Archivos para el tag ‘25m’

Guerrero, Matas y un pulso para animar la campaña

Jesús Ollero | 21 de marzo de 2012 a las 11:43

En esta suerte de guerra fría en la que han convertido el lugar de expresión y conversación con más potencial de la actualidad (Twitter) todavía hay quien se sale levemente del guión aun a riesgo de entrar en una espiral procelosa. Mariví Romero es una de las tenientes de alcalde de Málaga. Miguel Ángel Vázquez, parlamentario y peso pesado de la comunicación del PSOE-A. A cuenta del chófer de Guerrero y los 25.000 euros mensuales en cocaína, Mariví Romero ha realizado una insinuación en Twitter (luego borrada) que ha hecho saltar chispas: que Guerrero era la “central de compras” de todo el PSOE-A. Miguel Ángel Vázquez, más atinado de lo que acostumbra, lamentó las “golfadas de Guerrero” pero exigió no generalizar: “¿Son todos los del PP corruptos como Matas? ¿Cuánto te ha dado Matas de lo que ha trincado?” Total, que Romero rectificó a medias recordando que en el PSOE le llamaron “perra” (“ya está la perra del PP inventando”), y así hasta que la agenda electoral interrumpió el pulso. Ya era hora de que alguien animara la campaña.

 

Invalid installation. Please check the 'Embedded Tweets' admin panel. Invalid installation. Please check the 'Embedded Tweets' admin panel. Invalid installation. Please check the 'Embedded Tweets' admin panel.

Honestidad

David Fernández | 21 de marzo de 2012 a las 11:37

SI la nación estuvo “por encima de sus autoridades en 1812″, como subrayó el Rey en el homenaje en Cádiz a la primera Constitución española, ¿qué cabría decir dos siglos después? Se supone que hemos avanzado bastante, a pesar de los Roldán, Matas, Guerrero con chófer incluido y un largo etcétera. Pero es innegable que la “altura de miras de los diputados” del Doce y su “enorme inteligencia”, como destacó don Juan Carlos, choca con el discurso previsible, opaco y aburrido de los políticos de ahora. Hoy basta que uno afirme que es una prioridad construir una autovía para dar por sentado que no se inaugurará al tráfico en menos de 15 años. Igual ocurre cuando dicen que no son partidarios de subir los impuestos ni de aplicar el copago sanitario. Quien más y quien menos al oír estas palabras se echa a temblar. De hecho, subir impuestos es la primera medida que propone el ministro Montoro para aumentar los ingresos municipales. Hasta ahora, las administraciones han calculado sus gastos y en función de la cuenta final inflaban los ingresos en sus presupuestos y patada a seguir a la deuda. Esta práctica parece tocar a su fin para alivio de los proveedores porque estarán obligadas a justificar sus ingresos para ajustar sus gastos bajo tutela de Madrid. Sanear la deuda pública no será gratis e implicará despidos y rebajas salariales considerables, más impuestos e inspecciones tributarias, seria reducción de la administración paralela creada en muchos casos para que los políticos de turno puedan eludir los mecanismo de control… Pero en lugar de explicarlo a fondo, los socialistas se dedican a meter miedo, como si ellos tuviesen otra alternativa que no pasara por el ahorro, y los populares, a ocultar la realidad, como si los andaluces fueran menores de edad. ¿Dónde queda el político que defiende las ideas en las que cree sin tapujos? Anclados en lo políticamente correcto, nadie reconoce que haya que aplicar cirugía de hierro para sanar al enfermo. En lugar de ello, hablan del uso del paracetamol, como si la Administración sufriera un simple constipado. ¿No pueden plantear sus propuestas sin ambages y desde la honestidad? Máxime, para que tras 200 años (o 10) no digan que la nación estuvo por encima de ellos.

