Arenas ya estaba (como algún otro)

Rafael Ruiz | 9 de marzo de 2012 a las 8:00

Militantes y altos cargos socialistas han lanzado en la red social Twitter el hashtag o etiqueta #Arenasyaestaba para mofarse de que el candidato popular a la Presidencia de la Junta lleve toda una vida dedicado a la política. Consta, efectivamente, que Javier Arenas tuvo su primer cargo público allá por 1983 aunque previamente ocupó distintas responsabilidades orgánicas en las juventudes centristas. Desde entonces, el de Olvera ha desarrollado una carrera política de 29 años ininterrumpidos en puestos institucionales, desde concejal hasta diputado y vicepresidente del Gobierno. Ésta de 2012 es su cuarta comparecencia como candidato autonómico.

Reza también la wikipedia, memoria virtual de la generación tablet, que su adversario socialista y presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, tampoco es exactamente un recién llegado. Militante del PSOE desde principios de los años 80, cambió su puesto de inspector técnico de Trabajo por una viceconsejería en la Junta de Andalucía, cuando Naranjito anunciaba aquel desastroso Mundial del 82.

Felipe González nombró a Griñán ministro de Sanidad y Trabajo en los 90, donde UGT y CCOO le organizaron la mini huelga general contra aquella reforma laboral que inventó los minijobs antes de que existiese la palabra. El candidato socialista preside la Junta, como todo el mundo sabe, desde 2009. Tres décadas, pues, en la sala de máquinas del Estado.

Diego Valderas, aspirante por IU,  fue alcalde de Bollullos del Condado entre los tres lustros que van desde 1979, en las primeras municipales, hasta 1994.  Parlamentario autonómico por primera vez en 1986 ha tenido asiento en la Cámara, de la que fue presidente, salvo en la legislatura 2004-2008, cuando no consiguió acta por la circunscripción de Huelva. El aspirante de la federación de izquierdas lleva en cargos públicos –con el parón señalado en el que mantuvo el cargo de coordinador andaluz de su partido– 33 años.

¿Arenas ya estaba? Efectivamente. Desde el principio. Como los demás.

Los comentarios están cerrados.