Archivos para el tag ‘Tercer juez de refuerzo’

El refuerzo que Alaya no quiso

Jorge Muñoz | 26 de enero de 2016 a las 6:30

15/06/2015: Entrada de la jueza alaya a los juzgadosFoto; V?-ctor RoAlaya acababa de regresar a su despacho en el juzgado de Instrucción número 6 tras una baja de seis meses. Corrían los primeros días de marzo de 2013. En su ausencia, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) había designado dos jueces de refuerzo –Ana Rosa Curra y Rogelio Reyes– para que el caso de los EREy las otras macrocausas no se estancaran durante la ausencia de la magistrada. Lo cierto es que esos seis meses de la baja de Alaya se perdieron, porque la instrucción apenas avanzó, más allá de algunas actuaciones de trámite, y no fue hasta el retorno de Alaya cuando se impulsó verdaderamente con una nueva operación de la UCO por las sobrecomisiones pagadas en las pólizas de los ERE.
Pero volviendo a la reincorporación de Alaya, dicen que la juez llegó a afirmar en petit comité que los jueces de refuerzo le habían “invadido” su despacho y habían metido mano a sus asuntos.
Nada más tomar de nuevo las riendas del juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, Alaya se reunió con Ana Rosa Curra y con Rogelio Reyes para tratar, supuestamente, la redistribución del trabajo. Tras esa reunión, dela que Ana Rosa Curra salió muy molesta, los tres jueces se reunieron con el presidente del TSJA, Lorenzo del Río, que se había desplazado a Sevilla para intentar suavizar la tensión que se había producido con los magistrados de refuerzo.
La idea del TSJA era que entre los tres jueces se repartieran la instrucción de las macrocausas –entonces Alaya también estaba investigando el delito societario del Real Betis–, pero el presidente del Alto Tribunal se topó con la cruda realidad. Alaya no estaba dispuesta a ceder ninguna de las macrocausas a los jueces de refuerzo.
Al final, el TSJA optó por retirar a Ana Rosa Curra del juzgado de Alaya, quien dos meses después llegó a prometer a Lorenzo del Río que acabaría la instrucción de una de las macrocausas antes del verano (cosa que nunca ocurrió).
Ahora el Alto Tribunal andaluz, una vez amortizada la Alaya instructora, ha logrado imponer finalmente sus planes para tratar de agilizar las macrocausas al diseñar una estructura para este juzgado que incluye la presencia de tres jueces: dos con dedicación exclusiva a las macrocausas y otro para llevar los asuntos ordinarios. Sin Alaya, Lorenzo del Río lo ha tenido más fácil.