No pasarán

Rafael Ruiz | 21 de marzo de 2012 a las 11:33

LAS negras negrísimas perspectivas electorales del socialismo andaluz han desembocado en un llamamiento a la heroica. Como en las tardes futboleras de remontada, el PSOE apela al espíritu bélico para impedir una victoria del Partido Popular que anuncian hasta los del fuego amigo. Personas moderadas como el ex presidente Rafael Escuredo han utilizado el lema, no pasarán, popularizado en España por los discursos radiados de Dolores Ibárruri Pasionaria en el Madrid resistente de la Guerra Civil, parte de la cicatriz de la historia que une todas las ciudades mártir: Londres, Stalingrado, Mostar, Homs.

Los agentes políticos tienden a pensar que quien escucha es corto de entendederas. En la Andalucía de hoy, si el PSOE sigue al mando, dicen sus contrincantes, será la victoria de los que se ponen de farlopa hasta las cejas con el presupuesto autonómico. Si es el PP, será el regreso de los hijos de los señoritos, los que quieren quitar el pan de la boca a los trabajadores. En un ejercicio de travestismo, los socialistas recuperan la pertenencia obrerista que se olvida cuando se cierra la puerta del coche oficial. Los populares liman los colmillos, esconden o intentan esconder a sus pájaros más pájaros, prometen no hacer lo que, en fin, acabarán haciendo.

No pasarán, se grita desde los atriles. Flaco favor a nuestra memoria histórica comparar la resistencia popular a un golpe de estado apoyado por las potencias fascistas -una auténtica masacre- con un contencioso electoral constitucional. Muy mala idea, además, porque denota hasta dónde se tiene que llegar para la movilización de un electorado aquejado de un ataque agudo de abulia. Falta de voluntad, disminución notable de la energía, dice la Real Academia. Pues eso.

Se apela al miedo por ambas partes a seguir así o a cambiar a peor. Los moderados, los constructivos y los que dudan no están de moda. La campaña no es campaña sino una concatenación de frases hechas, de argumentario, sin valor específico más allá del domingo. ¿No pasarán? Pasaron hace tiempo, los muy ladinos.

Calle arriba, calle abajo

José Aguilar | 21 de marzo de 2012 a las 11:32

QUÉ perra se han cogido con la calle! Los que no suelen pisar la calle ni en los pocos días de descanso que les deja la frenética política ahora parecen los más callejeros del mundo. Según Griñán, las encuestas todas se equivocan en su insólita unanimidad porque a él la calle le está diciendo continuamente que va remontando la diferencia con el PP y que podrá seguir gobernando. Debe ser porque las encuestas se hacen ahora por teléfono y los que contestan tampoco salen mucho a callejear. Su fiel Susana Díaz, que a esta hora ya no debe ser tan fiel ni ver su fidelidad tan correspondida por la otra parte contratante -Griñán mismo-, también se huele, en contacto declarado con la calle, que hay un viraje de los ciudadanos, que ganará el PSOE en Sevilla y que la absoluta del PP ya corre un serio peligro. Pero ¿esta gente que vive en la burbuja de la política sabe de verdad lo que es la calle? A lo que hacen estos días visitando mercados, achuchando niños, preguntando por el precio de las cosas y comiendo todo lo que les dan a probar se le ve claramente el defecto de fábrica: la impostura. Y la conciencia de que no lo volverán a hacer en cuanto acabe la campaña. Javier Arenas, por su parte, ha querido distinguirse, y lo ha empeorado: dice que cuando sea presidente estará mucho tiempo en la calle, más que ahora. Como diría Lola Flores, no lo premita Dios. Necesitamos un presidente de la Junta, Arenas u otro, que esté muchas horas en su despacho, gestionando las cosas y recibiendo inversores, o de viaje para vender Andalucía por todo el mundo. La calle es una demagogia de campaña.

