La ‘víctima’

Antonio Méndez | 18 de diciembre de 2015 a las 18:08

El abogado del presunto autor del puñetazo al presidente del Gobierno presentó ayer a su cliente como una víctima. El despacho de agencia no argumentaba la conclusión a la que había llegado el letrado. Así que desconozco si esa consideración se la debemos atribuir a los efectos de la Logse (a la Lomce aún no le ha dado tiempo a causar estragos en el sistema educativo), a la frustración porque su equipo de fútbol no consigue el ascenso o, directamente, se la achacamos a la recurrente crisis económica. Es un deporte patrio encontrar siempre responsabilidades ajenas que disculpen las vergüenzas propias.

Así que el paso siguiente será buscar el porqué de ese comportamiento y por esa deriva peligrosa siempre acaba encontrándose un camino nada recomendable que conduce a descubrir una retahíla de justificaciones.

Y preparémonos para los relatos. Y no me refiero a los cientos de parodias y chistes que han comenzado a circular en la clandestinidad. Está mal que públicamente te partas de risa porque al presidente del Gobierno le aporreen la cabeza. Así que hay hacerlo con un cierto disimulo. Pero me refería a los relatos que ya circulan de los amigos del pugilista . Los mensajes amenazantes compartidos en las redes sociales y la poca credibilidad que dieron a sus teóricas bravatas. O la reconstrucción de las horas previas que vivió el protagonista del mandoble. Seguro que necesitamos conocer qué se tomó para templar los nervios antes de afrontar el desafío o si necesitó muchas horas de entrenamiento y vídeos tutoriales para perfeccionar la contundencia de su crochet de izquierda.

Pseudo-informaciones de dudosa esencia periodística que saciarán la sed de una audiencia millonaria que agradece en los share estos esfuerzos en pro de la verdad.

Me temo que el circo mediático nos proporcionará, con el tiempo, una carrera por conseguir a cualquier precio la exclusiva de las manifestaciones una vez cumpla su castigo de internamiento y alcance mayor de edad. Menos mal que el domingo no podía votar. Pidamos a la RAE que sume una nueva acepción a la palabra víctima.

Los comentarios están cerrados.