013, coincidiendo con la toma de posesión de Susana Díaz como presidenta de la Junta de Andalucía. Ese día, la juez Alaya acordó la preimputación de los ex presidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán y de cinco ex consejeros, todos ellos aforados: José Antonio Viera, Carmen Martínez Aguayo, Manuel Recio Menéndez, Francisco Vallejo Serrano y Antonio Ávila Cano.

A finales de octubre, Alaya afirmó que no habría inhibición al Tribunal Supremo de modo inmediato. La juez Mercedes Alaya aprovechó  el auto en el que volvía a citar a la ex consejera Magdalena Álvarez para el 7 de noviembre para contestar a las dudas planteadas por la Audiencia de Sevilla respecto a si la instrucción estaba finalizada y era hora de remitir al Alto Tribunal el procedimiento por la presencia de los aforados.

Alaya advertía en ese auto que la mayor parte de la causa “es inescindible” y precisaba que, aunque el final de la instrucción “no está lejos, más bien todo lo contrario”, todavía quedaba un “trecho de importancia capital, no por el tiempo que ha de invertirse” sino por los contenidos que tenían que incorporarse para completar la investigación y determinar el “grado de participación delictiva” que pudieran haber tenido los aforados, con la aportación en su caso de los “indicios o principios de prueba que lo fundamenten”. Con esta argumentación, Alaya pedía  “calma” para poder afrontar esta última etapa de trabajo y estudio, y para “encajar los cambios” que puedan producirse todavía en el desarrollo de la instrucción.

La magistrada aseguraba que para agotar la instrucción la Guardia Civil aún debe aportar los atestados de las ayudas de la Sierra Norte de Sevilla –con especial referencia a las otorgadas a los empresarios Enrique Rosendo y José María Sayago– y el atestado del IFA/IDEA y la Consejería de Innovación.  También aludía al informe realizado por los peritos de la Intervención General de la Administración del Estado, que llegó en diciembre pasado y que avaló punto por punto cada uno de los argumentos y sospechas que la instructora había ido apuntando en los tres años de instrucción.

Cinco meses después de que Alaya negara que había llegado el momento de mandar el caso al Supremo, la Fiscalía y previamente la defensa del ex viceconsejero de la Presidencia Antonio Vicente Lozano le han pedido que envíe ya la causa al Alto Tribunal.

Pero ojo, que Alaya es muy libre de no hacer caso a la Fiscalía y mantener su competencia en la instrucción. De hecho, Alaya no suele hacer mucho caso a las peticiones de la Fiscalía y cuando lo hace, no suele decirlo…

Basta con que Alaya entienda que aún no ha recopilado los indicios suficientes contra los aforados para hacerlo, aunque por el tiempo transcurrido desde el inicio de la investigación, hace tres años, todo apunta a que esta vez sí que podíamos estar en el momento culminante de la instrucción de los ERE fraudulentos. Que sea el de la inhibición o no sólo Alaya lo sabe, aunque supongo que esta vez no tardará en dar una respuesta al escrito de la Fiscalía.

El respaldo definitivo a las tesis de Alaya

Jorge Muñoz | 14 de diciembre de 2013 a las 13:25

Los peritos de la Intervención General del Estado han dado el respaldo definitivo a las tesis de la juez Mercedes Alaya, si es que la instructora lo necesitó en alguna ocasión en lo que se refiere a las irregularidades detectadas en las ayudas públicas de la Junta.

Punto a punto, coma a coma, el informe de más de 8.000 folios de los expertos designados por la Intervención del Estado confirma todas las sospechas que Alaya ha ido poniendo de manifiesto en los últimos años sobre el fraude de los ERE y el pago de ayudas por parte de la Junta. Desde la ausencia total de procedimiento a la hora de conceder las ayudas hasta el uso inadecuado e “improcedente” de las transferencias de financiación al Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) para el pago de las subvenciones.

El informe es especialmente duro con el interventor general de la Junta, del que dice que debió haber dado el siguiente paso -no sólo bastaba con los reparos expuestos en varios documentos-, sino que debió haber elaborado el informe de actuación, que hubiera paralizado el pago de las ayudas. Y también con los conejeros de Economía en el período 2000-2009, es decir, con Magdalena Álvarez, José Antonio Griñán, y Carmen Martínez Aguayo, a los que reprocha expresamente que no hayan adoptado las medidas necesarias para evitar las irregularidades.

Sobre la base de este voluminoso y demoledor informe, la Fiscalía Anticorrupción y las demás acusaciones tienen el suficiente soporte para montar una acusación solvente en el escándalo de los ERE.

El respaldo de este informe pericial a los planteamientos y argumentos de Alaya contrasta con el nuevo varapalo -el segundo- que sufre la magistrada por parte de la Audiencia de Sevilla, que ayer anuló el auto de la instructora que preimputó a los ex presidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán, y a otros cinco ex consejeros. Al igual que ocurrió con Magdalena Álvarez, la Audiencia entiende que Alaya debe ofrecer una motivación reforzada sobre estas preimputaciones, por lo que dejó sin efecto dicho auto.

Ya sólo queda saber cuántos días, porque no van a ser muchos, va a tardar Alaya en dictar esa nueva resolución, como le ha ordenado la Audiencia de Sevilla. Entonces se concretarán los indicios delictivos que la instructora advierte en cada uno de estos aforados. El riesgo de esta motivación está en que al explicar los motivos Alaya puede estar precipitando el envío de la  causa al Tribunal Supremo, como se le está reclamando desde diversos sectores. En cualquier caso, esa inhibición no va a tardar muchos meses más en llegar….La juez Mercedes Alaya