Hágale un favor a los políticos: no se muera en campaña

Jesús Ollero | 20 de marzo de 2012 a las 10:37

Recta final para todos aunque con algunos no lo parezca. Celebra el PSOE que su vídeo Quien no te conozca, que te compre sobre Arenas pasa de cien mil visitas. Está muy bien, pero justo cuando no hay la menor reacción de Griñán o su equipo ante la catarata de encuestas que coincide en quitarles el mando por primera vez…

Griñán anda como desaparecido. No de la campaña sino de internet. Quintamos a su equipo  relatando el no-debate de Canal Sur y la entrevista en La Sexta, y muy poco: apenas 20 mensajes en diez días y la mayoría para ubicarse. Jornadas enteras de vacío. En todo el fin de semana sólo hizo una excepción por la muerte de Paco Valladares. Otra muerte, la del Sabio de Tarifa, llevó ayer a Arenas al tanatorio. Críticas feroces del equipo de Griñán por una foto poco afortunada. Si tiene amistad con un político hágale un favor y no se muera en la campaña. Por si acaso.

 

Invalid installation. Please check the 'Embedded Tweets' admin panel. Invalid installation. Please check the 'Embedded Tweets' admin panel. Invalid installation. Please check the 'Embedded Tweets' admin panel.

¡Menos notario y más debate!

Ignacio Martínez | 20 de marzo de 2012 a las 10:32

LA campaña es decepcionante por muchos motivos. El primero es la ausencia de debate. No sólo del debate andaluz que algunos ilusos veníamos reclamando desde hace muchos años. No. Faltan debates a secas. Aquí han dialogado en Canal Sur los presuntos socios del Frente Popular, PSOE e IU, Griñán y Valderas, Ávila y García, con la ausencia del partido que se ve ganador. Pero debates en condiciones no ha habido. Y podían organizarse muchos. Por ejemplo un cara a cara de Arenas con Griñán. Otro a tres con Valderas. Y, por qué no, uno a cinco con UPyD y PA, los dos outsiders que de entrar en el Parlamento podrían romper muchos equilibrios. Nada de debates. Pero por el contrario mucho notario. Una prueba palmaria de cómo los políticos son conscientes de su falta de credibilidad. Ya estrenó esta moda Artur Mas en 2006, comprometiéndose a no pactar con el PP para llegar a la Presidencia de la Generalitat. Lo han hecho en esta campaña Diego Valderas y Pilar González: han firmado el compromiso de cumplir y hacer cumplir su programa. ¿? Valderas ha pedido además a PSOE y PP que prometieran ante notario que no aplicarán el copago. Arenas mandó a Canal Sur un requerimiento notarial para que se leyese la razón de su ausencia del debate televisivo. También utilizó el mismo método en julio pasado para eludir enseñar su declaración de la renta. Y uno de los principales lugartenientes de Griñán, el onubense Mario Jiménez, registró ante notario el estado de las infraestructuras de su provincia en diciembre, para comprometer al Gobierno. La credibilidad es escasa, pero la osadía máxima. Van al notario a comprometerse con la esperanza de que la gente crea que pueden mentir al común de los mortales, pero no al fedatario público. Es ridículo. Cambian el método de la promesa, cuando lo que tendrían que modificar es su seriedad y su comportamiento. ¡Menos notario y más debate!

Inesperados agentes electorales

Alberto Grimaldi | 20 de marzo de 2012 a las 10:30

SI hay algo que nunca he compartido del debate público andaluz es la apelación al voto cautivo. No se puede confundir aprobación por lo que existe con compra de voluntades. Eso no impide que no sea consciente de que las políticas desarrolladas en estos treinta años de autonomía no generasen un buen caudal de voto fiel, que confiaba siempre en el mismo partido, simplemente convencido de que no tenía motivos para cambiar.

Así ha sido elección tras elección, con toda la legitimidad. Tanta como si se confirma que el electorado cambia de parecer a partir de este 2012.

Existen diversos factores para que las tornas cambiasen en las elecciones recientes y que parecen confirmarse para las del domingo. El paro, la crisis y la corrupción que investigan los juzgados. Sin embargo hay otro motivo, tan relevante como los anteriores pero desconocido hasta esta legislarura: la desafección de los empleados públicos del Gobierno andaluz.

