¿’Salvados’ o ‘Perdidos’?

Jesús Ollero | 7 de noviembre de 2011 a las 17:12

‘¿Salvados?’ La doble entrevista de Jordi Évole a los candidatos de los partidos mayoritarios tuvo un balance muy favorable al programa y francamente desfavorable para los interesados. Con Rubalcaba tristón y Rajoy huidizo, el aperitivo del debate no pudo ser más desasosegante. El trabajo del programa fue irreprochable, con notables puntos a favor de los guionistas, pero el resultado queda marcado por detalles que inducen a pensar que, más que Salvados, estamos Perdidos. Una ocasión para lucimiento respectivo se quedó a medias en el caso de Rubalcaba y en nada con Rajoy, quien tenía poco que ganar y se limitó (acertadamente) a mantener su discurso.

De entrada, está feo faltar a la verdad. Difícil explicar el tropezón de Rajoy nada más empezar su intervención con el tema de la falta de entrevistas. Posiblemente no lo esperaba y el presentador se salió del guión esperado. Julia Otero saltó de inmediato por twitter recordando que hace meses que la solicitó. Ella y todos los medios. Cualquiera con un mínimo de sentido común (y más si se dedica a la prensa) recomendaría a Rajoy mostrarse poco. Quien poco habla poco yerra, y máxime cuando no se controla el devenir del discurso. En mítines y actos de campaña el control sobre los mensajes es absoluto. La ausencia de ruedas de prensa es perfectamente comprensible, aunque no guste.

Al otro lado, Rubalcaba daba una imagen bastante más cercana, menos previsible. Aunque sus reiterados noes a los temás más conflictivos resultaron poco o nada convincentes, se agradece el tono. Que comenzara excusándose para ir al váter era absolutamente accesorio, pero ayudaba a romper el hielo, igual que su escenificación de los golpes previos a la entrevista. “Esta no me la pongo ni harto de vino”, dijo al ver la corbata con las jarras de cerveza. Ofreció mayor normalidad, entendiéndola como reacción espontánea. Sus ojos denotaban más nerviosismo que sus respuestas.

Rajoy, futbolero donde los haya, ofreció algún guiño distendido poco natural. Llevaba la lección perfectamente aprendida y, salvo el patinazo de las entrevistas, resultó sobrio y en su papel. Cogió acertadamente el cinturón antes que la tijera (los dos elementos que le ofrecía Évole) aunque sostenga que va a recortar “todo lo recortable” en la administración. Mejor el cinturón, sin duda. Perdió una gran ocasión de zanjar una polémica totalmente prescindible cuando Évole le pasó, además del suyo, el currículum de Ana Pastor “por lo que pueda pasar”. Silencio del candidato… para exponer después su falta de influencia sobre la televisión.

Rubalcaba abusó del café para evitar gesticular mientras se le preguntaba por cuestiones procelosas. Torció el gesto cuando le pusieron un vídeo de Barrionuevo hablando de las “cloacas” de interior. Poco más. Después de eso se escudó en la taza, pero no pudo tapar sus ojos de lado a lado.

Jordi Évole, cada vez más alejado de su papel de agitador en Buenafuente, volvió a salir triunfador. Se quejó (bueno, o se defendió) por twitter de los 23 minutos que le concedió Rajoy, por hora y media Rubalcaba, y un poco también de la fingida ignorancia de los candidatos sobre el coste de la campaña. Volviendo al principio, todo de sentido común.

#elfuturopresidente fue trending topic mundial la noche del domingo, y aguantó entre los nacionales hasta el mediodía previo al debate, cuando emergieron con fuerza #reiniciaeldebate y #undebatedecisivo. Dentro de la división de opiniones habitual, también reflejó la desazón ante ambos candidatos y la victoria moral del presentador.

  • antonio

    SALVADO RAJOY , PERDIDO RUBALCABA NO VALES PARA NADA ,
    RAJOY ESTAMOS CONTIGO SABIAS QUE IVAS A GANAR EL DEBATE

  • Ignacio

    y usted que íba a perder en escribir ortografías desacertadas.Adivine dónde está el error .

  • Jesus

    Los dos candidatos son pesimos, seguid apoyando al bipartidismo que asi nos va las cosas.Normal que hayan perdido los candidatos, si lo unico que hacen es el cruce de acusasciones y ningunear las soluciones a los problemas,simplemente LAMENTABLE

  • Paco

    Hay que botarlos a los dos.

  • borja

    Por favor pedir a amigos,conocidos,familiares que no voten ni al psoe ni al pp pasarlo por favor.Si nadie vota a estos dos partidos los que ganen tendran que cambiar las cosas sin posibilidad de no hacer nada.Estarian obligados a cambiar la justicia y la leyes electorales la clave es que psoe y pp no tengan ni un voto.GENERACION NI NI,NI PSOE NI PP PASARLO PORFAVOR,hablar de ello con familiares y amigos y que nadie les vote y TODOS A VOTAR.Que voten a quien sea menos psoe y pp gracias.

  • AVD

    Borja, en la democracia cada uno vota lo que quiere. El imperativo no tiene lugar, y menos mal conjugado, como en tu caso.