La reorganización del sector público andaluz emprendido en la segunda mitad de la legislatura tenía a mi juicio un objetivo principal: convertir en permanentes los empleos creados al margen del derecho administrativo en la red de empresas, fundaciones y otras figuras.

La idea de integrar a todos los contratados en esa administración paralela en agencias en la que también desempeñarían sus trabajos los funcionarios y laborales de la propia Junta provocó en primer lugar el rechazo de éstos, y singularmente de los funcionarios por oposición, que son sobre los que recae la potestad administrativa.

Su rechazo frontal provocó una rebelión interna dentro del Ejecutivo andaluz y contra los sindicatos mayoritarios, que ampararon la reorganización.

En principio podría pensarse que la medida traía la virtualidad de asegurar la fidelidad de quienes, por decreto, se convirtieron en personal de las respectivas agencias. Pero las sucesivas sentencias de los tribunales anulando estas integraciones han desbaratado la tesis, pues deja a estos empleados en un limbo difícil de resolver.

La nefasta reforganización ha terminado por convertirlos, a unos y a otros, en agentes electorales que, por acción u omisión, mayoritariamente le dan la espalda al PSOE.

Pilar González, candidata y ‘agente doble’ en Twitter

Jesús Ollero | 19 de marzo de 2012 a las 13:39

Pilar es diferente. Así, tal cual, suena a cursilería poética. En realidad es agente doble. Por lo menos en Twitter. Pues sí, la candidata del PA a la presidencia de la Junta, además de ser la única mujer aspirante, es diferente. González tiene dos cuentas de usuario: la suya particular (@pilaresdiferent) y la que su partido promociona (@PilarGlezPA). Ya coexistían en las pasadas municipales, pero la repercusión del 25-M le ofrece nuevas posibilidades y entonces se aclaraba que no era ella quien gestionaba la cuenta de partido.

Cosas que llaman la atención: La imagen del PA no aparece en la cuenta particular de la candidata. No se sugiere la menor conexión entre cuentas, parecen parelelas. No comparten hashtags o etiquetas. Viralidad cero a los mensajes respectivos. Bueno, cero no. La cuenta del propio PA hace de bisagra entre la cara A y la cara B de Pilar González. ¿Le suena lo de la bisagra?

Invalid installation. Please check the 'Embedded Tweets' admin panel. Invalid installation. Please check the 'Embedded Tweets' admin panel. Invalid installation. Please check the 'Embedded Tweets' admin panel.

Cosa de dos (XI)

Rafael Román y Juan Ojeda | 19 de marzo de 2012 a las 13:32

Rafael Román: La Pepa

HOY la campaña descansa. Al menos cambia de formato. Los líderes políticos nacionales y andaluces han acudido ¡juntos! a rendir homenaje a la primera Constitución española, La Pepa de 1812, en un Cádiz radiante. El inglés William Hazlitt se entusiasmó: “Los ecos de la libertad habían despertado otra vez en España y de nuevo despuntaba el amanecer de la esperanza humana”. Pero la Constitución fue tan desgraciada como el propio devenir de las libertades españolas. Símbolo convertido en mito por anhelada, por llorada, porque muchos dieron su vida por ella. Así ha sido la historia de la conquista de la democracia en España. Tanto que nuestra generación está disfrutando su periodo más prolongado. Somos afortunados porque los que nos antecedieron sufrieron persecución, exilio y muerte por defender su legado. Los tiempos hoy son otros y los peligros distintos. Lo ha entendido bien Jordi Sevilla cuando ha escrito su libro Para qué sirve hoy la política con un subtítulo con el mal que nos aqueja “Una democracia para escépticos”. Una democracia verdadera exige la inclusión de cada vez mayores sectores sociales y debe preocuparnos que nadie se quede ni fuera ni atrás. Ese es el reto.

Juan Ojeda: Ni equivocados ni engañados

MI compañero de esta sección, Rafael Román, al que desde hace mucho tiempo le tengo un gran respeto, terminaba ayer su columna con la frase “que lo cuente Arenas”. Y yo coincido absolutamente con él, o sea, con que lo cuente Arenas, aunque sé, con toda seguridad que, aunque decimos lo mismo, estamos queriendo decir cosas distintas. Para mí, eso de que lo cuente Arenas significa que al candidato del PP a la Junta hay que darle el espacio de credibilidad necesario para que no se malinterprete lo que dice en contra de lo que dice. Por ejemplo, si Arenas ha dicho que no es partidario del copago, lo que después ha sido ratificado por el propio Rajoy, se le debe suponer que su propósito es no introducir el copago en la sanidad andaluza. Es como si, cuando Griñan dice que quiere acabar con el paro en Andalucía, se pusiera en duda que de verdad quiera hacerlo. Andalucía es un pueblo razonable que ha votado siempre lo que mejor le ha parecido -que ya es hora de que dejemos de creernos lo del servilismo electoral- y que dentro de unos días va a votar también lo que mejor le parezca, sin miedos y, pase lo que pase, los andaluces habrán acertado. Quienes se equivocan son los que piensan que a Andalucía se la puede engañar. Así que, ni equivocados, ni engañados.

Paciencia

David Fernández | 19 de marzo de 2012 a las 13:28

HOY no se sabe quién tiene más ganas de que llegue por fin el 25-M, si los candidatos o los electores. Los primeros ya tienen complejo de revisor de estación de autobuses de tanto mover a la tropa en autocares de un pueblo a otro. Sería bueno que un estudio certificara cuántas personas acuden a los mítines sin cobrar o sin el carné del organizador. Ni Rubalcaba ni Rajoy serían capaces de llenar las plazas de toros a estas alturas de campeonato por voluntad popular. No digamos ya el resto. Ni con la Pantoja de telonera. Por fortuna para las siglas, hay militantes y simpatizantes que ya son auténticos profesionales del discurso. Saben en qué punto aplaudir y cuándo callar, y muy obedientes ellos, no preguntan adónde van cuando suben al autobús. Pero en general, los andaluces desconectaron hace tanto que la mayoría no sabe a ciencia cierta qué se celebra el domingo. Hace 25 años la gente acudía a votar con ilusión. Ahora lo hace por obligación y menos mal, porque los políticos transmiten tanto como Torrente en concierto. Que se sepa, son muy pocos los que se ponen a criticar hoy día la ausencia de Arenas en el debate de Canal Sur. Y tampoco muchos pierden su tiempo hablando de las posibilidades que tiene el PSOE de ganar, cuando la mitad del partido piensa que el triunfo de la otra mitad es su ruina. Para distraer al respetable, los políticos hablan de la reforma del mercado laboral a todas horas. Como si de verdad existiera un mercado al que pudieran acudir los parados andaluces para buscar un puesto no ya de su especialidad, de cualquier cosa. En los mercados de verdad venden carne y pescado, frutas y hortalizas, pero en el supuesto mercado laboral, a lo sumo, el parado encuentra un portal de internet que ofrece cuatro días de camarero y tres de electricista a 200 kilómetros de casa. Hasta que la oferta no se aproxime a la demanda, PSOE y PP tendrán menos crédito que Pinocho en la barra de un bar. La tropa socialista disimula pero participa en esta campaña con el corazón partío entre oficialistas y críticos. Entre la vieja guardia que afila los cuchillos a la espera del 25-M para ajustar las cuentas y los que mandan. Muchos no saben si hay que ganar o perder. Y los populares circulan con más miedo que vergüenza pidiendo el voto: si pierden no habrá isla donde esconderse para algunos, y si ganan, les espera un duro camino. Ya saben, hasta el 25M: paciencia.